Actualidad Deportiva

Sobresaliente para la España de Luis Enrique.

  12/09/2018

España arrasó a Croacia, segunda clasificada del Mundial de Rusia 2018. Un contundente 6-0, en un partido casi perfecto del equipo dirigido por Luis Enrique. En apenas dos partidos, se ha podido ver a una España distinta, muy cercana a la idea que quiere su entrenador. Se mantiene la idea principal de épocas anteriores: el juego de combinación. Pero ahora mucho más rápido y vertical, buscando siempre dañar al rival. Aunque tiene una idea principal, no es la única. España sufrió en los primeros minutos del partido por la alta presión de Croacia, que se pudo adelantar en el marcador en ese tramo. Carvajal, en un excelso momento de forma, evitó el gol.

Saúl

La selección española comprendió que insistir en la idea de jugar la pelota desde atrás le estaba creando serios problemas. Por eso varió el plan durante algunos minutos, siendo más vertical y con menos transición defensa-ataque del balón. Eso liberó a España, que empezó a encontrar ocasiones en el área de Croacia. En una de ella llegó el 1-0, otra vez con Saúl como desatascador. Es la gran apuesta de Luis Enrique y el jugador del Atlético está cumpliendo ese papel. Saúl representa en sí mismo lo que es esta nueva España: calidad para combinar y velocidad para llegar al área.

El papel de Asensio

A partir del 1-0, España fue una máquina imparable, con Asensio liderando el equipo. El jugador del Real Madrid, como Saúl, tampoco tuvo en el Mundial un papel protagonista. Sí jugó ante Rusia en la eliminación de España en Moscú, pero en los tres partidos anteriores no partió desde la titularidad. En el esquema de Luis Enrique actúa con total libertad. Salvando las distancias, ejerce el papel que tenía Messi en su Barcelona. Por sus pies pasó todo lo bueno que ocurrió desde el primer gol, dejando su sello en el tercer tanto. Una victoria en la que no se repitieron goleadores (Saúl, Asensio, Kalinic en propia meta, Sergio Ramos, Rodrigo e Isco). Una muestra de la coralidad de este equipo, donde hay grandes jugadores, pero ninguno es la gran estrella. Esa puede ser la clave del crecimiento de España. Luis Enrique, no cabe duda, tiene un sobresaliente en estos dos primeros partidos de la Nations League de la UEFA.

Redacción: Héctor García