Actualidad Deportiva

PETER SHILTON, el portero de los brazos interminables.

  26/10/2018

"Pienso que Maradona simplemente se la jugó; sabía que no llegaba al balón. En una situación así, todo el mundo se queda mirando a los árbitros para que tomen la decisión correcta, que es simplemente un libre indirecto, y Argentina no pierde nada porque vuelve a tener a todos sus hombres detrás del balón. Es una de esas situaciones en la que simplemente rezas que te concedan libre indirecto, sigas jugando y el resultado se mantenga en 0-0. Era el gol más importante del encuentro, el primer tanto, porque hasta entonces el partido estaba muy reñido". Peter Shilton no solo ha pasado a la historia por ser uno de los mejores porteros. Muchas voces apuntan al mejor. Shilton también vivió en primera persona 'La Mano de Dios'. Una jugada que, hoy en día, sigue siendo recordada por todos. “Simplemente pienso que ha dejado un mal sabor de boca, por la forma en la que manejó el asunto después del encuentro”. Creo que, después del partido, uno debería decir simplemente “lo siento, me salí realmente con la mía sin que me pillaran, y el árbitro y el linier deberían haberlo visto”. Ese es el tema; Maradona nunca lo hizo. No fue hasta hace poco que admitió realmente haberlo metido con la mano. Son cosas que pasan; el árbitro falla y el asistente falla. No culpo a Maradona por hacerlo, porque Gary Lineker, que es uno de los jugadores más deportivos del mundo, dijo que él lo habría metido con la mano; es simplemente una de esas cosas que hacen los delanteros. Lo que sí me parece que deja un regusto amargo es su reacción después del encuentro", reflexiona el portero inglés sobre ese momento y el tratamiento posterior.

Shilton y la mano de Dios de Maradona: "Lo que sí me deja un regusto amargo es la reacción de Maradona después del encuentro"

La leyenda cuenta que tenía los brazos tan largos porque de pequeño pasaba horas sobre una barra de gimnasia. Los números del portero de Leicester tienen mayor mérito si se permite analizar con detalle la época en la que le tocó buscarse su sitio. Shilton tuvo que competir con grandes mitos de Inglaterra como Gordon Banks o Ray Clemence.

Precisamente, el meta de Sheffield fue el que le sirvió de referencia y ayuda en sus inicios. Shilton llegó al equipo de su ciudad con 14 años y acaparó la atención de Banks, quien aconsejó a su entrenador subir a la joven promesa al primer equipo. Curiosamente, cuatro años después, la explosión de Shilton acaba con el traspaso de Banks al Stoke City. Ocho temporadas en Leicester que le llevaron a realizar su debut con la selección nacional. Precisamente con los ‘pross’ se relacionan los recuerdos más amargos y recordados de la carrera de Shilton. La primera gran decepción llegó un 17 de octubre de 1973.

La leyenda cuenta que tenía los brazos tan largos porque de pequeño pasaba horas sobre una barra de gimnasia

La Inglaterra de Alf Ramsey se jugaba su clasificación para el Mundial de Alemania ante Polonia, que ya le había ganado en el partido de ida. Con Wembley como escenario el error no entraba dentro de los planes de los ‘pross’. Pero Jan Domarski se saltó el guión adelantando a los polacos con un disparo ante el que Shilton pudo hacer más. El yerro del meta inglés contrastó con la exhibición de Tomaszewski, que se erigió en el héroe de la noche con sus atajadas. Inglaterra estaba fuera del Mundial. Fueron unos años duros para Shilton, que vio como Ray Clemence le arrebataba el puesto en el combinado nacional y que su mediático fichaje por el Stoke City terminaba con el equipo del centro de Inglaterra en la segunda inglesa. Era la tercera temporada allí de Shilton, que paradójicamente era nombrado el mejor jugador del año en Inglaterra. Y es que su alto rendimiento no se vio correspondido a nivel colectivo. Aún así, un recién ascendido Nottingham Forest se hacía con sus servicios. El 'City Ground' cumplía así las peticiones de su técnico Cough y comenzaba una etapa histórica en el club. El Forest pasó de jugar en segunda a levantar el título de la Premier. Una sólida defensa y el acierto en los últimos metros de Trevor Francis eran las grandes armas de este equipo. La gesta se convirtió en heroicidad cuando el conjunto de Nottingham sumó dos Copas de Europa de manera consecutiva. La hazaña en el debut se consumó en el Olympiastadion de Múnich ante el Malmö sueco y el éxito se repitió un año después en el Bernabéu ante el Hamburgo. El resultado en ambos partidos, de 1-0, decían mucho del estilo de juego de los de Clough.

Posee el récord mundial de mayor cantidad de encuentros disputados: 1.390

Un legado

Con 41 años, Shilton firmó su mejor Mundial en Italia 90. "En Italia demostré que sigue siedo tan bueno como antes", señalaba el portero inglés en una entrevista con El País. Se retiró en 1997 en las filas del Leyton Orient londinense ¡a los 48 años de edad! Su larga carrera le dio para jugar hasta en once equipos: Jugó en 11 diferentes equipos del fútbol inglés: Leicester City, Stoke City, Nottingham Forest, Southhampton, Derby County, Plymouth Argyle, Wimbledon FC, Bolton Wanderers, Coventry City, West Ham United, Leyton Orient. Ahora se dedica a dar charlas y conferencias para grupos y empresas. Es miembro de la Órden del Imperio Británico (aunque no recibe el tratamiento de Sir) y fue compañero de de alguno de los héroes del '66 como Gordon Banks o Martin Peters.

Redacción: Sergio Fernández