Actualidad Deportiva

Sampaoli analiza su paso por Argentina.

  10/10/2018

Cien días después, Jorge Sampaoli decidió romper su silencio. Lo hizo en el diario MARCA, en una entrevista donde el entrenador argentino habla sobre todo lo que ocurrió en el pasado Mundial de Rusia. Su relación con los jugadores, Messi, la prensa y la presión de todo un país esperando ganar el Mundial. 

¿QUÉ APRENDIÓ DEL MUNDIAL?

"Fue un año en un lugar, la selección, de mucha tempestad, exigencia, obligación, inmediatez, donde nosotros y los jugadores estábamos obligados solo a ganar y en esa tesitura fue muy duro hacerla fluida, más allá de que todo estábamos muy involucrados. La mochila que tenía este grupo era demasiado pesada, estábamos todos empujados a un camino de obligación en la que era difícil hacer surgir el talento"

SU PAPEL COMO ENTRENADOR

Nuestro trabajo de entrenador tiene hoy en día otras muchas facetas, que deben resolverse antes de salir a la cancha. Y más en una selección, donde crear un estilo es mucho más complejo. Hay pasos anteriores a intentar que la táctica o estrategia funcionen en el césped. Grupalmente, nuestro trabajo hoy es más complejo.

Muchas veces tuve que acercarme a muchos futbolistas para que disfrutasen... No sé, yo creo que preparamos muy bien el Mundial, pero luego la Copa en sí no fue tan buena, obvio. Debíamos tener equilibrio para que la obligación de ganar que tenía el jugador argentino no generara más ansia. Cada partido era casi un sufrimiento. Pero dicho eso, le digo: nunca se dejó de entrenar bien, de preparar los partidos a fondo

LAS REUNIONES CON LOS JUGADORES

Toda reunión era para aportar. Fue un momento muy complejo. Todo lo externo se nos metió en la concentración. Pero todo se hacía para ayudar, para mejorar, para intentar ser, y no solo estar. Nos invadió la inmediatez, la necesidad. Pero el problema no son las reuniones, el problema es que las reuniones se vuelvan públicas. Los jugadores de Argentina del 86 se reunían constantemente, pero nos enteramos 20 años después de que salieran campeones. Yo creo filosóficamente en la participación y en el compromiso. En el fútbol y en la vida. Nos juntamos para buscar soluciones y, si eso termina en el living de las casas porque la televisión lo cuenta o en la pantalla de un celular por una red social, ocurre lo contrario. En este contexto, lo peor sería que pasáramos a juntarnos para destruir o que nos volviéramos escépticos hacia los otros.

UN SUEÑO CUMPLIDO: ENTRENAR A MESSI

Fue increíble, sobre todo por verlo tan comprometido, sufriendo mucho cuando no se ganaba. El mejor jugador de la historia estaba muy comprometido. Leo sufría como ninguno la imposibilidad de ser. Le pesaba como al que más no haber podido trascender grupalmente.

Tener al mejor del mundo en tu equipo te obliga a una exigencia máxima. Y el resto debemos estar a su altura. Pero a veces se puede, y a veces no se puede. Y en esa lucha estábamos todos los días. Tener a Leo te obliga a no tener margen de error a la hora de ganar.

LA FILOSFÍA DEL FÚTBOL ARGENTINO

Por eso tendrían que cambiar, porque con esos valores no nos ha ido muy bien últimamente como sociedad... ni en el fútbol. Es la histeria de la inmediatez, el ganar como sea. Y así no se puede. Proyectos, tiempo, corregir errores... Espero que suceda en el futuro. En mi época de la selección, ya ni siquiera se hablaba o criticaba mi estilo. Se hablaba solo de querer ganar como sea, y yo no entiendo eso.

Puedes leer toda la entrevista aquí