Actualidad Deportiva

Ernesto Valverde y el 'fondo de armario'.

  09/08/2018

El FC Barcelona conquistó el año pasado Liga y Copa del Rey. Un doblete es señal de una gran temporada. Sin embargo, en el club, jugadores y aficionados no quedó esa sensación. Más amarga todavía después de ver que el Real Madrid acababa ganando la Champions League. En la teoría de los vasos comunicantes entre ambos clubes, si el rival gana algo más grande que el otro, en este caso la Champions League, la temporada no se puede calificar de sobresaliente.

El FC Barcelona no pudo conseguir el triplete tras caer en cuartos de final ante la Roma. Un hecho que se viene repitiendo demasiado en los últimos años en el equipo azulgrana. Los cuartos se han convertido en su barrera. Valverde realizó un exhaustivo examen sobre lo ocurrido en el Olímpico esa noche, cayendo por 3-0. Más allá de un partido horrible, alertó el bajo rendimiento de algunos jugadores en el partido. El cansancio en algunos de ellos pudo pasar factura. El Barcelona afrontó en enero la Copa del Rey completo de partidos. Mientras, otros equipos, como Real Madrid o Atlético cayeron antes. Valverde utilizó durante casi todo el año un once fijo, con poco movimiento en el resto de puestos. 

El banquillo no le ofrecía todo lo que pedía. Llegaron refuerzos en el mercado invernal, pero no convencieron, como Mina. Precisamente la falta de soluciones es el punto que Valverde ha querido corregir este verano. No han llegado jugadores para ser titulares, sino para reforzar la segunda línea. Lenglet en defensa, Arthur y Vidal en el medio del campo y Malcom como extremo. Mientras, han salido otros como Aleix Vidal y Digne. Ahí la apuesta será la cantera. No obstante, a este FC Barcelona le sigue faltando un delantero más si sale Paco Alcázer. Además de otro centrocampista 'tipo Busquest'. El eje del Barcelona ya no puede jugar todos los partidos de la temporada.