Actualidad Deportiva

La falta de profundidad en los dos equipos deja un partido sin goles en Wembley

  23/11/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Gareth Southgate fue 1-5-3-2 pasando a 1-3-5-2 en fase ofensiva. En el inicio de juego de la selección brasileña, la primera línea de presión era formada por Vardy y Rashford, los cuales disuadían líneas de pase interiores, orientado así las relaciones de los rivales sobre los pasillos laterales, mostrando una actitud temporizante en sus basculaciones sobre zona activa. En zona de creación sus jugadores mostraron una buena predisposición a interceptar, realizando una buena interpretación de las coberturas defensivas por parte de los tres medios centros. Durante todo el encuentro minimizaron los posibles desequilibrios generados por Neymar y Coutinho, viéndose estos obligados a intervenir sobre esta zona del campo para intentar dar más verticalidad a las acciones posteriores. En zona de finalización los centrales ocuparon satisfactoriamente las zonas ventajosas de remate, además de construir superioridades numéricas sobre los tres puntas con la ayuda de sus carrileros. En la defensa de centros laterales se mostró como una selección consistente. Destacar la gran aportación en las acciones defensivas de Gómez, realizando ayudas defensivas a Walker y siendo superior en sus duelos defensivos con Neymar.

En transición defensiva evidenciaron una buena reorganización mostrado una temporización rápida sobre el poseedor, ralentizando así la primera oleada brasileña, para un posterior repliegue sobre campo propio. Las formaciones rápidas de superioridades numéricas sobre su mitad del campo, dificultó los desequilibrios entre líneas por parte de los jugadores potenciales rivales en esta fase, controlando así la peligrosa transición ofensiva de los jugadores del Tite. La falta tácticas estuvieron presentes antes de ser superados en situaciones de igualdad numérica, minimizando así las posibilidades de contrataque brasileño.

En acciones a balón parado defensivas realizaron una defensa combinada, controlando las posibles zonas de remate y mostrando una buena predisposición a la hora de realizar anticipaciones defensivas.

En fase ofensiva en el inicio de juego, priorizaron relaciones directas con sus jugadores más alejados como medio para progresar hacía el área rival, y así poder dar continuidad a su juego ya sobre el campo contrario. Vardy o Rashford se ubicaban sobre el carril de Marcelo para obtener ventaja en las prolongaciones, pero en las posteriores acciones no lograron generar desequilibrios en sus duelos con Miranda y Marquinho, perdiendo así profundidad en el ataque. En zona de creación una vez que los puntas les concedían tiempo a sus compañeros, estos se juntaban en campo rival sin perder el criterio de verticalidad en sus acciones. Dier y Lingard fueron los jugadores que mejor interpretaron la ocupación de espacios interlineales, generando desequilibrios defensivos en esta zona a los jugadores del Tite. En la segunda mitad su posesión del balón aumento sobre esta zona, mostrando los jugadores ingleses un mejor aprovechamiento de los intervalos para relacionarse mediante pases medios, sin lograr manifestar grandes desequilibrios posteriores sobre las inmediaciones del área de Ederson. Rashford fue el jugador que más intentos de penetración realizó mediante conducciones superiores, obteniendo acciones a balón parado a favor en campo contrario. En zona de finalización los carriles laterales fueron los elegidos para intentar obtener ventajas ofensivas, pero sin llegar a generar posteriormente las situaciones óptimas para hacer llegar el balón con claridad a sus dos puntas, que se igualaban con los centrales brasileños en el área de penalti.

La transición ofensiva empleada fue directa, mostrando en todo momento la intencionalidad en sus pases verticales, intentado conectar con Rashford y Lingard sobre zonas intermedias, para que estos seguidamente fueran los encargados de generar los posteriores desequilibrios defensivos mediante el aprovechamiento de los espacios detrás de la línea de medios del rival, las acciones individuales fue el medio empleado para ello por parte de los atacantes ingleses.

En fase ofensiva el seleccionador brasileño inició con un 1-4-3-3 tanto en ataque como en defensa. En punta Gabriel Jesús fue la referencia, con Neymar y Coutinho en los extremos. El juego empleado fue combinativo sobre todas las zonas del campo. Ederson se relacionaba mediante pases cortos con sus centrales, para que estos posteriormente tras atraer a los dos puntas rivales sobre un carril lateral, realizaran cambios de orientación sobre el lateral contrario libre mediante relaciones con Casemiro.

En zona de creación no fue un equipo que mostrara un ritmo de juego alto, sus medios centros no encontraban con facilidad a Neymar y Coutinho sobre espacios intermedios, siendo estos los encargados de acudir a su ayuda para intentar penetrar mediante acciones individuales las líneas rivales. La falta de amplitud y profundidad de sus compañeros exteriores no facilitaban las situaciones de uno contra uno por el eje central, lo que provocaba continuos pases hacia los jugadores en posiciones retrasadas. En este proceso y en muchas fases del partido, Paulinho fue el jugador que aporto mayores desequilibrios mediante sus desmarques de ruptura sobre la espalda de medios ingleses, proporcionando así distancias entre los rivales, pudiendo obtener intervalos aprovechables por Neymar y Coutinho para generar desajustes en la organización defensiva de Southgate.

En zona de finalización tanto Neymar como Coutinho ofrecieron gran variedad de espacios de intervención, pero sin poder conseguir penetrar sobre la última línea defensiva rival. Gabriel Jesús no pudo encontrar espacios de intervención sobre el área de Ederson al estar en inferioridad numérica, dificultando así a sus compañeros una limpia conexión para situaciones ventajosas de remate. Destacar el alto porcentaje de posesión de balón en esta fase mostrado por los jugadores del Tite.

En transición defensiva mostraron una buena predisposición inmediata al cambio de rol sobre campo rival, siendo un equipo que acumula un gran número de jugadores en la fase anterior sobre el. Casemiro y Paulinho en esta fase del juego fueron los jugadores encargados de compensar los posibles desequilibrios que se produjeran, con las posibles faltas tácticas como recurso antes de ser superados.

En fase defensiva si el conjunto inglés trataba de iniciar el juego desde atrás, iban a acosar con una primera línea de presión formada por Coutinho, Gabriel Jesús y Neymar, siendo ayudados por Paulinho, tratando este de fijar al medio centro rival que realizara desmarque de apoyo. Su intención era la de forzar a la primera línea de construcción inglesa a jugar directo sobre sus delanteros, conocedores de la fortaleza en el juego directo defensivo de sus centrales Marquinhos y Miranda. En zona de creación fue un equipo solidario, Neymar y Coutinho ayudaban a sus medios a igualar la línea de cinco inglesa, siendo Casemiro y Paulinho los jugadores encargados de realizar los acosos sobre el poseedor del balón, condensando en todo momento la zona activa del juego. En zona de finalización su línea defensiva no se vio amenazada durante todo el partido, siendo ganadores en los posibles duelos defensivos.

La transición ofensiva mostrada fue combinada. Mediante la transición directa trataban de conectar de manera inmediata con Coutinho y Neymar, para que estos posteriormente intentaran aprovechar el posible desequilibrio defensivo en la estructura del equipo rival, sin conseguirlo sobre la última línea defensiva local. La combinativa se mostraba si el equipo rival se reorganizaba con rapidez y no concedía espacios de penetración, realizando así asociaciones con jugadores cercanos sobre el campo rival, para posteriormente realizar un cambio de orientación hacia la zona no activa.

LAS CLAVES

  • La superioridad mostrada en los duelos defensivos por parte de Miranda y Marquinhos ante los balones directos de los jugadores ingleses.
  • En zona de creación del juego las aportaciones de Coutinho y Neymar, mostrándose como jugadores dinámicos mediante la modificación de sus espacios de intervención. Los dos jugadores son conscientes de su capacidad para desajustar las líneas rivales sobre las distintas zonas de ataque en campo rival.
  • La falta de profundidad ofensiva mostrada por parte de los dos equipos, siendo un partido donde sus delanteros no tuvieron presencia sobre las áreas rivales.
  • Buena interpretación de los espacios intermedios por parte de Dier y Lingard. Los dos jugadores encontraron las ubicaciones idóneas para poder realizar un juego vertical sin la necesidad de saltarse la zona de creación, dificultando así las acciones defensivas de Casemiro.
  • La consistencia defensiva mostrada por la selección inglesa, siendo un equipo con una estructura homogénea y solidaria, dando importancia a las aportaciones defensivas de sus tres centrales sobre las zonas próximas al área de Hart.

Sistema defensivo utilizado por Gareth Southgate en el encuentro: 1-5-3-2 ubicado en bloque medio. Vemos la ubicación de los puntas punta sobre el campo propio, orientando las relaciones entre jugadores rivales por carriles laterales.

Estructura defensiva entorno a Neymar por parte de los defensas ingleses. Neymar elegía el carril central como lugar de intervención en zona de finalización, pero la superioridad numérica entorno a él, le dificultaba una buena ejecución de la acción anterior.

En zona de creación inglesa, Rashford o Lingard realizaban desmarque de apoyo sobre el poseedor del balón, formando así superioridades numéricas y posicionales detrás de la línea de acoso rival, facilitando la continuidad en el juego vertical inglés.

Las ubicaciones intermedias sobre campo contrario de Lingard en la segunda mitad, facilitaron un aumento de la posesión en esta zona del terreno de juego, además de generar continuos desequilibrios defensivos a la línea de medios brasileña.

Hart busco como opción principal la relación directa con sus dos puntas sobre el carril izquierdo en campo contrario. Walker avanzaba para prolongar hacia el desmarque de ruptura ofrecido por uno de los dos puntas, que temporizaba posteriormente para dar tiempo a sus compañeros.

Sistema ofensivo defensivo emplazado por el Tite: 1-4-3-3. Vemos como Neymar y Coutinho se ubicaban sobre carril central, generando superioridades numéricas defensivas sobre el poseedor del balón, ofreciendo los carriles laterales a los atacantes ingleses.

La falta de amplitud y profundidad sobre los carriles exteriores mostrada por el equipo brasileño, le ocasionó el no poder encontrar situaciones ventajosas en zona de finalización, Alves no encontraba ayudas exteriores en ataque, teniendo que retroceder en sus acciones.

La superioridad socio-afectiva de Coutinho y Neymar no encontró espacios de penetración ventajosos sobre la última línea defensiva rival. Su dinamismo no sorprendió a los defensas ingleses debido a su buena actitud defensiva sobre las inmediaciones del área de Hart.

Los jugadores del Tite fueron superados con facilidad en zona de creación del juego rival. Dier se ubicaba sobre los espacios intermedios, y los tres puntas no acosaban al poseedor del balón, además de no realizar coberturas, lo que facilitaba ser superados mediante pases verticales.

Neymar se mostro como un jugador dinámico, participando sobre todas las zonas del campo rival, continuamente realizaba desmarques de apoyo sobre sus compañeros situados en zona de creación de juego, pero sin poder penetrar las líneas defensivas inglesas, debido a su buen posicionamiento.

 

 

 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO