Actualidad Deportiva

Pochettino sorprende a Guardiola en el Etihad y pone a los Spurs en semifinales

  29/04/2019

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Pep Guardiola fue 1-4-3-3, sin variar en fase defensiva. El entrenador español optó por Gündogan de mediocentro, más la entrada de Mendy, Kompany, De Bruyne y Bernardo Silva con respecto al partido de ida. Su inicio de presión siempre fue mediante presión alta, comenzándola Agüero con sus dos extremos B.Silva y Sterling que saltaban a esa presión. La intención de la primera línea del City, era la de forzar a la primera línea de construcción del Tottenham a jugar directo, y así recuperar de manera directa o indirecta la posesión del balón lo más rápidamente posible. Esta situación les dejó de funcionar tras la entrada de Llorente en la segunda mitad. En la zona de creación rival, los jugadores del Manchester City realizaban un acoso inmediato al poseedor del balón, dificultándole al Tottenham, en todo momento, las conexiones entre jugadores cercanos. Fernandinho, en la segunda mitad, entró para controlar los espacios donde los atacantes rivales ganaban la espalda de Gündogan y De Bruyne. El mediocentro brasileño debido a la enorme distancia entre sus líneas anteriores y posteriores, no logró equilibrar a su equipo defensivamente y era superado por Eriksen (jugada previa al 4-3). En esta zona del campo el equipo de Guardiola no consiguió combatir, de manera efectiva, la verticalidad empleada por los jugadores rivales durante todo el encuentro. En zona de finalización su línea defensiva se desajustaba con facilidad, al generar espacios significativos sobre la espalda de Mendy y Walker, que fueron aprovechados por los atacantes rivales. Laporte y Kompany no achicaban de manera coordinada, generándoles intervalos por donde irrumpían jugadores de segunda línea. Además, perdieron sus duelos aéreos tras la entrada de Llorente.

En transición defensiva evidenció una mala reorganización en la activación del acoso tras pérdida en la zona de creación. El jugador que perdía el balón y los cercanos no acosaban de manera efectiva al poseedor del balón, a pesar de conseguir construir superioridades entorno a él. Esto, facilitaba al poseedor del balón las acciones verticales posteriores de la primera oleada Spurs. Además, su reorganización no se realizaba de manera equilibrada, lo que permitió al equipo rival conseguir dos goles en esta fase del juego.

En la fase ofensiva, su juego combinativo fue realizado de una manera fluida durante la primera parte, donde no paró de asediar la portería de Lloris. En la primera mitad, la primera línea de construcción de juego, encontró dificultades para conectar con Gündogan y que éste, avanzara de manera clara. Por ello, en la segunda mitad, Pep optó por reforzarle con De Bruyne en el doble pivote. Cuando Pochettino varió el sistema, el City se situó con una disposición formada por 3 defensores y un medio centro para buscar superioridades posteriores en banda y así superar el primer dispositivo rival. En zona de creación, desarticuló en numerosas ocasiones el bloque defensivo rival, a través de generar superioridades en la zona activa y penetraciones interiores, con el objetivo de liberar a los extremos en la zona pasiva del juego. De esta manera, llegaron los goles de la primera mitad. Los cambios de orientación para conseguir superar líneas defensivas, eran utilizados por Walker y De Bruyne al disuadir a Alli, y percibir liberado a Sterling. En zona de finalización sus tres jugadores más avanzados intentaban generar la máxima amplitud (B.Silva y Sterling), y profundidad (Agüero), para generar incertidumbre a la última línea defensiva rival. De esta manera, conseguían ampliar los intervalos de la última línea defensiva rival, o hacerla híper-bascular y descoordinarse. Los tres consiguieron marcar y gracias a esa disposición.

En la transición ofensiva tras recuperación de balón, no lograron aprovechar los espacios potencialmente aprovechables que el Tottenhan generaba en su proceso de reorganización defensiva. Tras robar el balón, no lograban conectar con facilidad con jugadores encargados de generar desorden en la última línea defensiva rival. De Bruyne no consiguió aprovechar los espacios intermedios y optaba por el carril derecho, restándole soluciones verticales para aprovechar la incertidumbre rival.

Por último, decir el que tercer gol fue recibido a balón parado tras aprovechar Llorente la pasividad defensiva local, y rematar dentro del área de meta.

El emplazamiento inicial de los jugadores de Mauricio Pochettino fue 1-4-3-1-2, al que fue aplicándoles variantes durante todo el encuentro, llegando a utilizar un 1-4-4-2 y 1-4-5-1. Las bajas de Kane y Winks les iban a restar opciones en fases ofensiva para mantener la posesión del balón, por ello, Pochettino planteó un encuentro inicialmente abierto(más presencia ofensiva) para ambos equipos. En inicio de juego rival, la primera línea defensiva Spurs, estaba formada por Eriksen (que marcaba a Gundogan), Son y Lucas Moura (éstos, se encargaban de los centrales o laterales, dependiendo de la ubicación de éstos). El objetivo de este primer dispositivo, era dificultar lo máximo posible pases interiores hacia De Bruyne y David Silva, por ello, les orientaban hacia carriles exteriores o les obligaban a jugar en largo. De esta manera y durante la primera mitad, consiguieron que la fluidez ofensiva rival en campo propio, no fuera un problema para desorganizarles. En zona de creación, la falta de coordinación a la hora de bascular sobre la zona activa, tras el salto de línea del lateral, les hizo conceder demasiado tiempo al poseedor para irrumpir dentro de su dispositivo defensivo, o tener la opción de realizar cambios de orientación hacia el lado débil. Debido a ello, el City consiguió adelantarse en el marcador en varias ocasiones. Pochettino visualizó el problema en los flancos y situó a D.Alli de media punta, mientras que Eriksen pasó al interior derecho, y Wanyama al izquierdo. Justó en ese momento y ya con la eliminatoria a favor, volvió a variar el sistema, pasando a 1-4-4-2 ubicando a Son y Eriksen en las bandas para controlar los ataques posicionales del rival en campo propio. Tras la lesión de Sissoko, dio entrada a Llorente en punta. En zona de finalización rival su última línea defensiva no se desajustó en demasía, construyendo una estructura sólida que evitaba zonas francas de remate rival. En los minutos finales del encuentro, y debido al acoso ofensivo de los Sky Blue, se vieron obligados a replegar demasiado, lo que les hizo conceder algunas ocasiones que les pudieron costar la eliminatoria.

En transición ofensiva fue un equipo letal, sintiéndose cómodo a la hora de buscar la verticalidad en sus acciones posteriores al robo del balón en las zonas medias del campo. La velocidad empleada a la hora de ejecutar la primera oleada del contraataque propuesto por su entrenador, evitaba el acoso tras pérdida que realizaba el City. En el proceso de dispersión ofensiva, Son, Moura, Alli y Eriksen eran fundamentales, como se puede comprobar en sus dos primeros goles. Los jugadores más adelantados tras la recuperación del balón, aprovechaban los espacios generados por los laterales rivales, mientras que los jugadores de segunda línea los del medio centro.

El juego empleado en fase ofensiva fue combinado, alternando el juego directo en el inicio de juego, con el ataque con el combinativo a partir de éste. En el inicio de juego, Lloris, identificaba cuándo realizar un primer pase en corto para atraer y fraccionar a las líneas defensivas rivales, y cuando iniciar directamente en largo. De esta manera, no concedían pérdidas de balón innecesarias. En zona de creación, se plantearon dos escenarios: el primero con resultado controlado, donde, el objetivo era llegar a campo contrario con rapidez y, a partir de ahí, aprovechar los intervalos relevantes que el city generaba detrás de su línea de mediocampistas; y el segundo, con resultado en contra, donde las acciones en todas las zonas del campo eran verticales y con juego directo sobre Llorente, para que éste, ofreciera soluciones a los jugadores de segunda línea (Eriksen-Alli), ya en campo rival (jugada previa al 4-3). En zona de finalización, a pesar de la baja de Kane, Pochettino logró encontrar a los jugadores más desequilibrantes (Son, Moura, Llorente, Alli), en posiciones y momentos del encuentro determinantes, lo cual, les hizo generar constante incertidumbre a la última línea defensiva rival.

En transición defensiva se reorganizaron de una manera rápida y efectiva tras la pérdida del balón. Su objetivo fue evitar que el poseedor del balón lograra relacionarse con los jugadores cercanos e intermedios. Para ello, se agrupaban sobre el poseedor con Wanyama y Sissoko ubicados en posiciones intermedias en vigilancia sobre los posibles receptores interlineales locales. De eta manera, evitó las activación de la 1º oleada del contraataque rival.

LAS CLAVES

  • El plan de partido preparado por Mauricio Pochettino, el cual, encontró soluciones tácticas para neutralizar y combatir al City. El entrenador argentino, expuso una amplia variedad funcional táctica para ello, utilizando un sistema inicial 1-4-3-1-2 y hasta tres variantes del mismo: 1-4-4-2- 1-4-5-1 y 1-5-3-2.
  • En transición ofensiva los jugadores del Tottenhan desplegaron sus mejores virtudes tras el robo del balón, con espacios a la espalda de la última línea defensiva rival: verticalidad, aprovechar los espacios interlineales y los generados por los laterales Mandy y Walker.
  • El Tottenham, tras la entrada de Llorente, encontró soluciones fiables para superar la presión alta del City: El delantero español era la referencia para jugar en largo, tras atraer a la primera línea de acoso rival (objetivo 2ª parte), quien dejaba de cara a jugadores de segunda línea, para atacar en superioridad. Además, consiguió el gol del pase a la siguiente fase de remate de córner.
  • El plan de partido de Pep Guardiola, donde consiguió desordenar a los de Pochettino a través de su buena interpretación del juego de posición. Los Citicens, y tras hacer bascular a su rival a la zona activa, generaban los espacios interiores necesarios para que el Agüero y De Bruyne generaran superioridad numérica y atrajeran rivales, para liberar a los extremos en el lado débil.
  • El City evidenció una mala coordinación en el proceso de reorganización defensiva tras la pérdida de balón en la zona de creación de juego, debido a ello, encajó dos goles decisivos en la primera mitad del encuentro.

La disposición táctica inicial de los jugadores de Pep Guardiola fue en 1-4-3-3, en fase ofensiva si variar en fase defensiva. Su juego de posición fue llevado a cabo de una manera exquisita, llevando el peso del encuentro en esta fase. La ubicación de los extremos en amplitud, tenia como objetivo estirar y desordenar al máximo la última línea defensiva rival. Sus interiores eran los encargados de generar las superioridades exteriores e interiores.

En fase ofensiva y campo rival el City, consiguió batir a Lloris tras desordenar a los de Pochettino, a través de su buena interpretación del juego de posición. Los Citicens, y tras hacer bascular a su rival a la zona activa, generaban los espacios interiores necesarios para que Agüero y De Bruyne generaran superioridad numérica y atrajeran rivales, para liberar a Sterling en la zona débil rival. Los dos goles anteriores de similar secuencia táctica, pero con distintos rematadores.

En fase ofensiva, el City se situó con una disposición formada por 3 defensores y un medio centro para buscar superioridades posteriores en banda. La idea era atacar el intervalo lateral-interior buscando, previamente y para desordenar, la secuencia interior (Laporte-Walker)- exterior (Sterling-Bernardo)- interior (De Bruyne-Silva). No les llegó a funcionar, debido a una mala toma de decisión en la última acción.

En fase defensiva Citicen, y tras la entrada de Llorente, los jugadores del Tottenham iniciaban en corto para atraer a su primera línea de acoso, y fraccionar a las dos posteriores. Tras conseguirlo, Lloris buscaba al delantero español sobre el circulo central (donde Laporte era perdedor de los duelos) para que éste, conectara de cara con Eriksen y así, realizar ataques posteriores en superioridad, y aprovechando los espacios libres que generaban Mandy y Fernandinho.

El City en la segunda mitad varió su disposición, situando a De Bruyne junto a Gundogan en salida de balón para crear superioridad detrás de los delanteros, y dar mas seguridad a su juego combinativo en campo propio. Posteriormente, Sterling y Silva se colocaban entre líneas e intervalos, y en línea de pase a la espalda de Wanyama y D.Alli. Sí éstos "saltaban a presionar ", buscaba crear superioridad en izquierda y atacar por ese lado.

La disposición táctica inicial del Tottenhan fue 1-4-3-1-2 en fase defensiva, con el objetivo de potenciar sus llegadas al área rival con más efectivos, tras recuperar el balón en la zona media del campo. Durante el transcurso del encuentro, Pochettino realizó una primera variante para reforzar los extremos debido a las continuas incisiones rivales, ubicando a Son y Eriksen y pasando a un 1-4-4-2. En los minutos finales utilizo un 1-4-5-1 para protegerse del empuje citicens.

El City en zona de creación no logró desarrollar con comodidad su juego interior combinativo durante todo el encuentro. Vemos como Otamendi tiene que realizar cambios de orientación, al no disponer de compañeros ubicados detrás de segunda línea defensiva rival, consiguiendo así no generar incertidumbre sobre la línea defensiva del Tottenham, al estar ésta preparada para defenderse.

En la fase de transición defensiva y tras un error en el control de Laporte, el City no supo reorganizarse de manera eficiente cerca del área de Ederson.Vemos como a pesar de conseguir llegar en superioridad en el proceso de reorganización, deja a Eriksen con el suficiente espacio y tiempo, como para encontrar el lado débil y en inferioridad a Son. Éste, que es liberado por su compañero al disuadir a Walker, consigue marcar.

En fase defensiva, durante la segunda mitad, y con la eliminatoria a favor, los de Pochettino replegaron sus líneas cerca del área de Lloris. Vemos como su profundidad defensiva sobre los espacios y balón, estaba estructurada para impedir penetraciones, dentro del dispositivo, por el carril central. Además, el carril débil era sobreprotegido para evitar cambios de orientación y situaciones de igualdad o superioridad.

Los Spurs aprovecharon el balón parado para conseguir el gol que les otorgó el pase a la siguiente ronda. Observamos como Fernando Llorente, distingue el espacio potencialmente aprovechable generado por el desmarque de apoyo de Alli, para aprovecharlo y rematar de manera sorpresiva al fondo de la red. Los movimientos están perfectamente coordinados, con el objetivo táctico de generar-ocupar y aprovechar los espacios de manera grupal.

ANÁLISIS ESTADÍSTICO