Actualidad Deportiva

Los cambios de Zidane en la segunda mitad, le aclaran el pase a la siguiente fase

  19/02/2018

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Zinedine Zidane fue 1-4-4-2,  sin variar en fase ofensiva. En entrenador francés optó por un rombo en el centro del campo formado por Casemiro, Kroos, Modric e Isco, dejando en punta a Cristiano y Benzema. Si el Paris Saint Germain trataba de iniciar el juego desde atrás, iban a presionar su inicio de juego, fijando a Verratti, Rabiot y Lo Celso, para dificultar su avance por el carril interior.  En el inicio de presión, Marcelo saltaba de línea para acosar a Alves, mientras que Casemiro realizaba los desdoblamientos defensivos oportunos cuando esto se producía. En la primera mitad, se mostró con una actitud acosadora sobre el poseedor del balón en campo propio, evitando así que la primera línea de construcción de los de Emery (Verratti-Lo Celso y Rabiot ) encontrara facilidades para relacionarse entre si. En la segunda mitad, su actitud fue mas de contención, concediendo una mayor posesión del balón a los atacantes rivales. En zona de creación, Casemiro  equilibraba a su equipo cuando eran penetrados dentro del dispositivo, pero poco a poco el mediocampista brasileño iba ampliando sus distancias de intervención, haciéndole llegar tarde a las zonas activas de juego. En la segunda mitad y tras la salida del campo de Casemiro, la profundidad defensiva en campo propio mejoró, lo que provocó un mayor control del peligroso contraataque rival. Destacar en esta fase y zona de juego, las faltas tácticas sobre Neymar como solución táctica para evitar comprometer a los compañeros de líneas posteriores que los jugadores locales realizaron. En zona de finalización, su última línea defensiva se desequilibraba cuando se ubicaba en las cercanías del medio del campo, concedió demasiados espacios a su espalda que les ocasionaba situaciones de igualdad sobre las zonas activas o de remate. Su estructura defensiva no lograba afrontar con garantías los vertiginosos ataques de Mbappé y Neymar, los cuales, partían desde los carriles exteriores para llegar a situaciones de remate. Su velocidad, generaba un intervalo significativo entre la última línea defensiva y los medios, que fue aprovechada por los jugadores de segunda línea rival para realizar remates francos. Como queda claro en el 0-1. 

En transición defensiva evidenció una buena reorganización, evitando el ser desequilibrado por los jugadores más peligrosos rivales (Neymar Y Mbappe ) en esta fase del juego. Para ello, acosaba al poseedor del balón en campo rival para ralentizar el posible contraataque, con la idea clara de realizar faltas tácticas para evitar ser superado. Posteriormente el repliegue de los centrales junto a Modric y Casemiro que ajustaban a su última línea defensiva, evitaba que llegaran el situaciones de igualdad o inferioridad cerca del área de Navas.

En el inicio de juego, Navas alternó el juego directo sobre Cristiano, con el combinativo con sus centrales cuando el equipo rival se posicionaba en bloque medio. Para ello, Kroos y Modric auxiliaban a Casemiro que no lograba progresar con garantías en esta zona del juego. Seguidamente, Isco que se movía con total libertad en campo rival, trababa de temporizar y agrupar jugadores entorno a él. En zona de creación, fue un equipo que priorizó la verticalidad en sus acciones de ataque a partir de la entrada de Asensio y Lucas Vázquez, intentando hacerles llegar el balón sobre los carriles exteriores para desequilibrar a la última línea defensiva rival.  Sobre esta zona y con el PSG replegado, intentaban desordenarles a través de la amplitud y profundidad de extremos y laterales. En zona de finalización, atacaban los espacios exteriores para el centro y los interiores para remates. En todo momento su objetivo era finalizar con la mayor rapidez posible tras llegada exterior, aprovechando los espacios significativos que generaba la frágil defensa rival dentro del área. Fruto de ello llegaron los goles de la victoria.

En transición ofensiva, buscaban aprovechar los desequilibrios defensivos que generaba el PSG tras superar su primer acoso. Sus acciones tras el robo del balón eran verticales, orientándolas hacia el lado débil del rival. El carril exterior izquierdo fue el más utilizado para dirigir la primera oleada del ataque. Tras llegar a campo rival, intentaban hacer llegar el balón a los jugadores ubicados en situaciones de remate dentro del área de Areola.

El emplazamiento inicial de los jugadores de Unai Emery fue un 1-4-3-3, sin variar en la fase defensiva. El entrenador español, optó por un trivote formado por Verratti por derecha, Lo Celso en el centro y Rabiot por la Izquierda, ubicando a Neymar y Mbappe por los carriles exteriores con Cavani en el centro. En el inicio de juego del Real Madrid, su objetivo era temporizar  y orientar hacia el eje central las evoluciones de la primera línea de construcción rival. Para ello, Cavani, Mbappé y Neymar invitaban a Navas a iniciar en corto con sus centrales, para posteriormente, orientar sus acosos hacia el  eje central donde los tres medios centros se agrupaban. Evitaban ser superados, por ello replegaban hacia la siguiente zona sin perder la orientación defensiva. En zona de creación rival, trataban de impedir que Isco se relacionase con comodidad de manera vertical, a sabiendas de que es un jugador que penetra líneas rivales con facilidad. Su dispositivo defensivo en esta zona, centralizaba sus labores defensivas dejando los carriles laterales desprotegidos. Rabiot fue el jugador encargado de equilibrar a su línea defensiva  y a la anterior en los desajustes que generaba. Verratti y Lo Celso no acosaba lo suficiente al poseedor, favoreciéndole de esta manera el poder encontrar soluciones verticales cerca del área de Areola. La profundidad defensiva del equipo de Emery no fue la adecuada, debido a los intervalos relevantes que concedía su última línea defensiva en su afán de replegar sin ser acompañada por los medios centros. En zona de finalización, su última línea defensiva fue penetrada por los atacantes  visitantes al conceder demasiados espacios entre sus integrantes. Su estructura defensiva, generaba espacios interiores que les ocasionaban desequilibrios defensivos relevantes. Sus centrales Kimpembe Y Marquinhos  no dieron una solidez adecuada a su equipo, no fijando a los posibles rematadores dentro del área. Destacar el error defensivo de Lo Celso dentro del área, donde cometió un penalti infantil sobre Cristiano Ronaldo.

La transición ofensiva del PSG, fue directa mediante pases verticales medios tanto al espacio como al pié a Neymar y Mbappé. Su sentimiento de verticalidad relucía tras la recuperación del balón en campo propio, buscando aprovechar los posibles espacios que generaban los latearles del Real Madrid en sus avances en la fase anterior. Mbappé fue el jugador con más desequilibrio en esta fase del juego, debido a su velocidad en acciones de ataque sobre el campo rival.

En fase ofensiva, los de Emery supieron encontrar y aprovechar los espacios libres que el Real Madrid generaba detrás de sus primera línea de acoso. En líneas generales fue un equipo que controló esta fase del juego, orientando sus acciones sobre el carril derecho. En el inicio de juego, Areola descartaba iniciar en largo, priorizando el inicio en corto con sus centrales en amplitud y a su altura, con el objetivo de atraer a campo rival al Real Madrid. El acoso del rival les dificultaba el avance, debido a que sus tres medios centros tenían a su marca en cercanía y con actitud de acoso tras recibir el balón. Lo Celso, complicaba en exceso a su línea de construcción, debido a sus acciones técnicas horizontales que favorecían el robo del balón al rival. En zona de creación Verratti no logró llegar a campo rival para facilitar con garantías pases de finalización a los tres delanteros. Rabiot, fue el jugador más destacado logrando  conquistar los espacios libres detrás de Casemiro. Tras la entrada de Asensio y Vázquez, Mbappé y Neymar perdieron protagonismo ofensivo. En zona de finalización, buscaban de manera rápida acelerar el proceso de finalización al acercarse al área de Navas, buscando situaciones de igualdad. Neymar y Mbappé, gracias a sus desbordes partiendo desde ubicaciones exteriores, lograron desajustar por momentos el dispositivo defensivo local.

En transición ofensiva, fue un equipo vertical tras la recuperación del balón. Siendo su objetivo el aprovechar los posibles desequilibrios exteriores en la estructura defensiva del equipo rival antes de su reorganización en campo propio. Mbappé y Neymar trataban penetrar a la última línea defensiva rival, buscando desbordar a su par mediante conducciones superiores para ,posteriormente, relacionarse entre sí en situaciones de remate. En esta fase del juego consiguieron situaciones claras de remate, que no lograron convertir en gol por el acierto de Navas en los metros finales.

LAS CLAVES

  • El Real Madrid orientaba sus contraataques hacia el carril lateral izquierdo, donde Marcelo y Asensio se sumaban a la primera oleada madridista, aprovechando de esta manera los espacios significativos exteriores (para centros) e interiores (de remate) para incidir sobre la última línea defensiva rival y decidir el encuentro a su favor.
  • El Real Madrid en fase defensiva y tras la entrada de Asensio y Lucas Vázquez por Isco y Casemiro, fue un equipo más sólido al reestructurar su dispositivo defensivo ubicado en el eje central del campo. Modric y Kroos encontraron sus espacios de intervención con facilidad al acortar sus recorridos.
  • El Real Madrid en fase defensiva y zona de finalización rival, generó espacios significativos de remate. Esto les hizo conceder ocasiones peligrosas que fueron solventadas en el último momento por acciones individuales de sus defensores.
  • El PSG en fase defensiva y zona de finalización rival, no fue un equipo solvente en sus acciones defensivas individuales y colectivas, generando continuos desequilibrios en zonas de remate que fueron aprovechados por el Real Madrid.
  • Mbappé como jugador diferencial en la fase de ataque y campo contrario. El francés, con descaro, verticalidad y visión de juego logró desbordar a su par y generar incertidumbre sobre la última línea defensiva rival. 

El emplazamiento inicial de los jugadores de Zinedine Zidane fue en 1-4-4-2, sin variar en fase defensiva. El entrenador francés partió con un rombo en el centro del campo, dejando los carriles exteriores para la incorporación de los laterales en la fase ofensiva. Como podemos ver, Kroos por izquierda y Modric por derecha, eran los encargados de buscar las primeras relaciones en la zona de creación.

El Real Madrid en la segunda mitad y tras la entrada de Asensio, logó penetrar con facilidad al dispositivo defensivo del PSG por el carril lateral izquierdo. Marcelo y Asensio se asociaban con Kroos ( construyendo superioridades posicionales ), para relacionarse entre sí y atacar los espacios libres significativos que el PSG generaba en zonas de centro y remate, Consiguiendo así el 3-1.

El Real Madrid en la segunda mitad y tras la reestructuración defensiva ocasionada por la entrada de Asensio y Lucas Vázquez por Casemiro e Isco, fue un equipo con mayor solidez en zona de creación rival. Zidane ajustó acertadamente su dispositivo, agrupándose sobre el eje central y con una profundidad defensiva positiva (la de sus dos líneas más retrasadas ) cerrando así el espacio interior al poseedor del balón.

En fase ofensiva y zona de finalización, el Real Madrid generaba espacios libres detrás de su última línea defensiva que fueron aprovechados por los atacantes visitantes para llegar a zonas de remate. Los jugadores de Zidane, no se sentían cómodos en situaciones avanzadas, debido al frágil acoso que recibía el poseedor del balón y que le facilitaba las relaciones con su compañeros más peligrosos en ataque. 

En la segunda mitad, el Real Madrid supo aprovechar los espacios libres que el PSG generaba sobre su zona débil en sus transiciones ofensivas. Casemiro tras el robo del balón, buscaba redirigir la primera oleada hacia el carril izquierdo, donde Marcelo (por carril exterior) e Isco (por carril interior) atacaban el espacio libre con el objetivo de generar situaciones de igualdad en la zona de finalización junto con los dos puntas. 

El emplazamiento defensivo de Unai Emery fue 1-4 3-3, en campo propio y con una actitud de temporización sobre el poseedor del balón. La profundidad defensiva de todas sus líneas fue positiva, no generando espacios significativos dentro del dispositivo ubicado sobre el eje central del campo. 

En fase ofensiva y zona de finalización, el PSG fue un equipo con peligro, consiguiendo desajustar a la última línea defensiva rival con facilidad. Mbappé, Neymar y Cavani aumentaban la velocidad de las acciones verticales de ataque al acercase sobre el área de Navas, lo que generaba espacios entre la última línea y su posterior, facilitando de esta manera la llegada a zonas de remate a jugadores de segunda línea.

En fase defensiva y zona de finalización rival, la última línea defensiva del PSG mostró una fragilidad a evidente, motivo por el cual encajó los goles que le hicieron perder el encuentro. Los defensores visitantes a pesar de estar en superioridad numérica, generaban situaciones ventajosas de remate para los delanteros locales, esto fue debido a la pérdida de contacto sobre los posibles receptores dentro del área de Areola. 

En fase ofensiva y zona de inicio el PSG iniciaba en corto sobre un costado para atraer a los defensores locales sobre dicha zona y posteriormente, con la ayuda de sus portero Areola, realizar cambios de orientación hacia el lado débil para avanzar en el ataque. Su intención era que los de Zidane avanzaran líneas y generaran espacios libres sobre su última línea defensiva que fueran aprovechados por Mbappé y Neymar.

En fase ofensiva y zona de creación, el PSG  consiguió encontrar soluciones para avanzar hacia campo rival a través de combinaciones verticales. Verratti, Lo Celso y Rabiot se agrupaban sobre el carril natural de Alves, donde generaban situaciones de superioridad numérica y desajustando el dispositivo defensivo local,  lo que ocasionaba situaciones posteriores con incertidumbre en la última línea defensiva. 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO

 

 

Imagen: ver imagen | borrar imagen Documentos: Seleccionar archivo Guardar E-Pulse Servicios de Internet S.L. ©2005-2018 (0.0199 segundos) www.e-pulse.es