Actualidad Deportiva

La mejor versión del Manchester City supera a un Nápoles que entró tarde al partido

  27/10/2017

 

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Pep Guardiola en fase defensiva fue 1-4-3-3, pasando en fase defensiva a 1-4-1-4-1. Los dos centrales de inicio fueron en la derecha Stones e izquierda Otamendi, mientras Walker actuó como lateral derecho y Delph como lateral izquierdo completando la última línea defensiva compuestas por cuatro integrantes. Su inicio de presión siempre fue mediante presión alta, comenzándola su primera línea de presión formada por Sterling, Gabriel Jesús y Sané. La intención de la primera línea de presión del City, era la de forzar a la primera línea de construcción del Nápoles a jugar directo o forzar a errores. Este aspecto le permitía al equipo de Guardiola a recuperar en zonas cercanas del área italiana, unido a errores individuales de la primera línea de construcción del Nápoles. En la zona de creación del equipo de Maurizio Sarri los jugadores del Manchester City mostraron predisposición constante a acosar al poseedor y a interceptar. En zona de finalización su línea defensiva no se vio excesivamente amenazada. En su última línea defensiva destacar a sus centrales Stones y Otamendi, por el gran nivel mostrado en acciones defensivas y duelos. A todo esto añadirle el penalti parado por su portero Ederson a Mertens, poco antes del descanso en el minuto 37:19.

En transición defensiva los “citizens” intentaban recuperar el balón inmediatamente a la pérdida del mismo, disuadiendo relaciones sobre espacios cercanos donde se perdió el balón. A penas quedaban expuestos ni sufrieron en transición defensiva.

En fase ofensiva en el inicio de juego su primera opción era iniciar mediante ataque combinativo, con la colaboración de su portero Ederson y sus centrales (Stones y Otamendi). Para el equipo de Pep Guardiola era fundamental que las superioridades se fueran construyendo desde el inicio del juego. El Nápoles intentaba dificultar a su primera línea de construcción, aunque normalmente los “citizens” eran capaces de generar ventajas y salir con cierta facilidad de esa primera línea de presión. En zona de creación trataban de generar superioridades numéricas y posicionales en campo contrario. Destacar la variante táctica por parte del equipo de Guardiola con el lateral izquierdo Delph. La variante táctica consistía en el movimiento del lateral hacia dentro, para ocupar la posición de mediocentro o posicionarse como otro mediocentro más en la construcción del juego, cuyo objetivo principal era generar incertidumbre y desajustes defensivos en la estructura defensiva rival, para ofrecer distintas líneas de progresión. En sus procesos de creación fueron capaces de encontrar a la espalda de la línea de presión al “hombre libre”, normalmente eran sus interiores De Bruyne y David Silva los jugadores más buscados en esas zonas intermedias. En zona de finalización sobre todo en los primeros 30 minutos de la primera parte tuvieron entre la cuerdas a los italianos. Sus extremos Sterling y Sané estando en amplitud y profundidad llevaron mucho peligro. Fruto de ello en el minuto 8 llegaba el 1 a 0, balón llevado de lado a lado hasta la banda izquierda de Sané, buen pase a Silva que llegaba desde segunda línea y gol del extremo contrario Sterling. Por otro lado su delantero Gabriel Jesús tuvo mucha movilidad en ataque. El jugador brasileño tras un mal despeje del central Albiol, conseguía el 2 a 0 en el minuto 12:35 a centro de De Bruyne.

Por último decir que en la transición ofensiva los siempre veloces jugadores ingleses (Sterling, Gabriel Jesús o Sané), tras recuperación buscaban de manera rápida el contraataque aprovechando los posibles desequilibrios en la estructura defensiva del equipo rival, mediante desmarques de ruptura buscando espacios entre últimos defensores y detrás de los mismos.

El emplazamiento inicial de los jugadores de Maurizio Sarri fue 1-4-3-3, pasando en fase defensiva a 1-4-1-4-1. Los dos centrales de inicio fueron en la derecha Albiol e izquierda Koulibaly, mientras Hysaj actuó como lateral derecho y un activo Ghoulam como lateral izquierdo completando la última línea defensiva compuestas por cuatro integrantes. Su inicio de presión fue mediante presión alta comenzándola Callejón, Mertens e Insigne. La primera línea de presión del Nápoles era desbordada con cierta facilidad, por lo que no evitaban cambios en el sentido de la circulación del rival, generándoles desajustes defensivos en el resto de líneas defensivas. En zona de creación del City les generaron desajustes defensivos, sobre todo cuando el equipo de Pep Guardiola daba amplitud al campo y les hacían bascular de un lado a otro, ya que no interpretaban cerrar líneas de pases interiores. A los italianos les costó impedir la progresión por el interior de su bloque defensivo. Destacar a Diawara en la interpretación de los acosos y labores defensivas, siendo además el jugador que marco de penalti el 2 a 1 en el minuto 72:16. En zonas de finalización ante el vendaval ofensivo ingles se vieron en muchos momentos obligados a  replegar y tener que defender cerca de su portero, por lo que priorizaron la profundidad defensiva. Su línea defensiva sufría cuando no evitaba que le ganaran la espalda, puesto que les costaba defender los demarques que les realizaban entre intervalos.

En transición defensiva hubo momentos del partido que su última línea defensiva quedaba expuesta, sobre todo con el equipo volcado en ataque y tenían perdidas de balón que facilitaban dicha situación. Sobre todo sus centrales en situaciones de retroceso, ya que al no ser rápidos les costaba correr hacia atrás.

En fase ofensiva en el inicio de juego su primera opción era iniciar mediante juego combinativo. Tuvieron muchas dificultades para salir jugando y generar ventajas desde su primera línea. La buena presión por parte de los jugadores de Pep Guardiola obligaba al equipo del técnico italiano a jugar directo sobre jugadores no dominadores del juego aéreo como Callejón, Mertens o Insigne. Mientras esa buena presión en otra ocasiones propiciaba situaciones favorables para la recuperación del balón, tanto de forma directa como por provocación de errores en el adversario. En zona de creación trataban de jugar en campo contrario, pero no eran capaz de someter mediante la posesión del balón. Su estructura en el campo era demasiada fija debido a la poca movilidad de sus jugadores respecto al poseedor del balón, por lo que no eran capaces de generar superioridades numéricas y posicionales en campo contrario. Al final el ritmo y velocidad de su juego era lento, no desorganizaba al rival y terminaba siendo por momentos previsible. No les ayudaba que sus jugadores no estuvieran dispuestos a diferentes alturas facilitando así la creación de líneas de pase, ni por los errores en pases seguros que favorecieran la progresión. Destacar del equipo italiano la aportación del lateral izquierdo Ghoulam por banda izquierda, con sus continuas incorporaciones así como conducciones muy peligrosas como la que origina el penalti en el minuto 71:18. En zona de finalización les costó encontrar pasillos interiores en la última línea defensiva rival. Intentaban llevar en determinadas situaciones al City a una banda, para mediante pases diagonales sorprender al lado débil con extremo contario.  De una manera u otra no pudieron sorprender a su rival, debido a varios errores en acciones técnicas en forma de pases.

Por último decir que en la transición ofensiva tras recuperación no pudieron aprovechar los posibles desequilibrios en la línea defensiva del equipo rival. A este aspecto hay que unir el buen trabajo defensivo del Manchester City, pero sobre todo el dominio del partido desde la posesión del balón permitiéndole que no sufrieran tras pérdida de balón.

LAS CLAVES

  • La buena presión por parte de la primera línea del Manchester City, propiciaba situaciones favorables para la recuperación del balón, tanto de forma directa como por la provocación de errores en el adversario.
  • La capacidad de la primera línea de construcción del Manchester City, para generar ventajas y salir con cierta facilidad de esa primera línea de presión del Nápoles. Para el equipo de Pep Guardiola era fundamental que las superioridades se fueran construyendo desde el inicio del juego.
  • La variante táctica por parte del equipo de Guardiola con el lateral izquierdo Delph. El movimiento del lateral hacia dentro, para ocupar la posición de mediocentro o posicionarse como otro mediocentro más en la construcción del juego, cuyo objetivo principal era generar incertidumbre y desajustes defensivos en la estructura defensiva rival, para ofrecer distintas líneas de progresión.
  • Las dificultades por parte del Nápoles para salir jugando y generar ventajas desde su primera línea. Su primera línea de construcción tuvo errores que casi les cuesta encajar algún gol más.
  • El Nápoles no fue capaz de someter mediante la posesión del balón, no fueron capaces de generar superioridades numéricas y posicionales en campo contrario. No les ayudaba que sus jugadores no estuvieran dispuestos a diferentes alturas facilitando así la creación de líneas de pase, ni por los errores en pases seguros que favorecieran la progresión.
  • Destacar del equipo italiano la aportación del lateral izquierdo Ghoulam por banda izquierda, con sus continuas incorporaciones así como conducciones muy peligrosas como la que origina el penalti en el minuto 71:18.



El emplazamiento inicial de los jugadores de Pep Guardiola en fase defensiva fue 1-4-3-3, pasando en fase defensiva a 1-4-1-4-1. Los dos centrales de inicio fueron en la derecha Stones e izquierda Otamendi, mientras Walker actuó como lateral derecho y Delph como lateral izquierdo completando la última línea defensiva compuestas por cuatro integrantes.

Su inicio de presión siempre fue mediante presión alta, comenzándola su primera línea de presión formada por Sterling, Gabriel Jesús y Sané. La buena presión por parte de la primera línea del Manchester City, propiciaba situaciones favorables para la recuperación del balón, tanto de forma directa como por la provocación de errores en el adversario.

La variante táctica por parte del equipo de Guardiola con el lateral izquierdo Delph. El movimiento del lateral hacia dentro, para ocupar la posición de mediocentro o posicionarse como otro mediocentro más en la construcción del juego, cuyo objetivo principal era generar incertidumbre y desajustes defensivos en la estructura defensiva rival, para ofrecer distintas líneas de progresión.

En zona de finalización sobre todo en los primeros 30 minutos de la primera parte tuvieron entre las cuerdas a los italianos. Sus extremos Sterling y Sané estando en amplitud y profundidad llevaron mucho peligro. Fruto de ello en el minuto 8 llegaba el uno a cero, balón llevado de lado a lado hasta la banda izquierda de Sané, buen pase a Silva que llegaba desde segunda línea y gol del extremo contrario Sterling.

Su delantero Gabriel Jesús tuvo mucha movilidad en ataque. El jugador brasileño tras un mal despeje del central Albiol, conseguía el 2 a 0 en el minuto 12:35 a centro de De Bruyne.

El emplazamiento inicial de los jugadores de Maurizio Sarri fue 1-4-3-3, pasando en fase defensiva a 1-4-1-4-1.

La primera línea de presión del Nápoles era desbordada con cierta facilidad, por lo que no evitaban cambios en el sentido de la circulación del rival, generándoles desajustes defensivos en el resto de líneas defensivas.

Las dificultades por parte del Nápoles para salir jugando y generar ventajas desde su primera línea. Su primera línea de construcción tuvo errores que casi les cuesta encajar algún gol más.

Destacar del equipo italiano la aportación del lateral izquierdo Ghoulam por banda izquierda, con sus continuas incorporaciones así como conducciones muy peligrosas como la que origina el penalti en el minuto 71:18.

En zona de finalización les costó encontrar pasillos interiores en la última línea defensiva rival. Intentaban llevar en determinadas situaciones al City a una banda, para mediante pases diagonales sorprender al lado débil con extremo contario. De una manera u otra no pudieron sorprender a su rival, debido a varios errores en acciones técnicas en forma de pases.


 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO