Actualidad Deportiva

El Liverpool consigue el primer puesto del grupo arrollando al Spartak

  11/12/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Jürgen Klopp fue un 1-4-4-2, sin variar esta disposición en fase defensiva y situándolo sobre campo propio. Los dos puntas fueron Firmino y Salah, ubicando a Mané y Coutinho como extremos en la línea de mediocampistas. En el inicio de juego rival, los dos puntas ingleses realizaron un acoso constante sobre la primera línea de construcción visitante, diluyendo así las posibles relaciones entre sus jugadores cercanos. Su intención era la de forzar al Spartak de Moscú a saltarse su línea de creación de juego. En zona de creación rusa, los centrocampistas del Liverpool temporizaban y orientaban al poseedor del balón hacia los carriles laterales, realizando constantes basculaciones y coberturas defensivas sobre zona activa y dificultando de esta manera los pases en profundidad a sus jugadores. En esta zona, destacar los mínimos espacios interiores ofrecidos por los jugadores del entrenador alemán, debido a la acertadas y solidarias ayudas defensivas realizadas por Wijnaldun y Can, lo que dificultaba a los atacantes el ocasionarles desequilibrios defensivos en esta fase del juego. En zona de finalización el conjunto de Máximo Carrera no les provocó desequilibrios defensivos durante todo el encuentro, pasando a un segundo plano esta zona del campo en fase defensiva. En la segunda parte con marcador a favor, las sustituciones fueron Milner por Moreno (lesionado), Alexander-Arnold por Lovren y Sturridge por Firmino.

En transición defensiva los jugadores cercanos a la perdida intentaron realizar una pronta recuperación del balón, mientras que los intermedios y alejados realizaban temporizaciones defensivas para evitar generar desequilibrios defensivos sobre campo propio. La velocidad de aproximación de los jugadores cercanos fue la adecuada, dificultando así al rival las relaciones posteriores al robo. Destacar en esta fase del juego las ayudas defensivas realizadas por los dos medios centros Can y Wijnaldun, que facilitaban una optima recuperación de balón a sus compañeros mediante las constantes ayudas defensivas realizadas, evitando así que el rival penetrara sus líneas defensivas con facilidad en todo momento.

En el inicio de juego de la fase ofensiva, su primera opción fue la de iniciar mediante juego combinativo desde su portero Selikhov, con el objetivo de atraer al rival sobre campo propio y generar espacios libres que atacar sobre el campo rival. Si este encontraba dificultades para salir jugando y generar ventajas desde su primera línea, buscaba la relación directa con los dos puntas sobre el campo contrario. En zona de creación fueron un equipo vertical en sus acciones, tratando de asociarse en todo momento de manera profunda, siendo Coutinho el jugador encargado  de realizar las penetraciones sobre las líneas defensivas que le acosaban. El jugador brasileño y Mané, generaron situaciones ventajosas a sus compañeros atacantes  mediante paredes con cercanos o conducciones superiores sobre campo rival, para que estos posteriormente pudieran llegar a zonas cercanas al área de meta rival ante una defensa desequilibrada. En zona de finalización, los desmarques realizados por parte de sus dos puntas les facilitaban la llegada a los jugadores de segunda línea sobre el área de meta (Mané, Coutinho y Milner en la segunda mitad), debido a los continuos desajustes que conseguían sobre la última línea defensiva rusa ante sus débiles estructuras defensivas.

La transición ofensiva se mostró como un equipo vertical, veloz y eficaz, siendo la fase más determinante del encuentro. Los jugadores de Klopp intentaban robar el balón sobre campo propio, para poder tener espacios libres hacia los que orientar su primera oleada del contraataque.  En esta fase hay que destacar el trabajo realizado por Coutinho y Mané, que eran los encargados de lanzar y finalizar las acciones ofensivas inglesas. Debido a ello, fueron los protagonistas en esta fase del juego y en consecuencia del encuentro por sus constantes penetraciones acertadas sobre la última línea defensiva rival consiguiendo así Coutinho tres goles y Mané dos.

El emplazamiento inicial de los jugadores de Máximo Carrera fue un 1-4-2-3-1, sin modificarse esta disposición en fase la defensiva. La línea defensiva era formada por Eshchenko y Dzhikiya en los laterales y Tasçi y Bocchetti como centrales; en el doble pivote Glushakov y Fernando; como medias puntas Zobnin y Pomes en los extremos, con Luiz Adriano por detrás de Ze Luis, siendo este el punta. En su inicio de acoso, emplearon una deficiente distancia entre  jugadores de distintas líneas, facilitando así el ser rebasados mediante pases interiores. Esto era debido a una falta de cohesión entre sus líneas defensivas, comportándose estas con actitudes diferentes en esta parte del campo. En zona de creación del Liverpool, los centrocampistas del Spartak realizaban temporizaciones a una distancia poco precisa, lo que hacia aumentar las opciones de penetración con éxito por parte de los jugadores locales, facilitando así al poseedor del balón el espacio y tiempo necesario para poder desequilibrarles en sus acciones ofensivas con facilidad. Destacar los intervalos provocados entre líneas, estos fueron aprovechados por los atacantes del Liverpool causando posteriormente constante incertidumbre sobre la última línea defensiva. La línea formada por los tres medias puntas, fue sobrepasada con facilidad por parte de los medios locales, siendo Coutinho y Mané los jugadores que mayor daño les ocasionó. En zona de finalización los errores defensivos individuales y grupales fueron los protagonistas. La pasividad mostrada por parte de los jugadores rebasados, facilitaba las situaciones de penetración sobre su última línea defensiva por parte de los atacantes de Klopp. Destacar sobre esta zona del campo, la falta de organización a la hora de construir una defensa zonal sólida, debido a la continua ubicación retrasada de Tasçi y habilitando de esta manera a los dos puntas rivales en sus continuos desmarques de ruptura.

La transición defensiva mostrada de acoso tras perdida y el avance de líneas para evitar la progresión de juego sobre los jugadores cercanos no le funcionó, el compromiso en la velocidad empleada sobre el primer acoso favorecía la relación siguiente entre jugadores intermedios del rival. Los tiempos de decisión del primer  jugador en realizar  la transición fueron grandes y la falta de cohesión en la última línea defensiva facilitaban los desequilibrios posteriores, fruto de ello llegaron varios goles del rival. Siendo esta fase del juego donde el Liverpool les sobrepasó en todo momento.

En fase ofensiva e inicio de juego, alterno como primera opción la relación directa con Ze Luis desde su portero Karius, esta era así cuando el rival realizaba un acoso avanzado. La segunda opción fue a través de la conexión entre jugadores cercanos de su primera línea de construcción como medio de avanzar en el ataque. En zona de creación la tenencia de balón fue poco exitosa, cometiendo numerosos errores en las entregas de pases, evitando así que el balón llegara a los destinatarios en buenas condiciones, facilitando de esta manera el robo de balón a los jugadores locales, sin que los jugadores ubicados detrás del balón estuvieran preparados para una buena reorganización defensiva. En zona de finalización no mostraron la claridad necesaria para poder generar situaciones desequilibrantes a la defensa rival, sin llegar a poner en situaciones incómodas a la última línea defensiva del Liverpool.

Por último decir que en la transición ofensiva tras recuperación de balón buscaban de manera rápida el contraataque,  intentando así aprovechar los posibles desequilibrios generados en la estructura defensiva del equipo rival. Estas acciones verticales eran realizadas mediante conducciones superiores por parte de Luiz Adriano, pero el ritmo y el acierto en la toma de decisión en los últimos metros para poder conectar con Ze Luis, no generaron desequilibrios sobre la última línea defensiva rival.

LAS CLAVES

  • El éxito obtenido en la transición ofensiva del Liverpool. Coutinho y Mané  fueron determinantes en sus acciones ofensivas en zona de finalización, logrado penetrar exitosamente la última línea defensivas rusa con la ayuda de sus compañeros Salah y Firmino.
  • El Liverpool supo interpretar la ocupación de espacios significativos intermedios con anterioridad a los atacantes. En zona de creación de juego, Coutinho modificaba sus espacios de intervención, orientándolos hacia el eje longitudinal, generando así desequilibrios defensivos a las frágiles estructuras defensivas del Spartak de Moscú.
  • En fase defensiva, el equilibrio mostrado por los jugadores de Klopp. Su equipo, en todo momento mantuvo el rigor táctico defensivo en sus estructuras y supo generar constantes superioridades numéricas sobre la zona activa de juego. Esto, aumentaba el éxito de sus acciones posteriores para robar el balón sobre  el campo propio en las mejores garantías, facilitándole así el posterior contraataque.
  • La mala reorganización defensiva mostrada por el equipo de Máximo Carrera. Fue un equipo poco estructurado defensivamente a la hora de neutralizar los posibles contraataques realizados por el equipo Ingles.
  • Los continuos desajustes defensivos mostrados por el Spartak de Moscú durante todo el encuentro en fase defensiva. El equipo ruso evidencio unas frágiles y poco cohesionadas estructuras defensivas ante partidos transcendentes, siendo un equipo con que comete fallos indebidos en zonas peligrosas de juego.

 

Sistema defensivo utilizado por Jürguen Kloop 1-4-4-2 ubicado en bloque intermedio, con los dos puntas sobre el campo propio. Durante todo el encuentro el Liverpool se mostro como un equipo generoso a la hora de construir superioridades numéricas sobre la zona activa

Los atacantes del Liverpool en zona de finalización, aprovecharon las debilidades defensivas ante la defensa de los centros laterales de su rival. Los defensas del Spartak, generaban espacios significativos de remate sobre el área de meta a la espalda del lateral alejado debido a una fijación errónea sobre el centrador sin mantener contacto físico y visual sobre el rematador.

En transición ofensiva, el Liverpool tras robar cerca de su propio campo se mostro como un equipo vertical en sus acciones, logrando así penetrar con facilidad la última línea defensiva del Spartak. Vemos como Mané ubicado sobre campo propio tras interceptar busca ser vertical  mediante una conducción superior para posteriormente realizar un centro lateral que es aprovechado por Firmino consiguiendo así el 3-0.

La creación de superioridades numéricas sobre el carril lateral por parte de los jugadores del Liverpool les facilitaban una exitosa recuperación de balón. Vemos como además de los acosos sobre la zona activa los jugadores cercanos están en vigilancia y cobertura defensiva.

En zona de finalización del Liverpool, Coutinho modificaba sus espacios de intervención para penetrar líneas defensivas rusas. Dichas penetraciones eran realizadas sobre el eje longitudinal del campo mediante paredes y conducciones superiores. Vemos como en todo momento su intención es ser vertical y conquistar los espacios cercanos al área rival lo más rápido posible para asociarse con sus compañeros cercanos.  

Sistema defensivo empleado por Máximo Carrera 1-4-2-3-1 en bloque intermedio y marcaje zonal. Vemos los intervalos generados entre los medias puntas y los medios centros que fueron aprovechados por el rival para generarle continuos desequilibrios defensivos. Además destacamos la separación entre los dos medios centros debido a que Fernando saltaba de línea y Zobnin retrasa la suya sin ocupar su espacio.

La transición ofensiva realizada por los jugadores de Máximo Carrera fue directa. Luiz Adriano, mediante conducciones superiores intentaba superar las líneas defensivas rivales que le acosaban para posteriormente conectar con los apoyos de sus compañeros sobre los carriles exteriores. Estos posteriormente buscaban realizar centros laterales sobre el área rival, sin que estos se ejecutaran de una manera correcta. 

Desajustes defensivos evidenciados por el West Ham. En la segunda mitad el equipo de Moyes intento avanzar las líneas defensivas, lo que le produjo continuos desajustes detrás de la línea de medios. Estos acosaban al poseedor mientras los extremos rivales conquistaban los intervalos generados a su espalda lo que facilitaban los posteriores desequilibrios sobre la última línea defensiva en zona de finalización.  

Los continuos desajustes defensivos facilitados por la última línea defensiva del Spartak fueron aprovechados por los delanteros rivales para conseguir batir al meta ruso. Vemos como Tasçi habilita a los dos puntas debido a su errónea ubicación, esto generaba desequilibrios defensivos posteriores sobre el área que fueron aprovechados en todo momento por los jugadores de segunda línea de Liverpool. 

Durante todo el encuentro, los jugadores de Carrera dieron facilidades ofensivas a los jugadores más desequilibrantes del Liverpool sobre el campo rival. Esto era debido al ineficiente acoso tras perdida realizado sobre el poseedor del balón en zona de creación.  Vemos como a pesar de estar en superioridad numérica, Coutinho logra sobrepasarla mediante un pase vertical, lo que facilitaba los posteriores desequilibrios.

 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO