Rooney agranda su leyenda aprovechando las facilidades defensivas del West Ham

EVERTON 4- 0 WEST HAM Premier League 2017/18 (Jornada 14)

  01/12/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de David Unsworth fue en 1-4-5-1, sin variar en fase defensiva. En el inicio del juego del West Ham, la intención de la primera línea de presión del Everton era la de temporizar y disuadir a la primera línea de construcción rival, invitándola así a buscar relaciones directas con sus alejados, a sabiendas de la fortaleza defensiva de sus centrales. En zona de creación los centrocampistas locales en campo propio realizaban acoso al poseedor del balón, además de realizar basculaciones equilibradas sobre la zona activa, obligando así al equipo de Moyes a realizar continuos pases sobre jugadores ubicados en líneas posteriores. Sobre esta zona no les importó conceder la posesión del balón a los jugadores rivales. La línea de cinco medios fue determinante a la hora de minimizar los posibles desajustes defensivos que los atacantes visitantes lograban sobre el carril exterior izquierdo, los tres medios centros equilibraban a la última línea defensiva sobre el área de Pickford, estos se encargaban de ocupar con racionalidad todos los posibles espacios de intervención de los atacantes generando superioridad defensiva en el eje central. En zonas de finalización se sintieron cómodos en repliegue, facilitando en todo momento la realización de centros laterales a los extremos Hammers. Sobre el área de meta manifestaron una gran fortaleza a la hora de defender los balones directos del equipo de Moyes, siendo solidarios en sus ayudas al compañero. Destacar la gran actuación de sus portero Pickford en esta fase, realizando acciones determinantes sobre el área de meta.

En transición defensiva evidenció una buena activación de la reorganización, construyendo dos bloques para realizarla. El primero acosaba al poseedor del balón sobre la zona activa del juego rival, dificultándole así las posibles acciones posteriores verticales de su contraataque. El segundo realizaba un repliegue rápido, este era realizado por parte de la línea defensiva más un medio-centro consiguiendo así las garantías suficientes para minimizar la peligrosa transición ofensiva rival. La intención era en todo momento la de conseguir que los jugadores visitantes pasaran a fase de ataque lo antes posible.

En fase ofensiva el juego empleado fue combinado. En el inicio de juego Pickfford alterno el juego en corto con sus centrales y Rooney cuando el equipo rival se replegaba, con el directo cuando este se ubicaban sobre el campo rival. En esta última situación, direccionaba sus lanzamientos sobre los carriles laterales para las relaciones con Lewis. En zona de creación trataban de ser un equipo vertical, sin demasiadas relaciones entre jugadores de la misma línea. Sobre esta zona destacar el juego diferencial mostrado por Rooney siendo el jugador que mejor interpreto la penetración sobre líneas defensivas rivales, ya sea por medio de pases encontrado a compañeros entre líneas, como con desmarques de ruptura por el eje longitudinal del campo. En zona de finalización consiguió generar continuos desequilibrios defensivos a su rival, estos partían desde la conquistad de los espacios interlineales, para posteriormente buscar la amplitud y profundidad de sus jugadores exteriores. Sobre el área de meta supo encontrar los pasillos de penetración idóneos que le garantizaron  realizar remates ante los centros laterales anteriormente dichos. En la segunda mitad esta fase pasó desapercibida, ya que los jugadores se preocuparon en demasía por realizar la fase defensiva.

En transición ofensiva se mostraron como un equipo de pocos pases, con mucha verticalidad y con rapidez para finalizar sus acciones. Tras recuperación de balón generaron numerosas situaciones desequilibrante defensivas al rival, superando su primer acoso con facilidad y consiguiendo así llegar al campo rival en igualdad numérica con garantías de éxito. En esta fase del juego el equipo de Unsworth supo incidir en las debilidades del rival, debilitándole así con el transcurso del encuentro.  

El emplazamiento inicial de los jugadores de Davies Moyes en fase ofensiva fue 1-4-2-3-1 pasando a 1-4-5-1 en fase defensiva. En su inicio de juego Hart buscó balones directos sobre  Arnautovic y Masuacu, estos incurrían sobre los espacios interiores del campo rival con la intención de ser ganadores de las disputas aéreas, siendo Ayew el jugador encargado de ganar sus prolongaciones. Destacar los mínimos beneficios obtenidos mediante estas acciones por parte de los atacantes visitante. En zona de creación tras logar poseer el balón sobre las cercanías del campo rival dominó la posesión, pero sin conseguir penetrar con facilidad las líneas de presión del rival. El carril exterior izquierdo fue el empleado para poder avanzar con más verticalidad en sus acciones, siendo Masuaku el jugador con más incisión y acierto en esta zona del campo. En zona de finalización priorizo la realización de centros laterales como medio para poner hacer llegar con más peligro al área de meta, pero los movimientos de los jugadores encargados de rematar se realizaron en acuerpo con el centrador, realizando movimientos contrarios sin poder obtener de esta manera espacios potenciales claros de finalización. En la segunda mitad el equipo de Moyes, si evidenció más presencia en cuanto al número de rematadores pero sin obtener situaciones ganadoras en sus duelos.

En transición defensiva realizaron una mala reorganización en el intento de la construcción de estructuras defensivas optimas, estas no fueron realizadas de la manera idónea para conseguir un efectivo acoso tras perdida. Los jugadores más cercanos a la zona de perdida no ejecutaron correctamente las aproximaciones sobre el poseedor, debido a la amplia distancia con él, lo que facilitaba las posteriores conexiones verticales a los jugadores rivales, además de  tener que incurrir en faltas tácticas como recurso ante ser superados y ofreciendo así al Everton situaciones potenciales a balón parado. 

En acciones a balón parado defensivas concedieron oportunidades de remate  a un equipo que las aprovecha con facilidad. Destacar el error defensivo en el cuarto gol, donde Reid recién incorporado perdió la marca de Williams que anoto el 4-0. Anotar también que el primer gol del encuentro fue materializado por Rooney tras aprovechar el rechace de Hart en su lanzamiento de penalti.

En la fase defensiva, el West Ham se emplazaban en 1-4-5-1 quedando descolgado Ayew con la intención de ser el jugador de referencia en la transición posterior. Situándose el equipo en bloque medio con una actitud acosadora. En el inicio de juego del Everton, los jugadores de Moyes intentaron dificultar las primeras relaciones del equipo local sobre su propio campo, intentándole disuadir de las relaciones en corto sobre el carril central como medio de progresión. La primera línea defensiva orientaba el juego hacia los pasillos exteriores, para posteriormente generar superioridad defensiva en dicha zona y poner interceptar el balón con mayor criterio. En zona de creación el trato a impedir relacionarse a los jugadores rivales no fue correcto, a pesar de poseer el mismo número de jugadores en el medio del campo. Esta se desequilibraba por la amplia distancia entre  jugadores, siendo penetrada en numerosas ocasiones por los atacantes del Everton. Esta situación le ocasionaba posteriores desequilibrios sobre la última línea defensiva, debido a tener que salir un central a ocupar el intervalo generado. En zona de finalización se mostro como un equipo frágil, desajustándose fácilmente ante cualquier situación donde sus defensas necesiten anticiparse, esto era debido a su mal posicionamiento defensivo. En todo momento llevaban su mirada hacia la zona activa perdiendo de vista así a los posibles rematadores a su espalda y facilitándoles así remates por sorpresa sobre su portería, donde Hart poco puede hacer ante este tipo de situaciones.

LAS CLAVES

  • Rooney como jugador diferencial en el encuentro. El jugador ingles participó en todas las zonas del juego de ataque del Everton, siendo en todas ellas el jugador más desequilibrantes. En ataque y zona de inicio facilitando las primeras relaciones, en creación realizando pases verticales que penetraban a la línea de medios del West Ham y en finalización siendo determinante con goles.
  • Los desajustes defensivos mostrados por los defensores del West Ham cerca del área de Hart. Los defensas de Moyes evidenciaron una falta de coordinación entre los jugadores de la misma línea, he incluso estos con su línea defensiva anterior, facilitando así a su rival espacios significativos de intervención. 
  • La transición defensiva mostrada por el Everton en la primera mitad. El equipo local realizo un primer acoso sobre el poseedor del balón en campo rival, ralentizando así el posible pase vertical sobre sus alejados del West Ham. De esta manera obtenía el tiempo necesario para realizar un rápido repliegue sobre campo propio, reorganizando así rápidamente sus estructuras defensivas.
  • -Acertada interpretación de la defensa del juego directo por parte del Everton. Los jugadores de David Unsworth formaron una consistente estructura defensiva, saliendo  ganadores de la mayoría de los duelos defensivos aéreos en campo propio.
  • En fase de ataque y sobre zona de finalización, el West Ham no fue capaz de encontrar los espacios relevantes de intervención en zona de finalización. Los de Moyes fueron un equipo sin verticalidad interior en sus acciones de ataque, con un juego previsible y sin la movilidad suficiente para generar dichos espacios.

 

Sistema defensivo utilizado por David Unsworth en el encuentro: 1-4-5-1 ubicado en campo propio. Vemos como el Everton minimiza los intervalos entre la línea formada por defensas y la de medios, obviando el intervalo entre sus medios y el punta, quedando este descolgado.

En fase defensiva y zona de finalización, los defensas del Everton interpretaron fácilmente la defensa de centros laterales, realizando una correcta ocupación de las zonas relevantes de remate, fijando al delantero centro su central y basculando correctamente el lateral contrario.

En fase ofensiva e inicio de juego Rooney fue el principal canalizador de las primeras relaciones entre cercanos. Este tras facilitar una salida aseada por el lado débil, penetraba los espacios relevantes del eje longitudinal, consiguiendo así llegar libre sobre el posterior lado débil de la zona de finalización. Fruto de ello consiguio el 2-0.

Acción del 3-0, Rooney se muestra como un jugador diferencial en cualquier situación de ataque donde el pueda participar. Vemos como hace una rápida lectura del despeje y de la ubicación de Hart y sus centrales, para posteriormente realizar un golpeo preciso y potente por encima de ellos a un toque, consiguiendo así un gol al alcance de muy pocos jugadores.

El Everton se mostro como un equipo con fortalezas en fase defensiva. Su última línea defensiva construía estructuras defensivas para contrarrestar el juego directo de su rival. Willians disputaba duelos aéreos defensivos con su par, mientras Holgate y Kenny realizaban cobertura. 

Sistema defensivo plasmado por Moyes: 1-4-5-1, no importándole situarse en su propio campo en muchas fases del encuentro.Vemos en todo momento como su  actitud es temporizadora, realizando basculaciones sobre la zona activa y facilitándole al rival la realización de combinaciones con sus jugadores en posiciones retrasadas. Además observamos las constantes ayudas defensivas de Arnautovic a Zabaleta.

Los jugadores de Moyes en todo momento tuvieron la intención de saltarse la zona de creación. Sus centrales buscaban las relaciones directas sobre el jugador más alejado, en la primera mitad Arnautovic incuria sobre la última línea defensiva rival, sometiéndose a duelos defensivos con la intención de ganarlos y facilitar la posterior intervención de Ayew y Kouyate llegando de segunda línea. 

Desajustes defensivos evidenciados por el West Ham. En la segunda mitad el equipo de Moyes intento avanzar las líneas defensivas, lo que le produjo continuos desajustes detrás de la línea de medios. Estos acosaban al poseedor mientras los extremos rivales conquistaban los intervalos generados a su espalda lo que facilitaban los posteriores desequilibrios sobre la última línea defensiva en zona de finalización.  

En zona de finalización el West Ham realizó continuos ataques sobre el carril exterior izquierdo. Mausaku era el encargado de penetrar las líneas defensivas rivales en transición ofensiva mediante conducciones superiores, posteriormente realizaba centros sobre el área de Pickford. Durante todo el encuentro los delanteros no encontraron los espacios relevantes de intervención que les facilitaran remates a puerta.

Error de marcaje de Rice en la defensa de un córner de su equipo. Este, tras haber entrado en el terreno de juego segundos antes, tiene que realizar marcaje individual sobre Williams, al cual pierde de vista tras su anticipación en el movimiento del desmarque hacia el primer palo. Además errónea posición corporal y pasividad de Antonio sobre dicha zona, facilitándole el remate cruzado a Williams para conseguir el 4-0.

 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO