El Nápoles se llevó un partido complicado ante la Roma en el Stadio Olimpico por 1-2

A.S ROMA 1-2 S.S.C NÁPOLES. Serie A 2016/17 (Jornada 27)

  14/03/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

Un buen Nápoles durante 70 minutos, fue superior a la Roma en el encuentro en el que se disputaba la segunda plaza de la clasificación.
Los Azzurri se mostraron agresivos en su presión desde el inicio del encuentro, poniendo en dificultad los pases entre los jugadores de la Roma.
La Roma se mostró como un equipo lento en la circulación del balón: los centrocampistas De Rossi y Nainggolan eran presionados constantemente por los centrocampistas del Nápoles y nunca consiguieron dar dar fluidez a la acción ofensiva de su equipo.
En la segunda mitad, con el resultado de 0-2 para el Nápoles, Spalletti quita al decepcionante Fazio y a El Shaarawy para que entren Bruno Peres y Salah.
La Roma regresa al sistema 1-3-4-2-1 con el que se había encontrado una trayectoria de resultados positivos en esta temporada.
El equipo romano despierta en el tramo final del partido, acortando las distancias en el marcador, e incluso pudiendo empatar el partido 2-2 si no hubiese sido por una parada milagrosa de Reina.

A.S ROMA DESDE EL PUNTO DE VISTA TÁCTICO

Spalletti coloca a la Roma con un sistema 1- 4-2-3-1 con Juan Jesús y Rudiger como extremos defensivos y Nainggolan como nº 10, por detrás de Perotti, Dzeko y El Shaarawy.
En fase defensiva el centrocampista belga retrocede para ayudar a Strootman y De Rossi bajan con los extremos El Shaarawy y Perotti.
La presión ultra ofensiva del Nápoles causa dificultades en la fase de construcción de la Roma obligando a los hombres de Spalletti a recurrir a balones largos.
En fase defensiva la Roma es muy pasiva simplemente busca cerrar bien los espacios, pero no presiona el balón.
Siempre en fase de no posesión del balón, cuando Nainggolan cubre a Jorginho, el Nápoles tiene un defensa (normalmente Koulibaly) libre para avanzar y ajustar el juego ofensivo.
Spalletti intercambia las posiciones de Perotti y El Shaarawy y luego cambia el sistema de juego sacando al terreno de juego a Bruno Peres y a Salah pero no cambia nada. La Roma no se muestra peligrosa hasta el último tramo del partido.

S.S.C NÁPOLES DESDE EL PUNTO DE VISTA TÁCTICO

Sarri dispone en el campo al Nápoles con el clásico 1-4-3-3 con  Jorginho como pivote y Rog como interior derecho del centro del campo. Mertens es el falso nueve con Callejón e Insigne a sus lados.
El desarrollo ofensivo del Nápoles es tradicional: el ataque Azzurri discurre casi siempre por los pasillos exteriores, sobre todo por la izquierda con Ghoulam, Hamsik e Insigne.
El Nápoles es el dueño del campo: solo se ve en dificultades cuando la Roma puede presionarlo. En general, sin embargo, muestran superioridad física y técnica, especialmente en el centro del campo.
En fase defensiva los tres atacantes participan trabajando para cerrar las líneas de pase a la defensa de la Roma, mientras que los centrocampistas se alternan en la tarea de marcar a De Rossi. De hecho, este sistema de presión alta sobre De Rossi y Strootman y Nainggolan, evitan que los balones lleguen a sus referentes ofensivos.

En fase defensiva la Roma retrasa a sus extremos ofensivos sobre la línea del centrocampista y trata de mantener la línea defensiva alta y el equipo corto.

Esquema del Nápoles en el saque de inicio del encuentro.

La fase de construción del Nápoles se enconmendó a los centrales, sobretodo a Koulibaly. Uno de los dos defensas permanece atrás mientras el otro sube.

Línea defensiva siempre alta del Nápoles.

La fase de no posesión del balón del Nápoles es siempre muy agrasiva con el equipo defendiendo muy arriba.

En fase de no posesión del balón el Nápoles estrecha mucho las líneas sobre el lado fuerte.

ANÁLISIS ESTADÍSTICO