Actualidad Deportiva

Pablo Machín tiene tomada la medida al Real Madrid.

  27/09/2018

Pablo Machín avisaba en la previa ante el Real Madrid: "Tengo el plan y la de idea de cómo hacerles daño". Llevaba razón. El Sevilla destrozó al Real Madrid en la primera media hora de partido, con un contundente 3-0 a favor. A partir de ahí, el Sevilla administró la ventaja ante un Real Madrid incómodo en todo momento y con grandes problemas en su lateral izquierdo. En el plan de Machín estaba cargar el juego sobre la banda que defiende Marcelo, muy fuera de forma. Sarabia y Jesús Navas percutían por esa zona una y otra vez, también en la presión. Así llegó el primer gol del Sevilla. Pase errado de Marcelo y contragolpe que finalizó André Silva. El 2-0 fue en la salida de un contragople, otra vez por el lado de Marcelo. Julen Lopetegui tiene un problema en esa zona si mantiene el dibujo actual, y más cuando por delante juega Asensio y no Isco. 

Machín es un romántico del 5-3-2. Fue lo que le llevó al éxito en el Girona, donde, precisamente, ya ganó al Real Madrid el año pasado (2-1). La fórmula fue muy parecida a la de anoche: cargar el juego por la banda de Marcelo. Ni el año pasado, ni ayer, el Madrid tuvo un plan para desactivar la idea de Pablo Machín y su defensa de tres. Curiosamente, Julen Lopetegui, antes del Mundial de Rusia, se reunió con Machín durante tres horas para analizar la defensa de tres centrales. Loptegui preveía que varios equipos, como Rusia, iban a jugar con ese esquema y quería conocer cómo se le podía meter mano. Machín le contó cosas, pero, según lo visto ayer, no todo. El Sevilla se desplegó sobre el campo con total perfección, disparando a sus laterales a campo contrario, donde también jugaban los tres mediocentros y dos delanteros. Mucha superioridad en esa zona ante un Madrid con poco aire.

No es casualidad que Machín haya ganado al Madrid en dos ocasiones en solo un año. Detecta y hace daño en sus problemas, casi todos por la falta de equilibrio en su zona izquierda. La victoria ante el Madrid refuerza a Machín y su idea de juego, inmutable a pesar de que el comienzo de Liga fuera algo gris. Nada lo moverá de sus defensa de tres centrales y laterales de largo recorrido. Así llegó a la elite y con él quiere seguir subiendo peldaños.