Actualidad Deportiva

Opinión: Las razones de Zidane para dejar el Real Madrid.

  31/05/2018

"El equipo necesita un cambio". Es la frase con la que Zidane ha argumentado su salida del Real Madrid. Los que conocen bien al francés, un grupo muy reducido de personas, saben que ZZ no toma decisiones al azar. Se marchó como jugador cuando aún le quedaba un año de contrato con el equipo blanco. Eso se traduce en varios millones de euros. Ahora deja el banquillo del Real Madrid en la cresta de la ola, tras alcanzar el mayor hito de un entrenador: tres Champions League seguidas.

Zidane elige el cuándo y cómo para irse del Real Madrid. Nunca antes un entrenador del Madrid había tenido esa oportunidad. El galo había dudado esta decisión durante varios meses, pero parece que esa idea desapareció tras eliminar al PSG. Sin embargo, algo ha debido de ocurrir en estas últimas horas para dar forma a ese pensamiento de antes. ¿Las palabras de Cristiano Ronaldo o Bale? Puede ser.

Zidane es un hombre de fútbol. Conoce todos sus engranajes. El Real Madrid, al margen de la Champions League, ha dibujado una temporada muy irregular en la competición liguera. El equipo se dejó ir desde el principio. Un error que se agrandó cayendo en la Copa del Rey ante el Leganés. A partir de ese momento quedó solo la Champions, bajo una presión enorme si no se ganaba: éxito o fracaso. Finalmente el Madrid alzó una nueva orejona, pero con serias dudas sobre su juego. Solo demostró una buena imagen ante el PSG y el partido de ida ante la Juventus. Mientras, en el resto de encuentros la sensación fue pura agonía. Mantenerse un año más así es imposible para cualquier entrenador. 

En las palabras de Zidane en rueda se puede leer entre líneas otra razón más: la gestión de la plantilla. En estos dos años y medio, el galo ha forjado una relación especial con sus jugadores, poniéndose delante de todo y todos (como la Directiva) para protegerlos. Frenó la incorporación de Kepa en el pasado mercado de invierno para que Keylor Navas mantuviera su hábitat. También decidió que no llegara ningún delantero en verano a pesar de la salida de Morata. Benzema debía sentirse único. Pero este Real Madrid, al margen de lo que haya ganando, necesita una renovación en varios puestos. Sangre nueva para seguir ganando. Eso también supone tener que sentar, algo que no llevan bien ya algunos, o dar salida a varios jugadores. Una decisión que Zidane no ha querido tomar.

Al margen de jugadores y club, Zidane también es consciente de que el mensaje, por muy bueno que sea, acaba perdiendo fuerza. En su primer año le llevó a ganar la Champions League. En el segundo a conseguir un doblete que el Madrid no conseguía desde 1958. Estomágo lleno es igual a menor rendimiento sobre el césped. Esa ha sido la tónica este año, con los jugadores eligiendo el momento para jugar al máximo: Europa y el Mundial de Clubes. El mensaje, no cabe duda, ha ido perdiendo fuerza. ¿Cómo se puede motivar un año más a jugadores que lo han ganando todo? El galo ha sido inteligente en su análisis. Para él es doloroso salir del Real Madrid, pero cree que es el momento perfecto. La llegada de un nuevo entrenador traerá un nuevo modelo, un nuevo mensaje y, por encima de todo, romperá con ciertos hábitos adquiridos con Zidane. La duda es saber si podrá alcanzar lo mismo que ZZ. Difícil tarea.

Redacción: Héctor García