Actualidad Deportiva

Final Copa Libertadores: River Plate, de Madrid al cielo.

  09/12/2018

La final interminable de la Copa Libertadores se cerró con un desenlace agónico, con el corazón palpitando a mil por hora. Hay un dicho castizo que dice de ‘Madrid al cielo’. Pity Martinez, en una carrera de campo a campo, abrió las puertas del cielo para River Plate. Eso sí, no habrá infierno para Boca Juniors, un equipo que nunca renunció a la final. Ni siquiera con nueve jugadores en los últimos minutos. Tuvo incluso un remate al palo que hubiera llevado la final a los penaltis. Cayó de pie Boca. Ganó River con más fútbol. En un ejercicio de fe de los millonarios, que en esta final no han podido gozar de jugarla en casa por un puñado de barras bravas que nos quisieron arrebatar el fútbol. Afortunadamente, no lo han conseguido. La mejor noticia de todas, sin dudas, es que en Madrid solo se habló de fútbol.

De un fútbol pasional, con pocos argumentos futbolísticos y un  juego lastrado por la gran cantidad de errores en ambos lados. Solo estuvo a la altura de una gran final los goles. Sin duda, lo mejor de la noche. Benedetto, tras una primera parte oscuro, abrió el marcador para Boca Juniors en el minuto 44 con una maniobra perfecta. La final se volcaba para el lado xeneize, que parecía más entero en esos minutos que su rival, atascado en las ideas.

No había opción para River Plate en la segunda mitad. Debía recuperar su identidad si quería ganar. Aunque solo fue así en contadas ocasiones. En una de ellas, Pratto, en el 68, igualó el encuentro con una definición en el medio del campo. La salida de Quintero en River en la segunda mitad terminó por antojarse decisiva. En un partido cerrado y escaso de acciones individuales, el colombiano se obstinó el brillar con luz propia. Adquirió todo el protagonismo ofensivo de River, ante un Boca que optó por dibujar una posición más defensiva ante los problemas físicos de sus jugadores.

La final interminable se fue a la prorróga. Un nuevo partido dentro de los miles que se han jugado desde que arrancara el choque en Buenos Aires hace casi un mes. Treinta minutos más para decidir el campeón. Quintero eligió el momento perfecto para asestar el golpe que mandaba a Boca a la lona con un directo a la escuadra. River parecía que había ganando el combate, pero en la cuenta de diez los xeneizes se levantaron en el ‘9’. No iban a dejar esta final así. Ni siquiera tras haber vivido la expulsión pueril de Barrios o la lesión de Gago. Se levantó y amagó con alargar la pelea. Pero no pudo. Pity, quien anunció que dejará el club en enero, fue el héroe final del partido. River Plate vivirá para siempre sobre este triunfo. Madrid les eligió a ellos.

Héctor García