Actualidad Deportiva

Entrevista en exclusiva a Solskajer, nuevo entrenador del Manchester United.

  21/12/2018

“Es el jugador más paciente que he tenido. Mientras Teddy Sheringham se enfadaba, él, siendo un gran jugador, esperaba su oportunidad". Así habla Sir Alex Ferguson en su biografía sobre Ole Gunnar Solskjær (26 de febrero de 1973,Noruega), el ‘Asesino con cara de niño’, como le bautizó la afición del United. Un futbolista que se convirtió en mito para el club de Old Trafford. A todos los jugadores los retrata un momento en su carrera: Maradona y su gol a Inglaterra en el Mundial de México 86’, Zidane y su volea en la final de la Champions League ante el Bayer Leverkusen, Cruyff y su gol con la espuela… El momento de Solskjær fue el 26 de mayo de 1999 en el Camp Nou. El United veía como se le escapaba la Champions League ante un pétreo Bayern de Múnich, sin ninguna rendija por donde entrar para poder empatar el 1-0 en contra. Ferguson, en ese momento todavía no era Sir, giró la cabeza y miró al banquillo para dar entrada a Solskjær en el minuto 81 de partido, a su jugador número doce, el salvador en los momentos más complicados. En definitiva, eso que los medios ingleses llaman ‘Super-Sub’ (Súper -Sustituto).

En el minuto noventa, Sheringham, quien también había salido en la segunda mitad por Blomqvist, empató el partido. La locura se instaló en los aficionados del United y el miedo bloqueó las piernas y la cabeza de los jugadores del Bayern, hasta ese momento fríos alemanes. Quedaba el gran momento de un noruego de nombre impronunciable que se abrió paso en el fútbol internacional marcando goles en los campos congelados de su país: primero en el Clausenengen FK  y luego en el Molde. El propio Solskjær forzó el córner contra Koffuor tras intentar una bicicleta. La secuencia fue la siguiente: un centro de Beckham al centro del área, Sheringham peinó de cabeza al segundo palo y ahí apareció la pierna derecha de Solskjær para llevar a la gloria al United, a una temporada mágica con un cierre inolvidable. “Campeón de Liga, campeón de la Copa inglesa y ahora la Copa de Europa. Todo lo deseado”, narraron los periodistas ingleses en la retransmisión de la BBC. Era su segundo gol en la competición en cuatro partidos, ninguno de ellos como titular. No se podía hacer tanto con tan poco. “No recuerdo mucho sobre lo que pasó en vivo, pero cuando veo el video sé que me encontraba listo para entrar en el campo. Como delantero tienes que ser positivo y pensar que va a marcar, tenía esa sensación. En el vestuario antes del partido, Jimmy Ryan, uno de los entrenadores del primer equipo me dijo: 'Vamos a ganar esta noche y le respondí: "Sí, lo sé. Y voy a marcar”. Y, por suerte, eso es lo que pasó”, señala Solskjær, quien mantiene esa cara de niño a pesar de haber sobrepasado la frontera de los cuarenta años. Eso sí, ya no hay rastro de su pelo casi rojo. Ahora todo son canas.

En total marcó 126 goles con la camiseta del United, 29 saliendo desde el banquillo, siendo la estampita a la que Ferguson se agarraba en los malos momentos. Tuvo ofertas para dejar de ser el jugador número doce del United y convertirse en el gran 9 de otro equipo. Pero dijo no todas las veces. Sentía que su carrera debía estar ligada a la de Sir Alex Ferguson, quien le postuló como entrenador del United antes de su retirada. "Muchos jugadores nada más acabar su carrera quieren ser entrenadores porque no saben qué hacer. Solskjær es distinto, él ya era entrenador cuando era jugador, tomaba notas de todo lo que hacíamos cada día", apostilló el escocés sin que le hicieran caso. Ferguson también le aconsejó que no fuera al banquillo del Cardiff City, pero Solskjær tenía fe en que le sirviera de impulso en su carrera como entrenador después de triunfar en el Molde. Sin embargo, Ferguson tenía razón. No era el momento ni el mejor club y Solskjær no pudo evitar el descenso. Ahora ha vuelto al Molde con la intención de seguir aprendiendo a la espera de una nueva oportunidad.

Sir Alex Ferguson siempre ha tenido grandes palabras hacia usted. ¿Cómo era el entrenador escocés dentro del vestuario y qué suponía para los jugadores?

“Sir Alex Ferguson era un gerente fantástico. Tácticamente era muy bueno y el mejor en sacar lo máximo de cada jugador y de nosotros mismos como equipo. Tenía una cualidad que no se destaca en todos los entrenadores, y es que hacía mejor a todos los futbolistas que pasaban por sus manos. Sin duda un ganador nato que me ha servido de inspiración como jugador y ahora como entrenador” 

¿Cómo ve ahora el United sin el gran Sir Alex Ferguson? ¿Cree que ha perdido algo de identidad el club con los cambios en el banquillo desde su marcha (David Moyes y Van Gaal) y la llegada de tantos jugadores nuevos?

“Ha sido un momento difícil para el club la retirada de Ferguson, pero es normal. Ha sido mucho tiempo con él y se necesita un tiempo para cambiar las cosas. Sucede en todas partes, como en Noruega con el Rosenborg cuando Nils Arne Eggen se retiró. No tengo ninguna duda que el United volverá a estar pronto en lo más alto”

 ¿Por qué no salió bien su paso por el Cardiff? Ahora, con la perspectiva del tiempo, ¿habría cambiado alguna de sus decisiones?

“Mirando hacia atrás ahora está claro que habría hecho algunas cosas de manera diferente. Estoy decepcionado por algunas decisiones que tomé como gestor, pero también estoy seguro de que he aprendido mucho durante mi paso en la Premier League y la llegada a un equipo que peleaba en la parte inferior de la tabla con necesidades distintas. Hasta ese momento solo había experimentado, tanto en mi etapa de jugador con el United y luego en el Molde, estar en la cima”

El ‘Asesino con cara de niño’. ¿Le gustaba ese apodo?

“Sí, no había ningún problema. Me gustaba que me llamaran así” 

Entró en la historia del United y del fútbol siendo el futbolista número doce del equipo, un jugador que siempre resolvería saliendo desde el banquillo. El Newcastle llegó a cerrar su traspaso con el United, pero usted lo paró. ¿Por qué?

“Tenía claro que el United era el lugar perfecto para mí y no tenía la necesidad de buscar anda fuera”

¿Cuántas ofertas tuvo durante su etapa en el United para salir a otro equipo y ser el delantero titular?

“Tuve seis de grandes clubes, ofertas jugosas, pero nunca quise plantearme salir. Como te he dicho antes, el United era mi equipo”

Marcó 126 goles con la camiseta del United desde 1996 hasta 2007. ¿Fue ese gol ante el Bayern de Múnich en la final de la Champions League el mejor momento de su paso por Mánchester”

“Por supuesto. Marcar ese gol, que valía una Copa de Europa, fue increíble. Un sueño. Pero también hubo otros grandes momentos con mis compañeros. Fue una época fantástica la que tuve suerte de vivir”

Redacción: Héctor García