Actualidad Deportiva

El nuevo PSG de Tuchel.

  08/06/2018

Preguntado directamente sobre la Liga de Campeones en la que el PSG ha quedado apeado en las dos últimas temporadas, por el Barcelona y por el Real Madrid, respectivamente, Tomas Tuchel reiteró que "es demasiado pronto" y pospuso esa cuestión a la próxima primavera. En cualquier caso, hizo notar que "tenemos jugadores absolutamente fabulosos" y contó que había tenido un primer encuentro el domingo de la pasada semana con la gran estrella, Neymar, que "se desarrolló muy bien".

Del brasileño dijo que "es un artista, un jugador excepcional, uno de los mejores del mundo", y que si en torno a él se crea "una estructura para que pueda manifestarse plenamente", entonces el equipo dispondrá de "un elemento clave" para ganar partidos. El técnico del PSG reconoció su admiración por Pep Guardiola, pero puntualizó que no por eso quiere imitar lo que el catalán hizo en el Manchester City porque lo que quiere es "que París juegue como París". En cualquier caso, contó que "Pep es una gran influencia para mí" y que cuando entrenaba al Barcelona "era uno de los equipos más agradables para ver". Por eso sí que querría generar un ambiente como el que consiguió con el Barça. En cuanto a los fichajes que le gustaría hacer, Tuchel aseguró que teniendo en cuenta los efectivos actuales del PSG, si el mercado se cerrara ahora "estaría muy feliz". No obstante, añadió que por el momento tiene que "aprender a conocer a los jugadores" y ya se verá "si necesitamos un jugador del exterior. "Por ahora -concluyó- estoy muy tranquilo". Tuchel, como ha hecho hasta ahora en su carrera, se tomará cada día como una investigación con sus jugadores, un laboratorio sobre el césped.

SU PASADO

Ex del Borussia de Dortmund, Tuchel triunfó en el Mainz, llevándolo hasta competiciones europeos, pero para sorpresa de todos frenó su carrera. Necesitaba tiempo para seguir formándose y añadir más conocimientos a su perfil académico. Durante ese año, en el que se le relacionó con la Real Sociedad, el Leipzig, el VfB Sttutgart y el HSV Hamburgo, Tuchel hizo honor a esa fama de entrenador innovador, creativo y trabajador que todos destacan. Además de estudiar en profundidad a varios equipos y de charlar con matemáticos sobre las estadísticas aplicadas al fútbol, el técnico buscó compartir ideas, métodos y procedimientos con entrenadores de otros deportes, como el baloncesto o el voleibol. Así hacía gala de ese “pensamiento lateral” que tanto admiraba de Hermann Badstuber, con el que coincidió en Sttutgart y al que reconoce como su gran mentor. Allí había llegado por medio de Ralf Rangnick, el último entrenador que había tenido como futbolista antes de de que una lesión crónica de cartílago le retirase con tan solo 24 años.

Este problema físico había lastrado su carrera como central y, sobre todo, le había quitado la oportunidad de vivir con el SSV Ulm 1846 el nacimiento de los nuevos cambios que experimentó el fútbol alemán. Tras haber visto en primera persona los métodos de Arrigo Sachi en Italia, su estancia en Ulm le había llevado a conocer a Rangnick, éste le había dado su primer banquillo en el Stuttgart Sub-14 y, dentro de ese engranaje, había podido conocer al propio Hermann. Una serie de personas y acontecimientos que, poco a poco, mientras subía categoría a categoría hasta el equipo Sub-19, iban definiendo su personalidad como entrenador.

“Me siento muy, muy influenciado en el terreno profesional y en el personal por Hermann Badstuber. Era un entrenador con mucho conocimiento, pero que a la vez permitía e impulsaba el pensamiento lateral, cuestionándolo todo diligentemente, lo que le hacía seguir siendo muy modesto”, comentaba Thuchel pocos días después de su fallecimiento. Tras seis años formando parte del fútbol base del Stuttgart, su progresión como entrenador le terminaría llevando primero al Augsburgo II (2007-2008) y más tarde al Mainz 05 Sub-19 (2008-2009), con el que finalizaría la temporada ganando la final de la Liga al Borussia Dortmund de Mario Gotze con Jan Kirchoff y André Schurrle. Un éxito que, unido a los problemas internos del club con Jorn Andersen, le dio su primera gran oportunidad al frente del Mainz.

Tuchell llegó con nuevas ideas, casi revolucionarias en ese momento. Atrevido, los cambió todo y puso en práctica lo que había aprendido y experimentado durante ocho años trabajando en equipos de cantera. Lo primero fue modificar fue la relación que mantenían los jugadores entre sí y con el cuerpo técnico. Cada uno estaba acostumbrado a comer por su cuenta, aislarse del resto, en definitiva, a mantener una conducta muy individualista. “Ni siquiera había comenzado con el primer plato cuando la mitad del equipo ya había terminado de comer”, contaba el propio Tuchel. Desde aquel instante y tras la posterior reflexión que realizó el técnico alemán, el Mainz vivió un cambio de rutinas. Fomentó la fortaleza del grupo, acercando a los jugadores al cuerpo técnico; obligando a todos a comer juntos, como si de una familia se tratase.  La comunicación, el espíritu de grupo y la empatía entre compañeros son el mínimo que establece Thomas Tuchel para comenzar a trabajar. Luego llegó el resto: el entrenamiento, la técnica, la táctica y los resultados.

Después de convertir al Mainz de candidato al descenso a un sólido equipo de media tabla (incluso le clasificó en su segunda campaña para la UEFA Europa League), los planteamientos de Tuchel comenzaron a llamar la atención. Llevó el análisis en vídeo y la preparación a un nuevo nivel, demostrando una excelente gestión de plantilla y cambiando en ocasiones cinco y seis jugadores del once de cara al siguiente encuentro. Sus equipos buscan frustrar al rival, no importa la entidad del enemigo, la idea siempre es la misma.

Durante su estancia en Mainz, Tuchel se ganó una reputación como un gran entrenador táctico, cambiando regularmente las alineaciones de acuerdo con sus anotaciones, aunque manteniéndose siempre fiel a sus propios y únicos fundamentos. "Hay un estilo que se ha atribuido a mí, y que hemos desarrollado en Mainz: ritmo en ataque y  fútbol ofensivo", apuntó comentó Tuchel en alguna ocasión. “Prefiero ciertas cualidades, un estilo de juego activo, audaz defensa y veloz juego en ataque”.

Tuchel es el entrenador más exitoso en la historia de Mainz. el club promedió más puntos por partido (1.41) que el hombre que los llevó a la Bundesliga por primera vez allá por 2004/05 - Jürgen Klopp (1,13) así como su sucesor Kasper Hjulmand (1.05), quien duró menos de un año en el puesto de trabajo.  El Nullfünfers también acumuló más victorias que derrotas durante su estancia de cinco años (65 Victorias, 61 derrotas), anotando 229 goles en 170 partidos en la máxima categoría de Alemania. Tuchel también demostró sus grandes habilidades como scouting: fichó a Adam Szalai del Real Madrid y Lewis Holtby, cedido del Schalke. Ambos jugadores formaron parte de los legendarios chicos Bruchweg (haciendo mención al antiguo estadio del Mainz) junto a Andre Schürrle. Tuchel, además, contó con  Nicolai Müller, Eric Maxim Choupo-Moting, Yunus Malli, Julian Baumgartlinger, Loris Karius, Johannes Geis y Shinji Okazaki. Hay algunas similitudes sorprendentes entre Klopp y Tuchel, pero es más el parecido que mantiene con Pep Guardiola, otro de sus ‘maestros’. “Aprendí todo sobre su juego, especialmente durante su etapa en el Barcelona”.

Llama la atención leer entrevistas a los principales jugadores del Borussia Dortmund que han coqueteado con un traspaso este verano (Hummels, Reus o Weidenfeller ) y que todos destacen a Thomas Tuchel como uno de los principales responsables de no salir del equipo. Todos ven en él entrenador con un método revolucionario que supone todo un estímulo a la hora de ir entrenar. Es el llamado método Tuchel.

Contaba el medio Die Zeit que, durante un stage realizado en Suiza, Hummels se quedó sin palabras cuando su entrenador le pidió que jugara el partidillo organizado agarrando un objeto en ambas manos. “Para que te acostumbres a no agarrar al contrario”, le indició. Los entrenamientos con él superan cualquier convecionalismo. El ex del Mainz, formado en Administración de Empresas, con pasado como camarero y que sacó la mejor nota de Alemania en el curso de entrenador, es un firme convencido de que cualquier conocimiento adquirido en otra materia se puede aprovechar en su campo.