Actualidad Deportiva

El libreto de Antonio Conte.

  31/10/2018

Antonio Conte es el nuevo entreandor del Real Madrid. Una vez más, el equipo blanco ha recurrido a un entrenador italiano ante los malos momentos. Como hizo con Fabio Capello en su día. Ante el caos que vive el equipo en estos momentos, Floretino Pérez ha entendido que se necesita orden. Y eso, por supuesto, lo pone Antonio Conte. Quien, además, es capaz de levantar a los equipos en los malos momentos. Ya lo hizo en la Juventus, la selección italiana y el Chelsea. Aunque también tiene su lado 'oscuro': en Juve y Chelsea no salió por la puerta grande. Su marcado carácter le hace chocar en muchas ocasiones con los jugadores. El roce, en este caso, no siempre hace el cariño. Conte tendrá que gestionar eso en un vestuario como el del Real Madrid, hinchado de títulos. Será su primer examen, convencer a los jugadores de un objetivo sin que eso genere una colisión.

Tachado de entrenador defensivo, por su origen italiano, Antonio Conte está lejos de ser un entrenador defensivo. Durante su etapa en la Juventus, con la que ganó tres ligas, la media de goles era de dos tantos por partido. Mismos números que en el Chelsea. Solo bajó su media a un 1,5 por partido en la selección italiana. Conte es el origen de la Juventus actual. Él construyó la filosofía actual bajo su clásico 5-3-2. Tras arrasar en Italia, pidió más fichajes para poder pelear por Europa. Sin embargo, no llegaron y Conte emprendió el camino de la selección. Una Italia en depresión a la que Conte llevó hasta los cuartos de final en la Eurocopa de 2016. La Italia que se llevó por delante a España en un partido espectacular de los azzuros en octavos. Ese partido resume lo que es Conte y lo que quiere para sus equipos.

Durante su etapa en la Juventus, con la que ganó tres ligas, la media de goles era de dos tantos por partido. Mismos números que en el Chelsea. Solo bajó su media a un 1,5 por partido en la selección italiana.

Ideas que llevó hasta la Premier League, donde ganó el título en su primer año con el Chelsea. Otra vez un equipo demolido: Mourinho fue el anterior entrenador. Reconstruyó el sistema, el juego y a sus jugadores. Diego Costa, entre otros nombres, fue el mejor jugador de la temporada. Sin embargo, la presión y las colisiones con sus jugadores se lo llevaron todo por delante. Antes se fue ganando la FA Cup. El italiano ya sabe lo que es ganar títulos con los dos grandes por los que ha pasado. Éxitos que llegaron con su idea del 5-3-2, perfecto para controlar la defensa y tener un equipo liberado en ataque. Ahora llega al Real Madrid, al equipo que su gran amigo Zidane llevó a lo más alto. Herederod de Lippi, la receta será trabajo y organización. Luego llegará el resto.

¿Jugará con el 3-5-2 en el Real Madrid?

Caprichos del destino, Julen Lopetegui se despidió del Real Madrid jugando con este sistema. Funcionó durante el primer tercio de la segunda parte ante el FC Barcelona. Luego todo voló por los aires. Conte deberá evaluar el equipo para saber si está preparado para jugar con tres centrales. Los laterales largos los tiene: Marcelo y Carvajal. Sin embargo, tendría que renunciar a una pieza en el medio del campo u ofensiva. Difícil encaje. También arriesgaría mucho poniendo de titulares a los únicos tres centrales que tiene: Ramos, Nacho y Varane. Casemiro es seguro en el medio del campo, pero se debilita cuando tiene que correr a su espalda. Puede ser una solución puntual, aunque no regular. Si finalmente se decide por jugar así, parece que la pieza sacrificada será uno de los jugadores de arriba: Bale, Asensio o Benzema. Y enero tendrá que llegar un central más.

Su ideario: "Me saca de quicio la falta de pasión"

Para el entrenador italiano “el fútbol es un deporte y en el deporte hay batalla y en la batalla hay que ser superior. El lema del barón De Coubertin [lo importante es participar] no es para mí. Soy una persona muy competitiva, no hago las cosas por hacerlas. Si decido hacerlas, quiero conseguir el máximo, de mí y de los demás, porque soy un perfeccionista”. No hay calma para sus jugadores. Cuando llegó a la Juventus lo comprobaron todos en un partido de pretemporada ante el Betis. Conte no paró de dar órdenes aunque se tratará del primer partido amistoso del año. Su filosofía es que el fútbol es pasión. “La falta de pasión. El fútbol es un deporte del que hay que estar enamorado, hay que tener mucha pasión y entusiasmo para practicarlo. Si veo gente que no lo tiene, que se arrastra por el campo, que viene cansado al entrenamiento, me saca de quicio”. Eso convierte a sus equipos en conjuntos agitados, ganadores y de movimientos rápidos. La transición defensa-ataque se ejecuta con los menos pases posible por el centro del campo. Las bandas no se negocian: los carrileros deben llegar siempre arriba. Lippi, al margen de entrenador, también ejercía un rol de maestro sobre sus jugadores y prensa. Conte también comparte ese espíritu. Cuando fue nombrado seleccionador de Italia se reunió dos horas con la prensa. ¿Para qué? “Fueron dos clases de dos horas y media. Muchas veces nos juzgan de manera superficial y en función de quien marca o deja de marcar cambian las perspectivas. Quise abrirles mi mundo, quería que se sintieran participes de mi trabajo y de mi forma de trabajar. Me divertí mucho”.

Redacción: Héctor García