Actualidad Deportiva

La profesionalización por bandera. Jaime Muñoz

  08/05/2019

La profesionalización por bandera

En tiempos donde la salud y el deporte están de ‘moda’, donde cada vez la población practica más deporte, hecho que aplaudo y comparto, aparecen también ese tipo de ‘entrenadores personales’, ‘preparadores físicos’, ‘entrenadores de x deporte’, que con una mínima formación, o en ocasiones nula, deshacen etapas formativas o de competición, con métodos aprendidos en un fin de semana, o lo que es más sangrante, con sus propias ideas.

En el mundo del fútbol, deporte que nos atañe, se está intentando, con mejor o peor suerte, profesionalizar dichos puestos. Depende sobre todo de a qué comunidad autónoma miremos, el problema es mayor o menor, pero en todas ellas existe el intrusismo profesional. Véase que para más ‘daño’, la gran mayoría de este menosprecio a los profesionales del fútbol y titulados las ramas de las Ciencias del Deporte, existe en categorías de iniciación. Señores dirigentes, un mal entrenamiento puede que no tenga consecuencias a corto plazo, pero sí a largo, formemos y no destruyamos cuerpos en continuo crecimiento.

Que cada entrenador/preparador físico de categorías inferiores, sea cual sea la categoría en la que compita, y club al que pertenezca, se nutra de personas competentes y formadas con un título homologado por las distintas federaciones regionales o nacionales, universitario o de ciclo superior, debería ser la norma. Conrado Galán, director de la Academia Nacional de Entrenadores de Fútbol (ANEFF), declaró en su día que “una amplia parte del colectivo de entrenadores estamos hartos del menosprecio que sufre nuestra profesión”. La lupa está al acecho, pero el rango de control es demasiado grande para los medios al alcance de poder atajar el problema.

Pese a que España es un referente mundial en la formación de entrenadores y preparadores físicos, y en los frutos que tanto a nivel personal de cada uno de ellos como a nivel selecciones se consigue, el problema no deja de tener importancia. Una completa ley del deporte, por la que se lleva esperando años y años, atajaría muchos de los problemas de intrusismo, para otros, por suerte, ya existe regulación pese a que algunos se la siguen saltando.

Señores presidentes, presidentas, directores y directoras deportivos de clubes de fútbol de este país, brinden a sus jugadores unos entrenamientos con personas con una formación reglada, ya que con la salud física, el proceso de aprendizaje motor, pedagógico, condicional, táctico y técnico no se debe jugar.