Actualidad Deportiva

La eficacia de Hegerberg despierta al Barça de su sueño en Budapest

  22/05/2019

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de las jugadoras de Reynald Pedros fue 1-4-3-3 tanto en ataque como en defensa. En el inicio de juego del Barça, sobre todo en la primera mitad, su primera línea de presión formada por Hegerberg, Van de Sanden, Le Sommer y Marozsan, que saltaba de línea fijaba a las centrales, consiguió disminuir los espacios interiores por donde las jugadoras españolas intentaban avanzar en el ataque. De esta manera, y en situaciones de igualdad numérica defensiva, mediante acciones técnicas como cargas y entradas sobre las receptoras rivales, recuperaban el balón de manera directa o indirecta. Por otra parte, impedían a las jugadoras rivales mostrar su potencial ofensivo para avanzar hacia la siguiente zona de juego, siendo sometidas a un desgaste. En zona de creación, se organizaban en 3 líneas claramente compactadas, con ventajas numéricas y posicionales sobre los carriles exteriores, donde previamente eran dirigidas a través de orientaciones, en el caso de superar a su jugadora flotante Marozsan. Henry y Fishlock daban el equilibrio necesario a sus compañeras de líneas anteriores y posteriores, evitando generar intervalos relevantes que fueran ocupados por las jugadoras rivales en posible superioridad posicional. Durante la primera mitad, mostraron una clara predisposición a interceptar las posibles relaciones en su mitad el campo, que les hicieron dominar posteriormente la fase de transición ofensiva en campo rival con espacios. En zona de finalización, su última línea defensiva y durante la primera mitad, dominaba el achique de espacios y las vigilancias en posiciones avanzadas sobre Duggan. Renard y Mbock, evitaban el repliegue junto a sus compañeras de línea, impidiendo a la delantera culé que recibiera el balón orientada hacia la portería de Bouhaddi. Ya en la segunda mitad, su cambio de actitud debido al resultado y al cambio de sistema del conjunto español, facilitó espacios potencialmente aprovechables para las atacantes rivales Oshoala, Mariona y Martens, que aprovecharon para conseguir rematar a gol, pero sin una buena toma de decisión a la hora de la ejecución técnica de remate.

En transición defensiva y durante la primera mitad, no tuvieron dificultades a la hora de recuperar el balón en los momentos inmediatos a la pérdida del mismo. Tras la pérdida del balón en campo rival, Henry y Fishlock achicaban espacios sobre la zona activa, uniéndose a Marozsan y a la jugadora que perdía el balón. Además, evitaban quedar desconectada a la jugadora más adelantada en esos momento. De esta manera, generaban la superioridad y recuperaban el balón, o impedían el posible contraataque rival.

En fase ofensiva, se mostró como un equipo vertical con un alto ritmo de juego, y dominando las acciones en igualdad e inferioridad numérica en zona de finalización. Desde el inicio de juego sus primeras relaciones eran verticales, con la ayuda de Henry entre centrales. Bronze y Majri saltaba de línea en amplitud para ampliar los intervalos rivales si se posicionaban en avanzado, u obligaban a las extremos rivales a replegar hasta campo propio para evitar ser superadas. En zona de creación, evitaban las pérdidas de balón, buscando en todo momento los carriles exteriores para llegar a zona de finalización con garantías. Las laterales, junto a Van de Sanden y Le Sommer, aprovechaban los espacios libres que generaban las laterales rivales y a su vez, liberaban a las jugadoras de los espacios interiores de primera y segunda línea de ataque, a las que hacían llegar el balón posteriormente. En la segunda mitad, la variante táctica del rival diluyó este tipo de situaciones. En zona de finalización fueron de más a menos, al quedar casi sentenciada la eliminatoria en el minuto treinta del encuentro. Hegerberg fue decisiva dentro del área de Paños. La jugadora noruega, mostró su inteligencia táctica a la hora de ocupar y aprovechar los espacios potencialmente determinantes de cara a gol. Además, los movimientos previos para disuadir a su par la determinan como la actual mejor jugadora del mundo.

En la transición ofensiva decidieron la final a su favor en la primera mitad. Tras el robo de balón en zona de creación rival, aprovechaban los espacios generados por Leila, para hacer llegar el balón a Van de Sanden en profundidad, y ésta, posteriormente, conectar con Hegerberg dentro del área de meta. Justo ahí, la delantera y a través de su pro-actividad técnico-táctica, sentenciaba con sus goles la final.

El sistema táctico empleado por Lluís Cortés en la primera final de Champions de su equipo fue 1-4-1-4-1, pasando a 1-4-3-3 cuando su equipo recuperaba el balón. En la segunda mitad y tras la entrada de Oshoala realizó una variante, pasando a 1-4-4-2 tanto en ataque como en defensa. Esta variante táctica, le hizo dominar el encuentro en la segunda mitad, sometiendo a las jugadoras francesas en fase de ataque, y neutralizando su letal contraataque. En el inicio de juego del Olympique de Lyon su primera línea defensiva formada por Duggan, temporizaba hasta la zona media del campo, evitando ser superada e intentado disuadir los primeros pases verticales sobre el carril central de Henry o Fishlock. Sus compañeras, de la misma manera y durante la primera mitad, no avanzaban hacia campo rival, organizándose en bloque medio, y con Vicky Losada en cobertura sobre las interiores. En zona de creación, a pesar de ser un equipo solidario a la hora de realizar acosos sobre la poseedora del balón, y generar situaciones de superioridad numérica en torno a ella, se vio superado en presencia física y velocidad ofensiva. Vicky Losada y Alexia Putellas, se veían desbordadas a la hora de intentar disminuir los espacios de participación de Marozgan, Henry y Fishlock. Al tener que ser ayudadas por las extremos, éstas desprotegían el carril exterior por donde, posteriormente, encontraban las jugadoras rivales a Van de Sanden principalmente. Su profundidad defensiva sobre espacios quedaba, de esta manera, expuesta a descompensarse por el carril exterior izquierdo. En la segunda mitad y tras el cambio de sistema, quedó solucionado. En zona de finalización, su última línea defensiva no dominó las vigilancias, anticipaciones, desdoblamientos y las entradas, concediendo así los cuatro goles recibidos en la primera mitad. Su estructura defensiva en la interpretación del achique de espacios, no calculaba su velocidad de ajuste defensivo para neutralizar la participación en zonas intermedias de Hegerberg y Marozsan. Debido a ello, y a su lentitud a la hora de realizar las ayudas defensivas en zonas de remate, y en la realización de las vigilancias necesarias sobre Hegerberg, se vieron superadas por las atacantes francesas.

La transición ofensiva mostró dos versiones: durante la primera mitad intentaban realizar combinaciones tras recuperar el balón sin ser verticales, favoreciendo de esta manera los mecanismos de presión del Olympique, y cuando intentaban ser verticales, lo hacían de manera directa sobre Duggan, estando ésta en inferioridad y vigilancia. En la segunda mitad, tras recuperar el balón, intentaban buscar a la jugadora libre mejor situada a espalda de la primera línea de presión rival, ya fuera mediante pases verticales como diagonales. De esta manera, llegaron a poner en apuros a la última línea defensiva rival en varias ocasiones.

En fase ofensiva y durante la primera mitad, no fueron capaces de dominar a través de su habitual ritmo de juego alto, mediante combinaciones. Ya en la segunda mitad, sí se sintieron más cómodas al obligar al Olympique a ampliar sus intervalos y distancias entre líneas. En si inicio de juego, Paños trataba de encontrar a la jugadora libre en campo propio y sobre los carriles exteriores. Posteriormente, Vicky Losada era la encargada de intentar dar fluidez al juego colectivo. En zona de creación, y ya con la ayuda de Alexia, Aitana y Mariona, generaban superioridades que le hicieron dominar durante muchos momentos del encuentro. Pero, a partir de ahí, su movilidad ofensiva para intentar superar a la línea medular rival era demasiado lenta. El objetivo era que Laia aprovechara que Van de Sanden no ayudaba a su lateral, y generar situaciones de 2x1 sobre Bronze. Pero al llegar el balón a dicha zona, no resolvían con éxito la situación, y quedaban expuestas en defensa. En zona de finalización y durante la primera mitad, su presencia pasó desapercibida. Duggan participaba demasiado lejos del área y en inferioridad. Ya en la segunda mitad y tras la entrada de Oshoala, pudieron aumentar el marcador. La delantera aumentó el ritmo de juego de su equipo y desestabilizó a la última línea defensiva rival. Su movilidad sin balón generaba continuas situaciones de dudas entre las centrales. Fruto de ello, consiguió el gol de su equipo y pudo conseguir alguno más.

En transición defensiva aparecieron todas sus debilidades tras la pérdida del balón en zona de creación. Su primer dispositivo de acoso llegaba tarde, siendo superado por las atacantes rivales. Posteriormente, no equilibraban el espacio generado por Laila, desajustándose consecuentemente dentro del área de Paños. La cual, quedaba muy expuesta a pesar de achicar todo lo posible.

LAS CLAVES

  • La influencia en fase ofensiva y zona de finalización de Hegerberg. La jugadora sueca detectaba los espacios libres en zona de remate, y los aprovechaba para conseguir goles de primer remate, tras liberarse de su marca. Por ello, es considerada la actual mejor jugadora del mundo.
  • El alto ritmo de juego empleado por el Olympique de Lyon tras robar el balón en zona de creación rival. Sus mecanismos individuales y colectivos le hacían progresar de una manera segura y efectiva, sobre los espacios libres que generaba la última línea defensiva rival.
  • La movilidad ofensiva por parte de las jugadoras exteriores del Olympique de Lyon en campo rival. Sus laterales y extremos, con movimientos coherentes, influyeron negativamente en la profundidad defensiva rival desde la amplitud, con la profundidad necesaria.
  • En fase ofensiva y tras introducir la variante táctica ofensiva de 1-4-4-2, las jugadoras del F.C Barcelona aprovecharon los espacios libres que generaban las dos últimas líneas rivales en campo propio. De esta manera, su presencia en el área rival aumentó, y pudo aumentar su casillero en más de una ocasión.
  • La fala de recursos tácticos por parte del F.C. Barcelona en fase defensiva. Su profundidad defensiva generaba intervalos relevantes por donde lograban percutir las atacantes rivales, y llegar a zona de finalización con garantías de gol durante la primera mitad. Una temporización excesiva por parte de las dos primeras líneas defensivas, permitían a la poseedora encontrar el desmarque de las delanteras con garantías.

La disposición táctica utilizada por Reynald Pedros en fase defensiva fue 1-4-3-3 sin variar en fase ofensiva. Su dispositivo realizando un marcaje zonal, se ubicó en bloque medio y priorizando su profundidad defensiva sobre los espacios interiores. Su primera línea defensiva formada por Van de Sanden, Marozsan y Hegerberg (éstas dos últimas intercambian su posición), temporizaban hasta la mitad del terreno de juego, con el objetivo de generar espacios que aprovechar tras posible robo de balón posterior.

En transición ofensiva y tras la recuperación del balón en zona de creación rival, aprovecharon los espacios libres generados por el equipo español sobre el carril exterior izquierdo. Van de Sanden, mediante desmarques de ruptura en profundidad, los ocupaba y aprovechaba para hacer llegar el balón con rapidez a zona de remate, donde sus dos compañeras de ataque sorprendían a Andrea Pereira y a Paños, para el 1-0.

Durante todo el encuentro y en fase de ataque, mostraron un ritmo de juego alto con acciones verticales que desorganizaban a la última línea defensiva del C.F Barcelona. Su línea de creación supo aprovechar los espacios interlineales generados, para contactar con Marozsan, que atraía a defensoras, favoreciendo de esta manera la liberación de compañeras. Van de Sanden desde la amplitud, penetraba a la última línea defensiva rival en posiciones adelantadas, y como en el 1-0 conectaba con Hegerberg en el área, donde mostró su calidad con 3 goles.

Durante la primera mitad, en fase defensiva y zona de creación rival, el Olympique de Lyon generaba superioridades numéricas defensivas sobre los carriles exteriores de la zona de creación, que interrumpía el proceso ofensivo rival. Además, su central Renard en continua vigilancia sobre Duggan, se anticipaba a los desmarques de apoyo de la atacante, actuando con rapidez para recuperar la posesión del balón y dar continuidad posteriormente al juego vertical de su equipo.

Durante la segunda mitad del encuentro y tras la pérdida del balón en campo rival, las jugadoras francesas no interpretaron el robo tras pérdida del balón sobre la zona activa de juego correctamente. La jugadoras de líneas anteriores no achicaban los espacios cercanos e intermedios, y las de la misma línea no se agrupaban sobre la poseedora del balón, habilitando de esta manera intervalos relevantes que las jugadoras blaugranas aprovechaban, para realizar cambios de orientación sobre su zona débil. De esta manera perdieron iniciativa en ataque.

El emplazamiento en fase defensiva con que partió Lluís Cortés fue 1-4-1-4-1, pasando a 1-4-3-3 en fase ofensiva. Durante la segunda mitad y con resultado en contra, modificó su emplazamiento a 1-4-4-2 tanto en ataque como en defensa. Con esta última variante, mostró un mejor juego en todas las fases de juego, dominando el balón con un juego fluido, controlando los espacios en campo rival y propio, recuperando el balón con prontitud tras la perdida del mismo, y teniendo mayor presencia en zona de finalización, llegando a poner en apuros a la última línea defensiva rival.

Durante la primera mitad, en fase defensiva y zona de finalización rival se mostraron como un equipo muy frágil, que supo interpretar la defensa de los espacios potencialmente aprovechables por el rival para conseguir gol. Vemos como a pesar de estar en superioridad numérica en la zona activa (2x1 + A. Pereira en cobertura), la jugadora francesa consigue contactar con Hergerberg, la cual, se anticipa a Mapi y bate a Paños.

Vicky Losada fue la jugadora blaugrana más destacada en fase ofensiva, tanto en campo propio como en el rival. La jugadora española era la encargada de dar el equilibrio ofensivo necesario a su equipo, interpretando los espacios para atraer jugadoras rivales y encontrar, posteriormente, a la jugadora libre mejor situada a espaldas de la línea medular rival. Además, percutió a la última línea defensiva rival y pudo aumentar el marcador de su equipo.

Minutos antes de concluir la primera mitad, las jugadoras del F.C Barcelona consiguieron poner en apuros a las defensoras rivales en ABP (córner a favor). Vemos como Martens, Mariona y Mapi realizan un desmarque de apoyo para atraer y distraer a las defensoras del Olympique, y Vicky Losada hace llegar el balón a Alexia Putellas, que realiza un desmarque sobre la espalda de su par hacia el espacio libre generado en el segundo palo, consiguiendo rematar de cabeza dentro del área de meta, pero sin dirigir el balón entre los tres palos.

El F.C Barcelona consiguió su gol en la segunda mitad, aprovechando los espacios libres generados sobre la espalda de las centrales rivales, estando estas en posiciones avanzadas. Martens, tras robo de balón en campo propio, realiza una conducción superior por el carril central, y hace llegar el balón a Oshoala, que se distancia de Renars y realiza un desmarque de ruptura en profundidad, para conseguir batir a Bouhaddi.

ANÁLISIS ESTADÍSTICO