Actualidad Deportiva

Una nueva Alemania gana la Copa Confederaciones

  06/07/2017

 

Joachim Löw formó una estructura inicial 1-3-4-2-1 en ataque, con Ter Stegen en portería, tres centrales Rúdiger, Mustafi, Ginter, dos carrileros Hector y Kilmmich, una línea medular con Draxler, Rudy, Goretzka, Stlindl y un punta, Werner. Su principal objetivo en inicio de juego era saltarse la línea de creación, para jugar con el punta o medio más avanzado, que uno de los dos, dejara de cara a los jugadores que llegaran en su apoyo, y así buscar el avance de línea de los extremos por sus carriles laterales. A partir de esta fase, ser muy rápidos y verticales para llegar a las inmediaciones del área chilena con opciones de gol. Si el balón llegaba a zona de creación, su objetivo era cruzar líneas de presión mediante conducciones, rompiendo así la línea de 3 medios que Chile propuso con Aranguiz, Hernández y Díaz. En los primeros 20 minutos, no lograban ser claros en sus objetivos en ataque, incluso puntualmente cometieron errores por dentro, por las superioridades defensivas formadas por Chile. Debido a ello, recibían de espaldas, siendo perdedores en el acoso de su par, concediendo alguna ocasión digna de mención que les pudo costar algún gol. En su transición ofensiva fue donde se sintieron más cómodos, sobre todo Draxler, Rudy, Stlindl, Goretzka y Wender, los cuatro primeros, tras los robos en los ataques chilenos en su fase de creación y finalización los que formaban las sinergias necesarias para elaborar la peligrosa transición. En inicio chileno, formaban microestructura defensiva por el carril central con cuatro jugadores a distintas escalas, para lograr acosos ganadores al Chelo Díaz y Aranguiz. Así aprovechaban los desequilibrios en la transición defensiva de Chile en campo propio, de ese modo, lograron las ocasiones más claras he incluso el 0-1, que a la postre les dio el Campeonato.

En fase defensiva, su principal objetivo era, ser fuertes por dentro con un 1-5-4-1, con superpoblación las zonas centrales, con 3 centrales y 4 interiores en campo propio para no facilitar las llegadas y conexiones con Vidal entre líneas, formando microestructuras  para mantener la superioridad defensiva en zonas de remate. Los 2 carrileros, se situaban incrustados en la línea defensiva de tres centrales, para tapar las posibles incorporaciones de los laterales chilenos. Sus zonas de acoso, principalmente, eran en inicio de juego chileno, acosando el juego interior del Chelo Díaz, claro ejemplo en el 0-1 y otra en el minuto 45 y con repliegue en campo propio con sus 2 líneas antes descritas. Los primeros 20 minutos sufrieron el ritmo alto de juego realizado por Chile, pero menos en la ocasión de Alexis tras el rechace de Ter Stegen al tiro frontal de Vidal, en todas las posibles ocasiones, impusieron las superioridades numéricas en zonas de finalización chilena, no dejando ninguna oportunidad limpia en el área, para que su ataque resultara efectivo. La defensa alemana en todo momento dio sensación de tener un gran manejo de los conceptos técnicos-tácticos defensivos de la nueva muestra futbolística que Lów plasmó. En todo momento transmitían seguridad defensiva. La nueva evolución de Löw, con un sistema compacto defensivo donde las ayudas, coberturas y permutas están muy presente en todo momento, tiene visos de futuro con estos jugadores.

ANÁLISIS TÁCTICO

La disposición inicial de “La Roja” fue un 1-4-3-1-2 en defensa. Principalmente quieren defender con la posesión de balón, sumado a la intención de acosar en bloque alto el inicio de juego de Alemania cuando se encontraban en fase defensiva, orientando la presión a pasillos laterales, para obligar a jugar con los jugadores de espalda en zonas centrales y buscar el acoso sobre ese jugador. Siempre intentando evitar las posibles conducciones de los medios alemanes con alguna falta táctica. Su fuerte era la transición defensiva, esa presión tras perdida al poseedor de balón y posibles receptores potenciales, con superioridades numéricas e incluso posicionales. Además del achique de espacios por parte de todos los jugadores chilenos, para obligar a dar pase hacia atrás, con el objetivo de tener como única opción el balón largo a zona de Medel y Jara, como sucedió en la primera mitad de la primera parte. Los jugadores chilenos no cesaban en ofrecer constantes ayudas defensivas en campo rival lo que les llevó a ser ganadores en las mayorías de las situaciones dadas en campo alemán. En todo momento se percibía peligro hasta llegar a las inmediaciones del área, donde se iba difuminando.

En fase ofensiva, búsqueda del juego de posición y posesión como su arma infalible desde inicio de juego, conviviendo siempre con el error, con un ritmo de juego alto. Los automatismos de Bielsa y Sampaoli, siguen presentes en inicio y creación de juego de “La Roja”: Isla y Beausejour avanzados, Jara y Medel amplios, la ayuda del Chelo Díaz entre ellos para dar limpieza a los primeros pases entre líneas para conectar con Aranguiz y Hernández, Vidal entre líneas y Alexis y Vargas dando la profundidad con la movilidad necesaria. En finalización búsqueda de Arturo Vidal como jugador con más claridad en el juego entre líneas para esa llegada a 3/4 donde es un jugador que atrae a jugadores para liberar a sus compañeros de ataque, da claridad a esos últimos pases y tiene un gran tiro frontal. Para que Vidal encontrase espacios, Isla y Beausejour dan amplitud y Alexis y Vargas profundidad en ataque.

Tras el gol alemán en el minuto 20, Chile entró en una fase de imprecisiones debido al no saber olvidar el error del gol. Su juego es estar siempre en convivencia con él, pero la gestión post error es lo que te puede reforzar o derrumbar, esta vez tocó la última, quizás a sabiendas de que el ciclo de algunos jugadores que lo han conseguido casi todo con esta selección, está llegando a su fin. El Chelo Díaz fue sustituido en los primeros minutos de la segunda parte, por esa misma razón. Alemania se sentía muy cómoda replegada en campo propio, esperando el error de Chile para salir mediante conducciones verticales, sus 4 mediocampistas eran los protagonistas, sobre todo Goretzka y Draxler, los demás, buscaban de los espacios obtenidos con los desmarques de ruptura de su punta Werner, seguidos de los generados en los carriles laterales por la incorporación de sus dueños chilenos.  Los cambios de Pizzi, superpoblaron el ataque chileno, con el objetivo de ganar las posibles 2º jugadas, obtener faltas tácticas en los duelos de Alexis y Vidal, a los que concedió total libertad en los ataques. Así llegaron las 2 últimas ocasiones, en el minuto 83, Sagal remató alto en una ocasión muy clara en las inmediaciones de área de meta. En el minuto 94, Alexis puso en apuros a Ter Stegen en un libre directo escorado cerca del balcón del área, que el portero alemán desvió hacia su carril lateral en una gran intervención. El MVP de la final fue nombrado M. Ter stegen y el jugador del torneo J. Draxler.

LAS CLAVES

  • Primeros 20’ Chile fue muy superior. Con una presión alta al inicio de juego de Alemania, obligándoles a buscar el pase directo al punta o cerrándoles por dentro cuando su medio centro recibía mal perfilado, esto ocasionaba robos en zonas de máximo peligro con su defensa desarropada.
  • Löw supo estudiar la convivencia de los de Pizzi con el error en inicio de juego, para organizar el acoso al Chelo Díaz.
  • Tras el 0-1, Chile estuvo muy dubitativa, debido a ello, cometió numerosos errores en inicio y creación, que  los alemanes aprovechaba con unas transiciones ofensivas vertiginosas, siempre dando sensación de peligro.
  • La impaciencia y claridad en la fase de finalización de Chile, con un gran número de remates, hasta 22, pero muy precipitados o apurados de cara a gol.
  • Solidez defensiva Alemana en campo propio, provocando la salida del equipo a campo contrario de los chilenos para, para generar espacios defensivos amplios.

La estructura defensiva utilizada fue 1-5-4-1. Cuando el equipo chileno tenía la posesión de balón en zona de creación, con dos líneas muy sólidas, dejando libre el lado débil, incluso dejando un poco descolgado al medio contrario, para enlazar con él en caso de robo de balón, en este caso Stindl.

Cierre de espacios interiores, con superioridades defensivas de la línea de medios, en carril central de campo propio con una microestructura formada por los 4 medios. En este caso, Stindl, Goretzka, Rudi y Hector que se incorporó a línea de acoso, dejando libre su pasillo lateral. Superioridad numérica en zona de balón (interior), dejando libre los carriles laterales.

Alemania realizaba acoso al Chelo Díaz en inicio de juego chileno, con dos jugadores. En esta ocasión, Werner y Stindl a sabiendas que es un jugador que convive con el riesgo en salida de balón. Las malas posiciones de sus compañeros facilitan el error. Jugadores con esfera roja, Hernández y Beausejor, no está en amplitud para la obtención de una limpia línea de pase, por eso Díaz se tiene que girar, Vidal, Hernández y Vargas en la misma línea. Su solución era Bravo, pero no suelen contactar con él en este tipo de situaciones.

Transición ofensiva alemana tras robo de Mustafi, que salta línea buscando a Stindl, este deja de cara a Goretzka que inicia la conducción, Stindl van a la ocupación de espacio lateral derecho, Rudy por zona central, Draxler el carril izquierdo y Werner generando desequilibrio a los centrales chilenos, Jara y Medel. Esperaban el fallo en finalización de los suramericanos, para interceptar, saltar línea buscando al medio descolgado, ser muy rápidos mediante conducciones y desmarques de ruptura a los espacios libres defensivos que propiciaba la desprotegida defensa chilena.

Alemania provocaba el ataque de Chile con muchos efectivos, no les importaba un repliegue intensivo en numerosas ocasiones, para salir tras robo o interceptación mediante una primera conducción del medio centro próximo al balón, en este caso Goretzka, los otros tres, Stindl, Draxler y Hector y sumarse a la transición ofensiva con rapidez al ataque de los espacios libres junto a Werner, que buscaba el desequilibrio defensivo de los centrales.

Ataque posicional de Chile, con 2 laterales muy amplios y avanzados Isla y Beausejour, centrales distanciados Jara y Medel, cerca del círculo central, con 3 medios centros a distintas alturas Díaz, Aranguiz y Hernández, Vidal entre líneas a espaldas de Goretzka y Rudy. Alexis y Vargas en punta buscando la profundidad. Equipo viajando juntos y con el balón como conexión para las interrelaciones.

Superioridad defensiva numérica y posicional de los chilenos, cuando el equipo alemán iniciaba en corto con Rúdiguer, central izquierdo, achicando espacios y posicionándose entre jugadores cercanos alemanes, dejando libre a Rudy, medio centro de ese costado, para que recibiera de espaldas y acosarle para ser ganadores en ese duelo.

Conectar con Vidal, ubicado entre su línea de medios y su línea defensiva para poder dividir. Fue una reseña de Pizzi que buscaron y consiguieron en alguna ocasión, generando mucho peligro a la zaga alemana. Para que Vidal consiguiera esos espacios libres, fundamental la amplitud de Isla y Beausejour, la profundidad de Vargas y Alexis y el escalonamiento de Aranguiz.

Conexión con Vidal entre líneas tras robo, por superioridad posicional y numérica defensiva en carril izquierdo alemán. Ocasionando un tiro desde la frontal por parte de Vidal, con los 2 puntas muy atentos al posible rechace, como así ocurrió. Alexis le faltó efectividad en la ocasión más clara del partido, frente a Ter Stegen, situación previa al 0-1 de los alemanes.

La falta de claridad de cara a gol de los chilenos fue un lastre que en ningún momento del partido supieron soltar.
Minuto 83, Sagal remata por encima del larguero un balón ganado de rechace del portero de su compañero, que le habilita entre los 3 centrales alemanes, que protegen portería y no fijan marca ni achican el tiro y el portero fuera de ella.

 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO