Actualidad Deportiva

El Real Madrid alarga su reinado en Skopie

  09/08/2017

 

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Zinedine Zidane fue un 1-4-4-2 en rombo pasando en fase defensiva a 1-4-4-2, en la que tanto Modric como Isco completaban la línea de medios. En zona de creación los centrocampistas del Real Madrid impedían al poseedor de balón relacionarse con comodidad, debido a la constante predisposición de acosar e interceptar por parte de jugadores que poseen dicha capacidad como Kroos, Modric o Casemiro, este último con una gran labor en fase defensiva. En zonas de finalización sus centrales Sergio Ramos y Varane estuvieron durante gran parte del partido muy seguros, tan sólo con la entrada en la segunda parte de Fellaini se vieron algo más amenazados. Tras pérdida recuperaban rápido, ya que intentaban evitar la superación completa del primer grupo de acosadores, sobre todo por espacios cercanos al pasillo central.

En fase ofensiva en el inicio de juego el equipo del técnico francés sus centrales (Ramos - Varane) superaban con cierta facilidad la 1ª línea de presión formada por Lukaku - Mkhitaryan. En zona de creación destacar la gran actuación de los centrocampistas del Real Madrid, superando el plan inicial de Mourinho de realizar acoso constante sobre poseedor del balón. Con un Casemiro fundamental tanto en fase defensiva como ofensiva (además de anotar un gol) y las apariciones de Kroos, Modric y el MVP Isco desajustando y moviendo el rival según circunstancias. En zona de finalización a pesar de que Cristiano Ronaldo era a priori una baja importante, generaron varias ocasiones de gol. El equipo de Zinedine Zidane es un conjunto que multiplica su eficiencia cuando los espacios se agrandan. Sin embargo, también poseen la calidad suficiente para dar tiempos a los que se incorporan desde segunda línea y que sirven de asistentes precisos a los rematadores. Con jugadores como Bale que atacan al espacio o, en su defecto, ocupan zonas de finalización. La amenaza era constante, puesto que cuentan con varios de los mejores atacantes a nivel mundial.

Por último decir que en la transición ofensiva trataban de conectar de manera inmediata con los delanteros, aprovechando el posible desequilibrio en la estructura defensiva del equipo inglés. Valorando como primer criterio a la primera oleada.

En fase defensiva el equipo de José Mourinho comenzó en la estructura inicial 1-5-3-2. En el inicio de presión el Manchester United orientaba la construcción de las acciones de ataque del equipo rival mediante conductas disuasorias hacia banda. En este aspecto llamaba la atención las facilidades que concedían en este proceso, sobre todo a la 1ª línea de construcción (Ramos - Varane) del Real Madrid. Sus jugadores realizaban en la presión desplazamientos con trayectorias disuasorias sin acoso constante al poseedor y sin ajustar la velocidad de aproximación (Por lo que sus jugadores sobre todo de 1ª línea de presión (Lukaku - Mkhitaryan) eran desbordados con cierta facilidad). Lo que les provocaba desajustes en todo su dispositivo defensivo, repercutiendo en que su basculación no fuera buena, por lo que no evitaban que se produjeran intervalos significativos por dentro de su dispositivo defensivo.

En zona de creación trataban de impedir al poseedor de balón relacionarse con comodidad, acosando constantemente al rival. Era un equipo solidario para generar situaciones de superioridad numérica respecto al poseedor y receptores potenciales próximos. Sus jugadores constantemente mostraban predisposición a interceptar (Matic, Pogba y Herrera), ya que querían evitar que se produjeran relaciones por el interior de su dispositivo defensivo. Aunque en muchas fases del partido se vieron superados por los centrocampistas madridistas.

En zona de finalización con el paso de los minutos priorizaron la profundidad defensiva llegando a replegarse, por lo terminaron defendiendo cerca de su portero. Aspecto que les perjudicó ante el despliegue ofensivo del Real Madrid. En situaciones de centros laterales ocupaban bien los espacios significativos de remate con anterioridad a los atacantes. Sus defensores controlaban a los posibles rematadores rivales sin dar ninguna opción de remate.

En fase ofensiva en el inicio de juego el equipo de Mourinho priorizó la relaciones directas sobre Lukaku, para intentar aprovechar la velocidad de su otro delantero Mkhitaryan así como las incorporaciones de sus carrileros. Si no se daban esas condiciones la idea era juntar al equipo en campo contrario, para capturar el posible rechace o segunda jugada a través de Pogba, Ander Herrera y Matic. Si bien es cierto que en el juego directo estuvieron mejor y sobre todo crecieron con la entrada de Fellaini.

En zona de creación su fin era hacer llegar el balón lo más rápido posible a las inmediaciones del área rival. Para que sus jugadores atacantes con más calidad pudieran finalizar. Eran peligrosos cuando realizaban pases directos o envíos a la espalda de la defensa madridista, para las rupturas de sus atacantes entre intervalos de la última línea defensiva (un claro ejemplo en la ocasión de Rashford). El Manchester United tras recuperación del balón valoraba como primer criterio a su 1ª oleada atacante (con el veloz jugador armenio Mkhitaryan). En el que sus centrocampistas Herrera y Pogba eran fundamentales en la transición ofensiva como primeros pasadores. Los “Red Devils” son un equipo vertical por lo que trataban de conectar de manera inmediata con los atacantes, aprovechando los posibles desequilibrios en la estructura defensiva del Real Madrid.

A pesar del buen plan inicial por parte de José Mourinho, la final se fue torciendo a raíz del gol de Casemiro en el minuto 24 tras un buen pase de Dani Carvajal. El equipo del portugués inicio con un 1-5-3-2 para mediante una presión constante y agresiva intentar minimizar al equipo español. Con el paso de los minutos, la diferencia entre ambos equipos se iba decantando la balanza cada vez más a favor del Real Madrid de los centrocampistas. En el que Isco volvió a realizar un gran partido y Benzema dio otro master class de como jugar por y para el equipo.

En la segunda parte tras el gol de Isco en el minuto 52 en una pared con Bale, Mourinho se vio obligado a sustituir a Herrera y dar entrada a Fellaini, siendo el jugador referente mediante relaciones de juego directo. Siendo muy importante para su equipo dada su capacidad para liderar disputas y duelos. Este aspecto a través del jugador belga permitía juntar al Manchester United en campo contrario así como en zonas de finalización. Lukaku perdonó la primera, metió la segunda en el minuto 62 y Rashford incluso tuvo un mano a mano para empatar. A partir del 2 a 1 en esa media hora final, los de Zidane perdieron el control del juego. Por lo que el técnico francés dio entrada a Lucas Vázquez, Asensio y Cristiano con la intención seguramente de dar frescura a su equipo y sobre todo velocidad al contraataque ante un Manchester United volcado. Ya no se movería más el marcador y el Real Madrid fue campeón de un nuevo título, siendo superior a los “Red Devils” en el computo general del partido.

 

LAS CLAVES

  • La gran actuación de Isco en la que sus recepciones interiores desajustaban el dispositivo defensivo del Manchester United. El MVP de la final tenia total libertad para modificar su espacio de intervención constantemente, para de esta manera moverse por todo el frente de ataque y de ocupar zonas intermedias a la espalda de la línea de presión rival.-
  • La calidad en los movimientos de Benzema (sobre todo en los desmarques de apoyo), su capacidad para relacionarse y activar al resto de compañeros en ataque mediante el juego de cara.-
  • Los centrocampistas del Real Madrid volvieron a realizar un gran partido. Con un Casemiro fundamental tanto en fase defensiva como ofensiva (además de anotar un gol) y las apariciones de Kroos, Modric y el MVP Isco desajustando y moviendo el rival según circunstancias.
  • Las intervenciones de David de Gea permitieron mantener a su equipo con opciones dentro del partido siempre.-
  • La entrada en la segunda parte de Fellaini, siendo el jugador referente mediante relaciones de juego directo. Siendo muy importante para su equipo dada su capacidad para liderar disputas y duelos. Este aspecto a través del jugador belga permitía juntar al Manchester United en campo contrario así como en zonas de finalización.

En fase defensiva el Real Madrid en la estructura inicial 1-4-4-2 en rombo pasaba a 1-4-4-2.

La gran actuación de Isco en la que sus recepciones interiores desajustaban el dispositivo defensivo del Manchester United. El MVP de la final tenía total libertad para modificar su espacio de intervención constantemente, para de esta manera moverse por todo el frente de ataque y de ocupar zonas intermedias a la espalda de la línea de presión rival.

Isco atrae a rivales para liberar compañeros de oposición en el lado débil.

La calidad en los movimientos de Benzema (sobre todo en los desmarques de apoyo), su capacidad para relacionarse y activar al resto de compañeros en ataque mediante el juego de cara.

El emplazamiento inicial de los jugadores de Zinedine Zidane fue un 1-4-4-2 en rombo. En el que los centrocampistas del Real Madrid volvieron a realizar un gran partido. Con un Casemiro fundamental tanto en fase defensiva como ofensiva (además de anotar un gol) y las apariciones de Kroos, Modric y el MVP Isco desajustando y moviendo al rival según circunstancias.

El equipo de Zinedine Zidane en zonas de finalización son una amenaza constante, puesto que cuentan con varios de los mejores atacantes a nivel mundial. Con jugadores como Bale que atacan al espacio o, en su defecto, ocupan zonas de finalización.

En fase defensiva el equipo José Mourinho en la estructura inicial 1-5-3-2, en el que su  1ª presión estaba formada por Lukaku - Mkhitaryan.

En el inicio de presión el Manchester United orientaban la construcción de las acciones de ataque del equipo rival mediante conductas disuasorias hacia banda, tanto de forma directa como por provocación de errores en el adversario. En este aspecto llamaba la atención las facilidades que concedían en este proceso, sobre todo a la 1ª línea de construcción (Ramos - Varane) del Real Madrid.

En situaciones de centros laterales ocupaban bien los espacios significativos de remate con anterioridad a los atacantes. Sus defensores controlaban a los posibles rematadores rivales sin dar ninguna opción de remate.

La entrada en la segunda parte de Fellaini, siendo el jugador referente mediante relaciones de juego directo. Siendo muy importante para su equipo dada su capacidad para liderar disputas y duelos. Este aspecto a través del jugador belga permitía juntar al Manchester United en campo contrario así como en zonas de finalización.

En zona de creación trataban de impedir al poseedor de balón relacionarse con comodidad, acosando constantemente al rival. En esta acción vemos como Ander Herrera intepreta el ataque al impar, permitiendo con ello el robo de balón y poder salir al contraataque.

En la acción previa al gol de Isco (2-0) vemos como Matic no realiza bien la defensa de la pared al no mantener en campo visual al adversario y sólo mirar balón.

 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO