Actualidad Deportiva

La valentía y el descaro del Ajax, sorprende a Pochettino

  04/05/2019

ANALISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Mauricio Pochettino fue 1-5-3-2 tanto en ataque como en defensa. hasta la lesión de Vertonhen (Sisooko en el 38) , pasando en ese momento a un 1-4-3-2-1. Debido a las bajas en ataque, el Tottenham saltó con Llorente como referencia en ataque, escoltado por Alli y Moura a la hora de ganar profundidad. En el inicio de juego del Ajax la primera línea de presión (Moura- Llorente) del Tottenham orientaba mediante disuasión de líneas de pase sobre jugadores cercanos al pasillo central, orientado sus relaciones sobre los pasillos laterales. Tras el cambio de sistema y debido al desgaste físico, su posicionamiento en zona intermedia, fue decayendo hasta llegar a posicionarse en campo propio. En zona de creación sus jugadores mostraron predisposición a interceptar, mediante basculaciones sobre zona activa, intentando evitar relaciones interiores, a pesar de tener inferioridad numérica en esta zona. Fueron desequilibrados por los jugadores de segunda línea del Ajax sobre carril central, sobre todo, cuando se ubicaban Ziyech y Shöne sobre la corona del área de meta, y ocupaban de manera racional los espacios de exteriores. Su actitud conservadora en esta zona de juego, les hizo generar intervalos relevantes, por donde los jugadores rivales en posesión del balón encontraban a compañeros cerca del área de meta. En zona de finalización la distinción de funciones con tres centrales no fue la adecuada, ya que en numerosas ocasiones se encantaban en igualdad numérica y con espacio a la espalda, sin que ningún compañero de líneas anteriores les ofreciera una ayuda para evitar ser desbordados. Ya con línea de cuatro, y hasta que el desgaste hizo mella, los ajustes fueron más precisos.

En transición defensiva no tuvieron dificultades a la hora de reorganizarse tras la pérdida del balón, mostrado una temporización sobre el poseedor para replegar con garantías a campo propio. De esta manera apenas se generaban desequilibrios entre líneas, e incluso la utilización de la falta táctica fue utilizada como última opción para evitar ser superados.

En acciones a balón parado defensivas realizaron una defensa combinada, controlando con las acciones defensivas de sus centrales los desequilibrios en zona de remate directo, que el Ajax construía para De Ling.

En fase ofensiva el juego mostrado fue directo, alternado en inicio el juego directo mediante relaciones de Lloris con Llorente, para que éste conectara, posteriormente, mediante prolongaciones y/o temporizaciones con los jugadores de segunda línea como Eriksen. De esta manera, evitaban pérdidas innecesarias ante la presión alta y agresiva a la que el Ajax les sometía. En zona de creación, realizaron un juego vertical e impreciso, que les penalizó a la hora de gestionar el desgaste físico al que fueron sometidos por el Ajax. Wanyama no encontraba a Eriksen, el cual, no llego a encontrar los mejores espacios de participación de manera clara, con la repercusión que ello tiene en la elaboración y temporización del juego ofensivo en su equipo. En zona de finalización buscaban la referencia de Llorente en campo rival, pero el español, no ganó sus duelos con De Ligt. La poca presencia en el área de Onana fue determinante en esta zona tan necesaria para ver puerta.

La transición ofensiva directa no mostró todo el peligro que Pochettino tenía ideado. La falta de jugadores con mayor capacitación para iniciar y sumarse a las situaciones de ataque posteriores, les hizo no aprovechar los desequilibrios defensivos del rival, cuando éste perdía el balón en zona de creación. Alli, Eriksen y Moura, no llegaban a zonas de remate, al tener demasiados metros hasta el área de meta rival.

Erik Ten Hag, dispuso a su equipo en fase de ataque con un atrevido 1-3-3-4, pasando a 1-4-1-4-1 en fase defensiva. En el inicio de juego del Tottenham, dificultaban cualquier inicio en corto. Cada vez que Lloris se relacionaba con uno de sus centrales, Tadic iniciaba la presión, seguido de Neres, Ziyech  a la hora de vigilar a los centrales. Además, De Jong fijaba a Eriksen, ahogando de esta manera a su receptor potencial en campo propio. Para ello, Tadic, orientaba al central sobre su pierna hábil, cerrándole así la línea de pase interior, obligándole de esta manera a jugar sobre el lateral cercano. Justo en ese momento, el lateral de la zona activa, saltaba al encuentro con su oponente y le impedía encontrar a un jugador cercano, obligándole a jugar directo y sobre los carriles laterales. De esta manera, recuperaban el balón con garantías. En zona de creación rival, evitaban ser superados para no exponer a su última línea defensiva. De Jong, trataba de impedir que Eriksen y Alli se relacionasen con comodidad de manera vertical. Su dispositivo defensivo en esta zona evitaba que las evoluciones de Tottenham fueran fluidas, para ello se estructuraban en 4 líneas defensivas en cercanía, para estar siempre en disposición de realizar ayudas defensivas. Su línea medular, evitó generar intervalos relevantes sobre el campo propio, equilibrando las distancias entre líneas y replegando, si era necesario. En zona de finalización, su última línea defensiva dominó los aspectos defensivos individuales, con De Ligt como jugador determinante en esta zona de juego. Su interpretación de las vigilancias y las diputas en situaciones de igualdad, le hace anticiparse a las acciones ofensivas del rival con seguridad. Su estructura defensiva, en fases donde replegó, no generó espacios interiores, evitando de esta manera intervalos relevantes de remate.

En transición defensiva evidenciaron una perfecta reorganización para la realización del acoso tras pérdida, consiguiendo recuperar el balón de manera rápida y segura en campo rival en numerosas situaciones. Su actitud proactiva, sumado al alto número de jugadores ubicados en campo rival y sobre la zona activa, les favorece a la hora del primer acoso en superioridad. De esta manera evitan la activación del contraataque rival y recuperan el balón con prontitud.

En ataque el juego empleado por los jugadores de Ajax fue combinativo, ajustando el ritmo de juego al momento del partido y dominando los espacios para desordenar al rival. La valentía de Ten Hag, junto a sus jugadores, les hace ser un equipo sorpresivo. En el inicio de juego, Onana tenía como primera opción relacionarse en corto con sus centrales para evolucionar ellos, posteriormente, en el ataque mediante combinaciones. La actitud rival tenía como objetivo ralentizar el juego combinativo holandés y evitar ser superados, por lo que no dificultaban hasta las inmediaciones del centro del campo. En zona de creación, trataban de generar superioridades numéricas y posicionales en campo contrario. De Jong, era el encardado de organizar a sus compañeros con balón, logrando tener la continuidad necesaria con la que se sintieran cómodos. Su lectura de juego, le facilita modular el ritmo en función de cómo se va desarrollando el encuentro. En zona de finalización, tuvieron la capacidad y el criterio para  realizar penetraciones entre intervalos de la última línea defensiva del Tottenham. La ubicación de hasta cuatro jugadores enfrentados a la última línea defensiva rival en ataque posicional, genera situaciones de incertidumbre constante al rival, debido a estar en igualdad numérica. En esta zona del campo tenemos que destacar las aportaciones tácticas de Van de Beek, siendo determinante en los goles de su equipo. Éste, facilitaba a sus compañeros líneas de pase decisivas dentro del área rival, fruto de ello llego el gol del encuentro. Destacar la buena distribución espacial de los jugadores en esta zona del campo, ocupando las zonas de remate, las intermedias, y con jugadores de líneas anteriores en línea de pase.

En transición ofensiva, supieron valorar de manera acertada las opciones de contraataque, no precipitándose a la hora de activarlo. De esta manera, aseguraban la posesión del balón. Tras recuperar el mismo, trataban de llevarlo de manera segura y rápida a la zona débil rival y, a partir de ahí, realizar ataques organizados. Destacar la función de Ziyech y Shöne en esta fase. Los dos equilibran los espacios interiores y ofrecen líneas de pases seguras, al jugador que recupera el balón.

 

LAS CLAVES

  • La disposición táctica en fase de ataque en 1-3-3-4 empleada por el Ajax en campo rival. Erik Ten Hag, demostró su valentía y dominio de un sistema vistoso en el que De Jonk le da seguridad en zona de creación; y Van de Beek sorpresa y efectividad en finalización.
  • La presión tras pérdida en campo rival realizada por el Ajax, al acumular un gran número de jugadores en campo rival sobre la zona activa, organizados, y con actitud proactiva, para realizar la presión inmediata, aumenta la posibilidades de éxito.
  • La circulación continua de jugadores en fase de ataque y campo rival ofrecida por el Ajax. El poseedor del balón encuentra líneas de pases continuas y dinámicas, generando en todo momento incertidumbre sobre la líneas defensivas rivales..
  • La poca presencia ofensiva del Tottenham tras la recuperación del balón en la zona de creación rival. La velocidad de los jugadores con que Pochettino dispone en estos momentos, le penaliza en este tipo de planteamientos.
  • Mala gestión de los espacios del bloque defensivo en repliegue de Tottenham. Su última línea defensiva no calculaba de manera acertada la distancia de sus intervalos. Además, su línea medular se mostró demasiado conservadora en esta zona del campo.

 

La disposición táctica utilizada por Mauricio Pochettino en fase defensiva fue 1-5-3-2 ubicando en campo propio, marcaje zonal y una actitud de acoso sobre el poseedor del balón cuando éste, intentaba incurrir sobre el carril central. Tras la lesión de Vertonghen, dio entrada a Sissoko y cambió la disposición de su equipo a 1-4-3-2-1. Arderweireld paso a central izquierdo, Sissoko a interior derecha y Llorente en punta.

En fase ofensiva e inicio de juego el objetivo prioritario de la primera línea de construcción de juego, era atraer a la primera y segunda línea defensiva rival, y jugar posteriormente directo sobre Fernando Llorente. El cual, ganaba los duelo aéreos, e intentaba jugar de cara con Eriksen que se ubicaba en cercanía. Posteriormente, y tras la movilidad de los jugadores de segunda línea, aprovechaba los espacios generados.

Tras la recuperación de balón en zona de creación rival, los de Pochettino trataban de conectar con Llorente tras desmarque de apoyo del mismo. Posteriormente los jugadores más rápidos, se desplegaban en campo rival tratando de aprovechar los espacios libres generados por el rival. La falta de presencia en el área holandesa, les hizo no aprovechar este tipo de situaciones.   

En fase defensiva y zona de finalización rival, su actitud conservadora sobre la zona activa les ocasionó fragmentaciones dentro de su dispositivo defensivo. Los intervalos entre jugadores de una misma línea y anterior, les hizo ser un equipo frágil en las inmediaciones de área. Además, sus centrales (estando en línea de tres), no entendieron de manera grupal las distancias de relación defensiva para evitar generar espacios a sus espadas.

En libres indirectos alejados, Pochettino intentó aprovechar el posicionamiento avanzado del bloque defensivo zonal que organizó el Ajax. Alderweireld y Llorente, trataban de sorprender en a la hora de rematar dentro del área, pero el ordenado y rápido repliegue holandés, les  dificultó a la hora de realizar primeros y segundos remates de manera saneada, perdiendo de esta manera una de sus armas, las ABP. 

El emplazamiento empleado por Erik Ten Hag en fase de ataque fue un decidido 1-3-3-4 en campo rival, pasando a 1-4-1-4-1 en fase defensiva y campo propio. De Jong es el jugador referencia en la organización del juego de ataque. Los laterales saltan de línea, siendo el de la zona activa el que se posiciona con la última línea de ataque, generando de esta manera, una total incertidumbre, al crear situaciones de igualdad numérica con la última línea defensiva rival. Los interiores, mediante su circulación, generan espacios interiores para el aprovechamiento posterior.  

En fase defensiva e inicio de juego rival, el dispositivo defensivo del Ajax en avanzado, dificultó la evolución del juego de ataque rival en campo propio. La primera línea de acoso dejaba libre al lateral rival, con el objetivo de que conectaran con él. Justo ahí, De Jonk fijaba a Eriksen (receptor potencial en campo propio); Van de Beek retrocedía para vigilar a Wanyama; y el lateral saltaba línea para presionar fuertemente al receptor, obligándole a no jugar de manera segura y en largo. De esta manera, recuperaban el balón con prontitud. 

En fase de ataque y zona de finalización, la adecuada interpretación en la distribución, creación, ocupación, y aprovechamiento de los espacios por parte del Ajax, les hizo someter al Tottenham durante muchos momentos del juego. Vemos como Tadic y Van de Beek, fijan a tres defensores, Zyech ocupa la zona intermedia y Tagliafico, Schönes y Vetlman ofrecen línea de pase segura al poseedor, tras penetrar sobre el espacio. Posteriormente y tras desordenar al dispositivo rival, Schönes conecta con Van de Beek a través del intervalo entre centrales para el 0-1.  

En fase ofensiva y zona de inicio, el Tottenham se estructuraba con una primera línea de tres jugadores, y otra de dos, entre líneas defensivas rivales. El objetivo era juntar a la primera línea defensiva rival sobre el carril central y, tras asegurar la posesión con De Jong entre centrales, atacar el intervalo lateral-interior por donde avanzar a la zona de creación con Ziyech.

La transición defensiva empleada por los jugadores de Erik Ten Hag durante el encuentro, fue decisiva a la hora de recuperar el balón en campo rival con rapidez, tras la pérdida del mismo. Vemos como el jugador que pierde el balón, es ayudado de manera inmediata por su compañero más cercano, además, el jugador inmódicamente posterior, está en vigilancia para anticiparse al posible receptor y ser una línea de pase segura en caso de reocupación de balón.

ANÁLISIS ESTADÍSTICO