Actualidad Deportiva

El Barcelona empata en Turín con Messi en el Banquillo y sin profundidad ofensiva

  27/11/2017

 

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Massimiliano Allegri fue 1-4-4-2, sin modificación en fase ofensiva. La intención de la primera línea de presión de la Juventus formada por Higuaín y Dybala era la de forzar a la primera línea de construcción del FC Barcelona a saltarse su línea de creación, para ello fueron ayudados por sus compañeros de la línea posterior cuando el balón era cedido a Ter Stegen por parte de sus compañeros. Los medios centros fijaban a Busquets y Rakitic cuando realizaban desmarques de apoyo, a sabiendas de que son los posibles receptores potenciales para llevar el balón en buenas condiciones a campo contrario. En la zona de creación del Barcelona los italianos aseguraron el eje central, formado una estructura sólida con cuatro mediocampistas y la ayuda de Dybala si Cuadrado retrasaba su posición a línea defensiva dificultando así el juego interior del equipo de Valverde. En todo momento evidenciaron una clara intención de interceptar en esta zona del juego, ubicando a todos sus jugadores sobre el campo propio. En zona de finalización del rival, las condensaciones de jugadores sobre la zona activa del juego minimizaron las acciones ofensivas desequilibrantes del equipo rival, realizando continuas ayudas defensivas dentro del área de Buffon y desarticulando así cualquier posible penetración por parte de los atacantes del equipo de Valverde. Destacar la variante defensiva en 1-5-3-2 en ocasiones puntuales realizada por el equipo italiano, Cuadrado retrocedía su posición a la última línea defensiva, pasando Barzagli a ser el tercer central cuando este último, tenía que realizar coberturas a Benatia.

En transición defensiva la Juventus fue un equipo con una buena reorganización defensiva, realizando una primera presión para ralentizar al rival más un posterior repliegue sobre campo propio. Si su primera línea de acoso no era capaz de recuperar el balón o de realizar una falta táctica, optaban por replegar orientando sobre los carriles exteriores y acumulando así efectivos detrás el balón lo más rápido posible.

En el inicio de juego de la fase ofensiva su primera opción era iniciar mediante ataque directo. Su portero Gianluigi Buffon buscaba la prolongación de sus compañeros de ataque sobre campo rival, para que a partir de ahí intentaran adueñarse del balón los compañeros más cercanos. En este sentido destacar al equipo de Allegri, siendo un equipo que trató de superar líneas de presión lo más rápidamente posible, ya sea mediante pases medios verticales para avanzar, como a través de conducciones superiores por parte de sus jugadores más desequilibrantes. En zona de finalización el equipo turinés se encomendó a las individualidades Dybala, su jugador más incisivo en ataque, mostrándose como un jugador capaz de penetrar líneas defensivas mediante conducciones superiores, conquistando así el área de meta rival, aunque en este encuentro Marc-André ter Stegen le impidió conseguir el gol.

La transición ofensiva empleada fue directa. Los jugadores que conseguían recuperar el balón buscaban las relaciones directas con los carrileros si estaban ubicados sobre el campo rival, o si esto no era así, la intención era buscar el desmarque de apoyo que ofrecía Higuain, para que este posteriormente enlazara con algún compañero que se le acercara. En esta última opción resultó siempre perdedor en sus duelos con los centrales españoles.

El emplazamiento defensivo inicial de los jugadores del Ernesto Valverde fue un 1-4-1-4-1, pasando a 1-4-2-3-1 en fase ofensiva, siendo Luis Suárez el jugador más avanzado ofensivamente. En el inicio de juego de la Juventus el equipo español realizó una presión alta, tratando de dificultar la construcción de las acciones de ataque de la Juventus mediante conductas disuasorias, aspecto que les obligaba a buscar relaciones con la última línea de ataque ubicada en campo contrario. En zona de creación sus jugadores mostraron predisposición a interceptar, ya que querían evitar que los medios-centros encontraran sobre en el eje central a Dybala. Para ello Paulinho y Rakitic realizaban constantes acosos al poseedor del balón, mientras Busquets equilibraba y orientaba hacia carriles exteriores, evitando así que se produjeran desequilibrios defensivos por el interior de su dispositivo. Así lograron que el equipo local no pudiera tener continuidad en su juego de ataque. En zona de finalización fueron capaces de impedir la creación de situaciones de superioridad numérica y posicional en espacios cercanos a su área. Su línea defensiva tuvo una gran actuación realizando continuas anticipaciones sobre sus marcas, y no teniendo desajustes defensivos entre intervalos. Destacar a Ter Stegen como jugador talentoso en el inicio de juego de su equipo, además de ser un jugador determinante con sus intervenciones defensivas acertadas ante situaciones con peligro del rival.

En la transición ofensiva no se sintió cómodo durante todo el encuentro tras robo en creación y finalización rival, siendo la combinativa la más empleada, al no poder encontrar libres a sus jugadores más desequilibrantes en esta fase, debido a la rápida reorganización defensiva juventina. En el inicio de juego rival, Paulinho fue el jugador que mejor interpretó los acosos e interceptaciones, obteniendo así posteriores situaciones de finalización rápidas desde la frontal, aunque sin acierto de cara a portería.

En fase ofensiva en el inicio de juego su primera opción era la de iniciar mediante ataque combinativo, Ter Stegen se relacionaba con facilidad con sus centrales Piqué y Umtiti. Cuando esto no era posible, intentaba encontrar a Paulinho libre detrás de la segunda línea de presión rival. La primera línea de acoso de la Juventus formada por Higuaín y Dybala intentó disuadir en todo momento su inicio de juego, debido a ello Iniesta e incluso Messi en la segunda mitad realizaron ayudas ofensivas sobre esta zona, construyendo situaciones de superioridad numérica para poder obtener relaciones posteriores con más claridad. En zona de creación la buena interpretación de las distancias ofensivas, les facilitó poder realizar acertadas combinaciones, otorgándoles así un control absoluto del balón sobre campo rival. Iniesta fue el jugador más destacando en esta fase, penetrando líneas defensivas mediante pases y conducciones para liberar compañeros. En zona de finalización la falta de aprovechamiento de los espacios libres del área de meta, impidió poner en apuros a Buffon. En la segunda mitad, con la entrada de Messi el equipo de Valverde se mostró con más verticalidad en sus acciones sobre el campo rival, pero sin poder encontrar situaciones óptimas de remate cerca del área de meta, siendo un equipo con falta de profundidad ofensiva en esta fase.

En transición defensiva intentaron recuperar el balón con rapidez, realizando acoso tras pérdida los jugadores ubicados sobre la zona activa. Destacar a los jugadores de líneas posteriores, que realizaron unas perfectas vigilancias ofensivas, lo que les proporcionaba unas fructíferas anticipaciones defensivas en esta fase, evitando así el posible contrataque rival. De esta manera evitaban ser superados en situaciones comprometidas, ya que la ubicación de un gran número de jugadores sobre el campo rival en la fase anterior, proporcionaba espacios defensivos muy peligrosos al rival.  

LAS CLAVES

  • La Juventus construyó un perfecto bloque defensivo sobre campo propio, donde la superioridad defensiva por el carril central obstaculizó las posibles penetraciones o incorporaciones de los atacantes rivales sobre el área de Buffon.
  • La rápida y estructurada reorganización defensiva mostrada por el equipo de Allegri. Fue un equipo sacrificado a la hora de neutralizar los posibles espacios defensivos generados sobre campo propio, realizando continuas ayudas defensivas.
  • La versatilidad mostrada por Iniesta en las acciones de ataque, mostrándose como el jugador capaz de temporizar y marcar el ritmo del juego combinativo del equipo de Valverde.
  • Las vigilancias ofensivas realizadas por Piqué y Umtiti fueron determinantes para poder neutralizar la peligrosa transición ofensiva de la Juventus. Durante todo el encuentro se anticiparon a sus marcas, desarticulando así la primera oleada de la transición rival.
  • En fase de ataque, el Barcelona dominó el juego interior sobre la zona de creación, encontrando a Busquets y Rakitic como hombres libres, para que estos posteriormente dieran continuidad al juego combinativo sobre esta zona con la ayuda de Iniesta y Messi en la segunda mitad.

Sistema defensivo utilizado por Allegri: 1-4-2-3-1 ubicado en bloque intermedio, con los dos puntas sobre el círculo central. Vemos la ayuda defensiva que realizaba Cuadrado a Barzagli sobre la zona no activa de juego, fijando la marca de Iniesta sobre dicha zona.

Inicio de juego empleado por el equipo juventino, Buffon buscaba la relación directa con sus compañeros sobre campo rival, para que realizaran prolongaciones hacia los jugadores posicionados en espacios intermedios. El equipo a partir de ahí intentó ser un equipo vertical.

En zona de finalización de la Juventus, Dybala buscaba realizar penetraciones mediante conducciones superiores sobre los carriles interiores, esto ocurría tras conseguir recibir el balón libremente sobre la frontal del área de Ter-Stegen.

La Juventus en zona de finalización del equipo español, realizó cambios de orientación como recurso táctico a la hora de encontrar espacios de penetración sobre la última línea defensiva rival.

En zona de finalización del Barcelona, los defensas juventinos mostraron una buena predisposición a la hora de interpretar la defensa de la pared. Estas eran realizadas por los compañeros más cercanos a los posibles espacios de aprovechamiento rival, consiguiendo así interceptar el pase mediante una buena anticipación defensiva.

Sistema defensivo empleado por Valverde: 1-4 1-4-1 en bloque intermedio y marcaje zonal, con Luis Suárez descolgado sobre un carril lateral. Busquets se posicionaba entre las dos líneas de cuatro equilibrando así los posibles intervalos generados por el jugador que realizaba acoso sobre el poseedor del balón.

Los jugadores de Valverde realizaron un uso correcto de las distancias de relación entre cercanos para progresar en el juego. Vemos como Piqué encuentra libre a Busquets, para que este posteriormente conecte con Rakitic tras atraer a defensores.

Messi con libertad de movimientos modificaba sus espacios de intervención. En zona de creación fue capaz de sorprender al rival en su faceta de pasador, realizando pases diagonales sobre Digne tras atraer a defensas rivales sobre el eje longitudinal del campo.

En zona de finalización el Barcelona realizó paredes como medio de penetración sobre la última línea defensiva rival, estas fueron realizadas lejos del área de Buffon, siendo Suárez el jugador encargado de enlazarlas. En tiro exterior fue el recurso empleado por los jugadores de Valverde a falta de la necesaria profundidad ofensiva.


Durante todo el encuentro Piqué y Umtiti realizaron unas acertadas anticipaciones ofensivas sobre sus marcas. Esto fue debido a la buena interpretación de las vigilancias ofensivas en la fase anterior, siendo capaces de activar rápidamente el cambio de rol, leyendo así con anterioridad el pase posterior rival.
 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO