Actualidad Deportiva

Ansu Fati mantiene vivo en Champions al F.C Barcelona hasta la llegada de Xavi

  05/11/2021

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Sergi Barjuan fue 1-4-1-4-1, pasando a 1-4-3-3-en fase ofensiva.

En el inicio de juego del Dinamo de Kiev, su primera línea de acoso, formada por Memphis y Ansu Fati más, los dos interiores F. De Jong y Nico, evitó que Bushchan pudiera encontrar al jugador libre cercano en campo propio con facilidad cuando éstos adelantaban la línea de presión. Tras este primer cuarto donde las recuperaciones en campo rival eran constantes, la primera línea de presión habilitaba intervalos para invitar a los centrales a realizar conducciones superiores a través de ellos y robar el posterior pase con Busquets como actor principal. De esta manera, Memphis y Fati podían encontrar situaciones más aclaradas, pero tras la recuperación no se mostraron verticales. En zona de creación, Nico y De Jong supieron interpretar las ayudas a Busquets cuando éste, se encontraba desprotegido sobre los costados. En zona de finalización rival, su última línea defensiva sufría cuando sus centrales eran expuestos a duelos en posiciones avanzadas contra Garmash y Buyalsky. En esta fase y a pesar de no ser un equipo seguro, evito generar espacios óptimos de remate.

En transición defensiva, su dispositivo evitaba fraccionarse, pero las posiciones avanzadas en numerosas situaciones de Nico y De Jong, les impedían neutralizar la activación de la primera oleada rival. Busquets era superado con facilidad al tener mucho espacio que defender sin ayudas cercanas. El primer acoso sobre el poseedor se fue debilitando, con lo cual, su última línea defensiva quedaba expuesta a las irrupciones de Tsygankov, De Pena y Garmash con espacios. Ter Stegen evito el gol local en más de una ocasión clara.

En fase ofensiva, los de Barjuan lograron dominar el balón y los espacios para poder desarrollar su vistoso juego colectivo en la primera mitad. A falta de un buen juego interior, la amplitud de Alba, Fati, Gavi y Mingueza les facilitó para dar continuidad al su juego colectivo. En el inicio de juego, Ter Stegen no se encontró con dificultades para encontrar al jugador libre mejor situado en campo propio. En zona de creación, trataban de generar superioridades numéricas y posicionales en torno al balón, pero la falta de movilidad interior y continuidad en los pases, les ralentizaba el necesario ritmo alto de juego para desordenar el dispositivo defensivo rival. Tras la entrada de Dembelé el ritmo de juego mejoró, siendo más profundo y generando así mayor peligro a un rival que fue alagando sus distancias entre líneas. En zona de finalización a falta de construir situaciones aclaradas de remate ante su falta de calidad, supo aprovechar Ansu Fati un desajuste de espacios y marca para conseguir el  0-1 deseado tras centro lateral de Mingueza.

Por último, decir que en la transición ofensiva tras la recuperación del balón, no lograron activar de manera rápida, su 1º oleada hasta la entrada de Dembélé en la segunda mitad. El Frances en una amenaza constate ante equipos con desplegados que generen espacios en su reorganización. Aprovechar los desequilibrios en la estructura defensiva Rival e incidir en ellos.

Por otra parte, Mircea Lucescu empleó un sistema 1-4-2-3-1- tanto en ataque como en defensa.

Planteó un partido donde sus jugadores debían de aprovechar el nerviosismo de los jugadores del Fc Barcelona en transición ofensiva y balón parado como principal arma, ya que el rival es un equipo en reconstrucción y realzaría su potencia ofensivo en transición ofensiva.

En el inicio de juego del Fc Barcelona, los rusos se ubicaban en posición plegada, con el principal objetivos de generar espacios a la espalda de la primera línea de construcción de juego rival, que pudieran aprovechar, en caso de recuperación de balón. Su primera línea defensiva era formada por Garmash, Tsygankov, Buyalsky y De Pena. Ya en zona de creación, su profundidad defensiva les hizo ser un equipo difícil de superar en fase de ataque rival, evitando que sus jugadores más determinantes recibieran el balón bien perfilados y en zonas peligrosas. En zona de finalización rival, su última línea defensiva no se vio superada, sus centrales eran ayudados por los laterales para evitar desajustes en zona de remate. Los dos medios centros Sydorchuk y Shaparenko realizaban continuos desdoblamientos defensivos sobre su última línea defensiva cuando sus laterales, acosaban a Ansu Fati y Gavi.

En transición defensiva y durante su reorganización tras la pérdida del balón en campo rival, intentaban ralentizar las acciones verticales de los culés. El objetivo era desconectar Ansu Fati y Memphis de la posible primera oleada, cometiendo falta táctica sobre el posible pasador del balón. Dominó esta fase hasta la entrada de Dembélé, el cual, aprovecho el desgaste de los locales y sus intervalos relevantes para llegar a zona de finalización con peligro.

En fase ofensiva el juego empleado por los jugadores de Lucescu fue indirecto, con el objetivo de evitar pérdidas innecesarias en campo propio. Su juego combinado les hacia mostrarse como un equipo lleno de sorpresas. En el inicio de juego, Bushchan conectaba con sus centrales y laterales en campo propio para atraer a la primera línea defensiva blaugrana. Zabarnyi y Syrota evitaban jugar directo y trababan de conectar con los extremos a través de conducciones o pases medios. Las primera toma de decisión no era la acertada y les pudo costar algún gol. En la segunda, si desajustaban el dispositivo defensivo culé. En zona de finalización, la vía de penetración fue a través de los intervalos entre centrales y laterales rivales. en apuros a Courtois.

En transición ofensiva, lograron superar el primer dispositivo rival y decidir bien tras superarlo. El jugador que recuperaba el balón, intentaba conectar rápidamente con un extremo a espalda de los interiores rivales, para activar el contraataque de manera inmediata.

LAS CLAVES

  • El despliegue ofensivo de los tres medios del Fc Barcelona. Busquets, De Jong y sobre todo Nico, generaron superioridades numéricas sobre los carriles exteriores por donde logró generar peligro al combinado local.
  • -Mircea Lucescu preparó a su equipo para generar superiordades defensivas en situaciones de repliegue sobre el lado fuerte del Fc Barcelona. Su objetivo era evitar la conexión Ansu-Alba con espacios.
  • Dembélé como jugador diferencial para decantar encuentros donde se necesita desborde, verticalidad y velocidad.
  • La transición ofensiva local afloró la falta de cohesión en las estructuras defensivas culés y realzó su potencia ofensivo tras la recuperación del balón en campo propio.

El emplazamiento ofensivo utilizado por Sergi Barjuan fue1-4-3-3 en fase ofensiva. Busquets, De Jong y Nico formaron el tribote ofensivo, siendo los dos últimos interiores de recorrido. Gavi partió como falso extremo, mostrándose como un futbolista versátil que esta como su equipo, en proceso de adaptaciones ofensivas. En fase defensiva, se organizaban en 1-4-1-4-1 orientando en todo momento los avances rivales hacia los carriles exteriores.

En transición defensiva según trascurría el encuentro y tras la pérdida del balón en campo rival, el equipo blaugrana evidenció una alarmante falta de cohesión en sus estructuras defensiva. Sus interiores y extremos, no están ubicados en las zonas correctas para generar una línea de pase segura y a la vez, estar preparados para realizar un acoso inmediato tras pérdida cerca de la zona activa. Por ello, los rivales, pueden encontrar con facilidad al jugador libre detrás de los interiores culés active el contraataque.

En fase defensiva y zona de inicio rival, el FC Barcelona intentó dificultar al máximo las primeras relaciones en campo contrario. Para ello, su primera línea de presión habilitaba intervalos de penetración de manera voluntaria. De esta manera, invitaban a los centrales rivales a que se adentraran. Justo en ese momento, se agrupaban los interiores a los puntas del lado activo, mientras que Busquets fijaba al receptor potencial. De esta manera recuperaban el balón con celeridad.

Dembélé como jugador diferencial para decantar encuentros donde se necesita desborde, verticalidad y velocidad. El Francés activaba de manera inmediata los contraataques, generando superioridades numéricas y posicionales que facilitaban llegar a zona de finalización con altas opciones de éxito. La velocidad de sus acciones individuales conquistando los espacios libres en fase de transición ofensiva y desborde en fase de ataque, le hacen ser un jugador determinante.

En fase ofensiva, zona de finalización y por falta de juego interior, los centros laterales fueron un recurso táctico muy utilizado por los catalanes para comprometer al portero rival. Mingueza era el encargado de realizarlos sobre el flanco derecho y Jordi Alba sobre el izquierdo. El 0-1 logrado por Ansu Fati, viene precedido de un gran centro lateral a media altura sobre el punto de penalti, que remata el 10 de volea imparable.

El Dínamo de Kiev en fase defensiva se organizó en 1-4-2-3-1, intentando ubicarse en bloque medio, pero debido al dominio de la posesión por parte rival terminó replegando sus líneas defensivas en campo propio y alternando su actitud de acoso sobre el poseedor y cercanos, con temporización para que los centrales se adentraran en su dispositivo defensivo por el carril interior derecho propio. De esta manera, intentaban generaban espacios a la espalda de la ULDR para activar su contraataque con espacios.

Mircea Lucescu preparó a su equipo para generar superiordades defensivas en situaciones de repliegue sobre el lado fuerte del FC Barcelona. Su objetivo era evitar la conexión Ansu-Alba con espacios. Para ello, resto espacios de participación a los dos habilitándolos para el central de su carril. Además, mantuvo una profundidad defensiva sobre espacios y poseedor adecuada, evitando así el juego interior blaugrana.

La estructura defensiva que mostraron los locales durante todo el encuentro, evitó la participación de Ansu Fati de manera destacada. Vemos como el español es obligado a perfilarse hacia su propia portería y en inferioridad. Además, sabiendo de su talento para asociarse, los cercanos a la zona activa eran fijados por sus pares. El achique de espacios resutó determinante para impeder el juego fluido visitante durante el encuentro. 

Lucescu quiso realizar un inicio de juego indirecto para atraer líneas defensivas rivales cerca de su portería y facilitar situaciones de igualdad con espacios a la espalda de la ULDR para evolucionar en ataque. Sus centrales tras los errores ofensivos anteriores en conducciones, aprovecharon los intervalos entre jugadores rivales para contractar con su extremos en zona de creación. Posteriormente y tras adentrase por el eje longitudinal del campo, realizaban cambios de orientación sobre el lado débil rival, para llegar a zona de finalización con jugadores de 2º línea. 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO