Vélez sucumbe ante el orden de Independiente

C.A. VÉLEZ SARSFIELD 0-2 C.A. INDEPENDIENTE Primera División. 2016/17 (Jornada 11)

  21/04/2016

  • Independiente fue dueño del juego en el centro del campo y esto fue una de las claves de las muchas ocasiones que generó y  de su victoria final.
  • Buena demostración defensiva de Independiente con una trabajo de presión en medio campo y buena sincronización de la defensa para acompañarlos.
  • Un Vélez impotente en ataque echa de menos un rematador para materializar sus pocas acciones ofensivas.

DESDE EL PUNTO DE VISTA TÁCTICO

  • En su fase ofensiva Vélez buscaba desarrollar dos situaciones preferentemente, basadas en las acciones rápidas de contraataque con la participación concentrada en sus hombres más avanzados Stelcaldo, Alvarenga y Toledo, estos dos últimos por las bandas. Mientras que en su fase de ataque posicional era Asad el director a la hora de recibir en medio campo y elaborar y distribuir el juego buscando los movimientos de los hombres de banda hacia el pasillo central para buscar el desequilibrio en la defensa rival.
  • En lo sucesivo la fase ofensiva de Vélez se fue desinflando, con poca continuidad en el ataque posicional, donde la presión de rival también influyó, pero sobre todo en la poca circulación del balón y en el exceso de individualismo sin la capacidad de desborde, lo que le restaba esa efectividad al ataque.
  • Un error que se repetía en el ataque posicional de Vélez y ante un equipo rival replegado eran los continuos desmarques de todos los jugadores avanzados hacia adentro, duplicando los movimientos y facilitando a la defensa fijar las marcas en vez de o bien buscar un desmarque de ruptura o bien darle la amplitud necesaria al ataque por las bandas, cerrándose así mismo y teniendo que terminar jugando hacia atrás y no pudiendo progresar en el juego.
  • Tarde se dio cuenta Vélez que debía buscar los desmarques en profundidad sobre  la espalda de la defensa rival. Toledo lo realiza y consigue controlar el pase de Assad pero no acierta a superar la salida de Campaña para reducir distancias.

Demasiado lento y demasiado juego por dentro en la fase ofensiva de Vélez que realizaba  pases sin superar ni adversario ni líneas rivales, esto era mayormente debido a los desmarques duplicados de los jugadores más avanzados, donde todos venían hacia a la misma zona, siendo más fácil para Independiente fijar las marcas, y por lo tanto Vélez terminaba jugando siempre hacia atrás y por tanto no progresando en el juego.

Demasiadas individualidades buscaba Vélez para finalizar sus acciones. Independiente replegaba bien cerrando el pasillo interior y Cáceres en vez de abrir el juego por las bandas por donde progresaban Toledo y Alvarenga, decidía finalizar la acción con un disparo desde fuera del área.

Ante la concentración de jugadores en la zona ancha, Vélez se dio cuenta de que debía buscar los desmarques en profundidad. Así fue como dispuso de su ocasión para recortar diferencias con Toledo recibiendo y enfrentando al portero pero siendo incapaz de batirlo.

DESDE EL PUNTO DE VISTA TÁCTICO

  • El conjunto Independiente volcaba su fase ofensiva buscando las bandas como espacio por el que encontrar la progresión ofensiva para terminar ganando línea de fondo y buscar un centro o pase hacia gente que se incorporaba a zonas de remate dentro del área.
  • Dominaba muy bien los pase y la recepción entre líneas, consiguiendo el consecuente desajuste defensivo, con Aquino enfrentando a la defensa para habilitar a banda sobre Toledo e incorporarse rápidamente a zona de remate, finalizando la jugada pero encontrándose con bien posicionado Assmann.
  • De un acción a balón parado llegaría el primer gol de Independiente tras un error en la recepción de un balón sin dificultad pero que Assmann no consiguió blocar y estando muy atento Ortiz para empujarla al fondo.
  • Independiente siguió muy concentrado tras la reanudación del encuentro y a los 5 minutos volvió a golpear en el marcador. De un saque de banda rápido sobre Leandro que gana la partida a los dos defensores consiguiendo sacar un centro para la entrada de Rigoni que aprovecha también el doble error de los dos marcadores, primero en la orientación defensiva del lateral y segundo, del central que no cierra ni se perfila en la zona de primer palo, a donde llega Rigoni para anticiparse a los dos y rematar cruzado.

Los desequilibrios recibiendo entre líneas le daban a Independiente la capacidad de superar líneas y poder profundizar en su fase ofensiva. Aquino recibe, se deshace de su oponente, enfrenta para dividir, abre a banda sobre la incorporación de Toledo y se incorpora a zona de remate dentro del área aunque se encuentra con las manos de un seguro Assmann.

La falta de concentración le costó a Vélez el segundo gol al inicio de la segunda parte. De un simple saque de banda, primero el error en el ajuste de marcas de dos defensores y segundo, la mala orientación defensiva del lateral sobre el único y posible rematador, ante lo que Rigoni realiza un desmarque a zona de primer palo para anticiparse a los dos defensores y marcar el definitivo segundo tanto.

PLANTEAMIENTO DEFENSIVO DE AMBOS EQUIPOS

  • Vélez Sarsfield aunque buscó no encerrarse atrás y adoptar un posicionamiento defensivo entre intermedio y avanzado, tuvo problemas para contener y neutralizar el ataque de Independiente cuando este buscaba jugar con pases entre líneas, donde se generaba el desajuste consecuente tras recibir y enfrentar a la defensa, que encontraba serias dificultades teniendo que replegar pero no consiguiendo ajustar las marcas sobre los posibles rematadores.
  • Cúmulo de despropósitos defensivos tras la reanudación del partido por parte de Vélez que salió dormido al encuentro. De un simple saque de banda sobre Fernández, este gana la partida a los dos defensores que le salen al paso para sacar un centro. Y el segundo error en cadena está situado en la mala orientación defensiva del lateral sobre el atacante al que pierde de vista y el no ganar la posición por parte del central en zona de primer palo, a donde llega Rigoni para rematar.

El desajuste defensivo de Vélez se manifestaba en la presión intermedia que realizaban sobre la salida de balón de Independiente, pero no cerrando las líneas de pase interior invitar al rival a jugar por fuera, por lo que recibía en este caso Aquino y no llegando a la correcta presión Desábato, lo que sumado al desequilibrio del atacante propiciaba que enfrentase a la defensa local.

Muy desconcertado saltó Vélez en la segunda parte, donde además de encajar el gol por falta de concentración en loas marcas, empezó a ofrecer muchas pérdidas de baló en el medio campo que propiciaban contraataques de Independiente y el consecuente repliegue intensivo de la defensa local.

PLANTEAMIENTO DEFENSIVO DE AMBOS EQUIPOS

  • El equipo de Pellegrino en su ímpetu de buscar el partido manifestaba un posicionamiento defensivo avanzado con una presión tras pérdida tanto en campo contrario como en campo propio. Esta situación le empezaba generar situaciones defensivas que tenía que neutralizar con temporizaciones y repliegues intensivos de la gente más avanzada.
  • Pero a partir del minuto 10 de partido y ya con el gol a favor Independiente empezó a dominar el partido desde su formato defensivo, defendiendo como un bloque muy compacto, sobre todo en campo propio, dejando como única alternativa los disparos desde fuera del área al rival.
  • Con una iniciativa en el juego defensivo aplastante, Independiente dominó el partido con mucha solvencia, como se pudo ver en la segunda parte, donde a pesar de ir ganando buscaba seguir presionando en zona de tres cuartos de campo pero sobre todo, buscaba el acompañamiento de la línea defensiva empujando hacia adelante provocando y dejando al delantero en fuera de juego al tiempo que ayudaba a la línea de medios.

Tras un comienzo de partido de tanteo se empezaron a suceder situaciones de ida y vuelta. Independiente volcado en ataque descuidaba las transiciones defensivas en sus vigilancias y se veía obligado a realizar repliegues intensivos y neutralizar situaciones de igualdad numérica de 4 contra 4.

Independiente manifestaba un trabajo defensivo preparado, en el que buscaba no sólo la presión de sus jugadores más avanzados sino que también y sobre todo muy importante, el acompañamiento de la línea defensiva buscando dejar en fuera de juego al tiempo que ayuda en la presión a la línea de medios.