Un vertical Español frena a un intermitente Sevilla

SEVILLA F.C 1-1 R.C.D ESPAÑOL. Liga Santander 2017/18 (Jornada 1)

  29/09/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

Eduardo Berizzo se presentaba en la Liga 2017-2018 ante su público pensando en el partido de vuelta de la previa de Champions. La entrada y expulsión de Banega cambió y determinó el control del juego en la segunda mitad. El Sevilla dispuso sobre el campo a Soria en portería, Corchia, Kjaer, Lenglet y Sarabia en defensa, un trivote en la medular con Ganso, Laso y N´Zonzi y el tridente en ataque donde formaban Nolito, Navas y Muriel.

En fase ofensiva, el entrenador argentino saltó con un 1-4-3-3 con clara actitud de control de balón. En la primera mitad no lograron realizar satisfactoriamente esta fase del juego, el inicio de juego tras la lesión de Soria en los primeros minutos fue combinada; en corto y encontrando el apoyo de N´Zonzi entre centrales para dar una salida aseada y en largo en busca de las prolongaciones de N´Zonzi ubicado sobre campo rival. Sus tendencias tácticas más características no aparecieron hasta la segunda mitad, con la entrada de Banega sí lograron ataques posicionales y una mayor posesión. Las relaciones en torno al balón aparecían con facilidad, para continuar con cambios de orientación sobre el carril de Navas, que junto a Muriel fueron los jugadores más diferenciales y desequilibrantes en esta fase.

Las transiciones defensivas mostradas en la primera mitad se realizaban mediante acoso tras perdida en la zona de activa del balón pero no funcionaron con asiduidad, debido a no poder construir previamente las ubicaciones tácticas idóneas para formar superioridades defensivas. Por ello, los de Quique Flores lograban romper líneas con pases verticales con facilidad a espalda de la primera línea de acoso, produciendo una reorganización defensiva algo desordenada. En el centro del campo fue la zona del campo donde más se produjo.

En la segunda mitad, Berizzo solucionó este problema tras la entrada de Banega, que se encargaba de organizar la posible pérdida ubicando a sus compañeros en situaciones optimas ante para la recuperación, además de obligar al rival a tener a todos los jugadores detrás del balón.

En acciones a balón parado defensivas, la defensa empleada fue combinada, con jugadores realizando marca individual y marcaje zonal, e igualando marca en zona de inicio del saque.

En fase defensiva los sevillistas pasaron grandes apuros, sobre todo en la primera mitad. El 1-4-3-3 en bloque medio con marcaje zonal condecía demasiados espacios entre jugadores de la misma línea que eran sobrepasados con gran facilidad mediante pases y conducciones verticales por parte de los de Quique Flores, logrando situaciones ventajosas en fase de finalización gracias a la movilidad de los delanteros en profundidad. Muriel era el encargado de ofrecer el primer acoso sobre los rivales. En la primera mitad del encuentro Soria se lesionó tras pararle un duelo a Baptistao, siendo sustituido por Rico.

La transición ofensiva empleada fue combinativa. En la primera mitad no lograron encontrar con facilidad al jugador libre cercano, Ganso y Soria cometieron continuas pérdidas de balón, en la segunda mitad la toma de decisión acertada sobre el jugador libre cercano facilitó el primer pase de seguridad, para posteriormente realizar cambios de orientación sobre el carril de Navas, esto les hizo ir tener más presencia en campo rival y con ello hacer que su rival se encontrara más incómodo.

En acciones a balón parado ofensivas la llegada a zona de primer palo tras movimientos de arrastres previos, les concedió situaciones ventajosas, logrando el 1-0. 

Quique Flores logró poner en apuros a un Sevilla más rodado, el planteamiento del encuentro era manejarlo a partir del robo de balón en zonas medias del campo, para un posterior contraataque, iniciando con: Pau López en portería; Aarón, Naldo, David López, Javi López en defensa; Javi Fuego, Diop, Piatti y Jurado en el medio campo; con Gerard y Leo Baptistao

El emplazamiento defensivo para este encuentro por parte del cuadro españolista fue 1-4-4-2, situando sobre el círculo central del campo rival a los dos puntas, sus jugadores tenían como objetivo principal que esta fase estuviera presente hasta las inmediaciones del campo, sin importarles conceder la posesión de balón hasta esa zona donde la construcción de dos estructuras defensivas con Javi Fuego y Diop como eje les otorgaban continuos robos de balón en la primera mitad.

En la segunda mitad el repliegue sobre campo proprio fue más evidente, concediendo el balón en todo momento a los sevillistas, el cierre de líneas interiores obligaba al rival a atacar por los carriles exteriores, en los minutos finales tras la expulsión de Banega el equipo dio un paso adelante.

La organización de la transición ofensiva directa que llevo a cabo el Español comenzaba en la fase anterior, ubicando a Baptistao y Gerard detrás de N´Zonzi cuando los laterales sevillistas ofrecían amplitud a sus compañeros. Las conductas disuasorias que mostraban los dos puntas generaban dudas entre los centrales. Esto otorgaba a uno de los dos el espacio suficiente sobre sus espaldas. Este espacio era atacado mediante conducciones o desmarques de ruptura, logrando desequilibrarles y llegar con facilidad al enfrentamiento con Rico. El entrenador visitante sabía que lo espacios que concedieran en fase ofensiva los de Berizzo los debía de atacar rápidamente y finalizar las acciones con los menos efectivos posibles. Destacar a Baptistao como jugador más desequilibrante con sus conducciones superiores en esta fase.

En acciones a balón parado defensivas realizaban un marcaje combinado dejando a un jugador descolgado y mostrando libre la zona de segundo palo. EL 1-0 es encajado tras un córner donde la falta de organización y contundencia defensiva facilitó la anticipación de Lenglet dentro del área de meta. Destacar la anticipación en la acción a balón parado previa al 1-1 de Baptistao.

En fase ofensiva el juego ofrecido fue directo, donde los pases verticales y la poca participación de jugadores para llegar al área rival resulto ser un recurso táctico bien empleado por los españolistas. En el inicio de juego la voluntad de saltarse la creación era evidente buscando a los dos puntas para ser ganadores con los dos medios centros del rechace sobre las situaciones intermedias. Destacar los desmarques de apoyo y ruptura coordinador ofrecidos por Baptistao y Gerard Moreno, dando gran variedad de soluciones a los medios para logar ataques exitosos.

En transición defensiva mostraron una buena reorganización defensiva mediante el uso de temporizaciones más el repliegue, no produciéndose apenas desequilibrios entre líneas. La temporización de los dos puntas sobre el trivote sevillista ralentizaba su ritmo de juego, facilitando a las estructuras defensivas construidas una buena organización. El posterior repliegue proporcionaba el control de los espacios y tiempos en esta fase, unido a una buena orientación hacia los carriles exteriores. Destacar la comprensión de las situaciones de Javi Fuego y Diop aportando constantes ayudas sobre su carril natural y exterior.

Las acciones a balón parado ofensivas se manifestaban como un recurso para poder conseguir situaciones de gol, buscando balones directos sobre las zonas intermedias del área de penal en la búsqueda de Diop, Javi Fuego y Baptistao.

LAS CLAVES

  • La transición ofensiva por parte de los de Quique Flores fue un auténtico potencial ofensivo mediante acciones individuales de Baptistao y Gerard.
  • Planteamiento ofensivo mostrado por el Español, con mucha verticalidad y poca participación de jugadores para atacar los espacios libres del Sevilla.
  • El juego combinativo mostrado en la segunda mitad por parte de los jugadores de Berizzo para atraer rivales sobre el carril activo y conseguir despejar líneas de penetración sobre el contrario. Su seña de identidad en ataque.
  • Berizzo ofrece situaciones donde la finalización aparece de manera más rápida esta nueva temporada, destacando la movilidad en la preparación de las mismas de Muriel.
  • Banega como jugador diferencial en el juego del Sevilla, tanto en lo positivo como jugador relevante en su juego combinativo, como en lo negativo con su mal comportamiento que conlleva expulsiones.

Sistema defensivo utilizado por Quique Flores en el encuentro: 1-4-4-2 ubicado en bloque medio. Vemos como forma un bloque compacto de tres líneas, con los dos puntas sobre campo contrario.

Inicio de juego directo por parte del Español buscando la prolongación de uno de los dos puntas. Vemos la construcción de superioridades en zona de posible rechace por parte de los dos medios centro junto al lateral.

Concentración mostrada en la anticipación defensiva por parte de Leo Baptistao ante un libre indirecto iniciado en corto, logrando conquistar el balón y mediante una veloz conducción superior llegar a batir a Rico y lograr el 1-1.

Organización en la transición defensiva por parte de los jugadores de Kike Flores. Vemos como Jurado temporiza a jugador con balón, mientras que los demás compañeros inician repliegue a campo propio. Diop y Javi Fuego muestran ayudas defensivas y equilibran líneas.

Fase del juego donde el Español hizo mucho daño a su rival: ataque vertical con la participación de pocos jugadores. Vemos como Piatti se ofrece por dentro, Baptistao le ofrece apoyo y Gerard se demarca en ruptura para el pase en profundidad a la espalda de los centrales.

Sistema ofensivo plasmado por Berizzo: 1-4-3-3. Máxima amplitud en los carriles exteriores por parte del lateral y extremo contrario. Versatilidad del triángulo ofensivo en medio campo con cobertura ofensiva sobre el poseedor.

Los acosos tras perdida realizados por los jugadores de Berizzo fueron a ráfagas durante el encuentro. Orientación defensiva sobre carriles exteriores, cambio de rol rápido y construcción de superioridades defensivas entorno al poseedor del balón.

Córner ofensivo por parte del Sevilla. Vemos los arrastres de Ganso y Kjaer para la conquista del espacio producido por parte de Lenglet mediante una anticipación sobre su marca y el remate posterior que sorprende a Pau, logrando el 1-0.

Emplazamiento defensivo ordenado por Berizzo en bloque alto. Muriel ejerce el primer acoso sobre el jugador rival en campo contrario, con los extremos por dentro en zonas intermedias y los dos interiores fijando a los dos medios centros.

Cambio de orientación sobre el carril de Navas en situación ventajosa de uno contra uno, logrando realizar un centro-chut rechazado, Ganso obtiene el balón y aflora la relación emergente entre Ganso-Banega-Muriel mediante paredes.

 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO