Pochettino reconoce las debilidades defensivas del Liverpool y Kane las aprovecha

TOTTENHAM 4 - 1 ARSENAL Premier League 2017/18 (Jornada 9)

  27/10/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento defensivo inicial de los jugadores de Mauricio Pochettino fue 1-5-2-2-1, formando un cuadrado en zona de creación. Con tres novedades con respecto al partido de Champions League: Son por Llorente, Allí por Sissoko y Trippier por Dier, pasando Vertoguen a la línea de tres centrales. Los Spurs concedieron la posesión del balón a los jugadores de Klopp durante todo el encuentro. En la segunda mitad Pochettino dio entrada a Sissoko por Son. En el inicio de juego del Liverpool la primera línea de presión en la que se alternaban la posición Kane y Son, siendo ayudados en ocasiones por Eriksen y Allí, orientaban las conexiones rivales hacia carril central tanto entre cercanos como entre lejanos. En zona de creación la predisposición al acoso era enfocada sobre los jugadores rivales que recibían en campo contrario, minimizando asi los posibles desequilibrios interiores en su dispositivo defensivo mediante superioridades sobre dicho carril. Sus jugadores querían asegurar los espacios intermedios a la espalda de los tres medios, desconectando a Firmino en sus desmarques de apoyo. En zona de finalización el objetivo era la orientación sobre los carriles exteriores, facilitando asi los centros al área donde su dominio defensivo evitaba cualquier remate sobre la portería de Lloris. Mediante la ocupación de los espacios de remate y realizando marcaje individual sobre los jugadores que se incorporaban al remate, tan solo pasaron ligeros apuros defensivos en la segunda mitad de la primera parte.

En transición defensiva evidenciaron una buena reorganización, mostrado un acoso rápido sobre el poseedor y evitando así que los jugadores encargados de activar la peligrosa y efectiva transición ofensiva lograran conectar con los jugadores más adelantados. Las construcciones de las superioridades numéricas evitaban los desequilibrios posteriores, contrarrestando la primera oleada de la transición ofensiva rival. Un objetivo claro en ese acoso era el realizado sobre Coutinho, a sabiendas de que era el jugador con más desequilibrio a la hora de inicial la transición.

En acciones a balón parado defensivas ofrecieron una defensa combinada, dominando mediante anticipaciones defensivas a sus oponentes y ocupando estructuradamente los espacios de intervención, minimizando así los posibles desequilibrios en zona de remate.

En fase ofensiva el emplazamiento fue 1-5-3-2, mostrando un juego directo en el que Lloris buscaba la relación directa con Kane para que este construyera mediante prolongaciones y temporizaciones las posteriores relaciones con Son y Eriksen en sus desmarques de ruptura; además buscaba el avance de línea de Trippier sobre los espacios generados por Coutinho al incorporarse a la primera línea de presión. En zona de creación trataban de ser muy verticales en sus acciones, intentando llegar con rapidez a la siguiente zona mediante pases verticales sobre Eriksen y Allí que se situaban detrás de los medios sobre los espacios que generaban la línea defensiva en su repliegue. En zona de finalización buscaban permanentemente los desmarques de Kane y Son sobre la espalda de Lovren, que en todo momento se vio superado por el despliegue ofensivo de los delanteros. Son, en esta fase fue el jugador que mejor supo leer los desequilibrios ofrecidos por el rival, generando numerosas situaciones para beneficio suyo y de su compañero de ataque.

La transición ofensiva directa desplegada por el entrenador argentino propicio que el encuentro quedara sentenciado en la primera mitad. Son y Kane se emplazaban para ser los jugadores referencia, dirigiendo el contraataque con sus reconocimientos de los desequilibrios que ofrecía el rival. En todo momento sus compañeros les ofrecían una rápida conexión para sus posteriores duelos ganadores, los dos primeros goles llegaron en esta fase.

En acciones a balón parado ofensivas destacar las efectividades obtenidas, consiguiendo sus dos últimos goles tras ser ganadores de balones rechazados por los defensores Reds, además de obtener remates de primera acción en córner.

El emplazamiento ofensivo inicial de los jugadores de Jürgen Klopp fue 1-4-3-3 pasando en la segunda mitad a 1-4-2-3-1 y empleando un juego combinado. En su inicio de juego alternó la relación directa con Firmino si el acoso era realizado por al menos cuatro jugadores rivales mediante balones frontales para intentar ser ganadores con sus tres medios agrupados sobre el posible segundo balón. La segunda opción fue iniciar mediante ataque combinativo a través de las relaciones cercanas entre Mignolet y sus centrales para tratar de conectar rápidamente con su primera línea de construcción y superando así el primer acoso. En zona de creación la tenencia de balón era poco prolifera, los pases llegaban a los destinatarios, pero no tenían excesiva consideración con lo que el nuevo receptor no podía continuar proponiendo soluciones para generar desequilibrios defensivos al rival. Coutinho abandonaba su ubicación percibiendo que los desequilibrios no aparecían y los pases realizados ralentizaban el ataque, facilitando asi la compensación de jugadores en el dispositivo defensivo rival y generando incertidumbre defensiva en el segundo tercio de la primera mitad para ofrecerles mejores espacios de participación ofensiva a Moreno. En zona de finalización no mostraron la verticalidad necesaria, mostrando el centro lateral como recurso ante el dispositivo interior estructurado por el entrenador argentino, sin conseguir situaciones ventajosas de remate. Klopp en la segunda mitad ubico a Coutinho detrás del punta, generando superioridades sobre zonas activas y cómodas para el rival.

La transición defensiva mostrada de acoso tras perdida y el avance de líneas para evitar la progresión de juego sobre los jugadores cercanos no le funcionó, el compromiso en la velocidad empleada sobre el primer acoso favorecía la relación siguiente entre lejanos del rival. Los tiempos de decisión del lanzador de la transición era amplios y la falta de cohesión en la última línea defensiva facilitaban los desequilibrios defensivos, fruto de ello llegaron los dos primeros goles del rival.

En acciones a balón parado defensivas la actitud mostrada evidenció una falta de contundencia defensiva, errónea dirección en los despejes sobre la frontal y  la perdida de marcas sobre los jugadores potenciales rivales en este tipo de acciones a pesar de poseer superioridades numéricas.

En fase defensiva el sistema empleado fue 1-4-4-2. Si el Tottenham trataba de atraerles en el acoso, orientaban la construcción de las acciones de ataque del equipo rival hacia los jugadores más alejados mediante el avance de líneas. La posición ofrecida por los jugadores de Klopp fue un bloque intermedio, para poder generar los mayores espacios libres en campo contrario como paso previo a la transición. Los errores defensivos aparecieron y los Spurs consiguieron los dos primeros goles en once minutos, Lovren fue sustituido por Chamberlain en el minuto 31 debido a no saber afrontar con acierto los desmarques de ruptura de los dos puntas rivales sobre su espalda. Fue la fase donde el equipo de Klopp se sintió más incómodo durante todo el encuentro, debido a su falta de estructuras solidas sobre el carril central.

La transición ofensiva directa tan peligrosa y efectiva mostrada por los jugadores visitantes en encuentros anteriores, solo se logró realizar en la segunda mitad de la primera parte, fruto de ello se consiguió el 2-1 tras lograr conectar Henderson con Salah en profundidad tras un robo de balón sobre Kane. Los jugadores encargados de conectar con rapidez con los puntas, favorecían el acoso rival debido a las conducciones horizontales realizadas lo que hacia que tardasen en reconocer el proceso del contraataque y facilitando asi el balance defensivo rival.

En acciones a balón parado ofensivas destacar la poca efectividad en alcanzar un remate directo, a pesar de tener a un gran lanzador como Coutinho.

LAS CLAVES

  • La debilidad defensiva por parte del Liverpool, sobre todo en su última línea, evidenciando problemas para neutralizar las peligrosas penetraciones de los jugadores de Tottenham entre los intervalos de su última línea defensiva por el carril central, así como los errores individuales que aprovecharon los delanteros rivales.
  • El Liverpool gestiono mal la posesión del balón, cayendo en el ofrecimiento que le hizo el Tottenham. Siendo un equipo con falta de profundidad sin saber generar desequilibrios en la fase de ataque al Tottenham.
  • Pochettino conocedor del peligro del Liverpool tras recuperación de balón sobre campo propio, construyo un gran dispositivo de acoso tras perdida, mostrando una generosa predisposición inmediata al cambio de rol por parte de sus jugadores, desactivando así la transición ofensiva rival.
  • La transición ofensiva mostrada por el Tottenham, aprovechando el desequilibrio defensivo ofrecido sobre los espacios detrás de la última línea defensiva del Liverpool y distinguiendo acertadamente las posibilidades de penetración.
  • La efectividad en las acciones a balón parado por parte de los jugadores de Pochettino, mostrándose como un equipo potente en esta faceta del juego, obteniendo goles de segundas acciones mediante las buenas interpretaciones sobre las ubicaciones posteriores al primer remate.

Sistema defensivo utilizado por Mauricio Pochettino en el encuentro: 1-5-3-2 ubicado en bloque medio, orientando las relaciones entre jugadores rivales por carriles laterales y generando un dispositivo defensivo lleno de superioridades en campo propio.

El acoso rápido tras perdida sobre el poseedor del balón, además de las fijaciones de marca sobre los jugadores cercanos, facilitaron el robo de balón y permitía controlar la primera oleada de la transición ofensiva del Liverpool. Coutinho no logró reconocer las situaciones de contrataque.

El contraataque realizado por parte del Tottenham fue eficiente. La intención fue llegar a zona de finalización mediante la realización de pocos pases a través desmarques de ruptura sobre la espalda de los centrales y aprovechar los desequilibrios para posteriormente realizar finalizaciones rápidas.

Movimientos realizados en fase de ataque por parte de los jugadores de Tottenham. Aderweireld conecta con Eriksen que aparecía como tercer hombre sobre la espalda de Henderson para posteriormente dar continuidad al ataque con Trippier ubicado en amplitud.

Eriksen golpea un libre indirecto sobre el desmarque de ruptura de Kane, este arrastra a toda la línea defensiva aclarando la zona de rechace para que Allí la aproveche el mal rechace sobre dicha zona y termine con una bolea que sorprende a Mignolet, para el 4-1 final.

Sistema ofensivo ofrecido por Klopp: 1-4-3-3. La amplitud sobre el carril izquierdo era mostrada por Coutinho, la no construcción posterior de superioridades facilitaba las intervenciones defensivas del rival sobre él. La gestión de la posesión no se realizó de manera efectiva.

La actitud defensiva mostrada por el Liverpool en las cercanías de la zona de finalización no fue la correcta. A pesar de construir superioridades numéricas sobre el poseedor del balón, los de Pochettino lograban encontrar a los interiores para que interpretaran mediante pases verticales los desmarques de ruptura de los puntas sobre la espalda de Lovren, obteniendo situaciones francas de cara a gol.

La peligrosa transición ofensiva del Liverpool apareció en la segunda mitad de la primera parte. Tras el robo de balón, Henderson reconoce con rapidez el desmarque de ruptura de Salah habilitándole mediante un pase en profundidad y consiguiendo tras tiro cruzado el 2-1.

En la segunda mitad Kloop ubico a Coutinho detrás la principal línea de ataque, intentando generar situaciones interiores desequilibrantes para ganar profundidad exterior. Pero el brasileño no realizo una buena toma de decisiones ante situaciones de inferioridad numérica.


Emplazamiento defensivo del Liverpool en córner, realizando marcaje combinado. Defendiendo todos los jugadores este tipo de acciones, superpoblando las inmediaciones del área de mata y ofreciendo inferioridad numérica en zona de rechace, generándole peligro en rival en dicha zona.

 

 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO