Mourinho le gana la partida a Conte en Old Trafford

MANCHESTER UNITED 2 - 1 CHELSEA Premier League 2017/2018 (Jornada 28)

  01/03/2018

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de José Mourinho fue un 1-4-3-3, pasando en fase defensiva del 1-4-4-2 al 1-5-4-1. Los dos centrales de inicio fueron en la derecha Smalling e izquierda Lindelöf, mientras Valencia actuó como lateral derecho y Young como lateral izquierdo completando la última línea defensiva. En la segunda parte con marcador a favor y las sustituciones en el minuto 64 de Martial por Lingard y en el minuto 81 de Alexis Sánchez por Eric Bailly, su estructura de cuatro defensores fue modificada estructura de tres centrales, por lo que se estructuraron en un 1-3-4-3, pasando en fase defensiva 1-5-4-1 con la intención conservar el resultado. Debido a esta nueva modificación su línea del centro del campo la formaban Matić y McTominay como mediocentros, Lukaku como referencia en ataque y en las bandas como extremos a Lingard en la derecha y Pogba en la izquierda. Si el Chelsea trataba de iniciar el juego desde atrás, iban a presionar orientando la construcción de las acciones de ataque del equipo rival mediante conductas disuasorias hacia banda, tanto de forma directa como por provocación de errores en el adversario. Este inicio de presión lo comenzaba siempre su primera línea de presión formada por Lukaku y Martial, y en algunas ocasiones con la ayuda de Alexis Sánchez, mediante disuasión de líneas de pase hacia banda. Su principal objetivo era obligar a los centrales “blues” a jugar por fuera, para una vez el balón en banda el equipo bascular, presionar e intentar robar. En zona de creación del Chelsea trataban de impedir al poseedor de balón relacionarse con comodidad, acosando constantemente al rival. Sus jugadores constantemente mostraban predisposición a interceptar, ya que querían evitar relaciones por el interior de su dispositivo defensivo. En zona de finalización priorizaron la profundidad defensiva por lo que según circunstancias del juego podían llegar a replegarse, ya que no tenían inconveniente en defender cerca de su portero De Gea. No obstante conforme fueron pasando los minutos, en su última línea defensiva iban apareciendo pasillos interiores debido a desajustes defensivos que se fueron generando, por lo que tanto los atacantes rivales Hazard como Willian se vieron beneficiados de ello y exigieron lo máximo a la línea defensiva del United. También tuvieron problemas con la amplitud y la profundidad de los carrileros del Chelsea, especialmente con las llegadas de Moses o Marcos Alonso en dichas zonas, para buscar resolver situaciones que acabaran en centros al área, donde a pesar de ser un equipo poderoso en este aspecto, fueron sorprendidos.

En transición defensiva en algunas fases del partido tuvieron dificultades debido a la rapidez de jugadores como Hazard y especialmente Willian. En este aspecto sufrieron bastante a lo largo del encuentro como se pudo ver en el 1 a 1 marcado por Willian.

En fase ofensiva en el inicio de juego su primera opción era iniciar mediante juego combinativo con el objetivo de salir jugando y generar ventajas desde su primera línea. Tuvieron muchas dificultades para jugar directo, aspecto en el que destacan en su modelo de juego, debido a que Lukaku no ganaba los duelos. En zona de creación una vez que se juntaban en campo rival, el criterio de verticalidad no lo perdían. A pesar de la capacidad de sus centrocampistas para relacionarse mediante pases, el tridente formado por Pogba-Matić-McTominay en esta zona del campo no dio esa circulación y velocidad en el pase que su equipo necesitaba, siendo constantemente muy pausada debido en parte al fuerte dispositivo defensivo mostrado por los de Conte. El único de ellos que estuvo acertado fue Pogba, siendo capaz de relacionarse con los jugadores atacantes de más calidad haciéndoles llegar el balón lo más rápido posible a las inmediaciones del área rival para que estos pudieran finalizar. El hecho de que Mourinho optara por jugar con este sistema y de incluir en el equipo a Alexis Sánchez y Pogba en detrimento de Mata, hizo que esa fluidez en el juego interior del United se desvaneciera a pesar de que Alexis Sánchez, que partía desde la derecha, modificara sus espacios de intervención constantemente situándose de forma más centralizada en zonas intermedias para intentar facilitar esa progresión aunque con resultado negativo. En el segundo tiempo mostró cierta mejora en su rendimiento cuando pasó a jugar por la izquierda. En zona de finalización a sus atacantes Lukaku, Martial, Alexis Sánchez o Lingard les costó atacar al espacio así como ocupar con ventaja zonas de finalización. Con el paso del tiempo fueron capaces de interpretar los espacios generados en algunas ocasiones entre intervalos en la última línea defensiva rival, para generar situaciones de peligro mediante desmarques de penetración como se vio en el 1 a 0 marcado por Lukaku o en el 2 a 1 marcado por Lingard. Sin embargo  en el juego desarrollado por los carriles exteriores no estuvieron muy acertados, debido a que tanto Valencia como Young tuvieron dificultades para superar en sus particulares duelos tanto a Marcos Alonso como a Moses respectivamente.

Por último decir que en la transición ofensiva fue un equipo vertical, por lo que trataban de conectar de manera inmediata con sus rápidos atacantes como Lukaku, Martial, Alexis Sánchez o Lingard, aprovechando el posible desequilibrio en la estructura defensiva del equipo rival.  A pesar de ello el Chelsea fue capaz de corregir esos desajustes en la reorganización defensiva  gracias a un gran Kanté.

El emplazamiento inicial de los jugadores de Antonio Conte fue un 1-3-4-3 donde en los últimos 15 minutos pasó a jugar con un 1-4-4-2 al sustituir a Moses y por Giroud al ir perdiendo 2-1, pasando en fase defensiva a 1-5-4-1. Los tres centrales de inicio fueron en la derecha Azpilicueta, Christensen e izquierda Rüdiger, mientras Moses actuó como carrilero derecho y Marcos Alonso como carrilero izquierdo completando la última línea defensiva compuestas por cinco integrantes. Al pasar a defender con cuatro jugadores solo desaparecería de esa línea Moses al ser sustituido. La línea de centrocampistas la formaban Kanté y Drinkwater posicionándose más centrados, teniendo a ambos lados a Willian y Hazard para más tarde con las sustituciones estar por formada por Kanté y Fábregas en el centro y a ambos lados Willian y Pedro. Su primera línea de presión la formaba Morata, y en ocasiones con la ayuda de Willian y Hazard, permitían en muchas fases del partido facilidades a la primera línea de construcción rival. En zona de creación del Manchester los centrocampistas del Chelsea en campo propio realizaban acoso al poseedor del balón, donde hay que destacar la buena interpretación de los acosos por parte de Kanté y Drinkwater con su solidaridad defensiva para tratar de reducir distancias horizontales y verticales. También decir que debido al posicionamiento del sistema defensivo de Antonio Conte, al equipo de Mourinho se le hacía difícil poder progresar hacia adelante y les obligaba a tener que buscar continuamente el juego en amplitud dentro-fuera de forma pausada al no encontrar espacios. En zonas de finalización su línea defensiva evidenció concentración, coordinación y comunicación entre los integrantes de la última línea limitando espacios interiores y poniendo difícil la progresión y profundidad ofensiva interior al United donde jugadores como Alexis Sánchez se vieron perjudicados en este aspecto. No obstante, con el paso de los minutos, empezaron a generar espacios entre intervalos que fueron aprovechados por los jugadores de loa “reds devils” para generar situaciones de peligro mediante desmarques de penetración como se vio tanto en el 1 a 0 encajado por Lukaku como en el 2 a 1 encajado por Lingard. Hay que destacar el grandísimo partido realizado por los carrileros Marcos Alonso y Moses, los cuales no fueron desbordados en ningún momento por pares como fueron Valencia-Martial-Lingard y Young-Alexis Sánchez respectivamente, aunque consiguieron sacar certeros centros/envíos laterales.

En transición defensiva para el equipo de Antonio Conte fue fundamental el mediocentro Kanté, tanto para equilibrar como para corregir esos desajustes en la reorganización defensiva provocados por los rápidos jugadores rivales como Lukaku, Martial, Alexis Sánchez o Lingard. Como premisa tenían que si su primer grupo de presión no era capaz de recuperar balón o cortar contrataque, trataban de retardar el contraataque favoreciendo la acumulación de efectivos tras el balón.

En fase ofensiva en el inicio de juego su primera opción era iniciar mediante juego combinativo con el objetivo de salir jugando y generar ventajas desde su primera línea. Tuvieron muchas dificultades para jugar directo, aspecto en el que destacan siempre, debido a que Morata no ganaba los duelos. En zona de creación trataban de asociarse pero su fin era hacer llegar el balón lo más rápido posible a las inmediaciones del área rival. Para que sus jugadores atacantes con más calidad pudieran finalizar. Tuvieron algunas dificultades en esta zona del campo para darle una mejor circulación y progresión del balón debido a que Conte optó por dos mediocentros de un perfil más posicional y defensivo como fue el formado por Kanté-Drinkwater, por lo que acusaron la baja de Fábregas en zona de creación para darle esa continuidad y sentido al juego que precisa el equipo, por lo que Hazard tuvo que estar más activo en este aspecto y en ocasiones alejado del área. Para mejorar esto, Conte quiso incluir a Fábregas y Pedro sustituyendo Moses y Hazard respectivamente faltando 15 minutos para finalizar el encuentro pero no resultaron los cambios y para nada nada mejoraron en este aspecto. En zona de finalización destacar por parte del equipo londinense tanto la amplitud como la profundidad de sus carrileros, siendo de vital importancia las llegadas de Moses o Marcos Alonso en dichas zonas, para buscar resolver situaciones que acabaran en centros al área. También supieron encontrar pasillos interiores en la última línea defensiva rival gracias a los desajustes defensivos del United. En este sentido los atacantes del Chelsea más beneficiados fueron Hazard y Willian, mientras que Morata estuvo impreciso en los metros finales en situaciones favorables de gol como en una ocasión muy clara que estrelló en el larguero. Pese a la inclusión de Giroud en los minutos finales del partido para jugar con dos referencias, de nada sirvió a los de Conte este cambio para empatar el partido debido a que coincidió también con que el equipo de Morinho pasaría a defender con tres centrales.

Por último decir que en la transición ofensiva tras recuperación su proceso era fácil a partir de cada recuperación pases directos sobre los alejados o apoyo rápido con algún cercano para que de manera inmediata les hicieran llegar el balón al espacio, donde Willian fue muy peligroso como se pudo comprobar en el 1 a 1 marcado por el jugador brasileño.

LAS CLAVES

  • Mourinho en la segunda parte con marcador a favor y las sustituciones en el minuto 64 de Martial por Lingard y en el minuto 81 de Alexis Sánchez por Eric Bailly, su estructura de cuatro defensores fue modificada estructura de tres centrales, por lo que se estructuraron en un 1-3-4-3, pasando en fase defensiva 1-5-4-1 con la intención conservar el resultado. Debido a esta nueva modificación su línea del centro del campo la formaban Matić y McTominay como mediocentros, Lukaku como referencia en ataque y en las bandas como extremos a Lingard en la derecha y Pogba en la izquierda.
  • En zona de finalización destacar el grandísimo partido jugado por Lukaku donde fue muy determinante en ataque. Marcó el 1 a 0 y asistió en el segundo gol a Lingard.
  • El gris partido de Alexis Sánchez donde se encontró muy desubicado partiendo desde la derecha y que no aportó nada en el juego interior a pesar de tener tendencia a desplazarse hacia esa zona. En la segunda parte mejoró algo al partir desde la izquierda. La baja de Mata se notó en este aspecto a la hora de progresar por el carril central.
  • Antonio Conte en la segunda parte con marcador en contra, optó por sustituir a Moses y dar entrada a Giroud junto a Morata con la clara intención de jugar con dos referencias arriba y cambiar su estructura de tres centrales a defensa de cuatro. En la que su línea del centro del campo la formaban Fábregas y Kanté como mediocentros, teniendo en las bandas a Willian en la derecha y a Pedro en la izquierda.
  • Destacar a un gran Hazard desplazándose a zona de creación, debido a la usencia en el once inicial de Fábregas que comenzaría el partido en el banquillo. Al jugar su equipo con dos mediocentros de un perfil más posicional y defensivo como fue el formado por Kanté-Drinkwater, el jugador belga tuvo que estar presente en esta zona para mejorar la circulación del balón. Su equipo jugaba al ritmo que Hazard marcaba en cada momento, además de tener presencia en área rival.

El emplazamiento inicial de los jugadores de José Mourinho fue un 1-4-3-3, pasando en fase defensiva del 1-4-4-2 al 1-5-4-1. En la segunda parte con marcador a favor y las sustituciones en el minuto 64 de Martial por Lingard y en el minuto 81 de Alexis Sánchez por Eric Bailly, su estructura de cuatro defensores fue modificada a estructura de tres centrales, por lo que se estructuraron en un 1-3-4-3, pasando en fase defensiva 1-5-4-1 con la intención conservar el resultado. 

En zona de finalización con el transcurso de los minutos, en su última línea defensiva iban apareciendo pasillos interiores debido a desajustes defensivos que se fueron generando, por lo que tanto los atacantes rivales Hazard como Willian se vieron beneficiados de ello y exigieron lo máximo a la línea defensiva del United. 

En zona de creación la circulación y velocidad en el pase fue muy pausada debido en parte al fuerte dispositivo defensivo mostrado por los de Conte. Pogba tuvo que dirigir el juego, siendo el único capaz de relacionarse con los jugadores atacantes de más calidad.

A pesar de que les costó superar al Chelsea mediante juego interior, pudieron encontrar espacios en zona de finalización para superar al sistema defensivo del equipo londinense como se pudo comprobar en el 1 a 0 marcado por Lukaku.

En zona de finalización destacar el grandísimo partido jugado por Lukaku donde fue muy determinante en ataque. Marcó el 1 a 0 y asistió en el segundo gol a Lingard.

El emplazamiento inicial de los jugadores de Antonio Conte fue un 1-3-4-3, pasando en fase defensiva a 1-5-4-1. Moses al ser sustituido en el minuto 78 por Giroud pasaría pasar a defender con cuatro jugadores. La línea de centrocampistas la formaban Kanté y Drinkwater posicionándose más centrados, teniendo a ambos lados a Willian y Hazard para más tarde con las sustituciones estar por formada por Kanté y Fabregas en el centro y a ambos lados Willian y Pedro.

En zona de creación del United trataban de impedir al poseedor de balón relacionarse con comodidad, acosando constantemente al rival. Sus jugadores constantemente mostraban predisposición a interceptar, ya que querían evitar relaciones por el interior de su dispositivo defensivo. 

En zona de creación tuvieron algunas dificultades en la circulación y progresión del balón debido a que Conte optó por dos mediocentros de un perfil más posicional y defensivo como fue el formado por Kanté-Drinkwater, por lo que acusaron la baja de Fábregas en zona de creación para darle esa continuidad y sentido al juego que precisa el equipo, por lo que Hazard tuvo que estar más activo en este aspecto y en ocasiones alejado del área.

En zona de finalización supieron encontrar pasillos interiores en la última línea defensiva rival gracias a los desajustes defensivos del United. En este sentido los atacantes del Chelsea más beneficiados fueron Hazard y Willian.

En fase de transición ofensiva tras recuperación su proceso era fácil a partir de cada recuperación pases directos sobre los alejados o apoyo rápido con algún cercano para que de manera inmediata les hicieran llegar el balón al espacio, donde Willian fue muy peligroso como se pudo comprobar en el 1 a 1 marcado por el jugador brasileño.

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO