Marcos Alonso agranda la mala racha de los Spurs en Wembley

TOTTENHAM H. 1-2 CHELSEA Premier League 2017/18 (Jornada 2)

  01/09/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

Antonio Conte llegaba al derbi de Londres con numerosas bajas: Hazard, Cahill, Fábregas, Costa, para afrontar el derbi, por ello su once inicial fue conformado por: Courtois en portería, tres centrales Azpilicueta, Christensen y Rüdiger, dos carrileros, Moses por derecha y Alonso por izquierda, trivote en el centro del campo con la sorpresa de David Luiz como medio centro defensivo, flanqueado Bakayoko y Kanté, un media punta Willian y en punta Morata. El sistema empleado fue un 1-5-3-1-1, con la variante defensiva de 1-5-3-2, retrasando a Morata a la altura de Willian.

Su fase ofensiva era evidente, inicio de juego directo desde Courtois buscando a Morata, para prolongaciones con su dominio aéreo a los desmarques de ruptura de Willian y Kantè o dejar de cara a Bakayoko o David Luiz mediante una de sus virtudes, la cobertura ofensiva; la variante directa fue la búsqueda del carril derecho rival, para la incorporación en amplitud de Alonso, que se agrupaba con Kantè de cara y Morata a la espalda, situación de juego que no aportó muchas situaciones posteriores virtuosas. Los dos carrileros eran los encargados de dar la amplitud al juego del Chelsea, cuando los mediocampistas lograban relacionarse con ellos, tras ganar la posible 2º jugada estando ya situados en campo rival, para hacer llegar el balón mediante centros al área de portero rival, así se produjo la primera ocasión clara del partido por parte de Morata, tras centro lejano de Azpilicueta que avanzó a campo contrario. Alonso con más profundidad ofensiva que Moses, conseguía más peligro en las contadas ocasiones que lograron estas relaciones potenciales construidas por Antonio Conte. Otra propuesta de el equipo visitante, era conseguir ABP cerca del área rival, a falta combinaciones entre jugadores en campo contrario. En toda la primera mitad, el equipo Blue, solo realizó un tiro a entre los tres palos, el gol, tras un libre directo desde la frontal del área de los Spurs, Marcos Alonso ejecutó con un exquisito golpeo potente a la escuadra izquierda de Lloris. Su transición defensiva fue, intentar ser ganadores de los posibles balones divididos en campo rival mediante la agrupación de jugadores en zona de disputa, presión del jugador que erró en la ejecución correcta de algún pase corto al poseedor del equipo rival más cercano, falta táctica si era necesario y cierre de espacios interiores, dejando libre la zona pasiva de juego.

En fase defensiva el técnico italiano reafirmó una vez más el 1-5-3-2, cerrando los espacios interiores con una microestructura de tres centrales y un mediocentro defensivos, que no facilitaban las relaciones potenciales interiores de los locales, Azpilicueta y David Luiz fueron los jugadores que mejor dominaron los conceptos defensivos del Chelsea, dando orden y sencillez a todas sus acciones defensivas, afianzando zona derecha como la más fuerte del equipo, siendo muy solidario en las continuas coberturas defensivas, por detrimento el carril interior en defensa fue por donde el Tottenham encontró mayor debilidad. Su transición ofensiva era clara, balones directos desde campo propio a Morata para que atacara los intervalos defensivos que pudieran generar los Lilywhites, con la ayuda de Willian para poder intentar entre los dos y algún lateral que se incorporase finalizar la jugada con alguna acción individual, como se pudo ver en la segunda mitad claramente, tras el 1-1 viendo que el Tottenham debilitó su centro del campo para potenciar el ataque, el Chelsea  acosaba a los dos medios, mediante David Luiz y unos de sus dos interiores, según el sector del campo donde se encontrara el balón. Las acciones a balón parado defensivas, una de las armas que mejor domina, como se refleja en números, 14 saques de esquina sin que le ocasionaran peligro, con un Morata como principal defensor de estas acciones que daban pie a una transición ofensiva vertiginosa por parte de Moses y Willian que llegaron en más de una ocasión a las inmediaciones del área de Lloris con opciones de gol, el único error cometido en ABP fue el 1-1- tras una falta escorada, minutos después de la entrada de Batshuayi, que encajó el balón en portería propia al orientar mal su despeje en el primer palo.

Mauricio Pochettino ofreció un once con dos novedades con respecto a la jornada anterior en la que venció al Newcastle, Walker y Sissoko dejaron su sitio a Trippier y Wanyama, para formar un 1-4-3-2-1 con: Lloris en portería, línea defensiva para Trippier, Alderweireld, Vertonghen y Dier, un mediocentro, Wanyama, con dos interiores, Davies y Dembele, con dos medias puntas, Dele Alli y Eriksen y como delantero con libertad de movimientos a Kane. En fase de ofensiva, la propuesta era clara, juego combinativo mediante relaciones directa entre centrales y medios centros, para que estos con la mayor rapidez trasladaran el balón a campo rival donde los laterales se ofrecían en amplitud para intentar prosperar a través de la ampliación de los intervalos defensivos interiores que los Blues pudieran ofrecer, y a partir de estas situaciones, establecer las relaciones potenciales ofensivas claras con Allí y Eriksen, para que interpretasen con facilidad las condiciones contextuales en las relaciones precedentes con Kane, facilitando balones a los laterales en profundidad, o facilitando espacios para tiros de larga distancia. Como variante, ofrecían un balón directo de Lloris tras atraer la presión, buscando a Kane, para que este, pudiera ofrecer disputas ganadoras ante los duelos defensivos con David Luiz y el central del carril interior al que fuera dirigido, a partir de ahí ser vencedores del segundo balón los jugadores con influencia cercana, para reorganizar el ataque posicional, esta variante resulto un argumento que mostró pocos frutos. En el último tercio de la primera mitad y en el segundo tercio del segundo tiempo, fue donde más y mejor se pudo ver, fueron sus mejores momentos, encontrando a Kane por carril interior izquierdo, con desmarques de ruptura entre Rüdiger y Alonso. Su transición defensiva fue acoso tras perdida en todos los sectores del campo, intentando evitar que el balón directo que el Chelsea buscaba, o si se producía, que fuera en las peores condiciones posibles, lo lograron en la mayoría de las ocasiones. se percibió que Pochettino quiso recuperar el balón cuanto antes y lo más cerca de la portería rival. En las acciones a balón parado ofensivas, no estuvieron acertados, con una  gran cantidad  el ellas, que les ofreció el equipo rival cerca de su área y ningún remate claro a gol, a pesar de conseguir el empate tras una falta lateral, ya que fue en propia meta.

En fase defensiva, el sistema no se vio afectado, continuando con un 1-4-3-2-1, en bloque alto, para obligar al los blues a buscar ese balón largo a Morata y a partir de ahí, defender ese tipo de situaciones, para que los visitantes avanzara sus líneas defensivas a espacios cercanos al círculo central, y habilitar espacios interlineales e intralineales que pudieran ser aprovechados por Allí y Eriksen, tras ser ganadores del balón largo los centrales o medios centros.

Su transición ofensiva fue buscar la verticalidad tras el robo producido, mediante pases entre líneas al jugador en apoyo, para que a partir de él, se mostraran las tendencias operacionales en ataque, a través de conducciones para fijar contrarios y así alejar la dificultad a los posibles receptores potenciales, habilitándoles para que sus siguientes acciones aumentaran las probabilidades de acierto de cara a gol, ya fuese de dentro a fuera como de fuera a dentro, sino lograban encontrar ese compañero libre de la primera oleada, asegurar la posesión y reorganizar un ataque posicional en amplitud para posibles centros laterales.

En las ABP defensivas, destacar que concedieron pocos córneres, pero encajaron el 0-1 en un libre directo desde la frontal tras una falta cometida sobre David Luiz que pudo ser evitable.

LAS CLAVES

  • Eficacia en situaciones de cara a gol, Chelsea 2 tiros entre los 3 palos 2 goles, Tottenham 6 y su gol es fue propia meta.
  • Organización defensiva del Chelsea, con estructuras muy afianzadas, jugadores solidarios y la importancia de David Luiz como pivote defensivo.
  • Suma de errores en las acciones previas al 1-2: saque del portero al jugador potencialmente con mayor probabilidad de acoso, jugador que gira sin mirar donde se encuentra su acosador, lateral avanzado, central sale a banda sin ser ayudado en cobertura y portero poco activo en su juego de pies ante el tiro.
  • Falta de claridad para lograr aumentar las probabilidades de anotar gol en zona de finalización del Tottenham.
  • Marcos Alonso, es el defensa que más goles ha anotado en la Premier desde el inicio de la temporada pasada.

La estructura defensiva utilizada por el Tottenham fue 1-4-3-2-1, en bloque medio, acosando al poseedor del balón en carriles laterales, cerrado toda conexión con los posibles receptores potenciales cercanos, dejando libre la zona no activa de juego, generando superioridades numéricas defensivas en activa y aledañas con jugadores de distintas líneas.

El carril interior izquierdo del Chelsea, fue la vía por donde el Tottenham determinó sus acciones de ataque con más peligro. En esta ocasión, Eriksen liberado de presión, con tiempo para efectuar un pase entre líneas al desmarque de ruptura de Kane, por el espacio libre entre Rüdiger y Alonso (que está fijando el intervalo del lateral en amplitud), consigue armar tiro, que Courtois desvía.

Los Spurs, en el último tercio de la primera mitad, lograron enlazar con los jugadores intermedios a espada de la primera y segunda línea de presión del Chelsea, apareciendo Dele Allí mediante conducciones para fijar al impar y liberar a un compañero, en este caso Kane, en amplitud. Atraer por dentro para liberar por fuera a los jugadores amplios.

ABP defensiva del Chelsea, libre indirecto, donde comete el único error en las numerosas acciones a balón parado que se produjeron cerca de su área de meta. El recién incorporado Basthuayi, no realiza marca y Moses ocupa zona de posible segunda jugada, para defenderla y para la posible transición ofensiva, como jugador rápido y desequilibrante, dejando libre en zona central a Vertoghen. Basthuayi realiza una mala anticipación defensiva al primer palo, realizando un erróneo despeje de cabeza a su propia portería, que propinó el 1-1.

Ataque posicional, donde se perciben las tendencias situacionales grupales que Pochettino implanto para el encuentro. Laterales en amplitud, a la altura del jugador habilitado entre línea defensiva y media del Chelsea, el volante del costado, Allí, es el que se ofrece en apoyo, para iniciar ataque por su carril, temporiza para atraer a la línea de tres medios de los Blues, para intentar filtrar un pase interior a Eriksen. Atraer a carriles exteriores para liberar a los jugadores interiores que ocupan posiciones intermedias.

Sistema empleado por el Chelsea, 1-5-3-1-1, con la variante defensiva en repliegue intensivo 1-5-3-2, retrasando a Morata para formar microestructura defensiva con Willian, para intentar la conexión entre receptores potenciales interiores de Tottenham.

Libre directo efectuado por Marcos Alonso desde la zona izquierda del carril central de la frontal del área del Tottenham. Con un golpeo de empeine interior, que pasa por encima del jugador más bajo de la barrera Spurs, con una trayectoria de dentro fuera, haciendo imposible la estirada de Lloris.

Perfecta conexión de Pedro en amplitud, tras recibir de Marcos Alonso que consigue robar un balón junto a David Luiz, que acosa a su par hasta la llegada de la ayuda defensiva de Alonso en zona central del campo. Pedro, controla, temporiza dando el timing preciso, para el desmarque de ruptura a la espalda de Alderweireld al que Pedro fija con una ligera conducción, pasa por delante a Marcos Alonso, que de disparo seco a los pies de Lloris, logra el 1-2.   

Juego directo del Chelsea. Courtois, busca el carril interior izquierdo de campo contrario a Morata para que pugne con su par y deje de cara, o buscando carril izquierdo a la incorporación de Alonso, agrupando dos jugadores, de cara Kantè para posible rechace de cara y Morata se desmarca en ruptura para la posible prolongación.

Córner defensivo del Chelsea, defendió 14 en todo el encuentro. Todos los efectivos posibles para afrontar este tipo de acciones a balón parado. Donde podemos apreciar como 5 jugadores hacen marcaje hombre a hombre en las inmediaciones de portería, 3 jugadores hacen marca individual al lanzador y posibles receptores potenciales cercanos, Morata en zona de primer palo para atacar el balón y Moses por su velocidad, en el punto de penalti (para salir al acoso del posible receptor del rechace para ser el primer jugador en iniciar la transición ofensiva tras el córner, para llegar sobre meta rival lo más rápido posible) hacen marcaje zonal.

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO