Manchester City y Liverpool empatan 1-1 en un partido con alternativas para ambos

MANCHESTER CITY C.F 1-1 LIVERPOOL Premier League 2016/17 (Jornada 29)

  21/03/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

Manchester City y Liverpool empataron en partido que no satisface a ningún equipo a nivel clasificatorio. Los citizens siguen terceros y los reds cuartos. El encuentro fue un partido con alternativas para ambos y por momentos eran continuos intercambios de golpes. Esto hacia que en diferentes fases del partido se dieran numerosas situaciones de transiciones en ambas direcciones. Por parte del Manchester City sólo Silva era capaz a tanto vértigo pausar el juego skyblue.

En el equipo de Guardiola destacar en la alineación, la entrada de Fernandinho como lateral derecho. Y un centro del campo con Yaya Touré como mediocentro, con De Bruyne y Silva como interiores. Teniendo el canario más libertad con la intención de activar a sus atacantes Sané, Sterling y Agüero.

Klopp ante la importante baja de Henderson optó por salir con Emre Can como mediocentro, y en su línea de ataque con su tridente habitual: Firmino, Coutinho y Mané. Firmino en el inicio de juego del Liverpool fue fundamental, puesto que mediante juego directo era capaz de juntar a su equipo en campo contrario.

Tras una primera parte en la que el Manchester City tuvo opciones de adelantarse, llegaron al descanso ambos equipo empatados. En los primeros minutos de la segunda mitad, el Liverpool logró adelantarse, después de que Milner materializara un dudoso penalti de Clichy sobre Firmino. A partir de ese momento el Manchester City salió en busca del empate con cierta precipitación por momentos en su juego, y a partir de ese momento el partido se rompió por completo. Este aspecto beneficiaba los rápidos y habilidosos jugadores reds, ya que se daban situaciones con espacios para poder transitar. Agüero, a pase de De Bruyne, logró igualar el partido, y en el tramo final del encuentro se entró en un partido lleno de vértigo que pudo hacer caer los tres puntos para cualquiera de los dos lados.

MANCHESTER CITY DESDE EL PUNTO DE VISTA TÁCTICO

El Manchester City partía de inicio con una estructura inicial 1-4-3-3. Su primera opción era iniciar mediante ataque combinativo desde atrás con la colaboración de su portero Caballero y sus centrales. Para el equipo de Pep Guardiola era fundamental que las superioridades se fueran construyendo desde el inicio del juego, es decir desde su primera línea. Por eso, un principio fundamental de su idea de juego era que el balón saliera generando ventajas desde el portero y los centrales.

En su juego pasaba a ser clave generar superioridades numéricas y posicionales. En este sentido Silva era fundamental que se desmarcara a la espalda de la línea de presión -Concepto del “hombre libre”-. Ocupando zonas intermedias a la espalda de la línea de presión como “hombre libre”. Para a partir de sus recepciones activar a sus atacantes Sané, Sterling y Agüero. Un aspecto clave para el City pasaba por ser capaces de tener continuidad en las secuencias de pases en campo rival. Lo que podría permitirles juntar las líneas y sobre todo tras pérdida poder recuperaran el balón inmediatamente. A lo largo del partido se pudo ver que sufrieron en cada situación de transición defensiva, aspecto que casi les supone perder el partido y que este año les ha constado puntos.

En el minuto 65, Guardiola dio entrada a Sagna en lugar de Touré -amonestado y en su posición corría peligro de acabar viendo la segunda amarilla-, lo que llevó a Fernandinho de vuelta al medio campo. Kevin De Bruyne pasó a ocupar la posición de extremo derecho -mediante un preciso centro lateral originaba la asistencia para el empate de Agüero-, Sterling pasó a jugar por dentro y muy cerca de Agüero, y del mismo modo Sané se acercó a jugar como segundo delantero junto al argentino -dejando el perfil izquierdo libre para las incorporaciones de Clichy- mientras que Silva retrasó algo su posición para acercarse a Fernandinho y encargarse de la construcción del juego.

Finalmente respecto al conjunto citizens como aspecto positivo destacar su vocación ofensiva y su capacidad para generar ocasiones. Que al mismo al mismo tiempo y como hemos observado a lo largo de la temporada, fue su talón de Aquiles por su falta de acierto a la hora de finalizar y por su fragilidad defensiva cuando perdían el balón.

LIVERPOOL DESDE EL PUNTO DE VISTA TÁCTICO

El equipo de Jürgen Klopp partía de inicio con una estructura inicial 1-4-3-3. Con la intención de presionar arriba la salida del City, utilizaba sus tres atacantes -Mané, Firmino y Coutinho- para cerrar la salida con la primera línea de recepción rival, además de adelantar a sus tres centrocampistas            -Lallana, Wijnaldum y Emre Can- para cerrar la segunda línea de recepción. En fase de defensiva en campo propio optaban por la variante 1-4-1-4-1 con Emre Can como mediocentro. En zona de creación se mostraban como un equipo solidario para generar situaciones de superioridad numérica respecto al poseedor y receptores potenciales próximos. Sus jugadores constantemente tenían predisposición a interceptar, ya que querían evitar que se dieran relaciones por el interior de su dispositivo defensivo.

 

En el inicio de juego optaron por la salida en profundidad, mediante juego directo sobre su jugador referente Firmino. Era un recurso que evitaba posibles pérdidas en su inicio. El jugador brasileño (Firmino) era capaz de juntar a su equipo en campo contrario. Si se daban segundas jugadas siendo capaces de ganarlas, trataban de pasar a ataque posicional a partir de ella.

 

A los cinco minutos de la reanudación, el Liverpool logró adelantarse, después de que Milner materializara un dudoso penalti de Clichy sobre Firmino. A partir de ese momento, los de Klopp renunciaron a seguir presionando sobre la salida del rival y se replegaron juntando sus líneas en campo propio, esperando para robar y salir rápido a la contra. Origi por Coutinho en el 73’ y Lucas Leiva por Firmino en el 89’ fueron los cambios del técnico alemán, que ya no modificó la estructura de su equipo ni la idea de seguir replegado para robar y transitar. Los reds en situaciones de contrataque tuvieron sus opciones de ganar el partido, pero ya el marcador no se movería más para ninguno de los dos equipos.

 

Para el equipo de Pep Guardiola es fundamental que las superioridades se vayan construyendo desde el inicio del juego, es decir desde su primera línea. Por eso, un principio fundamental de su idea de juego es que el balón salga generando ventajas desde el portero y los centrales.

El Manchester City es un equipo que trata de generar superioridades numéricas y posicionales en campo contrario. Sus jugadores se desmarcan a la espalda de la línea de presión -Concepto del “hombre libre”-. En este caso Silva (También el belga De Bruyne) ocupaba zonas intermedias a la espalda de la línea de presión como “hombre libre”. Les facilita mucho su ocupación dentro del campo al situarse a diferentes alturas y ejes, facilitando así la creación de líneas de pase.

El equipo de Pep Guardiola busca permanentemente a los jugadores que manifiestan conductas relacionadas con la finalización de las acciones de ataque. Por lo que llegan con bastantes jugadores al área rival, ante la posibilidad inminente de centro lateral. En este tipo de situaciones ocupan bien las zonas de remate especialmente su delantero Agüero. Buen rematador así como finalizador, con tendencia siempre de llegar a zonas de remate en el primer palo. Este tipo de gol es muy característico en Agüero.

Para el Manchester City tras pérdida de balón es importante tener predisposición permanente acosar y a interceptar. Les penaliza si su primer grupo de acosadores es superado, dejando expuestos sobre todo a su última línea defensiva (Centrales lentos en situaciones de retroceso (es decir correr hacia atrás) y con laterales ofensivos abiertos y profundos en fase ofensiva.

El Liverpool en fase de contraataque tienen capacidad para aprovechar el desequilibrio defensivo momentáneo explotando los espacios entre unidades y/o detrás de la última línea defensiva, valorando las posibilidades de penetración.

Los jugadores “reds” no realizan bien la defensa de la pared al no mantener en campo visual al adversario y sólo mirar balón (En este ejemplo en el que Mané no interpreta la situación de defensa de la pared).

El Liverpool en fase defensiva en su estructura inicial 1-4-3-3 pasaba a la variante 1-4-1-4-1, con Emre Can como mediocentro debido a la baja de Henderson.

Último lanzamiento Milner (Pierna dominante la derecha): Tendencia al lado izquierdo del portero. Último lanzado a la izquierdo del portero: a media altura y fuerte siendo GOL (Jornada 21 partido Manchester United). Vemos como Milner contra Manchester City cambió su lado de “seguridad” para engañar a Caballero.

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO