La falta de creatividad en ataque reparte puntos en Upton Park

WEST HAM 0 - 0 ARSENAL Premier League 2017/18 (Jornada 17)

  15/12/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Davies Moyes fue un 1-4-4-2, pasando en fase defensiva a 1-5-4-1 siendo Arnautovic el jugador más adelantado. La intención de su primera línea de presión si el equipo rival trataba de iniciar el juego desde atrás, era la de temporizar y orientar la construcción de las acciones de ataque del Arsenal mediante conductas disuasorias. Arnautovic y Antonio (Chicharito 82’) las realizaban de forma directa o indirecta. Esta actitud tenia la principal intención de temporizar y dificultar las primeras relaciones del equipo de Wenger. En zona de creación del Arsenal, los centrocampistas locales constantemente mostraban predisposición a interceptar, realizando en todo momento ayudas defensivas sobre el eje central. Para ello, intentaban ajustar adecuadamente la distancia entre jugadores de la misma línea, evitando así que se dieran relaciones detrás de su primer dispositivo defensivo. Sobre el campo propio, las coberturas y permutas a compañeros estuvieron muy presentes, mostrándose como un equipo solidario en defensa. En zona de finalización su última línea defensiva se agrupaba sobre el eje longitudinal del terreno de juego, evitando así dejar intervalos relevantes entre sus defensas. Durante todo el encuentro, dificultaron a los delanteros rivales su búsqueda de espacios relativos para realizar remates sobre el área defendida por Rubén, debido a una correcta formación de sus estructuras defensivas. El portero español realizó una gran labor a la hora de ayudar a su última línea, realizando anticipaciones ante los centros laterales y desmarques de ruptura de los delanteros visitantes. En esta fase Moyes dio la orden de conceder la posesión del balón al equipo de Wenger, dando así la prioridad a las acciones técnico-tácticas defensivas.

En transición defensiva, trató  de acumular lo más rápidamente posible jugadores sobre su propio campo. Con esto, el entrenador ingles trataba de que el Arsenal tuviera que pasar a realizar un ataque posicional, quitándoles así los espacios para penetrar con facilidad. Durante todo el encuentro los 'hammers' no se vieron expuestos en esta fase.

En fase ofensiva, el juego empleado por los jugadores locales no les facilitó tener una continuidad mínima para poder hacer daño a los 'gunners'. En el inicio de juego, Rubén y su línea defensiva buscaban la relación directa con los dos puntas sobre campo rival, siendo Antonio el encargado de ir a la primera disputa. El delantero intentaba realizar prolongaciones buscando el desmarque de ruptura que realizaba su compañero Arnautovic. En zona de creación fue un equipo con una mínima presencia, mostrándose como un equipo vertical pero intentándose saltar esta zona de juego. En zona de finalización, buscaban de manera rápida y continuada a sus dos puntas. Antonio era el encargado de apoderarse del balón, para posteriormente intentar conectar mediante centros con Arnautovic en su conquista del área de Cech. En la segunda mitad tras la entrada de Chicharito, el equipo de Moyes tuvo más presencia en esta zona del campo. El delantero mexicano inquietó de manera continua a la última línea defensiva rival, llegando a tener la mejor oportunidad del encuentro en un tiro que impacto en el larguero. En esta fase  hasta la entrada de delantero suramericano no se mostraron como un equipo creativo.

En la transición ofensiva, fue un equipo con numerosas imprecisiones a la hora de ejecutar las acciones verticales tras la recuperación del balón. Moyes sabia que los 'gunners' situarían a muchos jugadores en posiciones avanzadas. Siendo su principal objetivo, el aprovechar los posibles desequilibrios en la estructura defensiva del equipo rival en su reorganización.

En acciones a balón parado ofensivas, trato de hacer daño a su rival mediante los saques de banda profundo de Antonio sobre el área de Cesh, sin conseguirlo.

El emplazamiento inicial de los jugadores de Arsen Wenger fue un 1-4-4-2, pasando a 1-4-5-1 en la fase defensiva. En entrenador francés apostó para este encuentro  por Xhaka, Wilshere y Özil para canalizar el juego en ataque, siendo acompañados por Giroud y Sánchez en punta. En zona de inicio del West Ham, su objetivo principal era dificultar y orientar hacia el eje central las relaciones directas de la primera línea de construcción rival. Para ello, fue un equipo con clara predisposición a la hora de realizar  con intensidad acosos sobre el poseedor del balón en su propio campo. Con anterioridad, formaba una estructura defensiva para contrarrestar exitosamente los balones directos sobre Antonio y Arnautovic. En zona de creación rival, trataron de impedir que los mediocampistas locales pudieran relacionarse entre jugadores cercanos, acortando los intervalos con sus dos delanteros. En esta zona del campo, se mostro como un equipo equilibrado durante todo el encuentro. En zona de finalización, su última línea defensiva contrarresto exitosamente el juego directo empleado por el West Ham, no viéndose amenazada hasta los últimos minutos del encuentro tras la entrada de Chicharito. El delantero mexicano generó continuos desequilibrios a los defensas visitantes, debido a sus continuos movimientos disuasorios sobre la espalda de Monreal y Koscienly.

En transición defensiva, trataron de reorganizarse de una manera rápida tras la perdida del balón sobre la zona activa. Su objetivo principal era el de interrumpir lo más rápidamente posible las posibles conexiones entre los jugadores del entrenador ingles. Para ello construía dos estructuras  defensivas: la primera sobre la zona activa para el cercado de los jugadores cercanos, y la segunda sobre los jugadores más alejados ubicados en el campo contrario.

En fase ofensiva fue un equipo con un dominio absoluto del balón, sometiendo a su rival en todo momento en esta fase. En el inicio de juego, alternó la relación directa entre Cesh y Giroud cuando los 'hammers' avanzaban sus líneas, con relaciones en corto del portero checo con sus centrales Koscielny y Monreal cuando su rival se replegaba sobre campo propio. Su primera línea de construcción era ayudada mediante coberturas ofensivas por Xhaka y Wilshere para tener una continuidad más fluida en las combinaciones sobre campo propio. En zona de creación, Xhaka, Wilshere y Özil trataban de generar superioridades numéricas entre si, pero sin dejar de lado el criterio de verticalidad para progresar en el ataque. Un aspecto que les ayudaba a ser verticales en esta zona, fue la disposición en diferentes alturas de sus jugadores, facilitando así la creación de líneas de pase para continuar su progresión en el ataque. En zona de finalización, no logro ser un equipo amplio y profundo, lo que le generaba continuas dificultades a la hora de intentar penetrar por el pasillo central. Bellerin y Niles, no encontraron los espacios exteriores  de intervención necesarios para poder generar incertidumbre en sus incorporaciones, realizando centros demasiado previsibles para la zaga local.  A los atacantes del Arsenal, les falto clarividencia en sus acciones  sobre el área defendida por Rubén, limitándose a buscar el centro lateral sobre Giroud y el tiro lejano como medio de penetrar la poblada defensa rival. Destacar la poca aportación ofensiva de Sánchez en esta zona del campo, siendo sustituido por Lacazette en el minuto 82 del partido.

En transición ofensiva, trató de ser un equipo con la verticalidad necesaria para generar incertidumbre al rival en los momentos posteriores al robo del balón. La velocidad en su toma de decisiones a la hora de encontrar al jugador libre entre líneas no fue la correcta, lo que le dificultaba las acciones verticales sobre el campo rival. Esto les generaba que los jugadores rivales se encontrasen ya ajustados defensivamente, teniendo que pasar a realizar ataques posicionales sin encontrar las vías adecuadas de penetración en ellos.

LAS CLAVES

  • El Arsenal tuvo el control absoluto del balón, sintiéndose dominador de la posesión en zona de creación durante todo el encuentro. En zona de finalización, les falto la clarividencia suficiente para poder encontrar las vías de penetración adecuadas. 
  • La falta de amplitud y profundidad de los laterales del equipo de Arsene Wenger. Bellerin y Niles no fueron capaces de penetrar a la última línea defensiva rival por sus carriles exteriores, lo que generaba dificultades a sus compañeros a la hora de encontrar intervalos de penetración sobre el carril central.
  • La entrada de Chicharito en el terreno de juego en los últimos diez minutos del encuentro. El West Ham obtuvo mayor presencia en ataque tras la entrada del mexicano. Este generó incertidumbre constante sobre la última línea defensiva rival, teniendo la oportunidad más clara del encuentro.
  • La acertada organización defensiva del West Ham. Los jugadores de David Moyes, construyeron acertadamente las estructuras defensivas necesarias para evitar ser desequilibrados en su propio campo. El entrenador inglés, planteo un encuentro donde su profundidad defensiva no facilitó a su rival intervalos significativos de remate.

Sistema defensivo empleado por David Moyes en este encuentro 1-5-4-1. Vemos como orientan las acciones ofensivas del Arsenal sobre su carril derecho, donde Zabaleta realizaba marcaje individual sobre Alexis Sánchez cuando este intentaba participar  en creación.

En acciones a balón parado, el West Ham utilizó como recurso el lanzamiento de Antonio sobre el área defendida por el Arsenal. El delantero buscaba las prolongaciones hacia Arnautovic de su compañero Reid que se incorporaba en este tipo de acciones al ataque.

Automatismo en fase defensiva y zona de creación del Arsenal. Vemos como Zabaleta acosaba a los jugadores que recibían pases de espaldas sobre su espacio natural de participación defensiva. El defensor argentino era ayudado por su línea de medios que realizaba achique de espacios, dificultando así en todo momento las relaciones verticales del Arsenal.

Las estructuras defensivas empleadas por los jugadores de David Moyes en zona de finalización del Arsenal. Vemos la superioridad numérica empleada sobre la zona activa de juego, dificultando las conexiones entre jugadores rivales sobre el área defendida por Rubén.

En los minutos finales del encuentro tras la entrada de Chicharito, el West Ham consiguió desajustar la última línea defensiva rival. Vemos como el delantero mexicano consigue penetrar por el intervalo generado entre Bellerin y Monreal, consiguiendo así realizar tiro a puerta.

 

La última línea defensiva del Arsenal no replegó sobre el área defendida por Cech formando estructuras en posiciones adelantadas para desarticular las relaciones del poseedor del balón con sus compañeros ubicados sobre su espalda. Los integrantes de la última línea defensiva se agrupan sobre la zona activa y temporizaban para deshabilitar a los delanteros rivales para que incurriesen en fuera de juego.

En zona de finalización, el Arsenal realizó centros laterales como recurso táctico ante la poblada y ordenada última línea defensiva rival. Estos centros iban dirigidos a su delantero Giroud, este intentaba rematar o dejar el balón de cara a los posibles compañeros que se le acercaran. 

En zona de creación del Arsenal, Xhaka fue el jugador encargado de ofrecer las primeras líneas de pase a los centrales. El mediocampista suizo, se desmarcaba en apoyo hacia los carriles laterales para que sus compañeros pudieran conectar con él fácilmente. Esto era debido a la posición de Lanzini sobre el eje central del campo que dificultaba sus apariciones sobre su espacio de intervención natural.

En la fase ofensiva del Arsenal y en su zona de creación, las superioridades numéricas estuvieron presente en todo momento. La sociedad formada por Xhaka, Wilshere y Özil, realizaba combinaciones entre si como medio de progresión hacia el área rival. 

El Arsenal se mostro como un equipo con poca profundidad ofensiva sobre los carriles laterales, lo que le dificultaba las relaciones entre compañeros ubicados en el eje longitudinal del terreno de juego. Vemos la posición y actitud de Bellerin en la dos acciones de ataque, el jugador español no penetra sobre la última línea defensiva rival en su espacio natural de juego mostrando así una actitud conservadora.

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO