La defensa del Liverpool concede el empate a un defensivo Chelsea

LIVERPOOL FC 1- 1 CHELSEA FC Premier League 2017/18 (Jornada 13)

  27/11/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Antonio Conte fue en 1-5-3-2 pasando en fase defensiva a 1-3-5-1-1, situándose Hazard detrás de Morata en fase defensiva. En el inicio del juego del Liverpool, la intención de la primera línea de presión del Chelsea era la de temporizar a su primera línea de construcción, orientándola hacia el carril central, forzando así a sus medios centros a posicionarse en situación optima de acoso. En zona de creación, los centrocampistas del Chelsea en campo propio realizaban acoso al poseedor del balón, dificultando así las posteriores relaciones verticales del Liverpool. Kante era el jugador encargado de equilibrar la línea de medios cuando algún interior abandonaba el eje central. Sobre esta zona acumulaban jugadores detrás del balón, con la ayuda en ocasiones puntuales de Hazard, con la clara intención de impedir el progreso en el juego sobre el eje central de los jugadores de Kloop. En zonas de finalización no les importaba replegarse, dando un total protagonismo a su rival con el balón y priorizando la profundidad defensiva sobre el área de Courtois. Durante todo el encuentro no pudieron neutralizar las continuas penetraciones de Salah, a pesar de estar en superioridad numérica defensiva. Destacar la mala interpretación de la defensa de la pared, perdiendo vista al jugador que realizaba el desmarque de ruptura.

En transición defensiva, evidenció una buena reorganización tras temporizar las posibles primeras acciones del peligroso contraataque de los Reds, pudiendo activar así rápidamente un repliegue con garantías sobre campo propio. Hazard y Morata trataban de disuadir el primer pase vertical, y los tres medios-centros eran los encargados de parar mediante faltas tácticas las posibles penetraciones rivales si la línea defensiva no estaba organizada. Siendo su intención en todo momento,  la de pasar a fase defensiva lo más rápido posible.

En fase ofensiva en el inicio de juego, su principal opción fue relacionarse con los jugadores más alejados (Morata o Hazard), ya sea directamente desde Courtois, como desde su línea defensiva tras atraer a la primera línea de acoso rival. Durante todo el encuentro, no fue un equipo solvente a la hora de realizar combinaciones sobre campo propio, a pesar de poseer superioridad numérica en esta zona del campo. En zona de creación trataban de asociarse mediante cambios de orientación para hacer llegar el balón lo más rápido posible a las inmediaciones del área rival. Hazard realizaba desmarques de apoyo hacia el poseedor del balón, para intentar dar equilibrio ofensivo en las posteriores acciones de ataque sobre el campo rival. En zona de finalización el jugador destacado continuó siendo el belga, logrando penetrar continuamente las líneas defensivas locales. Destacar en esta zona los movimientos sin balón de Morata, creando espacios para que Drinkwater

posteriores los intentara aprovechar en su penetraciones desde segunda línea. En la segunda mitad y con marcador en contra, los centros laterales  aparecieron como recuso táctico para intentar aprovechar lo desajustes defensivo del Liverpool, consiguiendo situaciones optimas de remate, aunque sin haciendo en la dirección, tras la entrada de Willian el Chelsea estuvo más presente en el área rival, lo que le otorgó el gol del empate.

Para finalizar,  en la transición ofensiva tras recuperación de balón, no pudieron aprovechar lo desequilibrios defensivos ofrecidos por los jugadores de Kloop en esta fase, debido a la inferioridad numérica sobre campo rival que mostro durante todo el encuentro, siendo Hazard y Morata los dos únicos jugadores con posibilidades reales de obtener situaciones desequilibrantes cerca del área de Mignotet.

El emplazamiento inicial de los jugadores de Jurgën Kloop fue en 1-4-3-3 tanto en ataque como en defensa, ubicando a los dos extremos cerca de sus tres medios centros en fase defensiva. El juego empleado en fase ofensiva fue combinado, alternando el juego directo con el combinativo. En el inicio de juego, Mignolet intentaba relacionarse con sus centrales como medio de progresión en el juego, si estos eran fijados por Hazard y Morata, buscaba la relación con los medios centros en la inmediaciones del campo rival. Apuntar en esta zona la variante en de inicio de juego en corto con Gomez, este realizaba desmarque de apoyo hacia su portero sobre el carril derecho tras posicionase cerca del campo defendido por el Chelsea. En zona de creación, Herdenson era el encargado de facilitar las primeras relaciones sobre el círculo central, realizando apoyos constantes a sus laterales e interiores, intentando dar un ritmo alto al juego. En la primera mitad, Salah y Gomez lograban penetrar en esta zona de juego sobre el carril lateral izquierdo del Chelsea, con la intención de realizar posteriormente centros laterales en la siguiente zona. En la segunda mitad, el delantero egipcio modificó su espacio de intervención, ubicándose detrás del punta, con la clara intención de relacionarse más fácilmente con Coutinho, sociedad que encuentra soluciones ofensivas con facilidad en este lugar del campo. En zona de finalización, Salah continuó siendo el jugador más desequilibrante de su equipo, logrando conquistar los intervalos mostrados por el Liverpool en esta zona, aprovechándolos con remates entre los tres palos, como queda claro en el 1-0.

En transición defensiva, su primera línea de acoso tras perdida trato de no conceder cómodos espacios de intervención a Hazard sobre su propio campo, cercándole lo más rápidamente posible, a sabiendas de que él es el lanzador principal de la primera oleada de la transición ofensiva directa del Chelsea. Si esto no se conseguía, la línea defensiva y de medios ser reorganizaban sobre campo propio.

En fase defensiva e inicio de juego rival fue un equipo acosador, intentando no conceder distancia a los centrales del Chelsea, obligando así a buscar las relaciones entre alejados como medio de progresión en el juego, Chamberlain, Salah y Sturriged disuadían los pases interiores verticales rivales, esto dificultaba una clara continuidad en el juego a los de Conte. En zona de creación el trato a impedir relacionarse a los jugadores rivales no fue correcto, a pesar de igualar las marcas con la ayuda de los extremos, pero la tendencia de la última línea defensiva de replegar, le facilitaba espacios significativos de intervención a Hazard, provocando los  posteriores desequilibrios defensivos. En zona de finalización se mostro como un equipo frágil, desajustándose fácilmente ante cualquier acción vertical, concediendo  intervalos evidentes de penetración sobre el área de meta. En la defensa de centros laterales evidenció una mala orientación defensiva, fijando su mirada sobre el centrador y perdiendo el contacto con el posible rematador, sobre todo en los segundos palos. Además no encontró una distancia eficiente en la realización de los acosos en esta zona del campo, concediendo libres directos cuando esa distancia era mínima o facilitando acciones de tiro cuando esa distancia era demasiada.

La transición ofensiva ofrecida fue combinada, alternado las combinaciones entre cercanos cuando la reorganización defensiva del Chelsea se realizaba de manera rápida, con acciones verticales por parte de la superioridad socio-afectiva formada por Coutinho y Salah.  Estos intentaban conseguir penetraciones sobre las líneas defensivas del Liverpool mediante pases y desmarques en profundidad.

LAS CLAVES

  • Salah fue el jugador que más peligro generó en el ataque del Liverpool. El delantero egipcio fue el jugador con más desequilibrio ofensivo del equipo local, logrando penetrar mediante conducciones y desmarques de ruptura la poblada defensa de los Blues.
  • Los desajustes defensivos mostrados por los defensores del Liverpool en su ultima línea, evidenciando por enésima vez la falta de orden táctico en fase de finalización rival, lo que facilitaba situaciones ventajosas al oponente sobre el área de penalti.
  • En transición defensiva, el Chelsea realizó un rápido repliegue sobre campo propio, reorganizando rápidamente las estructuras de cinco y tres sobre el campo propio, minimizando así en todo momento el posible contraataque local.
  • La verticalidad en las acciones de ataque ofrecida por Hazard. Durante todo el encuentro fue el jugador del equipo de Conte con más capacidad de penetración de líneas defensivas rivales, además de ser el jugador con más peligro en sus acciones en zona de finalización.
  • El futbol poco vistoso ofrecido por parte del Chelsea. Los de Conte fueron un equipo muy previsible en sus acciones de ataque, evidenciando ser dependientes de las acciones individuales de sus jugadores potenciales zona de finalización para poder conseguir el gol.


Sistema defensivo utilizado por Kloop en el encuentro: 1-4-3-3 ubicado en bloque medio, dejando libre los pasillos laterales. Vemos la ubicación de los dos extremos Salan y Chamberlain , estos se ubicaban a distintas alturas por detrás del punta en posible cobertura defensiva.

En la primera mitad, Salah facilitaba penetraciones exteriores a sus compañeros, estas eran realizadas mediante coberturas ofensivas  sobre el carril defendido por Alonso, provocando así situaciones desequilibrantes posteriores que no consiguieron éxito en el intento de remate.

En transición defensiva sobre campo rival, los jugadores del Liverpool intentaron cercar las posibles intervenciones de Hazard. Los jugadores más cercanos al jugador del Chelsea, realizaban acoso rápido con el objetivo de ralentizar y evitar la posterior combinación vertical.

Salah durante la segunda mitad del encuentro modificó sus espacios de intervención en ataque, situándose por detrás del punta. Vemos como se acomoda entre líneas para asociarse con Coutinho, posteriormente penetra sobre la última línea defensiva rival mediante un desmarque de ruptura, para ser encontrado libre por Chamberlain y rematar con acierto a la red consiguiendo el 1-0.

El Liverpool se mostro como un equipo débil en fase defensiva. En muchos momentos del encuentro facilitó espacios de intervención a Hazard entre líneas y además perdía fácilmente las marcas dentro del área de meta ante centros laterales debido a su mala orientación defensiva.

Sistema defensivo plasmado por Conte: 1-5-3-1-1, no importándole situarse cerca del área de Courtois en muchas fases del encuentro. Vemos como Alonso y Bakayoko temporizaban sobre el poseedor facilitándole la realización de aproximamientos sobre la última línea defensiva. Destacar la posición de Hazard como novedad en este encuentro posicionándose detrás de Morata en fase defensiva.

En ataque, Hazard intervenía sobre la zona de creación, siendo el jugador encargado de realizar penetraciones sobre el eje longitudinal. Posteriormente trataba de facilitar al jugador que conquistaba espacios sobre el área rival una siguiente situación con peligro.

En la transición ofensiva realizada por el Chelsea, los interiores buscaban en todo momento la relación con Hazard, para que este posteriormente fuera el encargado de finalizar la acción mediante tiro exterior. Morata se ubicaba en el lado contrario al tiro, estando en disposición para intervenir si fuera necesario ante un rechace exterior del portero.

En la segunda mitad del encuentro, los jugadores del Chelsea realizaron continuos centros laterales desde el carril derecho, Zappacosta los buscaba sobre la espalda de Gómez a sabiendas de los desequilibrios defensivos mostrados por la defensa rival. En esta ocasión Alonso libre de marca, no logra conseguir una buena dirección en el remate realizado.

Morata como facilitador de acciones ofensivas de los Blues, les garantizaba cuando el Liverpool acosaba el inicio del juego al Chelsea. El delantero español realizaba desmarques de apoyo atrayendo a los tres medios rivales, para posteriormente realizar cambios de orientación sobre el carril de Alonso y ofreciendo espacios de intervención sobre espalda de los medios-centros a Bakayoko para su posterior intervención.

 

 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO