Empate sin goles en el que De Gea permite a su equipo salir con un punto de Anfield

LIVERPOOL 0 - 0 MANCHESTER UNITED Premier League 2017/18 (Jornada 8)

  27/10/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Jürgen Klopp fue 1-4-3-3, pasando en fase defensiva a 1-4-1-4-1. Si el Manchester United trataba de iniciar el juego desde atrás, iban a presionar orientando la construcción de las acciones de ataque del equipo rival mediante conductas disuasorias hacia banda, tanto de forma directa como por provocación de errores en el adversario. Este inicio de presión lo comenzaba siempre Firmino mediante disuasión de líneas de pase sobre jugadores cercanos al pasillo central (Obligando a centrales rivales a jugar por fuera). Para una vez el balón en banda el equipo bascular, presionar e intentar robar. En zona de creación fue un equipo solidario para generar situaciones de superioridad numérica respecto al poseedor y receptores potenciales próximos. Sus jugadores constantemente mostraban predisposición a interceptar (Henderson, Wijnaldum o Emre Can), para evitar posibles relaciones por el interior de su dispositivo defensivo. Ante todo querían asegurar la creación de superioridad numérica alrededor del poseedor del balón, condensando muchos jugadores en la zona activa del balón. En zona de finalización su línea defensiva estuvo concentrada, siendo consciente del peligro de los atacantes “Red Devils”. A pesar de que la amenaza era constante, estuvieron atentos a los pases directos a la espalda y desmarques de ruptura de sus atacantes del United. Concedieron una clara ocasión de Lukaku tras pared con Martial, en el minuto 42:46.

En transición defensiva mostraron una buena predisposición inmediata al cambio de rol (Estar atacando y tras la pérdida rápidamente acosar a poseedor del balón). Su mediocentro Henderson compensaba posibles desajustes y espacios que pudieran quedar detrás su última línea defensiva.

En fase ofensiva en el inicio de juego su primera opción era iniciar mediante ataque combinativo, con la colaboración de su portero Karius y sus centrales (Matip y Lovren). En este sentido su primera línea de construcción trataba de superar primeras líneas de presión lo más rápidamente posible. En zona de creación querían a someter a su rival, a través de ir generando superioridades numéricas y posicionales a la espalda de la línea que iba a presionar al poseedor del balón. El buen trabajo defensivo del equipo José Mourinho, hacia en ocasiones que no generaran estas superioridades numéricas y posicionales. Destacar como aspecto importante el rol de Coutinho en el equipo de Jürgen Klopp. Teniendo total libertad para modificar su espacio de intervención constantemente, para de esta manera moverse por todo el frente de ataque y de ocupar zonas intermedias a la espalda de la línea de presión. En zona de finalización mostraron sentimiento de verticalidad, de peligrosidad respecto a la portería contraria, así como capacidad para reconocer espacios libres inmediatos y mediatos. Ante la profundidad defensiva del Manchester United, destacar la continua movilidad de sus interiores Emre Can y Wijnaldum que alternaron movimientos de apoyos con rupturas detrás de la última línea defensiva rival. Siendo muy peligrosos con sus entradas desde segunda línea. Para ello normalmente orientaban el ataque hacia pasillos laterales, donde buscaban crear superioridad numérica en el lado activo del ataque para crear y ocupar espacios en zona pasiva para llegada de segunda línea de sus interiores. Una de estas acciones Emre Can llegando de segunda línea tuvo una clara ocasión, en el minuto 55:50.

Por último decir que en la transición ofensiva dada las características de sus jugadores de ataque, intentaron aprovechar el desequilibrio defensivo momentáneo explotando los espacios detrás de la última línea defensiva, valorando las posibilidades de penetración. A pesar de las pocas concesiones dadas por el Manchester United, en el minuto 6 tuvieron una clara ocasión por mediación de Wijnaldum en uno de los rápidos contraataques del equipo de Klopp.

El emplazamiento inicial de los jugadores de José Mourinho fue 1-4-2-3-1, pasando en fase defensiva a 1-4-4-2. Si el Liverpool trataba de iniciar el juego desde atrás, iban a presionar orientando la construcción de las acciones de ataque del equipo rival mediante conductas disuasorias hacia banda, tanto de forma directa como por provocación de errores en el adversario. Este inicio de presión lo comenzaba siempre Lukaku mediante disuasión de líneas de pase sobre jugadores cercanos al pasillo central, aunque con el paso de los minutos tanto Lukaku como Mkhitaryan condecían algunas facilidades. Los jugadores de Mourinho en este inicio de presión controlaban bien los diferentes oponentes por parte de los jugadores que quedan por detrás del balón. En este sentido decir que sus jugadores de segunda línea de presión realizaban un ataque permanente al poseedor de balón y dominaban medios activos defensivos. En zona de creación del Liverpool trataban de impedir al poseedor de balón relacionarse con comodidad, acosando constantemente al rival. Era un equipo solidario para generar situaciones de superioridad numérica respecto al poseedor y receptores potenciales próximos. Sus jugadores constantemente mostraban predisposición a interceptar (La capacidad de Matić y Herrera era fundamental), ya que querían evitar relaciones por el interior de su dispositivo defensivo. En zona de finalización priorizaron la profundidad defensiva por lo que según circunstancias del juego podía llegar a replegarse, ya que no tenían inconveniente en defender cerca de su portero De Gea. Su organización estaba formada por dos líneas defensivas compuestas por cuatro jugadores entre las que trataban de que no existieran espacios. En este sentido destacar dos aspectos del equipo de Mourinho, por un lado la variante táctica defensiva 1-5-3-2 para cerrar espacios interiores y las grandes intervenciones de De Gea permitiendo a su equipo salir con un punto de Anfield. 

En transición defensiva trataban de recuperar su posición para poder pasar a defensa organizada inmediatamente a la pérdida del balón. Mostraron una buena predisposición al cambio de rol y perseverancia para recuperar espacio de intervención en campo propio.

En fase ofensiva en el inicio de juego priorizaron relaciones directas con sus jugadores atacantes en campo contrario, como medio para progresar hacía el área rival. En este sentido su primera línea de construcción buscaban relaciones que aseguraran continuidad en el juego. A partir de ahí Lukaku era el destinatario de esos posibles envíos directos. Normalmente Lukaku es el encargado de partir desde la profundidad para ir a la disputa y prolongar. En zona de creación una vez que se juntaban en campo rival, el criterio de verticalidad no lo perdían. A pesar de la capacidad de sus centrocampistas para relacionarse mediante pases, su fin era hacer llegar el balón lo más rápido posible a las inmediaciones del área rival. Para que sus jugadores atacantes con más calidad pudieran finalizar. En zona de finalización sus atacantes Lukaku, Young, Martial, Mkhitaryan, Lingard o Rashford atacaban al espacio o, en su defecto, ocupaban zonas de finalización. La amenaza era constante, sobre todo cuando buscaban posibles pasillos interiores en la última línea defensiva rival, mediante pases directo a la espalda y desmarques de ruptura de sus atacantes. Un claro ejemplo fue la ocasión de Lukaku tras pared con Martial, en el minuto 42:46.

Por último decir que en la transición ofensiva dada las características de sus jugadores trataban de conectar de manera inmediata con los atacantes, aprovechando el posible desequilibrio en la estructura defensiva del equipo rival.

LAS CLAVES

  • El Liverpool conocedor del peligro del Manchester United tras recuperación de balón, estuvieron muy seguros en transición defensiva mostrando una buena predisposición inmediata al cambio de rol (Estar atacando y tras la pérdida rápidamente acosar a poseedor del balón). Su mediocentro Henderson compensaba posibles desajustes y espacios que pudieran quedar detrás su última línea defensiva.
  • Ante la profundidad defensiva del Manchester United, destacar la continua movilidad de sus interiores Emre Can y Wijnaldum que alternaron movimientos de apoyos con rupturas detrás de la última línea defensiva rival. Siendo muy peligrosos con sus entradas desde segunda línea. Para ello normalmente orientaban el ataque hacia pasillos laterales, donde buscaban crear superioridad numérica en el lado activo del ataque para crear y ocupar espacios en zona pasiva para llegada de segunda línea de sus interiores.
  • Las grandes intervenciones de De Gea permitiendo a su equipo salir con un punto de Anfield. Destacar dos grandes paradas del portero español, especialmente un despeje con el pie izquierdo en el minuto 33:53.
  • En el plan de partido de Mourinho era importante en zona de creación del Liverpool impedir al poseedor de balón relacionarse con comodidad, por lo que sus jugadores acosaban constantemente al rival. Sus dos mediocentros Matić y Herrera fueron fundamentales, ya que evitaban relaciones por el interior de su dispositivo defensivo.
  • El plan de partido de Mourinho permitió desde el trabajo defensivo minimizar el juego de ataque del Liverpool. En zona de finalización priorizaron la profundidad defensiva, destacando la variante táctica defensiva 1-5-3-2 para cerrar espacios interiores. Destacando el trabajo de sus extremos en fase defensiva, sobre todo Young cuando completaba línea de cinco defensores, para controlar las incorporaciones en ataque del lateral izquierdo Albero Moreno.

 

El emplazamiento inicial de los jugadores de Jürgen Klopp fue 1-4-3-3, pasando en fase defensiva a 1-4-1-4-1. Si el Manchester United trataba de iniciar el juego desde atrás, iban a presionar orientando la construcción de las acciones de ataque del equipo rival mediante conductas disuasorias hacia banda, tanto de forma directa como por provocación de errores en el adversario. Este inicio de presión lo comenzaba siempre Firmino mediante disuasión de líneas de pase sobre jugadores cercanos al pasillo central (obligando a centrales rivales a jugar por fuera).

En transición defensiva mostraron una buena predisposición inmediata al cambio de rol (estar atacando y tras la pérdida rápidamente acosar a poseedor del balón). Su mediocentro Henderson estuvo muy activo y concentrado para esa predisposición inmediata al cambio de rol.

En zona de creación un aspecto importante fue el rol de Coutinho en el equipo de Jürgen Klopp. Teniendo total libertad para modificar su espacio de intervención constantemente, para de esta manera moverse por todo el frente de ataque y de ocupar zonas intermedias a la espalda de la línea de presión.

Destacar en el Liverpool la continua movilidad de sus interiores Emre Can y Wijnaldum, que alternaron movimientos de apoyos con rupturas detrás de la última línea defensiva rival. Siendo muy peligrosos con sus entradas desde segunda línea. En esta acción podemos apreciar a Emre Can llegando desde segunda línea, teniendo una clara ocasión de gol que pudo romper el empate a cero.


En transición ofensiva dada las características de sus jugadores de ataque, intentaron aprovechar el desequilibrio defensivo momentáneo explotando los espacios detrás de la última línea defensiva, valorando las posibilidades de penetración. A pesar de las pocas concesiones dadas por el Manchester United, en el minuto 6 tuvieron una clara ocasión por mediación de Wijnaldum en uno de los rápidos contraataques del equipo Klopp.

En el plan de partido de Mourinho era importante en zona de creación del Liverpool impedir al poseedor de balón relacionarse con comodidad, por lo que sus jugadores acosaban constantemente al rival. Sus dos mediocentros Matić y Herrera fueron fundamentales, ya que evitaban relaciones por el interior de su dispositivo defensivo.

El plan de partido de Mourinho permitió desde el trabajo defensivo minimizar el juego de ataque del Liverpool. En zona de finalización priorizaron la profundidad defensiva, destacando la variante táctica defensiva 1-5-3-2 para cerrar espacios interiores. Destacando el trabajo de sus extremos en fase defensiva, sobre todo Young cuando completaba línea de cinco defensores, para controlar las incorporaciones en ataque del lateral izquierdo Alberto Moreno.

Las grandes intervenciones de De Gea permitieron a su equipo salir con un punto de Anfield. Destacar dos grandes paradas del portero español, especialmente un despeje con el pie izquierdo en el minuto 33:53.

En zona de creación una vez que se juntaban en campo rival, el criterio de verticalidad no lo perdían. A pesar de la capacidad de sus centrocampistas para relacionarse mediante pases, su fin era hacer llegar el balón lo más rápido posible a las inmediaciones del área rival. Para que sus jugadores atacantes con más calidad pudieran finalizar, vemos en esta imagen como Herrera busca al espacio a Young.


En zona de finalización sus atacantes Lukaku, Young, Martial, Mkhitaryan, Lingard o Rashford atacaban al espacio o, en su defecto, ocupaban zonas de finalización. En esta imagen apreciamos como la amenaza era constante, sobre todo cuando buscaban posibles pasillos interiores en la última línea defensiva rival, mediante pases directo a la espalda y desmarques de ruptura de sus atacantes.

 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO