Empate en el St Mary's Stadium bajo una intensa lluvia

SOUTHAMPTON 1-1 TOTTENHAM Premier League 2017/18 (Jornada 24)

  23/01/2018

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Mauricio Pellegrino fue un 1-4-2-3-1, pasando en fase defensiva a 1-4-4-2. Los dos centrales de inicio fueron en la derecha Stephens e izquierda Hoedt, mientras Bertrand actuó como lateral derecho y Soares como lateral izquierdo completando la última línea defensiva compuestas por cuatro integrantes. En el inicio de juego del Tottenham la primera línea de presión (Gabbiadini y Tadić) del Southampton trataba de orientar la construcción de las acciones de ataque mediante conductas disuasorias hacia banda, intentando evitar que el Tottenham conectara con sus jugadores de dentro mediante pases interiores, aunque no tuvieron mucho éxito y se vieron constantemente superados. En zona de creación del Tottenham querían asegurar la creación de superioridad numérica alrededor del poseedor del balón, condensando muchos jugadores en la zona activa del balón donde dio gran resultado en las bandas, sin embargo crearon espacios en el carril central favoreciendo la aparición de “Hombres Libres” por parte del Tottenham debido a que sus jugadores modificaban continuamente sus espacios de intervención facilitando que hubiera receptores potenciales libres de marca. A pesar de ello, hay que destacar a sus mediocentros Lemina y Romeu que aportaron mucho equilibrio defensivo, gracias tanto a su buena interpretación táctica como a su capacidad para realizar ayudas defensivas y coberturas. En zona de finalización tuvieron muchísimos problemas al conceder continuamente muchos espacios en zonas intermedias próximas al borde del área, así como cuando los atacantes “Spurs” les realizaban desmarques a sus espalda o entre intervalos.

En transición defensiva trataban de evitar la superación completa del primer grupo de acosadores, sobre todo por espacios cercanos al pasillo central. Destacar a su mediocentro Romeu por su capacidad de compensar esos posibles desajustes y espacios que podían quedar detrás su última línea defensiva.

En fase ofensiva en el inicio de juego su primera opción era iniciar mediante ataque combinativo desde atrás con la colaboración de su portero McCarthy y sus centrales Stephens y Hoedt unido al continuo ofrecimiento del mediocentro Lemina para dar continuidad al juego, así como en ocasiones Romeu. Su primera línea de construcción alternaba juego combinativo con relaciones directas ante la presión alta por parte de los jugadores “Spurs”. Este aspecto obligaba tanto a su portero McCarthy como a su primera línea de construcción a jugar directo, siendo Gabbiadini el destinatario de esos posibles envíos directos. En zona de creación trataban de favorecer superioridades numéricas y posicionales en campo contrario. Esto es debido principalmente a que sus dos mediocentros, Romeu y Lemina, permitían jugar en campo contrario al tener la capacidad tanto para dar como ofrecer líneas de pase. En zona de finalización encontraron continuamente espacios en los carriles exteriores que les permitían realizar envíos/centros laterales de gran peligro como se pudo ver en el gol marcado en propia puerta por Davinson Sánchez. En este tipo de jugadas los más beneficiados fueron los laterales Bertrand y Soares, así como Ward-Prowse con su capacidad de situarse siempre en amplitud. También fueron capaces de encontrar espacios en los pasillos interiores entre intervalos de la línea defensiva del Tottenham en el segundo tiempo, así como con las peligrosas incorporaciones desde segunda línea de Romeu y Lemina.

En transición ofensiva su proceso era fácil a partir de cada recuperación, pases directos sobre los adelantados o apoyo rápido con algún cercano para que rápidamente buscasen pase en profundidad a la espalda de la línea defensiva rival. En dicho proceso no eran capaces de conectar con éxito, debido a que fueron presionados por los jugadores del Tottenham.

El emplazamiento inicial de los jugadores de Mauricio Pochettino fue 1-4-2-3-1, pasando en fase defensiva a 1-4-4-1-1. Los dos centrales de inicio fueron en la derecha Davinson Sánchez e izquierda Vertonghen, mientras Aurier actuó como lateral derecho y Davies como lateral izquierdo pero que por sus características ofensivas actuaban como si fueran carrileros, completando la última línea defensiva compuestas por cuatro integrantes. En el inicio de juego del Southampton la primera línea de presión (Kane y Alli) del Tottenham orientaba mediante disuasión de líneas de pase sobre jugadores cercanos al pasillo central. En zona de creación rival sus jugadores mostraron predisposición a interceptar, ya que querían evitar que se produjeran relaciones por el interior de su dispositivo defensivo. Sus jugadores querían asegurar la creación de superioridad numérica alrededor del poseedor del balón. Dier junto con Dembélé actuaron como mediocentros, ambos estuvieron muy activos en fase defensiva y gracias a las ayudas defensivas de Sissoko como si se tratara de un medio de contención más permitía recuperar la posesión del balón en el medio campo con algo más de facilidad. En zona de finalización tuvieron muchos problemas con los envíos/centros laterales desde los carriles exteriores donde se vieron continuamente superados a lo largo del partido especialmente por el derecho, donde llego el gol de los “Saints” marcado en propia puerta por Davinson Sánchez. En muchas situaciones los atacantes del Southampton les generaban desajustes defensivos entre intervalos a su última línea defensiva como se pudo comprobar durante el segundo tiempo.

En transición defensiva en algunas fases del partido tuvieron dificultades debido a la rapidez de los jugadores “Saints” como Gabbiadini, Højbjerg, Tadić o Lemina, pero lo supieron solventar en todo momento debido a que había jugadores cercanos para saltar a la presión del poseedor tras pérdida.

En fase ofensiva en el inicio de juego su primera opción era iniciar mediante ataque combinativo desde atrás con la colaboración de su portero Vorm y sus centrales Davinson Sánchez y  Vertonghen. Su primera línea de construcción ante la presión alta por parte de los jugadores “Saints” apenas tuvo problemas debido al constante ofrecimiento de jugadores como Dier y especialmente Dembélé, que fue el jugador encargado de canalizar el juego de los visitantes y dar continuidad al juego para asociarse con sus compañeros a pesar del buen trabajo defensivo por parte de los jugadores de Pellegrino. En zona de creación trataban de favorecer superioridades numéricas y posicionales en campo contrario. Esto es debido a que jugadores como Son y Kane, fueron capaces de modificar sus espacios de intervención, llegando a intercambiar sus posiciones, para encontrar distintas líneas de pase permitiendo con ello progresar hacia la portería rival. A pesar de ello acusaron bastante la baja de Eriksen y las múltiples posibilidades que les da en ataque a los “Spurs” cuando se asocia con sus compañeros, cosa que no hizo Sissoko. En zona de finalización encontraron continuamente espacios en zonas intermedias, donde Dele Alli se benefició constantemente al saber reconocerse como “Hombre libre”. También fueron capaces de encontrar espacios en los pasillos interiores de la última línea defensiva rival, para superarla mediante desmarques de penetración, ya que el Southampton generaba espacios entre intervalos y a la espalda de la línea defensiva.

En transición ofensiva trataron de buscar de manera rápida y segura a aquellos compañeros más capacitados o mejor emplazados para asegurar o dirigir el contraataque. En este sentido les costó tras recuperación ser una amenaza para el Southampton.

LAS CLAVES

  • El equipo de Mauricio Pochettino quizás acusó mucho la baja de Eriksen en detrimento Sissoko en su posición, ya que este no aporta lo mismo en el aspecto ofensivo donde en el partido estuvo algo desubicado. Sin embargo en la faceta defensiva aportó mucho más con sus ayudas defensivas tanto en medio campo como en zona de finalización.
  • El gran partido jugado por Dele Alli. Supo sacar partido a los espacios generados en zonas intermedias y pasillos interiores por parte del Southampton situándose correctamente al saber reconocerse como “Hombre libre” y generando ocasiones de gran peligro en zona de finalización.
  • Los jugadores de Mauricio Pellegrino fueron muy peligrosos en zonas próximas al área, especialmente en las acciones que venían con centros/envíos laterales desde los carriles exteriores. Esto se pudo comprobar en el 1-0 en el gol marcado en propia puerta por Davinson Sánchez que viene precedido en una jugada de este estilo.
  • Destacar en fase defensiva la actuación del mediocentro Romeu en el Southampton. El jugador español aportó mucho equilibrio defensivo, gracias tanto a su buena interpretación táctica como a su capacidad para realizar ayudas defensivas y coberturas. En transición defensiva destacar como trataba de compensar esos posibles desajustes y espacios que podían quedar detrás su última línea defensiva. Tras pérdida de balón de su equipo, era capaz de cambiar rol para acosar al inicio del contraataque del rival.
  • Las condiciones climatológicas de lluvia que no fueron las mejores, no cesó de llover durante todo el partido y la velocidad del balón no fue la ideal a la hora de construir las acciones de ataque, ya que en ocasiones parecía que iba muy rápida y en ocasiones parecía muy pesada y lenta.

 

El emplazamiento inicial de los jugadores de Mauricio Pellegrino fue un 1-4-2-3-1, pasando en fase defensiva a 1-4-4-2. 

El Southampton trataba de orientar la construcción de las acciones de ataque mediante conductas disuasorias hacia banda, creando superioridad numérica alrededor del poseedor del balón. Esto dio gran resultado.

En zona de creación sus laterales tuvieron mucha importancia en fase ofensiva, con sus continuas incorporaciones tanto su lateral derecho Soares como su lateral izquierdo Bertrand llevaron mucho peligro. Claro ejemplo la jugada del 1-0 marcado en propia puerta por Davinson Sánchez.

Superioridades numéricas y posicionales en campo contrario. Su mediocentro Romeu permitía jugar en campo contrario al tener la capacidad tanto para dar como ofrecer líneas de pase. Lemina fue clave con sus peligrosas incorporaciones desde segunda línea. 

Los de Mauricio Pellegrino fueron capaces de encontrar espacios en los pasillos interiores entre intervalos de la línea defensiva del Tottenham durante el segundo tiempo. 

En fase defensiva el equipo de Mauricio Pochettino comenzó en la estructura inicial 1-4-2-3-1, pasando en fase defensiva a 1-4-4-1-1. 

En zona de finalización tuvieron muchos problemas en los carriles exteriores donde se vieron continuamente superados a lo largo del partido especialmente por el derecho, por lo que Aurier precisó constantemente de ayudas defensivas de sus compañeros.

El equipo de Mauricio Pochettino en zona de creación trataban de favorecer superioridades numéricas y posicionales en campo contrario. Esto es debido a que sus jugadores eran capaces de modificar sus espacios de intervención para encontrar distintas líneas de pase y hombres libres sin oposición, permitiendo con ello progresar hacia la portería rival. 

En zona de finalización encontraron continuamente espacios en zonas intermedias, donde Dele Alli se benefició constantemente al saber reconocerse como “Hombre libre”. 

En zona de finalización buscaban permanentemente los pasillos interiores entre intervalos en la última línea defensiva rival donde siempre aparecieron jugadores como Dele Alli, Son o Kane. 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO