El Manchester United agota al Newcastle defensivamente, pasándole por encima en la segunda mitad

MANCHESTER UNITED 4- 1 NEWCASTLE Premier League 2017/18 (Jornada 12)

  23/11/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de José Mourinho fue en 1-4-2-3-1 tanto en ataque como en defensa. El juego empleado en fase ofensiva fue combinado, alternando el juego directo con el combinativo. Durante gran parte de la segunda mitad el entrenador portugués modifico su estructura, emplazando a su equipo en 1-4-4-2 con Rashford y Lukaku en punta. En el inicio de juego De Gea buscaba la relación directa con Lukaku y Pogba como medio de progresar en el ataque, para a partir de ahí empezar a elaborar su juego de ataque ya en campo rival. En zona de creación Pogba y Matic eran los encargados de facilitar las primeras relaciones mediante la realización de pases cortos sobre Mata entre líneas, o medios sobre los carriles exteriores buscando situaciones de superioridad ofrecidas por sus laterales y extremos. En todo momento la intención fue mostrar verticalidad en sus pases sobre esta zona, con un alto ritmo de juego en sus acciones. Mata fue el jugador que mejor interpreto la ocupación y aprovechamientos de espacios interiores, ubicándose sobre los intervalos generados en el eje longitudinal del campo defendido por el Newcastle. A consecuencia a ello, proporcionaba distancia entre los jugadores ubicados sobre los carriles exteriores y su par, facilitando de esta manera a Martial en numerosas ocasiones situaciones ventajosas sobre sus espacios naturales de intervención. En zona de finalización, la conducta facilitadora para generar desequilibrios defensivos al rival fue la penetración sobre los carriles exteriores, esta se realizaba para un posterior centro lateral sobre Lukaku, Martial o Pogba, que ocupaban con gran acierto las zonas francas de remate, librándose con facilidad de su marca para posteriormente realizar remates sobre la portería de Eliot.

En transición defensiva evidenció una frágil reorganización defensiva, mostrándose como un equipo que ofrece demasiados espacios intermedios si es superado del primer acoso tras perdida, realizándose este sobre campo rival. La pérdida de posición de Pogba para sumarse al ataque, y la distancia que ofrecía Matic con respecto al posible jugador encargado de realizar la primera oleada, le propició ser batido en numerosas ocasiones en esta fase, concediendo situaciones francas a los medios visitantes cerca del área de De Gea.

En fase defensiva e inicio de juego rival no fue un equipo acosador, dando distancia a los centrales para que Eliot pudiera tener relaciones cercanas con ellos, y posteriormente orientar la construcción de sus acciones de ataque hacia el carril central, además de invitarles a los puntas a tener una relación directa entre alejados. En zona de creación el trato a impedir relacionarse a los jugadores rivales no fue el correcto por parte de la línea de medias puntas, generando intervalos significativos sobre su espalda, facilitando así su aprovechamiento por parte de los atacantes. En zona de finalización concedió espacios evidentes sobre la frontal del área, siendo estos aprovechados por los jugadores de Rafa Benítez, los cuales los conquistaban en superioridad numérica y finalizaban las jugadas mediante tiros frontales.

En transición ofensiva se mostró como un equipo vertical en sus acciones, buscando con rapidez a sus jugadores más desequilibrantes (Martial, Rashford y Lukaku). Estos lograban conquistar los espacios libres que ofrecía el equipo visitante sobre sus carriles laterales, para posteriormente, realizar conducciones superiores y buscar mediante centros laterales los desmarques de ruptura sobre el área rival de los jugadores que se incorporaban.

En acciones a balón parado ofensivas se mostró como un equipo muy peligroso, consiguiendo rematar en primeras acciones, además de ser ganadores de los posibles rechaces, debido a su buena ocupación de los espacios exteriores.

El emplazamiento defensivo dispuesto por parte de Rafa Benítez fue 1-4-4-2, sin modificarlo en su fase ofensiva, situándolos sobre campo propio, sin importarle ofrecer un repliegue intensivo puntualmente. Los jugadores del entrenador español se mostraron dispuesto a ofrecer la posesión sobre el campo propio al equipo local. En zona de inicio del Manchester, Joselu y Gayle mostraban una actitud temporizadora, otorgando distancia a los defensas locales, facilitando así las posteriores relaciones sobre los carriles laterales del campo rival. En zona de creación del equipo de Mourinho, los de Benítez mostraban una buena predisposición a realizar acosos constantes, además de realizar coberturas defensivas y basculaciones sobre zona activa de juego, pero ofreciendo demasiada distancia entre su línea de medios y su línea defensiva, lo que permitía que Mata conquistase dichos espacios y generase los desequilibrios defensivos en las posteriores acciones cerca del área de Eliot. En zona de finalización, permitió demasiada facilidad a los extremos para la realización de centros laterales, dando gran distancia al poseedor del balón, además de realizar una mala defensa de los centros laterales por parte de los defensas, perdiendo con facilidad las marcas y mostrándose como defensores pasivos ante sus rivales. En esta fase el Manchester le fue desgastando con el trascurso del encuentro, mostrándose como un equipo sin estructuras solidas ante equipos dominadores en el cuerpo a cuerpo dentro del área de penalti.

La transición ofensiva empleada fue directa, mediante la relación de jugadores de la principal línea defensiva con sus dos medios centros, para que estos posteriormente realizaran penetraciones sobre la línea de tres medias puntas Reds, conquistando así los espacios interlineales generados por el equipo rival sobre su campo. En la primera mitad los espacios de ubicación interiores donde se encontraban Murphy y Gayle fueron encontrados con facilidad por Shelvey y Hayden, otorgándoles así situaciones francas de tiro exterior sobre la meta de De Gea, pudiendo finalizar una gran mayoría de contraataques.

En acciones a balón parado defensiva realizaban una defensa combinada, concediendo la oportunidad al equipo local de poder rematar en primeras acciones.

En fase ofensiva el juego ofrecido fue directo, en el inicio de juego la voluntad de saltarse la creación tenía dos variantes, el juego directo tras atraer el acoso de los atacantes sobre sus defensas, para intentar ser ganadores del rechace tras la disputa de Joselu con su marca sobre situaciones intermedias, posicionando a los dos medios centros cerca de él. La otra era la de Elliot con saques directos sobre el carril derecho rival buscando la prolongación o temporización de uno de los dos puntas. A partir de ahí ya en zona de creación, realizar ataques rápidos y verticales sobre el eje longitudinal del campo, incorporando a los cuatro medios sobre la frontal del área local, intentando de esta manera finalizar todas sus acciones sin mostrar mucha creatividad sobre esta zona. Destacar la acción del primer gol encajado, siendo el primer equipo en conseguir batir la meta del portero español en Old Trafford esta temporada.

En la transición defensiva evidenciaron una mala reorganización defensiva para la activación en el repliegue, mostrando al rival espacios libres por donde poder realizar penetraciones, produciendo continuos desequilibrios en la última línea defensiva. En todo momento las estructuras tardaban demasiados en ser construidas, evidenciando fragilidad con el transcurso del encuentro, situación que fue aprovechada por el equipo de Mourinho.

LAS CLAVES

  • Conquista de los espacios intermedios por parte de Mata. El cual lograba desajustar la poblada defensa del equipo de Benítez, ubicándose sobre la espalda de los medios centros para posteriormente atraer rivales sobre el eje longitudinal y liberando así a los extremos de sus marcas.
  • Control absoluto de la posesión por parte del equipo de Mourinho, dominando la pelota sobre campo rival, siendo capaz de tener el timing preciso para a pesar de ser un equipo vertical, y no cometer el error de buscar las individualidades.
  • El dinamismo ejercido por Pogba en el ataque del Manchester, modificando constantemente sus espacios de intervención, participando así en las tres fases del ataque.
  • El Newcastle en ataque no fue capaz de ser un equipo creativo y con sorpresa al conquistar el área de De Gea.
  • Mala defensa de los centros laterales por parte del Newcastle. En zona de finalización la línea de cuatro fue incapaz de realizar un marcaje individual contundente, sumado a una mala orientación corporal (solo mirando al balón).

Sistema defensivo utilizado por José Mourinho en el encuentro: 1-4-2-3-1 ubicado en bloque medio. Vemos la ubicación de los tres medias puntas lejanos a sus medios centros, lo que les provocaban situaciones de inferioridad numérica sobre esta zona del campo.

En zona de finalización rival, el equipo de Mourinho mostraba desajustes entre los dos medios centros y su línea defensiva, provocándole situaciones de igualdad numérica cerca del área de De Gea.

En zona de finalización, los Reds penetraban sobre los carriles laterales con la ayuda de Pogba, siendo este un jugador desequilibrante en este tipo de situaciones. Posteriormente buscaban centros laterales sobre los espacios libres entre portero y línea defensiva.

Pogba fue el jugador más dinámico en las transiciones ofensivas directas ofrecidas por el equipo de Mourinho, mostrándose como un jugador “box to box”. Vemos como conquista los espacios libres dentro de área de meta, ganando en velocidad a su par desde campo propio.

Mata fue el jugador que mejor interpreto los aprovechamientos de los intervalos significativos interlineas que mostraba el equipo rival. El español atraía jugadores, liberando así a Martial sobre su carril de intervención, otorgándole tiempo y espacio en las siguientes acciones.

Sistema defensivo plasmado por Benítez: 1-4-4-2 en bloque intermedio con marcaje zonal, sin importarle un repliegue intensivo en muchas fases del encuentro. Vemos como deja libre la zona no activa, pero sin una distancia adecuada sobre el poseedor lo que facilitaba los cambios de orientación sobre el carril contrario, que producía desequilibrios posteriores en las basculaciones.

Transición ofensiva mostrada por el Newcastle. Penetración sobre el carril del lateral que se sumó al ataque, para que este buscara posteriormente con rapidez centros sobre los intervalos entre defensas y medios centros para la llegada de los compañeros de segunda línea.

En la transición defensiva mostrada por los jugadores de Benítez sobre campo rival fue de repliegue hacia campo propio, sin realizar un acoso al poseedor del balón. La orientación defensiva era llevada hacia los carriles exteriores como se puede observar.

Los centrales del equipo de Benítez se veían desguarnecidos, esto era debido al desajuste defensivo ocasionado por la distancia entre ellos y sus laterales tras perdidas de balón en campo rival. Los centrales eran superados posteriormente mediante conducciones superiores a gran velocidad, favoreciendo la conquista del área de Eliot a los delanteros locales.

En muchas fases del encuentro los jugadores del técnico español lograban conquistar en superioridad los espacios libres intermedios en zona de creación del Manchester, pero la falta de creatividad en las acciones posteriores les impidió poner en apuros a De Gea.

 

 

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO