El derbi londinense termina empatado a cero en un partido donde se impusieron las defensas

CHELSEA 0-0 ARSENAL Premier League 2017/18 (Jornada 5)

  28/09/2017


 

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Antonio Conte fue un 1-3-4-3 pasando en fase defensiva a 1-5-2-3. Los tres centrales de inicio fueron en la derecha Azpilicueta, David Luiz e izquierda Gary Cahill, mientras Moses actuó como carrilero derecho y Marcos Alonso como carrilero izquierdo completando la última línea defensiva compuestas por 5 integrantes. Tras la expulsión de David Luiz por una dura entrada sobre Kolašinac en el minuto 87, su estructura de tres centrales no fue modificada, por lo que pasaron a estructurarse en un 1-5-3-1 con la entrada como central de Christensen. En la que su línea de tres centrocampistas la formaban Fabregas posicionándose más centrado, teniendo a ambos lados a Kanté y Bakayoko. Su inicio de presión fue mediante presión alta comenzándola Pedro, Morata y William. La intención de la primera línea de presión del Chelsea era la de forzar a la primera línea de construcción del Arsenal a jugar directo, puesto que eran conocedores de que Petr Cech es un portero que no domina el juego con los pies. En zona de creación del Arsenal los centrocampistas del Chelsea en campo propio realizaban acoso al poseedor del balón, comenzando escalonamiento defensivo y basculaciones. En este sentido destacar la buena interpretación de los acosos por parte de Kanté y como en campo propio los extremos Pedro y Willian replegaban completando línea de medios, dejando recibir a los carrileros contrarios, comenzando la presión en campo contrario. Por lo que su repliegue era siempre en un posicionamiento intermedio - replegado en la variante defensiva 1-5-4-1, querían tratar de impedir la progresión por el interior del bloque defensivo (su plan era orientar hacia las bandas.)  En zonas de finalización se replegaban ya que se sentían cómodos defendiendo cerca de su portero, por lo que priorizaron la profundidad defensiva. Mantuvieron una línea compuesta por 5 integrantes en su última línea defensiva, incluso en lo minutos jugados en inferioridad numérica, en la que sus tres centrales estuvieron a buen nivel en especial David Luiz hasta su expulsión.

En transición defensiva si su primer grupo de presión no era capaz de recuperar balón o cortar contrataque, trataban de retardar el contraataque favoreciendo la acumulación de efectivos tras el balón.

En fase ofensiva en el inicio de juego su primera opción era iniciar mediante juego combinativo. Tuvieron muchas dificultades para salir jugando y generar ventajas desde su primera línea. La buena presión por parte de los jugadores de Wenger obligaba al equipo del técnico italiano a jugar directo sobre Morata, que no ganaba duelos a los centrales rivales. En zona de creación trataban de asociarse pero su fin era hacer llegar el balón lo más rápido posible a las inmediaciones del área rival. Para que sus jugadores atacantes con más calidad pudieran finalizar. En líneas generales buen criterio de sus mediocentros Kanté y Fabregas en la creación interpretando que si no se daban las condiciones para jugar de manera vertical al espacio, darían continuidad a la posesión llevando el balón de lado a lado. Otro aspecto a destacar por parte del equipo londinense fue tanto la amplitud como la profundidad de sus carrileros, siendo de vital importancia las llegadas de Moses  y Marcos Alonso en dichas zonas, para buscar resolver situaciones que acabaran en centros al área. En zona de finalización les costó encontrar pasillos interiores en la última línea defensiva rival. En este sentido sólo pudieron encontrar pasillos interiores en la última línea defensiva rival, en un clara ocasión de Pedro a pase de Fabregas en el minuto 20:45. Morata estuvo muy sólo arriba y separado del resto de compañeros de ataque, Mustafi estuvo muy pendiente del delantero español ganándole la mayoría de duelos.

Por último decir que en la transición ofensiva tras recuperación no pudieron aprovechar los posibles desequilibrios en la línea defensiva del equipo rival. El buen trabajo defensivo del Arsenal permitió que no sufrieran tras pérdida de balón.

El emplazamiento inicial de los jugadores de Arsene Wenger fue 1-5-2-3, pasando en fase defensiva a 1-5-4-1. Los tres centrales de inicio fueron en la derecha Koscielny, Mustafi e izquierda Nacho Monreal, mientras Héctor Bellerín actuó como carrilero derecho y Kolašinac como carrilero izquierdo completando la última línea defensiva compuestas por 5 integrantes. En campo propio, sus jugadores de banda Iwobi y  Welbeck utilizaban de referencia a sus mediocentros Xhaka y Ramsey a la hora de defender. En el inicio de juego del Chelsea la primera línea de presión (Iwobi, Lacazette y  Welbeck) del Arsenal dificultó a la primera línea de construcción del equipo de Antonio Conte, aspecto que les obligaba a jugar directo sobre Morata donde Mustafi le ganaba los duelos aéreos. En zona de creación sus jugadores mostraron predisposición a interceptar, ya que querían evitar que se produjeran relaciones por el interior de su dispositivo defensivo. Sus jugadores siempre realizaban un ataque permanente al poseedor del balón, en el que sus mediocentros Xhaka y Ramsey interpretaban la realización de los acosos o cuando saltar sobre poseedor para robar. En zona de finalización su línea defensiva tuvo una gran actuación mostrando solidez y no teniendo desajustes defensivos entre intervalos. Destacar que sus 3 centrales estuvieron a buen nivel en especial Mustafi con un férreo marcaje sobre Morata.

En transición defensiva evidenciaron una buena reorganización defensiva para la activación en el repliegue, no produciéndose apenas desequilibrios entre líneas. Unido a una buena presión tras pérdida, que minimizó las posibilidades de contrataque sobre todo de la tan peligrosa primera oleada del Chelsea.

En fase ofensiva en el inicio de juego alternaron inicio de juego combinativo con juego directo. Si se daban condiciones para jugar desde atrás con centrales lo intentaban, aunque les costaba mucho debido a la buena presión de la primera línea de presión del equipo de Antonio Conte. Por lo que finalmente terminaban buscando relaciones directas sobre sus jugadores adelantados, como medio para progresar hacía el área contraria. Buscaban de forma permanente a su jugador Welbeck (en la segunda parte con Giroud), aunque en esta faceta del juego no crearon mucho peligro debido al poderío aéreo de los centrales del Chelsea sobre todo David Luiz y Gary Cahill. En zona de creación trataban de jugar en campo contrario, sometiendo a su rival en muchas fases del partido mediante la posesión del balón. Un aspecto que les ayudaba era que sus jugadores estuvieran dispuestos a diferentes alturas facilitando así la creación de líneas de pase, así como la realización de pases seguros que favorecían la progresión. En zona de finalización les costó encontrar pasillos interiores en la última línea defensiva rival, con la entrada de Alexis Sánchez ganaron en presencia en ataque. Encontraron dificultades para en los metros finales generar situaciones favorables para sus jugadores más desequilibrantes.

En transición ofensiva no se dieron condiciones favorables para aprovechar posibles desequilibrios defensivos momentáneos detrás de la última línea defensiva del Chelsea. Este aspecto hacia que ralentizaran sus ataques al no poder aprovechar desequilibrios inmediatos, para poder ampliar las posibilidades de los apoyos potenciales que se incorporaban en segunda y tercera oleada (en especial: los carrileros Bellerín o Kolašinac).

LAS CLAVES

  • A los atacantes del Chelsea les costó superar a la línea defensiva del Arsenal. Morata estuvo muy sólo arriba y separado del resto de compañeros de ataque, Mustafi estuvo muy pendiente del delantero español ganándole la mayoría de duelos.
  • La entrada en la segunda parte de Bakayoko por Pedro, permitiendo a Fabregas adelantar su posición y jugar más cerca del área para buscar ese último pase. A partir de la entrada de Bakayoko, el Chelsea al menos en fase defensiva, comenzó a mostrarse más sólido, y el Arsenal dejó de someter mediante posesión del balón con tanta facilidad en campo rival.
  • Tras la expulsión de David Luiz por una dura entrada sobre Kolašinac en el minuto 87, la estructura de tres centrales no fue modificada, por lo que pasaron a estructurarse en un 1-5-3-1 con la entrada como central de Christensen.
  • La presión agresiva del Arsenal que les permitía recuperar en zonas adelantadas y a jugar con continuidad en campo rival. Destacar la buena presión por parte de la primera línea (Iwobi, Lacazette y  Welbeck) del Arsenal que dificultó a la primera línea de construcción del Chelsea, aspecto que les obligaba a jugar directo sobre Morata y buen Mustafi le ganaba los duelos aéreos.
  • La participación en la segunda parte de Alexis Sánchez con el Arsenal y Hazard en el Chelsea. Ambos jugadores aportaron a sus equipos algo más de presencia en ataque, que hasta el momento las defensas se imponían a los ataques. 

La intención de la primera línea de presión del Chelsea era la de forzar a la primera línea de construcción del Arsenal a jugar directo, puesto que eran conocedores de que Petr Cech es un portero que no domina el juego con los pies.

En zona de creación del Arsenal los centrocampistas del Chelsea en campo propio realizaban acoso al poseedor del balón, comenzando escalonamiento defensivo y basculaciones. En este sentido destacar la buena interpretación de los acosos por parte de Kanté.

Tras la expulsión de David Luiz por una dura entrada sobre Kolašinac en el minuto 87, su estructura de tres centrales no fue modificada, por lo que pasaron a estructurarse en un 1-5-3-1 con la entrada como central de Christensen. En la que su línea de tres centrocampistas la formaban Fabregas posicionándose más centrado, teniendo a ambos lados a Kanté y Bakayoko.

En zona de creación destacar por parte del equipo londinense tanto la amplitud como la profundidad de sus carrileros, siendo de vital importancia las llegadas de Moses y Marcos Alonso en dichas zonas, para buscar resolver situaciones que acabaran en centros al área.

En zona de finalización les costó encontrar pasillos interiores en la última línea defensiva rival. En este sentido sólo pudieron encontrar pasillos interiores en la última línea defensiva rival, en un clara ocasión de Pedro a pase de Fabregas. 

En el inicio de juego del Chelsea la primera línea de presión (Iwobi, Lacazette y  Welbeck) del Arsenal dificultó a la primera línea de construcción del equipo de Antonio Conte, aspecto que les obligaba a jugar directo sobre Morata donde Mustafi le ganaba los duelos aéreos.

En zona de creación sus jugadores mostraron predisposición a interceptar, ya que querían evitar que se produjeran relaciones por el interior de su dispositivo defensivo. Sus jugadores siempre realizaban un ataque permanente al poseedor del balón, en la que sus mediocentros Xhaka y Ramsey interpretaban la realización de los acosos o cuando saltar sobre poseedor para robar.

En transición defensiva evidenciaron una buena reorganización defensiva para la activación en el repliegue, no produciéndose apenas desequilibrios entre líneas.

En zona de creación trataban de jugar en campo contrario, sometiendo a su rival en muchas fases del partido mediante la posesión del balón. Un aspecto que les ayudaba era que sus jugadores estuvieran dispuestos a diferentes alturas facilitando así la creación de líneas de pase, así como la realización de pases seguros que favorecían la progresión.

En zona de finalización les costó encontrar pasillos interiores en la última línea defensiva rival. Encontraron dificultades para en los metros finales generar situaciones favorables para sus jugadores más desequilibrantes.

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO