El City logra desajustar al entramado defensivo del Newcastle y conseguir su victoria 19

Newcastle 0 - 1 Manchester City Premier League 2017/18 (Jornada 20)

  02/01/2018

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Rafa Benítez fue 1-5-4-1 sin variar en fase defensiva. En el último cuarto del encuentro tras la entrada de Merino, esta estructura se modificó a 1-4-5-1, siendo el jugador español en encardo de elaborar con más criterio las acciones de ataque de su equipo. La línea defensiva era formada por Yendlin y Manquillo en los laterales y tres centrales: Mbemba en derecha, Lascelles en el centro y Dummett en izquierda. En el minuto 65 Dayle entro por Joselu, en el 71 Atsu por Aarons y en el 77 Merino por Mbemba. Si el City trataba de iniciar el juego desde atrás, los jugadores de Benítez descartaban realizar su primer acoso sobre el campo rival, replegándose sobre su propio campo y siendo Joselu ubicado en el circulo central el primero en orientar las acciones de ataque del rival. El español junto a su línea defensiva posterior, orientaban la construcción de las acciones de ataque del equipo de Guardiola mediante conductas disuasorias hacia banda, intentando provocar de manera directa su avance. En zona de creación del City, trataban de impedir al poseedor de balón que se relacionarse con comodidad. Esto se conseguía gracia a sus acosos y orientaciones hacia los flancos derecho e izquierdo, intentando así evitar que su dispositivo defensivo fuera penetrado. En esta zona, su predisposición a la hora de generar situaciones de superioridad numérica con respecto al poseedor del balón sobre campo propio fue muy alta. En todo momento fue un equipo compacto, con escasos intervalos asequibles para ser penetrado, dificultando así las relaciones verticales citicens. En esta zona del campo tenemos que destacar la gran aportación de Diamé, siendo el jugador que mejor supo realizar los acosos sobre los atacantes rivales. En zona de finalización su profundidad defensiva fue excesiva, logrando así evitar que el equipo rival le generara situaciones con peligro. Esto se consiguió a pesar de la alta posesión de balón de los de Guardiola cerca del área de meta. Su última línea defensiva formada por cinco jugadores, evito las igualdades numéricas sobre la zonas de remate. Su estructura defensiva contrarrestó correctamente los movimientos ofensivos del rival.

En transición defensiva evidenció una buena reorganización, priorizando en todo momento un repliegue sobre el campo propio. El jugador más cercano a la perdida temporizaba para evitar ser superado, y posteriormente orientaba hacia los carriles exteriores evitando así ser superado. El equipo de Benítez supo contrarrestar eficientemente las peligrosas oleadas en transición del equipo rival, reagrupándose y generando superioridades numéricas cerca del área de Elliot.

En el inicio de juego de su fase ofensiva, Elliot priorizó las relaciones directas con los jugadores ubicados en campo rival como medio para progresar hacía el área contraria. Estas acciones iban orientadas principalmente hacia el carril derecho rival, donde los jugadores locales intentaban generar superioridades numéricas. En zona de creación, sí en las acciones anteriores eran ganadores, buscaban asociarse de manera vertical, buscando de esta manera los desmarques de ruptura de Joselu o Aarons. En zona de finalización, fue un equipo sin presencia durante la gran mayoría del encuentro. A partir de la entrada de Merino, los locales lograron generar desequilibrios sobre la última línea defensiva rival. El jugador español lograba hacer llegar el balón con la claridad suficiente a los jugadores de ataque, para que posteriormente los delanteros pudieran obtener faltas tácticas o realizar centros laterales.

Por último decir que en la transición ofensiva sus jugadores tras el robo del balón, trataban de conectar con inmediatez con Joselu (Dayle) de manera directa. El delantero blanquinegro posteriormente realizaba acciones individuales sobre el campo rival o temporizaciones ofensivas. Estas iban enfocadas claramente para   intentar relacionarse con los compañeros que se acercaban a él, o para poder obtener acciones a balón parado cerca del área rival. 

El emplazamiento inicial en ataque de los jugadores de Guardiola fue en 1-4-2-4, pasando en la fase defensiva a un 1-4-4-2 siendo los extremos los encargados de avanzar o retroceder su línea, situándose en zonas medias del campo. En el minuto 10 Kompany fue sustituido por Gabriel Jesús debido a una lesión, a consecuencia de ello, el entrenador español modificó la estructura del 1-4-3-3 inicial a las comentadas anteriormente. Tras el cambio, Fernandinho pasó a ser el central derecho y Otamendi el izquierdo. Los dos medios fueron Gündogan y De Bruyne, dejando a Gabriel Jesús en punta del ataque junto al Kun Agüero. El inicio del acoso lo iniciaban los dos puntas, obligando así en todo momento a Elliot a buscar las relaciones con sus compañeros alejados. Cuando el rival intentaba poseer el balón sobre esta zona del campo, los dos delanteros eran ayudados por los demás compañeros de campo. Estos avanzaban achicando las distancias con los jugadores rivales, forzando de esta manera a los jugadores locales a no realizar una buena construcción del juego. En la zona de creación del Newcastle, los jugadores del Manchester City lograron numerosas interceptaciones, esto fue debido a su alta predisposición a la hora de acosar al poseedor y a interceptar. Destacar el gran interés mostrado por parte de Fernandinho a interceptar y construir superioridades numéricas y posicionales sobre zona activa de juego. En esta zona el avanzado posicionamiento de su última línea defensiva fue digno de mención. En zona de finalización, su línea defensiva solo se vio amenazada en mínimas ocasiones. Esta se vio desajustada en situaciones de centros laterales, debido a un erróneo marcaje individual sobre el posible rematador al concederle demasiada distancia.

La transición ofensiva que empleo el City fue combinada.  La combinativa fue utilizada en situaciones del encuentro donde el repliegue del equipo de Benítez le quitaba los posibles espacios que podía conquistar. Y la transición directa cuando las situaciones eran favorables tras recuperación. En esta fase del encuentro, De Bruyne fue el jugador que mejor interpretó la toma de decisión para ejecutar de manera correcta la adecuada.

En fase ofensiva el juego mostrado fue combinativo durante todo el encuentro, siendo un equipo amplio y paciente para poder generar el desequilibrio defensivo al rival. En el inicio de juego, su primera opción fue iniciar mediante pases cortos de Ederson a sus centrales, para que estos buscaran posteriormente la progresión mediante la asociación con los medios. Los centrales no encontraron dificultad para progresar, ya que el equipo rival descarto ir al acoso en esta zona del campo. En zona de creación, el equipo de Guardiola generó constantes superioridades posicionales sobre los carriles exteriores, debido a las numerosas dificultades que se encontraban sobre el eje central del campo. Sterling y Bernardo Silva partían desde posiciones amplias, con la clara intención de aclarar sus posibles espacios de intervención posteriores. El Newcastle se replegaba incluso en su área, lo que dificultaba la conquista de dichos espacios. Destacar en esta zona a Sterling, ya que fue el jugador más incisivo en sus penetraciones. El atacante jamaicano supo asociarse y conquistar los espacios significativos sobre el área meta exitosamente, debido a los desmarques de ruptura entre jugadores de la última línea defensiva rival, como queda claro en el 0-1. En zona de finalización, la movilidad de Agüero entre líneas no fue lo suficientemente exitosa, lo que dificultó sus posteriores acciones de ataque. Apuntar que el City con dos puntas sobre el eje central, no es un equipo con la claridad suficiente en ataque, ya que Agüero y Jesús son jugadores que se restan espacios y participación entre si.

En transición defensiva su reorganización fue ejecutada con éxito, consiguiendo una pronta recuperación del balón mediante un avance de líneas y un inmediato acoso sobre el poseedor del balón. Esta recuperación era provocada por el aprovechamiento de las ubicaciones previas de todos sus jugadores sobre el campo rival, lo que producía una disuasión de las posibles relaciones de los jugadores rivales.

LAS CLAVES

  • El Manchester City supo interpretar la ocupación de espacios exteriores significativos sobre el campo rival. Sterling y Bernardo Silva  partían desde la amplitud, para posteriormente aprovechar los espacios generados en el área de meta. Los extremos citicens, realizaban asociaciones con De Bruyne y Gündogan y posteriores desmarques de ruptura.
  • La paciencia del Manchester City para mediante la posesión de balón dominar el partido, sin precipitar sus acciones de ataque cerca del área rival. Los jugadores de Guardiola sabían que seria capaz de generar algún desequilibrio sobre la última línea defensiva rival.
  • La mala ejecución de las acciones a balón parado ofensivas por parte del Newcastle. Los jugadores de Benítez, no supieron aprovechar las oportunidades que el rival les concedió a la hora de poder ejecutar las acciones a balón parado. Estas acciones fueron cerca del área de Ederson en los minutos finales del encuentro.
  • El bloque defensivo de los de Benítez. Los jugadores del Newcastle, fueron capaces de impedir la creación de situaciones con incertidumbre por parte del equipo rival sobre el área de Elliot. Esto fue debido a la perfecta ubicación escalonada de jugadores, acotando así los espacios de aprovechamiento de los posibles receptores potenciales rivales.
  • En el plan de partido de Rafa Benítez, era importante llegar con opciones de conseguir algo positivo en el último cuarto del partido. Para ello priorizó las acciones defensivas sobre el campo propio, utilizando una estructura de uno más cuatro sobre la zona de creación rival, y formando una segunda de cinco defensas para ocupar todos los espacios de intervención del ataque de los citicens.

 

La estructura defensiva utilizada por Rafa Benítez fue 1-5-4-1, situándola en todo momento en campo propio. Los jugadores del Newcastle no les importo replegarse sobre las inmediaciones del área de Elliot, concediendo la posesión del balón al City.

En transición ofensiva, el Newcastle tras conseguir robar el balón al equipo rival en campo propio, buscaba la relación directa con su jugador más alejado, Joselu. Este posteriormente, buscaba realizar acciones individuales de progresión y temporización. Su intención era la de ralentizar el ataque para ser ayudado por sus compañeros cercanos tras realizar estos desmarques de apoyo.

En el inicio de juego, el Newcastle oriento sus evoluciones en ataque sobre el carril derecho rival. Vemos como la tendencia general de Elliot en el inicio de juego, fue la de orientar sus lanzamientos directos sobre el carril derecho del City buscando el espacio generado sobre la espalda de Bernardo Silva. En él, intentaban construir superioridades numéricas para jugar de cara y posteriormente ser verticales aunque sin claridad.

En fase defensiva y zona de creación rival, los jugadores de Rafa Benítez formaban una estructura defensiva sobre el carril central, la cual obligaba a los atacantes del City a realizar pases hacia los jugadores ubicados en los flancos exteriores. Vemos como el punta y la línea medular se agrupan sobre la zona activa, desconectando así la relación de los centrales con los interiores ubicados sobre la espalda de los centrocampistas.

En el último cuarto del encuentro, el Newcastle tuvo más presencia en fase de ataque y zona de finalización. El entrenador español supo llegar a los momentos finales del encuentro con opciones de logar algo positivo. Para ello, dio entrada a Dayle por Joselu y el delantero inglés generó constante incertidumbre a la última línea defensiva del city, aprovechando los intervalos generados en el área de Ederson para rematar.

La estructura defensiva utilizada por Pep Guardiola en este encuentro 1-4-4-2, situada sobre las zonas medias del campo, quedando descolgados G.Jesús y Agüero. En fase ofensiva, el entrenador español ubicó a su primera línea de construcción cerca del área rival, lo que le facilitó en todo momento a sus jugadores el tener una aseada posesión de balón debido a las seguras líneas de pase que los jugadores de dicha línea ofrecían.

Los atacantes del Manchester City realizaban un acoso inmediato tras perdida sobre el jugador rival que interceptaba en la zona activa de juego. Vemos como Agüero encuentra dificultades para poder conectar con De Bruyne detrás del dispositivo defensivo rival. Tras la perdida del balón, el propio jugador evita la relación entre jugadores cercanos rivales y logra conectar en segunda oleada con De Bruyne para que este finalice el ataque.

En fase de ataque y zona de finalización, Sterling fue el jugador que mejor interpretó los espacios de intervención para contrarrestar una defensa muy poblada. El extremo jamaicano, se atornillaba a la línea exterior con la clara intención de generar espacios interiores sobre los que poder penetrar posteriormente. Vemos como se asocia con De Bruyne y penetra sobre el intervalo generado entre centrales consiguiendo así el 0-1.

En fase fase ofensiva y zona de finalización, De Bruyne logró penetrar sobre la última línea defensiva rival mediante paredes y desmarques de ruptura. Vemos como el jugador belga identifica el intervalo por donde penetrar (generado por la atracción de Sterling sobre su par) y conecta con G.Jesús. Este tras realizar una cobertura técnica, devuelve le pase al belga sobre el área de meta para que finalice la jugada.

En acciones a balón parado, el City se esta mostrando como un equipo capaz de sorprender a los rivales a pesar de no tener jugadores con gran presencia física. Vemos como Agüero se posiciona detrás de su par, para posteriormente anticiparse a él mediante un desmarque de ruptura, consiguiendo así rematar y poner en dificultades al portero rival que resuelve bien la situación con un desqueje orientado.

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO