El bloque defensivo de Marcelino resta dos puntos al contraataque de Zinane

REAL MADRID CF 2- 2 VALENCIA FC. Liga Santander 2017/18 (Jornada 2)

  29/09/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

En fase ofensiva, el entrenador francés inició con un 1-4-3-3 con Nacho y Casemiro como centrales debido a las numerosas bajas. El juego empleado fue combinado, alternando el juego directo en momentos donde se apreciaba un avance de líneas valencianas, con el juego combinativo si este avance no era efectuado. En la primera mitad no encontraron una clara continuidad en el juego debido al buen emplazamiento en fase defensiva mostrado por el Valencia. Kroos y Modrić aparecían sobre campo propio para facilitar las acciones combinativas posteriores, sin poder lograr un pase aseado sobre las ubicaciones interiores de Isco y Benzema en apoyo, esto provocaba continuas pérdidas de balón. Sus tendencias tácticas más características no aparecieron hasta la segunda mitad, donde tras la entrada de Kovacic por Isco y el adelanto de línea de Kroos propició un repliegue más evidente del equipo de Marcelino, realizando ataques posicionales más efectivos mediante la profundidad de sus laterales. La actividad de Marcelo y Carvajal sobre sus espacios de intervención desencadenaban una gran variedad de ocasiones a Benzema, pero su mala toma de decisión en los tipos de golpeos evitó que el marcador fuera más amplio para su equipo.  El jugador diferencial en esta fase del juego fue Asensio, generando en todo momento desequilibrios mediante sus conducciones superiores y golpeos.

La transición defensiva realizada de acoso tras pérdida de hasta tres jugadores sobre el poseedor del balón valenciano en la primera mitad les hizo ser dominadores hasta lograr el 1-0. El gol provocó una relajación evidente en esta fase, cambiando su tendencia a la de acoso individual y temporizaciones de los demás jugadores, lo que fue generando desequilibrios importantes a espada de sus líneas de medios y siendo perdedores en la disputa individual.

En acciones a balón parado defensivas el tipo de defensa mostrado fue combinado y su despliegue posterior en contraataque les facilitaba conseguir situaciones ventajosas sobre la portería de Neto.

En fase defensiva la estructura inicial cambiaba a 1-4-1-4-1 situándose Kroos en la primera mitad y Kovacic en la segunda como pivotes defensivos. En el inicio de presión orientaban la construcción de las acciones de ataque del equipo rival mediante conductas disuasorias hacia banda por parte de Benzema. En este aspecto llamaba la atención las facilidades que concedían, los franceses realizaban en la presión desplazamientos con trayectorias disuasorias sobre el poseedor, pero sin la ayuda de sus compañeros por lo que era desbordado con cierta facilidad, lo que les provocaba desajustes en los posteriores dispositivos defensivos produciendo intervalos significativos por dentro de su dispositivo defensivo. En zona de creación el trato a impedir relacionarse a los jugadores rivales no fue el correcto, facilitando relaciones interiores sobre el carril derecho propio con asiduidad. En zona de finalización la defensa de centros evidenció una falta de cohesión en las acciones de táctica defensiva grupal e individual.

En transición ofensiva trataban de conectar de manera inmediata con Benzema y Asensio, aprovechando el posible desequilibrio en la estructura defensiva del equipo rival. Valorando como primer criterio a la primera oleada para desencadenar acciones de igualdad sobre el área Valenciana, sin mucho acierto de cara a gol.

En acciones a balón parado ofensivas Asensio asumió los galones en los libres directos, consiguiendo el 2-2.

La estructura defensiva empleada por parte de Marcelino fue 1-4-4-2 situando sobre el círculo central a los dos puntas, sus jugadores tenían como objetivo principal el rigor y orden defensivo sin desequilibrios inter e intra-lineales. Si el Real Madrid trataba de iniciar el juego desde atrás, la decisión de efectuar el acoso era de los puntas, orientando la construcción de las acciones de ataque del equipo rival mediante conductas disuasorias hacia banda, tanto de forma directa como por provocación de errores en el adversario.  Esto obligaba a Kroos y Modrić a precipitar su actuación sobre campo propio. Para una vez el balón en banda el equipo bascular, construir superioridades mediante Kodogbia y Parejo como ejes de presión e intentar robar. En zona de creación fue un equipo solidario para generar situaciones de superioridad numérica y posicional respecto al poseedor y receptores potenciales próximos. Sus jugadores constantemente mostraban predisposición a interceptar para evitar posibles relaciones interiores en su dispositivo defensivo, inhabilitando a Isco y Benzema a través de la concentración de jugadores en la zona activa del balón sobre campo propio. En zona de finalización los movimientos disuasorios de Benzema y su asociación con Asensio les generó continuos desequilibrios a los centrales.

La transición ofensiva empleada fue directa, mediante el aprovechamiento del desequilibrio defensivo sobre los espacios detrás de la línea de medios del Real Madrid, para una posterior intervención sobre el carril izquierdo de su relación más fructífera; Gaya-Lato, que conquistaban línea de meta rival para encontrar la llegada de jugadores de segunda línea de ataque con facilidad. Fruto de ello el 1 a 0 de Soler y el 3 a 0 de Kondogbia tras desmarque de ruptura atacando el espacio libre sobre el punto de penalti.

En acciones a balón parado defensivas el marcaje realizado fue combinado, sin nada que destacar.

En fase ofensiva la estructura no se modificaba y el juego empleado fue el directo para poder llevar el balón con garantías sobre campo contrario, buscando las prolongaciones y temporizaciones de su jugador referencia en estas acciones, Zaza. En zona de creación fue un equipo que trataba de jugar sobre campo contrario mediante la cohesión en la interpretación de espacios por parte de Kondogbia y Parejo, realizando movimientos contrarios que disuadían a la línea de medios blanca, a partir de ahí, la velocidad para generar desequilibrios entraba en juego por el carril izquierdo, floreciendo la superioridad socio-afectiva de Lato y Gayá, para en la posterior zona de finalización ejecutar centros laterales a la llegada mediante anticipaciones ofensivas de los dos puntas y un jugador de segunda línea, como queda claro en los dos goles conseguidos.

En transición defensiva se evidenciaban distintos comportamientos según la situación de pérdida; en inicio y creación el acoso al poseedor y cierre de líneas cercanas desprotegiendo claramente el lado no activo era su comportamiento, en finalización la temporización con orientaciones hacia carriles laterales hasta lograr una agrupación de líneas sobre situaciones intermedias les hizo controlar las peligrosas transiciones ofensivas de los de Zidane. En la primera mitad una mala reorganización defensiva sobre campo propio, les propició recibir el primer gol del encuentro. Tras conseguir el 2-1, esta fase pasó desapercibida.

En acciones a balón parado ofensivas, Parejo en sus ejecuciones buscó las penetraciones sobre espacios libres de Kondogbia y Zaza en busca de un remate directo.

LAS CLAVES

  • Asensio como jugador diferencial y determinante en el juego ofensivo desplegado por el Real Madrid.
  • Juego exterior en ataque a través de los laterales en profundidad, facilitando centros laterales sobre las anticipaciones de Benzema en el área de meta, pero la falta de acierto en la toma de decisión en el tipo de golpeo no le otorgó conseguir el gol.
  • El emplazamiento defensivo del Real Madrid en 1-4-1-4-1, que generaba un espacio libre detrás de sus medios que el Valencia aprovechó en fase ofensiva.
  • Rigor defensivo mostrado por el equipo de Marcelino en fase de defensa, construyendo un bloque sólido impenetrable por dentro, con un jugador a destacar, Kondogbia.
  • Las interacciones potenciales sobre el carril izquierdo valencianista de Lato, Gayá, Kondogbia y Rodrigo facilitaban la continuidad en el juego ante el acoso de los jugadores de Zidane, otorgándoles situaciones ventajosas en fase de finalización.

Sistema defensivo utilizado por Zidane en el encuentro: 1-4-1-4-1 ubicado en bloque medio. Vemos la ubicación de la línea de medios y Benzema sobre campo contrario. En la segunda mitad, Kovacic ocupó el puesto de Kroos y el alemán el de Isco que fue sustituido.

Vemos el acoso realizado sobre Rodrigo, de Kroos, Bale, Isco y Benzema, obligándole a ejecutar un pase sin garantías que era aprovechado por Asensio para conseguir el 1-0 mediante una conducción superior a través del espacio libre generado por el desmarque de Benzema, mediante un disparo desde la frontal.

Transición ofensiva realizada por el Real Madrid tras una acción a balón parado. Marcelo conecta con Benzema para afrontar una situación de dos contra dos, Asensio genera un espacio libre mediante desmarque de ruptura que aprovecha Benzema para realizar un tiro frontal.

En la segunda mitad el Real Madrid generó peligro en zona de finalización rival mediante centros por parte de sus laterales profundos. Vemos como Benzema decide mal el golpeo a puerta tras realizar un desmarque de ruptura sobre el espacio libre generado entre la línea defensiva y portero.

Emplazamiento defensivo ordenado por Zidane sobre inicio de juego rival, Benzema ejerce el primer acoso sobre el jugador poseedor sin ser acompañado por Asensio y Kroos, siendo superado fácilmente, generando continuos desequilibrios en esta fase del juego al Real Madrid.

Sistema defensivo plasmado por Marcelino: 1-4-4-2 en bloque intermedio con marcaje zonal otorgando libertad al poseedor del balón. El bloque compacto temporizaba para obligar al poseedor a realizar pase entre líneas para ser interceptado y  posteriormente salir en contraataque.

La relación potencial Lato-Gayá facilitaba mediante superioridades posicionales y socio-afectivas centros sobre el área de meta madridista, en esta ocasión Soler sorprende en su anticipación sobre Marcelo para lograr el 1-1.

Compresión espacial por parte de los medios centros del Valencia ante los desequilibrios generados en la línea de medios del Real Madrid. Vemos la sincronización de emplazamientos entre Parejo y Kondogbia que generaban desequilibrios en ataque sobre el carril derecho del Real Madrid para la posterior incorporación de Lato.

Fijación de oponentes por parte del poseedor valencianista que provocaba la recepción de un punta por detrás de la línea que salta al acoso. Rodrigo recibe y orienta el ataque sobre carril izquierdo, para posteriormente atacar junto con Kondogbia los espacios libres ofrecidos por la defensa del Real Madrid, obteniendo el 1-2.  

Kondogbia se ofrecía en cobertura ofensiva franca para encontrar al jugador libre a espalda del la línea acosadora del Real Madrid. El carril potencial en ataque valenciano, proporcionaba relaciones ventajosas que fueron aprovechadas por los jugadores de Marcelino.

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO