Dos errores defensivos en acciones a balón parado del United, dan la victoria al City

MANCHESTER UNITED 1- 2 MANCHESTER CITY Premier League 2017/18 (Jornada 16)

  13/12/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Pep Guardiola fue un 1-4-3-3, sin variar en fase de ataque. En la segunda mitad tras el 1-2 este emplazamiento se modificó a 1-4-1-4-1 ubicándose Silva como «falso nueve». Su inicio de acoso siempre fue mediante presión alta iniciada por Silva y De Bruyne, los cuales saltaban  de su línea para ir al encuentro de los centrales del United, activando así la fase defensiva de los de Blues. Esta primera línea de presión orientaba el inicio de juego rival hacia los carriles exteriores, obligando de esta manera las relaciones con alejados a los de Mourinho. Posteriormente recuperaban el balón debido al buen posicionamiento de la estructura defensiva formada alrededor de Lukaku. En la zona de creación del equipo de Mourinho, los jugadores City  se mostraron altamente predispuestos a realizar acosos sobre poseedor del balón, lo que facilitaba una posterior interceptación. En esta fase tenemos que destacar a Fernandinho, el cual,  supo gestionar bien la ocupación racional de su espacio de influencia, además de construir superioridades numéricas y posicionales sobre la zona activa de juego, siendo el jugador encargado de compensar los desequilibrios defensivos de sus compañeros. En la segunda mitad ocupó el puesto de central derecho hasta la entrada de Mangalá (58’ por G. Jesús). En zona de finalización rival, su línea defensiva contrarrestó con eficacia los balones directos sobre Lukaku, construyendo superioridades defensivas a su espalda, interceptado así con éxito su prolongaciones. Destacar algunos desajustes defensivos en su última línea, en la que Walker y Delph cometían errores a la hora de realizar basculaciones y anticipaciones defensivas, lo que producía incertidumbre sobre el área defendida por Ederson, como se vio en el 1-2. 

La transición ofensiva que llevo a cabo los jugadores de Guardiola fue combinada, alternando la combinativa en situaciones del encuentro donde el repliegue del equipo de Mourinho era efectuado de manera rápida, con la transición directa cuando conseguía interceptar el balón sobre la zona de creación y finalización. De esta manera buscaba rápidamente el contraataque, aprovechando así los posibles desequilibrios en la estructura defensiva del equipo rival mediante desmarques de ruptura de sus jugadores de segunda línea. Estos lograban encontrar los intervalos de penetración entre los últimos defensores y detrás de los mismos, siendo Silva el jugador más desequilibrante.

En fase ofensiva el juego mostrado fue combinativo en todas las zonas de juego. En su inicio, su primera opción fue iniciar mediante pases de Ederson con sus laterales ubicados a su misma altura,  para que estos buscaran posteriormente la progresión en el juego mediante la asociación con los centrales o medios ubicados sobre la espalda de la primera línea de presión rival. En zona de creación, los “citizens” sometieron a su rival a una posesión alta de balón, creando superioridades numéricas y posiciones alrededor de el. En esta zona del campo empezaba la participación de David Silva, el cual distinguía con facilidad los espacios de intervención interlineales que el rival concedía. Destacar en esta zona del campo que su ritmo de juego no fue el idóneo para generar desequilibrios a los defensas Reds. En zona de finalización, la movilidad de sus tres delanteros no les facilitó su participación, debido a sus ubicaciones cerca de sus marcadores, no consiguiendo así penetraciones sobre la última línea defensiva rival. En transición defensiva, la intención de recuperar el balón lo más rápidamente sobre campo rival no se realizó de manera continuada, lo que le provocó incertidumbre sobre su última línea defensiva en algunas ocasiones. Los laterales Delhp y Walker no conseguían anticiparse a sus marcas, siendo superados en más de una ocasión.

En acciones a balón parado ofensiva, destacar la correcta toma de decisión a la hora de ocupar los espacios significativos de los posibles rechaces tras el primer remate, siguiendo en todo momento las acciones hasta el final, como se puede apreciar en los dos goles conseguidos. 

El emplazamiento inicial de los jugadores de José Mourinho fue 1-4-2-3-1, pasando en fase defensiva a 1-4-4-2. La línea de tres medias puntas era formada por Lingard en el medio y Martial y Rashford en las alas, pasando estos dos últimos a la línea de medios en fase defensiva. Si el City trataba de iniciar el juego desde atrás, iban a presionar orientando la construcción de las acciones de ataque del equipo rival mediante conductas disuasorias hacia banda, intentando provocar los errores en las conexiones entre sus laterales y los demás compañeros. Este inicio de presión, lo comenzaba siempre Lukaku y Lingard mediante disuasión de líneas de pase sobre los jugadores cercanos al pasillo central, ayudados por Herrera y Matic,  aunque con el paso de los minutos fueron concediendo algunas facilidades al rival. En este sentido decir que sus jugadores de segunda línea de presión realizaban un ataque permanente al poseedor de balón, Herrera y Matic intentaban realizar anticipaciones defensivas sobre De Bruyne y Silva, consiguiendo interrumpir frecuentemente las acciones de ataque de su rival. En zona de creación del City trataban de impedir al poseedor de balón relacionarse con comodidad, acosándoles constantemente e intentando evitar la conquista de intervalos significativos a su espalda. Fue un equipo solidario a la hora de generar situaciones de superioridad numérica con respecto al poseedor del balón sobre campo propio. Sus jugadores constantemente mostraban predisposición a interceptar, destacando a  Matić y Herrera en este aspecto, ya que fueron los encargados de evitar las penetraciones por el interior de su dispositivo defensivo. En zona de finalización, priorizaron la profundidad defensiva por lo que según las circunstancias del juego, podía llegar a replegarse sobre las cercanías del área de De Gea. Su última línea defensiva se agrupaba y organizaba  tratando de que no existieran intervalos dentro del área de penalti, orientando en todo momento a los atacantes rivales hacia los pasillos laterales, a sabiendas de su desequilibrio sobre el eje longitudinal del campo.

En transición defensiva trataban de recuperar el balón sobre la zona de creación del equipo de Guardiola, temporizando sus primeras relaciones y  posicionándose lo más rápido posible para poder pasar a una defensa organizada lo más pronto posible.

En el inicio de juego de su fase ofensiva, priorizaron las relaciones directas con su delantero Lukaku en campo contrario como medio para progresar hacía el área rival. Este intentaba realizar prolongaciones hacia los compañeros que realizaban desmarques de ruptura sobre la última línea defensiva rival. A partir de ahí, si Lukaku no lograba prolongar, ser ganadores del posible rechace cerca de la zona de disputa. En zona de creación, una vez que conseguían apoderarse del balón en campo rival el criterio de verticalidad no lo perdían, buscando a Rashford y Martial para que intentaran penetrar a la siguiente línea de presión del City mediante sus conducciones superiores, su fin era hacer llegar el balón lo más rápido posible a las inmediaciones del área rival. En zona de finalización sus atacantes buscaban finalizar lo más rápido posible las acciones. Rashford cuando se ubicaba sobre el carril izquierdo de los visitantes, realizaba desmarques de ruptura sobre la espalda de Delph, a sabiendas de su poca capacidad defensiva como se puede ver en el gol del empate. En la segunda mitad tras el segundo gol rival y la entrada de Mata, lograron encontrar los espacios de remate sobre el área de Ederson, pero sin ser eficaces en sus remates a puerta. Destacar la poca profundidad de sus laterales a pesar de ser determinantes en los partidos anteriores.

Por último decir que en la transición ofensiva dada las características de sus jugadores trataban de conectar de manera inmediata con Lukaku, para  que este posteriormente tras atraer a su par y generar un espacio, intentara relacionarse con los jugadores encargados de ejecutar la primera oleada, aprovechando así el posible desequilibrio en la estructura defensiva del equipo rival.

En acciones a balón parado defensiva, destacar la falta de concentración a la hora de seguir con sus marcas tras un primer remate, como se puede observar en los dos goles encajados.

LAS CLAVES

  • El Manchester United en la transición ofensiva fue un equipo vertical, por lo que trataban de conectar de manera inmediata con  los jugadores más desequilibrantes en esta fase del juego, para aprovechar el posible desequilibrio en la estructura defensiva del equipo rival,  faltándole solo la efectividad necesaria en el área rival para conseguir gol.
  • Los errores defensivos en las acciones a balón parado por parte del equipo de Mourinho. Los jugadores locales mostraron una falta de concentración a la hora de realizar una defensa de estas acciones con garantías.  En los dos goles encajados, los últimos rematadores quedan libres de marca sobre el área de meta tras el primer remate.
  • La variante táctica por parte del equipo de Guardiola con sus laterales en salida de balón. Los laterales se ubicaban a la misma altura que Ederson para dar continuidad al juego combinativo en situaciones de presión alta del United, buscando posteriormente a sus centrales colindantes para que fueran ellos los encargados de trasladar el balón a la siguiente zona.
  • En fase ofensiva, el City no pudo encontrar con facilitar las penetraciones entre intervalos de la última línea defensiva rival. Esto fue debido al bajo ritmo de juego empleado, además del poco dinamismo empleado por Sterling, Gabriel Jesús y Sané en sus acciones de ataque.
  • Los desajustes defensivos del City en su última línea, en la que Walker y Delph cometían errores a la hora de realizar basculaciones y anticipaciones defensivas, lo que producía incertidumbre sobre el área defendida por Ederson.

Emplazamiento defensivo en 1-4-3-3 utilizado por Guardiola. Vemos como en fase defensiva, De Bruyne y Silva saltaban de su línea para realizar el primer acoso, ocupando sus posiciones los dos extremos, Sterling y Sané, dejando a Fernandiho desprotegido en igualdad numérica.

En los cóners ofensivos, los jugadores de Guardiola encontraban con facilidad los espacios libres para posibles segundos remates. Vemos como Silva es dejado libre por Lingard, ganado el espacio libre a la espalda de Matic para encontrar el balón rematado por Otamendi para el 0-1.

En el gol de la victoria del City, vemos como Otamendi y Gabriel Jesús quedan libres de marca tras el despeje de Lukaku. Este segundo gol, evidencia la preparación del equipo de Guardiola en las acciones a balón parado ofensivas para este encuentro, debido a la coincidencia de las acciones realizadas por sus jugadores los dos goles y ocupando los espacios libres sobre el área de meta tras los despistes defensivos rivales .

Silva fue el jugador que ofreció más dinamismo a la hora de logar penetrar líneas de acoso rival. El español en la segunda mitad se ubico como «falso nueve», consiguiendo crear incertidumbre sobre las estructuras defensivas del United. Vemos como modifica constantemente sus espacios de intervención interlineales, estando siempre lejano a la última línea defensiva rival. 

En su inicio de juego, los jugadores del City se mostraron siempre dispuestos a relacionarse mediante el pase corto como medio de progresión en el juego. Vemos como Ederson se asocia con Delph estando este ubicando a su altura, para que posteriormente tras atraer a los rivales, logre encontrar libre sobre el eje longitudinal a su central colindante, para que sea él, el encargado de progresar a la siguiente zona de juego.   

Estructura defensiva utilizada por José Mourinho en este encuentro 1-4-4-2, situada en campo propio y realizando marcaje zonal. Vemos como Martial y Rashford se incrustaban en la línea de medios en esta fase, dejando a Lingard como enganche cerca de Lukaku.

En fase ofensiva, los jugadores de Mourinho buscaron los cambios de orientación sobre la espalda de los laterales como medio de penetración en la última línea defensiva rival. Podemos observar como Rashford (esta vez por el carril derecho) logra penetrar sobre la espalda de Delph y aprovechar así su error defensivo para conseguir el empate a uno. 

El United decidió realizar un juego directo desde su primera línea de construcción, buscando conectar con Lukaku en campo rival. Este lograba prolongar el balón en sus duelos con su par, con la intención de hacer llegar el balón a sus compañeros ubicados a su espalda.

En la fase defensiva, los mediocampistas del United estuvieron siempre predispuestos a realizar interceptaciones sobre la zona de creación de los “citizens” . Herrera y Matic acosaban a Silva y de Bruyne cuando intentaban realizar coberturas ofensivas a sus compañeros sobre las inmediaciones del campo de juego.

En la transición ofensiva, los jugadores del United intentaron ser verticales en sus acciones para lograr superar el primer acoso tras perdida sobre campo propio que hizo el City. Vemos como Lukaku realiza un desmarque de apoyo para atraer a su marca y crear un espacio libre, este posteriormente jugaba de cara con los media puntas, para que ellos lograran aprovecharlo mediante conducciones y desmarques de ruptura.

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO