Doblete de Mora que aupa a River a liderar el campeonato.

RIVER PLATE 2-0 TIGRE Torneo Doctor Ramón Carrillo 2014/15 (Jornada 6)

  10/09/2014

  • Clave la intervención de Rojas por su banda izquierda con sus asistencias.
  • El doblete de Mora que corroboran el buen juego de River
  • Tigre planteó un partido con un orden y rigor táctico defensivo que le pudo salir bien.

 

DESDE EL PUNTO DE VISTA TÁCTICO

  • El equipo del muñeco Gallardo salió al Monumental de Buenos Aires con su formación habitual de       1-4-2-3-1 con una clara apuesta ofensiva.
  • Le costó a River conseguir dominar el partido, en parte por el entramado defensivo propuesto por Tigre, que se manejaba bien en el desarrollo de las acciones defensivas, tapando espacios y ayudándose mucho con coberturas y permutas.
  • El estado del terreno de juego no favoreció a ninguno durante los primeros minutos de juego pero fue River el que mejor se adaptó y comenzó a triangular y a llegar a la meta defendida por García.
  • River supo madurar el partido y con insistencia consiguió abrir el marcador con un gran Rojas que con sus asistencias participó activamente en la victoria de su equipo.
  • El otro protagonista de la noche recayó en Mora, que siempre buscó la portería rival y obtuvo su recompensa con dos goles de hermosa facctura.
  • Con la entrada de Driusi y Ponzio River cambiaba hombre por hombre para darle mayor frescura arriba y más contención en el medio campo para matar el partido.

El medio centro de River Kranevitter ante la imposibilidad de practicar un juego interior por la profundidad defensiva con la que jugaba Tigre, optaba por recibir entre centrales para intentar realizar un cambio de orientación sobre incorporación de Vangioni para intentar sorprender al lateral e interior de Tigre.

Cunado River empezó a engranar la maquinaria ofensiva era capaza de circular el esférico con velocidad para realizar triangulaciones que le permitían no dejar organizarse a Tigre y así poder sorprender a la defensa con llegada de gente dentro del área como Boyé, mora o Rojas.

En el momento que River fue capaz de hacerse con el control del juego, empezaron a llegar las ocasiones de gol. Bien por banda derecha y sobre todo por banda izquierda don el guante de Rojas fue capaz de colocar un centro preciso para Sánchez y este conecte con Mora para rematar en bolea al fondo de la red.

La fase ofensiva de River que siempre le da resultado por la velocidad que atesora conjugada con la calidad de su gente de arriba, es el contragolpe, donde pone de manifiesto superioridad ofensiva y el acierto rematador de su delantero Mora que demuestra su olfato goleador para, después de una nueva asistencia de Rojas,  acomodarse el balón en poco espacio y sacar un remate imparable para García.

DESDE EL PUNTO DE VISTA TÁCTICO

  • Tenía Tigre en su idea táctica ofensiva un planteamiento muy claro de contragolpe, intentando iniciar dicha fase conectando bien con su hombre más adelantado Lunes, o con su jugador intermedio Wilches para permitir la incorporación de algún efectivo, Itabelo  o Galmarini por lo general.
  • En su juego de ataque posicional intentaba salir jugando de forma combinativa, pero moría en la zona ancha de campo al no practicar un juego más vertical sus jugadores más avanzados Wilches y Lunes, para darle salida a los medios que se veían presionados por el medio campo de River.

La fase de transición defensa ataque de Tigre estaba estructurada para que tras recuperación de balón, se intente buscar a Wilches y este temporizar o buscar asociación con gente que sale al contragolpe, generalmente con sus interiores Galmarini y Itabel y poder profundizar en el juego de ataque.

En su fase defensiva River debía practicar las vigilancias defensivas sobre el punta Lunes como atacante más avanzado de Tigre. Muchas veces fruto de estar volcado sobre la portería de Tigre los de Gallardo cedían metros lo que permitía al rival hacerse con el despeje y temporizar ofensivamente para  oxigenar y permitir a su equipo salir desde zonas mucho más retrasadas.

En su fase defensiva River no modificaba su formación de juego 1-4-3-2-1, simplemente optaba  por juntar líneas para estar en disposición de manejar y conseguir ganar las acciones de segundo balón con marcaje sobre receptor, vigilancias de contrarios y vigilancias de espacios, ante el juego largo de tigre.

PLANTEAMIENTO DEFENSIVO DE AMBOS EQUIPOS

  • Tigre optaba por posicionarse en el campo desde un repliegue, cediendo el balón el rival y evitando dos situaciones claves, impedir el juego interior e intentar evitar la progresión por banda sobre todo de Rojas, llegando a conformar una línea de 5 defensores.
  • Otro de las situaciones que tenía claro que debía evitar el equipo de Fabián Castro, era el contragolpe de River manejando las transiciones ataque defensa con un rigor y disciplina para no perder el equilibrio, cuantificando muy mucho las incorporaciones de su gente.

El planteamiento por el que optó el equipo de Fabián Castro en el monumental ante River estaba estructurado con un claro posicionamiento defensivo replegado manifestando una defensa zonal en donde la preocupación del equipo era evitar el juego interior de River, posicionándose en dientes de sierra, y tapar también la progresión por banda sobre todo evitando ser superada la espalda del lateral Godoy, por lo que su jugador de banda Galmarini llegaba a insertarse en la línea de defensa conformando un línea de 5.

Aguantaba Tigre las embestidas por banda izquierda que era por donde River volcaba su ataque, con una defensa organizada realizando los movimientos de presión que iniciaba Galmarini sobre el lateral Vangioni y acompañban Godoy sobre  Psiculichi y Arzura sobre Rojas siguiendo estos su respectivas marcas hasta finalizar jugada al tiempo que Wilches bajaba para practicar la ayuda deensiva.

Tigre mantenía el control del juego del partido dominándolo con su  fase defensiva, en la que no escatimaba en esfuerzos y ayuda defensivas de todo el equipo, donde colocar una línea hasta de 6 jugadores y dentro del área le permitía evitar el juego interior, rápido y de calidad del rival. Esto obligaba a los interiores Itabel y Galmarini a intercambiar sus posiciones con sus laterales Cáceres y Godoy