Autoridad total del City en el Etihad sobre el Tottenham

MANCHESTER CITY 4 - 1 TOTTENHAM Premier League 2017/18 (Jornada 18)

  19/12/2017

ANÁLISIS TÁCTICO

El emplazamiento inicial de los jugadores de Pep Guardiola en fase defensiva fue 1-4-1-4-1. El entrenador español inició el encuentro con Gündogan, Mangalá y Agüero como novedades en su once inicial. En su inicio de presión sobre la primera línea de construcción rival, los jugadores del City formaban dos estructuras. La primera con Agüero y De Bruyne que saltaba de su línea sobre los centrales rivales y la segunda formada por los tres medios restantes, posicionándose estos cerca de ellos. Su intención era la de forzar a la primera línea de construcción del Tottenham a cometer errores en sus primeras combinaciones. En la zona de creación del equipo de Pochettino, los jugadores del City se mostraron altamente predispuestos a realizar acosos sobre poseedor del balón, lo que les facilitaba una posterior interceptación del balón sobre campo rival. En esta fase tenemos que destacar a Fernandinho, el cual,  equilibra constantemente el bloque defensivo de su equipo, siendo el jugador con más influencia a la hora de recupera el balón. En zona de finalización, su línea defensiva no se vio amenazada  durante el encuentro. Sus centrales Otamendi y Mangalá realizaron constantes ayudas a sus laterales colindantes respectivamente, logrando así combatir las posibles penetraciones sobre su línea defensiva. En los primeros minutos de la segunda mitad, Kane les hizo tener una profundidad defensiva inusual en su equipo, debido a sus desmarques.

En transición defensiva dado su alto dominio de balón en campo rival, acumulaba muchos efectivos sobre el. Esto sumado a la superpoblación construida sobre la zona activa, le facilita el intento de recuperación del balón inmediatamente después a la pérdida del mismo. Fernandinho fue el jugador encargado de realizar la activación de la reorganización, intentado en todo momento desactivar los posibles contraataques de los peligrosos atacantes Spurs.

En fase ofensiva Guardiola variaba el sistema, siendo un 1-4-3-3 el empleado para sus ataques.  En el inicio de juego, Ederson tenia como primera opción relacionarse en corto con sus centrales ubicados en su misma línea, con la intención de avanzar en el ataque mediante combinaciones. Los jugadores “citizens”, no se sintieron coaccionados ante la presión alta ejercida por el rival para dificultarle sus primeras combinaciones. Ederson supo discriminar opciones y realizó pases milimétricos en largo sobre Sterling y Sané en campo rival, encontrándose estos en disposición de atacar y desequilibrar a la última línea defensiva rival. En zona de creación trataban de generar superioridades numéricas y posicionales en campo contrario. No logrando tener la continuidad optima que los de Manchester suelen ofrecer en esta zona del campo. De Bruyne no logró hacer que su equipo realizase pausadamente las penetraciones de líneas defensivas en campo rival, mostrando su versión más vertical y veloz. En zona de finalización, tuvieron la capacidad y el criterio para  realizar penetraciones entre intervalos de la última línea defensiva del Totenham. En esta zona del campo tenemos que destacar las aportaciones del jugador belga, siendo determínate en los goles de su equipo. Este facilitaba a sus compañeros mediante pases y conducciones situaciones optimas de remate sobre el área defendida por LLoris. En la primera mitad, Sané generó mucha incertidumbre en la zaga rival. El extremo superaba a Trippier partiendo desde su carril Izquierdo, llevando así el peligro sobre el área Spurts. En el minuto 57, Gabriel Jesús(erró un penalti) sustituyó a un gris Agüero.

Por último decir que en la transición ofensiva tras  la recuperación del balón, buscaban de manera rápida el contraataque, aprovechando así los posibles desequilibrios en la estructura defensiva del equipo rival. Sané, Sterling y De Bruyne lograban romper las líneas de presión rival mediante conducciones y desmarques de ruptura, buscando de esta manera los espacios entre los últimos defensores y detrás de los mismos. Un claro ejemplo los goles de Gabriel Jesús y De Bruyne.

El emplazamiento inicial de los jugadores de Mauricio Pochettino fue 1-4-3-3, sin variar esta estructura en la fase defensiva. La línea de tres  puntas era formada por Son y Allí en las banda y en el medio Kane. Si el City trataba de iniciar el juego desde atrás, iban a presionar, orientando de esta manera la construcción de las acciones de ataque del equipo rival mediante conductas disuasorias hacia su carril central. Con ello, intentaban provocar a los defensores rivales para que no iniciaran mediante pases cortos su ataque. Este inicio de presión lo comenzaba Kane fijando a Otamendi, ayudado por Son y Allí que se ubicaban entre intervalos para ir posteriormente a realizar los acosos. El avance de líneas sobre el campo rival para contrarrestar este inicio, le provocaba continuos desequilibrios defensivos en sus última línea. En zona de creación del City trataban de impedir al poseedor de balón relacionarse con comodidad, acosándoles constantemente e intentando evitar ser penetrados. La falta táctica fue un recurso defensivo empleado para evitar situaciones de incertidumbre sobre sus líneas posteriores. En esta zona del campo fue un equipo con clara predisposición a realizar interceptaciones, aunque cabe destacar, los continuos desequilibrios que mostraron en situaciones donde los interiores rivales conseguían ubicarse detrás de la posición de Dembelé. En zona de finalización, no supieron contrarrestar las sucesivas penetraciones sobre su última línea defensiva, generando continuos espacios libres que eran aprovechados por los atacantes citizens. Tripper fue superado por Sané en sus duelos, lo que provocaba a Dier y Vertonghen situaciones con gran incertidumbre sobre el área defendida por Lloris. Su última línea defensiva no logro estar agrupada y organizada óptimamente, lo que les generaba continuos desequilibrios a los que un gran Lloris contrarrestó con intervenciones de gran calidad. 

En transición defensiva trataban de recuperar el balón sobre la zona de creación del equipo de Guardiola, acosando férreamente a sus centrocampistas para evitar no ser superados en las primeras relaciones verticales de los locales. Su reorganización defensiva no fue correcta, mostrado sus debilidades a la hora de contrarrestar los desequilibrios generados en los instantes posteriores a la perdida del balón.

En su inicio de juego, su portero Lloris alternó las relaciones directas con Kane en campo rival, con las combinaciones mediante pase corto con sus centrales y medio centro como medio de progresar en el ataque. Vertonghen y Dier, intentaban atraer a los jugadores rivales con la clara intención de generar espacios libres de intervención para Kane detrás de Fernandinho. A partir de ahí, el delantero ingles buscaba relacionarse con los compañeros que llegaban en apoyo desde su propio campo. En zona de creación, fue un equipo sin la continuidad necesaria como para poder generar desequilibrios sobre las líneas defensivas del City. El criterio de verticalidad siempre estuvo presente, con la intención de hacer llegar lo más rápidamente posible el balón a Kane. Destacar la poca presencia de Allí y Winks en esta zona de juego, lo que lo hizo al equipo de Pochettino un equipo sin una clara posesión de balón en campo rival. En zona de finalización no se mostro como un equipo capaz de penetrar sobre la última línea defensiva rival. Kane no conseguía fabricarse situaciones optimas de remate, lo que difuminaba sus peligrosas acciones de finalización sobre la portería de Ederson. En los primeros minutos de la segunda mitad lograron por momentos disputar la posesión sobre esta zona al equipo local, encontrando así con facilidad espacios de remate,  pero sin ser eficaces en ellos. Alli y Son, mostraron poca profundidad en ataque, pasando desapercibidos cerca  del área rival.

Por último, decir que en la transición ofensiva trataban de conectar de manera inmediata con Eriksen sobre la zona de creación, para  que fuera él encargado de comenzar el contraataque Spurs. El jugador danés tras superar a su par, intentara relacionarse con los jugadores más desequilibrantes con espacios, aprovechando así los posibles desequilibrios en las estructuras defensivas del City. En esta fase, se vieron pinceladas de lo efectivo que puede llegar a ser este equipo.

LAS CLAVES

  • El juego mostrado por Kevin De Bruyne en ataque. El belga, fue el jugador con mejor sentido del aprovechamientos de los espacios libres de una manera vertical. Esto le hizo ser clave a la hora de generar los desequilibrios previos a las acciones de los goles de su equipo.
  • Control absoluto del encuentro por parte del City. El equipo de Guardiola sabe ser dominador de la pelota, el espacio y el tiempo. Sus jugadores son capaces de tener el timing necesario para leer las distintas situaciones que ofrece el encuentro, esto le genera incertidumbre constante al rival.
  • El equilibrio defensivo que ofrece Fernandinho a su equipo. El jugador brasileño es el encargado de construir lo más rápidamente posible las estructuras necesarias en fase de transición defensiva y defensa. La solvencia del City en estas fases, viene dada por la actitud y orden que construye el mediocentro alrededor de él.
  • Los jugadores de Pochettino estuvieron desaparecidos en la zona de finalización. El Tottenham no pudo encontrar los intervalos necesarios para poder generar incertidumbre en de la última línea defensiva del City. Esto fue debido a su mínimo porcentaje de posesión de balón.
  • Los desajustes defensivos en la última línea del Tottenham. Durante todo el encuentro, los defensores londinenses se mostraron desajustados a la hora de realizar las basculaciones necesarias sobre la zona activa. Esto les producía unos intervalos relevantes por donde los atacantes rivales les penetraban con asiduidad.

Ederson como un jugador facilitador de contextos situacionales beneficiosos para sus compañeros. En el inicio de juego del City, el portero brasileño tenia como primera opción la de relacionarse en corto con sus centrales ubicados en su misma línea, pero supo identificar los diferentes contextos y permitir a sus compañeros de posteriores líneas el poder avanzar con el balón para llegar a la portería rival con facilidad.

En zona de creación, el City penetraba continuamente líneas defensivas del Tottenham. Vemos como Otamendi identifica al hombre libre entre líneas, para que este posteriormente se relacionara con el compañero mejor situado para seguir penetrando sobre la siguiente línea rival. 

Recurso funcional que tiene el City para poder conseguir batir la portería rival. Podemos discernir dos movimientos: el primero, Otamendi y Mangalá arrastran a sus marcas generando así un espacio libre cerca del área de meta para que este sea aprovechado. El segundo, Gündogan percibe su libertad de marca en la frontal y conquista por sorpresa el espacio generado por sus compañeros consiguiendo así el 1-0.

El City es un equipo con un gran dinamismo en ataque a la hora de logar penetrar líneas de acoso rival. Los jugadores de Guardiola, son capaces de realizar transiciones ofensivas directas con las garantías suficientes como para llegar al área rival en situación exitosas. Vemos como desequilibran las estructuras defensivas rivales mediante pases, desmarques y conducciones sobre los intervalos generados por el rival.

En fase defensiva, los jugadores del City se mostraron siempre predispuestos a realizar acosos sobre los jugadores que recibían el balón perfilados inadecuadamente, estando estos ubicados en su propio campo. Vemos como Fernandinho percibe a ese jugador y los acosa por sorpresa, siendo ayudado por Delph y Gündogan para poder conseguir robar el balón al jugador contrario en las cercanías del área rival.    

Estructura defensiva utilizada por Pochettino en este encuentro 1-4-3-3, situada en campo propio y  cerrando todo espacio interior. Vemos como Dembelé acosa a Gündogan en su intención de participar en el juego sobre el intervalo generado detrás de la línea de atacantes.

En transición ofensiva, los jugadores de Pochettino se mostraron como un equipo con clara proyección vertical. Vemos como Eriksen fue el jugador encargado de realizar la primera oleada. El centrocampista danés, posteriormente buscaba filtrar pases sobre los atacantes con más posibilidades de generar incertidumbre defensiva sobre las cercanías del área de Ederson. 

El Tottenham decidió saltarse la zona de creación para avanzar en el ataque. Vemos como Lloris se asociaba mediante pases cortos con sus centrales, para que estos posteriormente tras atraer líneas de presión, buscaran un golpeo medio con la intención de encontrar a Kane libre.

En transición defensiva, la última línea del Tottenham evidenciaba continuos desequilibrios a la hora de realizar su reorganización. Tras la perdida del balón en zona de creación y sobre el campo rival, sus dos laterales se encontraban con demasiada profundidad ofensiva. Esto les generaba a los dos centrales intervalos significativos, los cuales les resultaron imposibles de defender.

En los minutos finales del encuentro, Eriksen, el jugador con más capacidad a la hora de interpretar las penetraciones sobre las líneas defensivas rivales, consiguió batir a Ederson.  El atacante de los Spurs tras robar el balón, atacó el espacio libre generado por Mangalá sobre la frontal del área rival mediante una conducción superior y realizar posteriormente un tiro cruzado que sorprendió al portero brasileño.

 

ANÁLISIS ESTADÍSTICO