Attention:

Futbol-Tactico.com is migrating all its services.

For new users of English language we recommend creating an account on http://coachesclub.gotsoccer.com

For old users can continue access by clicking on the flag.


If you wish to continue in the Spanish-language version, you can continue browsing this page


El derby de New York se tiñe de rojiblanco

NEW YORK CITY FC. 0-7 NEW YORK RED BULLS Mayor Soccer League 2016/17 (Jornada 12)

  26/05/2016

  • Aplastante victoria de un ambicioso Red Bulls sobre un apático City.
  • Hasta 5 jugadores diferentes consiguieron anotar y 4 realizaron asistencias.
  • Sangrante actuación defensiva de la zaga local
  • El City, meticuloso a balón parado ofensivo, recibió 4 de los 7 goles de estrategia.

DESDE EL PUNTO DE VISTA TÁCTICO

  • New York City planteó una formación 1-4-3-3 con un modelo de juego combinativo, donde iniciaban desde Saunders y los centrales bien abiertos para la aparición de Pirlo por el medio para intentar conectar con zona de creación, aunque frecuentemente ante la presión de los Red Bulls, optaban por imprecisos lanzamientos en largo a los que Villa no lograba sacar provecho, o éste bajaba a recibir balones al mediocampo, abandonando su posición de delantero centro para crear juego, con el consecuente aumento de la distancia de su zona de finalización, siendo sin duda el único que se salva del equipo comandado por Patrick Vieira.
  • Apenas aprovecharían las peligrosas incorporaciones por banda que suelen proporcionar Matarrita (considerado uno de los mejores laterales izquierdos de la MLS) y Allen, o la nula participación ofensiva de Lopez y/o Bravo, ambos incapaces de controlar su temperamento antes los experientes McCarthy y Felipe.
  • Las pocas y mejores ocasiones serían mediante transiciones ofensivas donde conseguían superar la presión de los medio en campo propio y la a través de la velocidad de Villa y Shelton enfrentar a la zaga visitante que se reagrupaba bien en la frontal del área y temporizaba esperando ayudas o forzando el disparo.
  • El bloqueo y/o falta de activación era palpable, pues no se había visto una actuación tan lamentable del City en las 12 jornadas anteriores, imprecisiones y carencias técnicas impropias de un jugador de élite, con falta de continuidad, interrupciones constantes, tumulto y confusión.

Formación 1-4-3-3 donde el City realizó uno sino el peor encuentro de la temporada con una zaga desastrosa, un medio campo inexistente y en la lanza de ataque, salvar a Villa que bajó de su posición a crear juego y con su velocidad y verticalidad consiguió darle un poco de casta al equipo junto con Shelton y su sustituto Mendoça.

Las mejores acciones de peligro de los locales salieron de las apariciones de Villa, que debía abandonar su posición de atacante, para bajar a campo propio pues Pirlo organizaba la iniciación y el español la creación, sacrificando la finalización ante la abismal cantidad de metros que le separaban del arco rival.

Todos los ataques locales se basaron en rápidas transiciones ofensivas donde el mediocampo lograba salir de la presión visitante e imprimían velocidad con Villa por el centro, Shelton (Mendoça) y Harrison.

DESDE EL PUNTO DE VISTA TÁCTICO

  • El técnico Jesse Marsch optó por una formación 1-4-2-3-1 y 2 modelos de juego bien diferenciados donde en la primera mitad optó por un juego más vertical con lanzamientos en largo sobre la velocidad de Wright-Phillips y cambios de orientación para las incorporaciones de Grella y Sam y en la segunda mitad con el partido sentenciado 0-3 al descanso, un juego más elaborado, con largas posesiones alternadas con triangulaciones verticales sobre la meta local.
  • Pronto se verían con el marcador favorable lo que les permitió ganar en confianza y manifestar su dominio sobre el juego, circulando rápidamente el balón para enseguida enlazar directo a los desmarques de Wright-Phillips, adueñándose del mediocampo con la dupla Felipe-McCarty siempre acompañados por Lade y Zizzo en los laterales y el trío formado por Sam, Grella y Kljestan asociándose y generando un gran volumen en las proximidades del área.
  • En 4 ocasiones el equipo de Jesse Marsch lograría batir a Saunders a balón parado y serían 5 los anotadores de los goles lo que demuestra la implicación y motivación del equipo a la hora de afrontar el derby, donde mostraron una superioridad aplastante en todas las facetas del juego, desde la técnica, pasando por la táctica, física y psicológica, pues la durante la primera mitad las interrupciones fueron constantes, reinando el juego brusco, entradas duras y maliciosas y rifirrafes constantes y los Red Bulls nunca perdieron la calma al contrario que los jóvenes del City.

Los Red Bulls presentaron un esquema 1-4-2-3-1 donde las reparticiones fueron proporcionales en todas las líneas y fases del juego, generando amplitud y profundidad por las bandas y juego interior con permutas entre sus hombre de ataque dominando el encuentro de principio a fin.

La sangría a balón parado comienza en el minuto 3 cuando Collin realiza un barrido y McCarty, como quien no esperaba nada del lance (incluso llega a estar de espaldas al centro) y siendo tras Lade, el jugador más bajo de los 22, aprovecha la distancia que le concede Matarrita para conectar un potente cabezazo.

Internada de Grella por el carril izquierdo tras dejar en el suelo a Bravo y Allen, que profundiza y logra un centro para la llegada de Wright-Phillips que horriblemente marcado por Hernández se anticipa a Brillant batiendo a Saunders que mal orientado es sorprendido en su palo.

Rápida circulación de balón con cambio de orientación para Grella que centra al corazón del área donde Collin le gana la partida a Brillant y el balón cae verticalmente instante en el que  Wright-Phillips con una semichilena se eleva ante el pasivo Allen que de mala manera intenta dificultar el acrobático remate que supondría el 0-3 antes del descanso.

Increíble pero cierto, de nuevo McCarty – Collin por los Red Bulls y los estrepitosos marcajaes de Brillant y Matarrirta por el City para subir al 0-4 bien iniciado el segundo tiempo. 

El City fiel a su estilo de salir jugando desde la zaga, con los laterales bien adelantados, no daba su brazo a torcer ante la presión grupal que realizaban los visitantes pese al 0-4 y tras una pésima cesión de Allen sobre el lento Brillant, Wright-Phillips lo aprovechó para fijar la marcación de Saunders cediendo el balón raso para la entrada del cantero Muyl en el corazón del área y batir con un potente disparo al meta local.

Cúmulo de lo absurdo en la élite con Saunders colocando una barrera que nadie de los Red Bulls había pedido, Felipe percibe la mala colocación del portero y realiza un centro bombeado al segundo palo donde Verón se faja fácilmente de Hernández que choca con la multitud dejando al argentino cabecear libremente en el segundo palo ante la atroz salida de Saunders.

Para cerrar la cuenta, de nuevo Felipe y Verón bien compenetrados a balón parado sacan provecho del desastre local desviando éste último, libre de marca tras el despiste de Harrsion, el centro del primer palo y contando con la mala fortuna de los defensores que no lograr despejar el balón, el central Baah se anticipa a todos ellos empujando el balón al fondo de las mallas.

PLANTEAMIENTO DEFENSIVO DE AMBOS EQUIPOS

  • El conjunto de New York City realizó un auténtico ridículo impropio de un equipo de élite con graves errores, más en faceta individual sin salvar los grupales o especialmente a nivel de líneas.
  • El balón parado fue un cúmulo de despropósitos.
  • A nivel grupal estuvieron menos desacertados siendo la línea de 4 un ejemplo de falta de activación, concentración, tensión, empatía, voluntad.
  • Patrick Vieira resumió tras el partido: ``Prefiero perder 1 partido 7x0, que 7 partidos 1x0´´, entendiendo que no le da demasiada importancia a la derrota.

Los locales comenzaron bien posicionados, repartiendo espacios proporcionalmente con una buena ocupación por todo el terreno lo que les favorecía en el juego en largo que propusieron los Red Bulls en el primer tercio del partido.

Profundidad defensiva con superioridad numérica por parte del City, con presión sobre el poseedor del balón cerrando líneas de pase a adversarios más próximos discriminando espacios, ayudas constatntes,  mientras Brillant realiza coberturas y vigilancias defensivas.

PLANTEAMIENTO DEFENSIVO DE AMBOS EQUIPOS

  • Los New York Red Bull realizaron un encuentro muy completo a nivel defensivo, sólidos, compactos y muy intensos durante los 90 minutos, sin conceder espacios, sofocando a sus jugadores más determinantes (Pirlo y Villa) y en general a todo el City, pues la presión en campo contrario le permitía forzar perdidas o lanzamientos en largo con la ventaja que le daba la buena repartición de sus jugadores por todo el terreno de juego.
  • Jesse Marsch utilizaría la variante defensiva 1-4-1-4-1 donde generalmente McCarty ejercía de hombre por delante de la zaga y Felipe se incrustaba con los 3 medios para asfixiar a Pirlo, el único jugador creativo en el centro del campo del City.
  • Las pocas ocasiones en las que el City logró superar la presión en campo propio saliendo con veloces transiciones, la línea de 4 realizaba un repliegue grupal hasta la intermediaria del área ralentizando el ataque local mediante un buen dominio de las temporizaciones y orientaciones defensivas lo que permitía que Felipe y McCarty ayudasen y presionasen al poseedor del balón por la espalda dificultando el ataque.

Jesse Marsch tenía en el 1-4-1-4-1 su variante defensiva donde normalmente McCarty era el sostén entre las 2 líneas pudiendo permutar con Felipe con mayor llegada física para el combate y pressing sobre Pirlo.

La opción de neutralizar a Pirlo en el enlace de iniciación-creación era fundamental para minimizar los riesgos contra los Red Bulls, pues Bravo y López son jóvenes y con un potencial ofensivo/creativo por debajo del nivel del italiano, donde Kljestan siempre estuvo muy pendiente y flanqueado según por cual banda con Sam y/o Grella, con Felipe y McCarty en las vigilancias.

Jesse Marsch tenía las ideas muy claras y desde el minuto 1 al 90 se pudo apreciar una presión grupal en campo contrario sobre poseedor del balón y adversarios más próximos, forzando perdida o lanzamiento en largo, que a lo postre sería aprovechado por la zaga visitante.

Soberbio trabajo defensivo de los Red Bulls en cualquier lugar, momento o situación del partido, presionando en grupo la fase de iniciación del City con superioridad numérica al borde del área con la ventaja que le supondría un robo por la proximidad del arco rival o la tranquilidad que le supone un posible lanzamiento en largo.