Attention:

Futbol-Tactico.com is migrating all its services.

For new users of English language we recommend creating an account on http://coachesclub.gotsoccer.com

For old users can continue access by clicking on the flag.


If you wish to continue in the Spanish-language version, you can continue browsing this page


Leicester gana con solvencia

LEICESTER CITY 4-0 SWANSEA CITY A.F.C. Premier League 2015/16 (Jornada 35)

  25/04/2016

  • El Leicester vuelve a ganar con goles de Mahrez que abrió el marcador a los diez minutos de partido.
  • Nueva muestra de seguridad defensiva del equipo de Ranieri que deja su portería a cero.
  • Un Swansea muy defensivo sólo reaccionó a partir de que encajó el gol.

DESDE EL PUNTO DE VISTA TÁCTICO

  • Ranieri y los suyos comenzaron el encuentro con su riguroso orden táctico bajo su sistema de  juego 1-4-4-2 buscando como principal argumento ofensivo las acciones de contraataque.
  • No se hizo esperar la primera acción de contraataque que terminaría en gol, después de un error en la zaga defensiva con mal pase y que aprovecha Mahrez para entrar en el área y rematar de tiro raso al primer palo.
  • Con posesiones muy cortas de balón en la que predominaban los pase verticales sobre los hombres más adelantados Ulloa y Okazaki, el Leicester buscaba en pocos toques llegar al área rival.
  • De una acción a balón parado llegaría el segundo gol obra de Ulloa que remata un centro cerrado al primer palo con un cabezazo impecable.
  • Desde un orden defensivo el Leicester volvía a sorprender al rival, que no es capaz de neutralizar la transición ofensiva de los de Ranieri que sigue siendo demoledora, con un balón en largo que gana Schllup deshaciéndose de dos defensores para terminar centrando para la llegada de Ulloa que marca para cerrar el partido.

Un error en la salida de balón del central Williams errando el pase y entregándoselo a Mahrez en la frontal del área propició el primer contraataque que terminó en gol, después de Mahrez rematase al primer palo.

Nueva acción de contraataque para que el Leicester se volviera a adelantar en el marcador y sentenciase el partido. Despeje del portero que recoge Schlupp para ganar en velocidad y ceder para la llegada de Ulloa que finaliza parra subir el tercer gol al marcador.

DESDE EL PUNTO DE VISTA TÁCTICO

  • El Swansea no encontraba en el formato ofensivo de ataque posicional la forma de poder sorprender al Leicester, donde quería buscar un juego interior que moría por la presión sobre todo de los dos medios centros Drinkwater y Kanté. Donde sí conseguía poder sorprender el Swansea era con rápidas transiciones iniciadas desde el portero Fabianski con saques de mucha precisión sobre Routledge y Sigursson pero que no conseguían finalizar.
  • Con el marcador en contra y ya en la segunda parte el Swansea dio entrada a Montero por banda izquierda para buscar más proyección en ataque y a Paloschi en la punta de ataque para darle una referencia al equipo pero esta nunca llegó.

Conseguía armar un contraataque el Swansea desde su portero Fabianski con el que poder sorprender al Leicester. Pase medido sobre Routledge que enfrenta y busca a Sigurdsson que no acierta a definir sobre la portería.

PLANTEAMIENTO DEFENSIVO DE AMBOS EQUIPOS

  • Ranieri propuso como de costumbre un entramado defensivo estructurado desde su habitual 1-4-4-2, en el que los movimientos de basculación colectiva propiciaban las ayudas permanentes, sin duda dos conceptos defensivos con los que el Leicester consiguió muchos de los logros que lo llevaron a liderar la Premier.
  • Presión en medio campo, densidad de jugadores en zona activa de balón, concentración defensiva a la hora de salir a presionar desde su defensa zonal, permutas defensivas, fue lo que presentó el Leicester desde el inicio del partido.
  • Con el resultado ya  a favor el Leicester se sentía más cómodo en su papel de no llevar la iniciativa en el juego, y dedicarse a replegar líneas juntando al equipo en la frontal del área buscando defender y neutralizar el ataque más directo del rival donde en el juego aéreo se imponía en defensa con sus centrales Evans y Simpson.

Dos situaciones dominaba el Leicester: el achique de espacios cuando el rival buscaba jugar por dentro, con una superioridad numérica sobre la zona activa del balón y una presión sobre el poseedor que con las ayudas defensivas conseguía recuperar muy pronto el balón anulando así cualquier intento de recibir entre líneas del Swansea.

Con dos líneas de 4 jugadores más las ayudas defensivas, el Leicester se armaba en la frontal de su área y no tenía problemas en defender las situaciones de juego aéreo que buscaba el Swansea.

PLANTEAMIENTO DEFENSIVO DE AMBOS EQUIPOS

  • Desde su sistema de juego 1-4-1-4-1 el Swansea adoptaba un posicionamiento defensivo replegado con el que buscando la densidad defensiva en medio campo neutralizase el ataque posicional del Leicester. Todo correcto y muy disputado en los primeros minutos de partido, hasta que en el minuto 10, un error en la salida de balón del central queriendo realizar un pase lo termina estrellando en Mahrez que aprovecha el regalo para entrar en el área y definir con tiro raso y seco al primer palo y abrir el marcador.
  • No estuvo acertado el conjunto del Swansea en las acciones en las que la defensa debía ser expeditiva y no mostrar dudas en las interceptaciones y anticipaciones, de donde provinieron los goles del rival. No supo defender en la acción del segundo gol una falta lateral en la zona de primer palo donde las marcas individuales pasaron factura.
  • Las transiciones defensivas le costaron también al equipo de Guidolin encajar gol. Con el marcador en contra y el equipo volcado en ataque, un despeje del portero sorprende a la defensa que no acierta a despejar y que el repliegue no llegó a tiempo para evitar el gol de Ulloa.

Posicionamiento defensivo replegado bajo sistema de juego 1-4-1-4-1 fue como eligió plantear el partido Guidolin, con un Sigurdsson muy sólo en punta a la hora de presionar la salida de balón.

Adelantó líneas el Swansea pero no acertaba a presionar lo necesario para evitar la circulación de balón y neutralizar los desplazamientos en largo con los que el Lecister conseguía salir de la presión.