Leyendas del Fútbol

Juan Alberto SCHIAFFINO: "El futbolista del siglo" en Uruguay.

Conocido popularmente como Pepe Schiaffino,fue un futbolista uruguayo con pasaporte italiano.Fue un mediocampista ofensivo dotado de una técnica exquisita,habilidad y sobre todo una visión de juego y una inteligencia táctica sin igual que lo hicieron famoso por sus pases "cerebrales",aunque también supo brillar como delantero.Se destacó con gran suceso en los clubes Peñarol y AC Milan,y ganó la Copa Mundial de Fútbol de 1950 con la selección de Uruguay. Luego de ser Campeón del Mundo en Brasil,siguió en Peñarol y volvió a destacarse en Suiza 54. El A.C. Milan lo contrató y su figura creció con la conquista de tres torneos en Italia.Fue cuando se lo consideró el mejor del mundo, en competencia con Alfredo Di Stefano,del Real Madrid.

  18/05/2015

Juan Alberto Schiaffino (Montevideo-Uruguay, 1925-2002) Jugador que militó en Peñarol y el A.C.Milan.

Comenzó a jugar al fútbol en los potreros de Pocitos. Luego pasó a las filas del Palermo, equipo de su barrio. Fue panadero y después trabajó en una fábrica de aluminio. Posteriormente pasó al Olimpia y, tras un breve paso por Nacional de Montevideo, su hermano Raúl lo llevó con él a Peñarol, cuando tenía 18 años de edad. Llegó a Peñarol para integrar la famosa Tercera en el 43. Ya en las inferiores de Peñarol formó una legendaria y mítica formación que ha pasado a la historia manya: Dimitrio, Schappapietra y Binaghi; Armúa, C. M. Rodríguez y José "Pepe" Etchegoyen, Julio César Britos, Agnesse, Martiarena, Schiaffino y Villamide o Gontad Varela. Debutó en Primera en 1946 con Peñarol y en su primera temporada disputó 23 partidos y anotó 13 goles. El "Pepe", como se le conocía, vivió grandes momentos con Peñarol, conjunto con el que llegó a conquistar cinco campeonatos uruguayos. Schiaffino dio muestras sobradas de su enorme talento. Fue bautizado con el sobrenombre de "el Pequeño Maestro" para diferenciarlo del que hasta aquel momento era "el Gran Maestro" del fútbol uruguayo, José Piendibene. Se le considera el director del quinteto "la Escuadrilla de la Muerte". En 1949 formó parte de la que está considerada como la mejor formación de la historia de Peñarol, que arrasó en el campeonato uruguayo: Pereira Natero, Vidal, Míguez, Ghiggia, Enrique Hugo, Juan Carlos González, Pepe Schiaffino, Obdulio Varela, Possamay, Ortuño y Hohberg.

"La escuadrilla de la muerte" de Peñarol, formada por Alcides Ghiggia, Juan Eduardo Hohberg, Oscar Omar Míguez, Juan Alberto Schiaffino y Ernesto Vidal

Con la Selección de Uruguay debutó con 19 años, en la Copa América, y fue Campeón del Mundo en 1950. "Pepe" fue uno de los protagonistas de la final disputada ante Brasil el 16 de julio de 1950, en Maracaná, que tendría resultado favorable a la selección uruguaya, en lo que se conoce como el Maracanazo. Una final en la que Schiaffino tras recibir un pase de Ghiggia en el min.67 marcaba un golazo por la escuadra de Barbosa que le daba el empate y abría el camino de la conquista del Campeonato a Uruguay. En dicho Campeonato "El Pepe" fue nombrado mejor jugador del Mundial. "Un silencio único", que seguramente "no volverá a ocurrir". Con esas palabras, Juan Alberto Schiaffino había definido la sensación registrada en el Maracaná en 1950. Su gol del empate ante Brasil abrió el camino al triunfo de Uruguay; una victoria que marcó al país durante años, no sólo en lo deportivo.

La mayoría de los 199.854 espectadores vivieron desde su punto de vista el 16 de julio de 1950 en la cuarta Copa Mundial una de las mayores tragedias deportivas.

En el estadio Maracaná, construido expresamente para esta Copa Mundial, Brasil como país anfitrión era el mayor favorito para llevarse el título. Pero en el último partido de la ronda final, que llevaron a cabo los vencedores de los grupos, ocurrió en Río de Janeiro lo inusitado. Uruguay, por segunda vez en la historia de la Copa Mundial, se llevó el título 20 años más tarde de la victoria de Montevideo con un 2:1 contra los brasileños.

Franca, con su gol al 1:0, había aumentado aún más las esperanzas de los anfitriones de llevarse el triunfo aspirado. Pero los “Uruguayos“ Juan Alberto Schiaffino y Alcides Edgardo “Ghigga“ destrozaron con sus goles la suerte de los brasileños. Schiaffino, con 25 años en la victoria de los mundiales, describió posteriormente sus recuerdos del torneo de la Copa Mundial: “Apenas si conocíamos a nuestros rivales, nada de los españoles ni de los suecos y menos aún de los brasileños. Pero habíamos venido a dar lo mejor que teníamos.“

En el único partido de grupo, el campeón mundial de 1930 eliminó a Bolivia en Belo Horizonte por 8:0. En la ronda final los uruguayos lograron primero sólo un 2:2 contra los españoles en São Paulo y un 3:2 contra Suecia en el mismo lugar. Los brasileños pasaron al último  partido de la final con mejores recomendaciones: 4:0 contra México (en Río), 2:2 contra Suiza (en São Paulo) y 2:0 contra Yugoslavia (en Río) rezaban los resultados del grupo. En la ronda final el favorito dio una vuelta completa, barrió del campo de fútbol a Suecia con 7:1 y a España con 6:1 (ambos partidos en Río). El partido final, que debido a la forma antigua de torneo no se le llamaba la Final, pero que debía dar el resultado definitivo, la cosa parecía ser sólo una formalidad. Si no hubiera estado allí Juan Alberto Schiaffino…

Junto con diez camaradas de equipo, de los hay que destacar ante todo a Ghigga, ”Pepe“ Schiaffino dio la sensación.  Schiaffino, nacido el 28 de junio de 1925 en Montevideo, metió el 1:1 tras un pase de Ghigga. Con el gol de la victoria por parte de Ghigga al 2:1 se revanchó Schiaffino preparándole este gol.

“Pepe“ Schiaffino mostró excelentes rendimientos durante todo el torneo del Copa Mundial. El interior, que también podía asumir la posición del delantero centro, fue en el césped la “cabeza“ de la selección ”Celeste“ y el brazo largo del entrenador Juan López. Las fuerzas de Schiaffino eran su técnica, su rapidez, su firmeza y la precisión y potencia de sus disparos. Su sobresaliente rendimiento contra Brasil le convirtió en un héroe nacional del pequeño país a orillas del Río de la Plata. Juan Alberto Schiaffino falleció el 13 de noviembre de 2002, después de haber sido nombrado en su país ”Futbolista del siglo“.

Lo que ocurrió en la “Final“ de la Copa de 1950 lo describió Schiaffino a sus compatriotas en sus relatos que tuvo que repetir cientos de veces. “Nuestras posibilidades eran de uno a 99. Brasil estaba lleno de euforia. Pero no teníamos ninguna señal de preocupación ni de nerviosidad. Se necesitaba además tener una buena porción de indiferencia cuando nos encontramos en el césped ante el trasfondo de casi 200.000 personas en éxtasis. Durante el juego los dejamos venir y luego atacamos. Nuestra victoria mandó a Brasil a la desilusión, a la duda y a la resignación“, informaba Schiaffino y añadía de vez en cuando leyendas que iban unidas a este partido. “Debieron de morir dos personas, y muchas otras sufrieron ataques cardiacos. El entrenador brasileño huyó del estadio de fútbol disfrazado de mujer, nuestros rivales se escondieron durante días, que digo, semanas, de sus fans“, contaba. Para él fue también inolvidable el retorno a la patria en donde se le preparó al segundo Campeón Mundial una gran fiesta en el Estadio Centenario en Montevideo.

Cuando se consagró campeón del mundo, Pepe Schiaffino festejó llorando, pero no humilló a sus rivales, sino que sintió compasión: "Soltamos la angustia que nos acompañó a través de todo el partido, llorando con lágrimas de alegría, pensando en nuestras familias en Uruguay, mientras nuestros adversarios lloraban por la amargura de la derrota. En cierto momento sentí pena por lo que estaba ocurriendo". Hace un par de años recordó con estas palabras aquel momento: "Faltaban 13 minutos. El drama seguramente se sentía en todo el territorio brasileño. Dentro del campo de juego, me parece revivir los últimos instantes: los rostros contraídos de los brasileños, la desesperación por revertir un resultado adverso y un público silencioso como nunca me había ocurrido, presintiendo quizá la tragedia que estaba por gestarse".

Estuvo también presente con Uruguay en el Mundial de Suiza de 1954, cayendo en semifinales ante la Hungría de Puskás. Tras el Mundial de Suiza (1954) Schiaffino fue traspasado al Milán, conjunto en el que marcó una época y en el que adquirió la doble nacionalidad ya que el Milán contaba con dos extranjeros, condición que le permitió jugar con la Selección italiana. Llegó a Italia con 29 años y rindió a un gran nivel hasta los 37 años. Su enorme calidad y su inteligencia le permitieron estar en la élite durante muchos años. Su capacidad para mover el balón era extraordinaria, Cesare Maldini (uno de sus compañeros en el Milan) dijo de él: "Tenía un radar en el lugar del cerebro". Su paso por el Milan se saldó con tres títulos de liga, una Copa Latina y Subcampeonato de la Copa de Europa en la que cayó en la final ante el Real Madrid, marcando un gol. Las crónicas de la época y los datos de archivo de los que se disponen, dejan patente su condición de líder del conjunto rosonero. Su liderzago llegaba a tal punto que por contrato estaba autorizado a llevar a su esposa a la concentración y los viajes. Muchos comentan que "Pepe" fue uno de los que aconsejaron la compra de Gianni Rivera al Milan, poco antes de producirse su marcha. Permaneció en el Milan hasta 1960, cuando pasó a la Roma, donde también fue el alma del equipo. En Italia terminó actuando en la defensa como libero y, se asegura, era impasable. Con el conjunto romano conquistó la Copa de Ferias (Copa de la UEFA) en 1961.    En 1962 cerró su carrera y regresó a Montevideo. Tras su retirada emprendió negocios inmobiliarios y ejerció esporádicamente de entrenador. Pasó fugazmente por la selección uruguaya y luego varios meses en Peñarol, entre 1975 y 1976. Falleció el 13 de noviembre de 2002, a los 77 años. El día de su fallecimiento, el Senado de la República le rindió homenaje. Varios legisladores se vieron sorprendidos por la noticia cuando el senador blanco, Jorge Larrañaga, pidió al cuerpo un alto en el orden del día, para exponer unas palabras de reconocimiento a su trayectoria.

   

 

FICHA PERSONAL: Nombre y apellido: Juan Alberto Schiaffino. Lugar y fecha de nacimiento: Montevideo, Uruguay el 28 de julio  de 1925. Falleció el 13 de diciembre de 2002.

Comienzo oficial: cuarta división de Peñarol, en 1943. Trayectoria en Clubes: Peñarol de Montevideo (1943-1954), Milán de Italia (1954-1960) y Roma de Italia (1960-62).   

Partidos oficiales en primera división: 227 en Peñarol, 149 en Milán y 39 en Roma.   

Actuación en seleccionados: 25 partidos en la selección uruguaya (11 goles) y 4 en la italiana.   

Director Técnico; A.S.Roma (1962) e inferiores de Peñarol (1963)    

FICHA TECNICA: Excepcional manejo y habilidad. Frío, cerebral. Volante con llegada de gol; gran estratega. Magnifico juego de cabeza. Increíble puntería en el remate a portería. Considerado uno de los mejores delanteros durante su permanencia en Europa y, en su país, el más grande interior izquierdo que dio Uruguay.

Partidos    Goles     Promedio:   CA Peñarol (1943-1954)  227-88- 0,39  AC Milan (1954-1960)  171-60- 0,35   AS Roma (1960-1962)  39-3-0,10    

Schiaffino comenzó a jugar en la Serie A italiana en septiembre de 1954. Participó en la UEFA Champions League en 1958, que el Milan perdió contra el Real Madrid. Las encuestas lo ubican como mejor extranjero de la historia del A.C. Milan y uno de los mejores de la Serie A italiana.   

PALMARES: Campeonato Uruguayo C.A. Peñarol (Uruguay) 1951   Campeonato Uruguayo C.A. Peñarol (Uruguay) 1953   Campeonato Uruguayo C.A. Peñarol (Uruguay) 1954   Serie A italiana AC Milan (Italia)  1955   Serie A italiana AC Milan (Italia) 1957   Serie A italiana AC Milan (Italia) 1959  Copa Mundial de Fútbol Selección Uruguay (Brasil1950)   Copa Latina AC Milan (Italia) 1956   Copa de la UEFA AS Roma (Italia) 1961  Schiaffino jugó en dos selecciones nacionales; primero con el equipo nacional uruguayo de 1946 a 1954, y más tarde con el equipo nacional italiano de 1954 a 1958.  Tuvo 21 apariciones con el equipo nacional uruguayo (8 goles) y 4 apariciones con el equipo nacional italiano.