Leyendas del Fútbol

HELENIO HERRERA: "El Mago"

Con Helenio Herrera nos encontramos a un técnico polémico, charlatán, provocador, genial, ganador nato y adelantado a su tiempo. Revolucionó el juego y se empeñó en demostrar que una persona es más importante que un equipo. Siempre fue criticado por su sistema de juego ultradefensivo basado en un contragolpe nada gustoso para la época, pero sus planteamientos y preparación estratégica de los partidos, inició una nueva era en el fútbol. Pionero en la psicología y la motivación, es una figura única e inimitable en la historia del fútbol mundial. Descubramos algo de este genio de la pizarra.

  19/05/2016

El Personaje

Helenio Herrera nació en Buenos Aires en 1916. Fue el quinto hijo de dos inmigrantes andaluces que se habían conocido en Gibraltar. Su padre era carpintero y le enseñó el oficio, aunque su psiñon y profesión sería, como no, el fútbol. Con cuatro años, y con una hermana llamada Aurora ya qeue sus otros tres hermanos fallecieron al nacer, los Herrera hacen de nuevo las maletas y emigran al protectorado francés de Marruecos, en concreto a Casablanca. Allí, Helenio está a punto de morir de difteria, pero superó la enfermedad. Conocido como H.H. o "El Mago"  ,su figura es fundamental para entender el fútbol tal y como lo conocemos. Fue el inventor del "Catenaccio", un sistema ultradefensivo muy sólido, fue el primer gran entrenador mediático, provocador, ególatra, antipático para los rivales, fanático de la disciplina, conocedor de mil trucos, motivador, psicólogo… También "inventó" las concentraciones previas a partidos importantes después de leer algún pasaje de la Biblia en el que algún santo se retiraba del mundo para encontrar la paz interior, buscando el máximo bienestar para sus jugadores, y además le concedió una importancia fundamental a los hinchas, hasta tal punto que se le considera como clave para la aparición de los grupos ultra. Pasó a la historia popular cómo entrenador y como un enorme "bocazas", aunque para la historia del fútbol, pasó como el primer maestro de la preparación psicológica, centrando la atención en sus declaraciones antes de un partido, desviando la presión y la atención sobre él mismo, o preparando la motivación de sus propios futbolistas, cuando, por ejemplo, antes de algunos partidos importantes cogía a quien iba a marcar a la figura del equipo rival y le contaba alguna burla que había hecho de él, sin ser cierto, para que saliera al cambio enrabietado y con ánimo de venganza. En cierta ocasión Sandro Mazzola le pidió vacaciones por estar saturado y en baja forma. Helenio se las concedió con la condición de que en el próximo encuentro metiera dos goles. Mazzola Metió tres y cuando le recordó su promesa, Helenio le dijo: "¿Y quieres vacaciones ahora, cuando eres el mejor del equipo?". Helenio Herrera fue el primero en colocar grandes carteles en el vestuario con frases motivadoras, fue un innovador, un apaciguador, un trotamundos por necesidad y por vocación, un histriónico y un auténtico genio. Se decía de él que antes de saltar al campo practicaba taichi con sus futbolistas y otras muchas ¿leyendas, mitos o realidades?... 

Como nació de la unión de María y un carpintero, a muchos les pareció lo más semejante a un Dios, aunque en España le llamaron el “Brujo” porque en 1945 don Helenio se libró de la muerte gracias a una percepción lindante con la hechicería. En Lorient, donde había una base submarina alemana, debía firmar un contrato para entrenar al equipo local. Antes de llegar observó un cielo muy cubierto y bramaba el océano. Presa de un impulso irreprimible vuelve a la estación, faltando a la cita con el presidente, lo que era algo extraño por su sabida puntalidad. Al día siguiente, Helenio se entera por la prensa de que una incursión de bombarderos ingleses había arrasado el estadio con el presidente y los jugadores dentro, y buena parte de la ciudad, lo que plasmó gráficamente en una de sus reflexiones: “Ten fe absoluta en tus intuiciones”. En otra ocasión el guardameta titular de su equipo no quería jugar al estar deprimido porque su esposa le había abandonado. Helenio sabía que sin él la victoria se ponía, más que difícil, imposible. Entonces le dijo: “El domingo juegas. Te prometo que tu mujer estará en la tribuna. Hablaré con ella y arreglaré vuestros problemas”. El día del encuentro allí estaba ella, con gafas oscuras y el pañuelo de siempre sujetándole el pelo. Su marido la saludó, loco de alegría, y realiza un partido soberbio que da la victoria a su equipo. Al final, el guardameta va a buscar a su esposa, pero no la encuentra. En realidad, Helenio había buscado en las afueras de París a una actriz de segunda fila, lo más parecida a ella, con una gabardina y un pañuelo exactos a los que solía llevar. En la postguerra, época de restricciones ficha a Marcel Domingo para el Stade Français. Se había desplazado desde la capital de forma rocambolesca para llegar antes y que nadie le pisase el fichaje, subiendo a un tren de refugiados y allí, entre enfermeras, haciéndose pasar por médico. “El Mago” también fue el precursor de las primas astronómicas, ya que entendió como nadie a los directivos, y supo doblegarles a su modo de entender el ejercicio futbolístico,consiguiendo premios extraordinarios, siempre al lado de sus jugadores. Nadie oculta que don Helenio cultivó el "show", pero supo encontrar también la estrategia adecuada para ir de victoria en victoria. HH fue un estudioso del fútbol, un técnico adelantado a su tiempo y que trataba de no dejar nada al azar, preparando los partidos minuciosamente ya que confeccionaba  fichas de todos los jugadores de los equipos rivales, con sus principales características, valiosas anotaciones que guardaba en cuadernos, aunque no los exhibía públicamente. Incluso cuando finalizaba la temporada les entregaba a sus jugadores un detallado plan de trabajo para las vacaciones, que incluía ejercicios físicos a realizar y una dieta alimenticia a seguir, para evitar que compareciesen el día de la presentación oficial del equipo con sobrepeso. Pero su aportación no se quedaba únicamente en la preparación táctica, simbolizada por el uso de la pizarra magnética y el concepto de “libero”, un futbolista descargado de otras tareas, y que podía colocarse indistintamente delante o detrás de la línea defensiva, ya fuera apagando fuegos y barriendo balones. Prescribía marcajes individuales, que fueron la tónica general hasta hace algunas décadas, cuando se impuso por doquier la cobertura zonal, y los marcajes al hombre se convirtieron en algo poco menos que herético. Lo cierto es que los estimulaba a base de té y café, llegando a administrarles aspirinas, con mucha parafernalia y disimulo, consiguiendo un efecto placebo. Y para rematarlo, era un maestro absorbiendo buena parte de la agresividad de los públicos contrarios. En lo referente a sus métodos de entrenamiento, Helenio Herrera también fue un innovador.  Seguía un plan de trabajo semanal sistemático haciendo hincapié en el aspecto físico, una faceta en la que nuestro país estaba bastante atrasado con respecto a otras naciones europeas. Para Herrera el fútbol moderno estaba basado en la velocidad, con la cual podían ganarse todas las batallas individuales: “piensa rápido, y juega rápido” era uno de sus lemas más queridos. Gestionaba  el vestuario como un verdadero jefe de personal. Defendía a capa y espada los intereses de quienes le respondían en el campo, y de ese modo exigía a la Directiva que recompensase económicamente su buen rendimiento. Ejercía igualmente otras funciones, afines a lo que siempre se ha conocido como Secretaría Técnica, pues realizaba fichajes por su cuenta y riesgo. 

El Futbolista

Helenio Herrera no destacó en la práctica del fútbol, militando en conjuntos donde tan sólo llegó a ser semiprofesional. De niño, en su Argentin natal comenzó como defensa en las divisiones inferiores de Boca Juniors a comienzos de 1930. Tras su traslado a Marruecos, en su juventud alterna el trabajo con el fútbol y otros deportes como el boxeo. Su primer equipo fue el Roches Noires, pasando en 1931 a militar en las filas del RC Casablanca, donde jugó una temporada ganando los campeonatos de Casablanca y Marruecos para, a pesar de no ser un gran futbolista, que su voluntad y sacrifio llamara la atención del CASG París, donde firma en 1932. En 1933 ficha por el Stade Français y dos años después, por el Charleville. Otros dos años más tarde, juega en el Excelsior Roubaix. En 1939 estalla la II Guerra Mundial, durante la cual HH juega en el Red Star Paris, en el Stade de nuevo, en el EF-Paris Capital y en el Puteaux, donde cuelga las botas en 1945 a los 25 años por una lesión de rodilla cumpliendo la doble función de jugador-entrenador, y habiendo ganado una Copa de Liga en 1942 con el Red Star. Es entonces, con el título de entrenador recién estrenado cuando asume la dirección técnica del Red Star, equipo que pululaba por la mitad de la tabla de un campeonato francés que se jugaba pese a la Guerra, haciéndolo campeón, hecho que le valió ganarse el apodo que más le gustó llevar "El Mago".

El Entrenador

Helenio Herrera, como ya sabemos era un entrenador recto y exigente, pionero en el futbol europeo por sus métodos de entrenamiento, de juego y la manera en la que gestionaba el vestuario, hablando con sus jugadores ypreocupándose por lo que hacían en su vida personal, algo que actualmente se da por sentado pero que en esa época era impensable. Comienza su andadura por los banquillos en 1944 en el Club de Puteaux donde tuvo la doble funcion de Jugador-Entrenador durante dos años para ir al Stade Francais donde compagino su trabajo como entrenador del Club con el de entrenador de la seleccion francesa de Futbol de 1946 a 1948. Cuando aterriza en España, Herrera firma con el Atlético de Madrid, pero tuvo que conducir un club más pequeño para ganar experiencia y aliviar la desconfianza de algunos dirigentes del club que no sabían si podían confiar en que el hombre fanfarrón y lleno de orgullo. Por lo tanto, el argentino estuvo al frente del Valladolid, donde permaneció sólo durante la temporada 1948-49. La siguiente campaña ya dirige al Atlético de Madrid, donde comienza a exigir de sus jugadores una dura preparación física. Sus métodos transforman a los jugadores del club de la capital de España en máquinas de jugar al fútbol, una vez asimilaron las lecciones tácticas y motivacionales del profesor Herrera. El resultado de todo este trabajo fue que los colchoneros ganaron dos campeonatos consecutivos en las temporadas 1948-1949 y 1949-1950, con un fantástico rendimiento en casa y un gran poder ofensivo de su ataque, ya que anotaron 71 goles en 26 partidos en el primer título, y 87 goles en 30 partidos en el segundo. A mediados de la temporada 52-53 entrena al Club Deportivo Málaga, y salva del descenso al Deportivo de La Coruña. En 1953 se cambia al Sevilla Fútbol Club, equipo con el que desempeña una gran labor consiguiendo un subcampeonato de liga. En 1957 sufrió un castigo de la FIFA debido a un supuesto contrato con el Barça firmado sin el consentimiento de Sevilla,por lo que Helenio Herrera tuvo que pasar dos años en Portugal al mando de Os Belenenses.

 Después de recibir el perdón de la FIFA en 1958, el entrenador fue capaz de firmar con el Barcelona después de que el club catalán pagara una gran indemnización al Sevilla. A finales de la temporada 57-58 llega al banquillo del FC Barcelona. Allí conquistó dos ligas, dos Copas de Ferias y una Copa del Generalísimo. Además en su última temporada en el club fue nombrado seleccionador de España, cargo que desempeñó hasta 1962. En el conjunto azulgrana fue donde empezó a agrandar su figura conquistando dos Ligas, dos Copas de Ferias y una Copa del Generalísimo. La temporada 1958-59 fue una de las más extraordinarias del club ya que sin hacerse fichajes espectaculares, HH fue capaz de conseguir que los hombres de la cantera y los fichajes rutilantes de temporadas anteriores, formaran un equipo que ganó los títulos de Liga y Copa sin ningún tipo de problema y con una absoluta rotundidad. Este éxito creó una cierta leyenda alrededor del técnico. Los contínuos conflictos con algunos de los más carismáticos y queridos futbolistas del FC Barcelona como fueron Samitier y Kubala, deterioró su imagen y su exigencia de ser la máxima estrella allá donde estaba, aunque la plantilla en general lo apreciara por la defensa a ultranza de sus jugadores y sus negociaciones para que mejoraran económicamente. Después de la eliminación del Barça en semifinales de la Copa de Europa a manos del Real Madrid, en 1960, ficha por el Inter de Milán, al que dirigió ocho temporadas siendo la época más gloriosa del club "neoazzurro", alzándose con  tres títulos de Liga, dos Copas de Europa seguidas, en 1964 y 1965, y dos Intercontinentales, con un Luis Suárez, al que se llevó del Barça, como gran estrella .Durante su estancia en el Inter compaginó su tarea con la de ayudante de Pablo Hernández Colorado en la selección española  en las temporadas de 1959 a 1962, y la de seleccionador de Italia desde 1960 hasta 1967. "El Mago" salió del equipo milanés en 1967 en medio de sospechas de doping, firmando por la Roma. Cinco años estuvo al frente de la Roma,donde Herrera volvió a celebrar un título en 1969, la Copa de Italia, pero la fricción con el presidente Alvaro Marchini, los malos resultados en la temporada 1969/70 y su celo profesional se convirtieron en un problema personal cuando en 1973 sufrió un infarto que le obligó a cerrar precipitadamente su etapa como técnico de los romanos. Su halo triunfador se apagó para posteriormente tener un fugaz regreso sin gloria al Inter y un paso por el pequeño Rimini de la Serie "B",  para finalmente partir de la península itálica hacia la ibérica donde llevó de nuevo al FC Barcelona a ganar la Copa del Rey de 1981 y peleando la Liga hasta el final tras el secuestro de Quini, que pudo ser un factor fundamental para que el título volara hasta San Sebastián. Hay un detalle que llama la atención. Entre sus equipos no está el Real Madrid, y eso que Helenio, el mejor entrenador mundial de su tiempo, siempre quiso entrenar al club blanco, pero en el Real Madrid había otra personalidad tan fuerte como la suya, la de don Santiago Bernabéu. A Bernabéu no le gustaba y se quedó sin entrenar al Madrid. En definitiva, acabando con su historial como seleccionador, éste fue poco relevante ya que no obtuvo ningún éxito reseñable con ninguna de las tres naciones que dirigió: Francia, España e Italia. Como entrenador del combinado español durante el Mundial de Chile en 1962 no fue capaz de clasificar para la ronda final.

Su Retirada

Helenio Herrera, ese técnico de carácter ganador que inculcó su ambición por la vicrotia por delante de la estética, vivió retirado en Venecia, donde falleció el 9 de noviembre de 1997, con 87 años de edad por un ataque al corazón. El técnico de origen argentino, con cuatro ligas, quince campañas y 358 partidos dirigidos, es el mejor de la historia de la Liga española según un estudio de Centro de Investigación, Historia y Estadística del Fútbol Español. Es curioso que en cada país que entrenó, es decir,  Francia, España e Italia, se casó con una mujer de cada una de dichas nacionalidades. La francesa le dio cuatro hijos, dos la española y otro con la italiana. Poco antes de su muerte, HH dejó un cuaderno con sus “secretos futbolísticos” a su jugador favorito, Giacinto Facchetti. De hojas blancas cuadriculadas, escrito en negro con subrayados en rojo, es una especie de “manual del buen entrenador”. En él figuran los consejos tácticos, sistemas de juego, ética de comportamientos y otras “estrategias mágicas”. Ahí se pueden leer frases como “lo peor es fallar con ideas ajenas”, “cree en ti mismo, pues de otra forma nadie creerá en ti” o “quien no lo ha dado todo, no ha dado nada”. Se leen también sugerencias futbolísticas como “mira siempre el balón si no quieres dejarte engañar por los regates”. El cuaderno está escrito en un “idioma mágico”, mezcla de árabe, francés, español e italiano. Elegía los vocablos más cortos de cada uno de estos idiomas, puesto que, tanto en la escritura como en el terreno de juego, don Helenio exigía rapidez. En Italia aseguran que el propio Jose Mourinho se interesó por ellos y llegó a contactar con la viuda de Herrera. Sin duda, el técnico portugués es el reflejo más fiel de aquel tipo cuya figura quedó encumbrada por los títulos y enturbiada por las palabras. Hoy, ningún técnico no europeo desde Helenio Herrera ha conseguido ganar la COpa de Europa o Liga de Campeones. Esta semana el Cholo Simeone puede romper una “maldición” que ya dura 49 años.