Leyendas del Fútbol

BOBBY CHARLTON: El “señor” del fútbol mundial.

Bobby Charlton: (Ashington-Inglaterra, 1937) Era el alma mater del Manchester United que ganó la Copa de Europa y de la Inglaterra campeona del Mundial 1966. Nació el 11 de octubre de 1937 en Ashington (Durham)es considerado por FIFA como el mejor jugador inglés de todos los tiempos y uno de los mejores futbolistas europeos del siglo XX. Fue el que bautizó como Teatro de los sueños a Old Trafford.

  16/06/2015

Es el segundo jugador con más partidos jugados y el que tiene más goles en la historia del Manchester United, con 249 goles en 758 apariciones.Fue uno de los supervivientes del accidente aéreo que tuvo lugar en el aeropuerto de Munich, el 6 de febrero de 1958, cuando el Manchester United regresaba a Inglaterra, después de disputar el primer partido de semifinales de la Copa de Europa ante el Estrella roja de Belgrado, y en el que fallecieron nueve miembros del equipo: Roger Byrne, Eddie Colman, Mark Jones, David Pegg, Tommy Taylor, Geoff Bent, Liam Whelan.   

fue fichado por el Manchester United cuando tenía tan sólo 17 años de edad. Empezó jugando como interior derecho, pasó luego a la demarcación de extremo izquierdo y logró sus mayores éxitos como delantero centro retrasado, posición desde la cual explotaba mejor su poderoso disparo a puerta. Con el Manchester conquistó una Copa de Europa (1968, tras vencer en la final al Benfica), así como tres títulos de la Premier League inglesa (1957, 1965 y 1967) y una Copa de Inglaterra (1963). Defendió la camiseta del Manchester en 606 partidos de Liga, en los que marcó 198 goles. Las principales virtudes del joven Charlton eran su velocidad y sus fintas. Conforme creció como futbolista, su posición se fue desplazando hacia el interior del campo y se convirtió en el pivote ofensivo de su equipo. Su depurada técnica en la organización del juego y la facilidad pasmosa con que adivinaba la posición de cada uno de sus compañeros le permitían repartir pases milimétricos por todo el terreno de juego. Además, tenía una potencia de disparo poco habitual para su baja estatura (1,73 m), gracias a la cual llegó a marcar prácticamente un gol por cada dos partidos con la camiseta de Inglaterra, una gesta nada despreciable en el curso de 105 encuentros con el combinado nacional. Sus 49 dianas, una más que los que anotó Gary Lineker, un delantero puro, lo convierten en el máximo goleador de la selección inglesa. Cuando Charlton jugaba en el equipo de su colegio, en Northumberland, su asombroso talento atrajo la atención del jefe de ojeadores del Manchester United, Joe Armstrong. Muchos se disputaron al joven prodigio, pero al final fue Matt Busby, el entrenador de este club, quien se hizo con la codiciada firma. En julio de 1953, Charlton abandonó Northumberland y se mudó a la ciudad de Manchester. Tras pasar un tiempo trabajando como aprendiz de ingeniero, por cierto muy cerca de Old Trafford, firmó su primer contrato profesional a los 17 años de edad. En octubre de 1956, el mes en que cumplió 19 años, debutó en el primer equipo del Manchester United en un partido contra el Charlton Athletic y celebró la ocasión marcando dos goles. 

El Manchester United logró el título de liga esa temporada, al que Charlton contribuyó como extremo zurdo con diez goles en 14 partidos. Una final de la Copa de Inglaterra y una semifinal de Copa de Europa parecían ser el preludio de logros más importantes, pero la fatalidad se cebó en el equipo. El equipo de Busby sufrió un accidente aéreo en Múnich, el 6 de febrero de 1958, en el que perdieron la vida ocho jugadores. Charlton, a la sazón con 20 años de edad, salió disparado del avión todavía sujeto a su asiento. Aunque resultó ileso, las secuelas mentales que le quedaron por la pérdida de tantos compañeros en circunstancias tan dramáticas muy pronto se hicieron patentes. Busby reconstruyó el grupo lo mejor que pudo, e hizo de Charlton la piedra angular de su nuevo equipo. El éxito retornó a Old Trafford en 1963 con una victoria en la Copa de Inglaterra, seguida por títulos de liga en 1965 y 1967. La gloria llegó para Charlton en su país la temporada siguiente cuando, diez años después del desastre aéreo de Múnich, el Manchester United derrotó al Benfica por 4-1 en Wembley en la final de la Copa de Europa y se convirtió en el primer equipo inglés que alzaba el codiciado trofeo. Para Charlton (autor del primer y el cuarto de los goles de su equipo), Busby y el guardameta Billy Foulkes, el otro jugador superviviente del accidente que seguía en el equipo, fue un momento especialmente emotivo.

 

Jugó 4 mundiales de fútbol, 1958 (undécimo puesto, Charlton no marcó ningún gol), el de 1962 (octavo puesto), el de 1966 en el que Inglaterra se hizo con su primer y único campeonato mundial de su historia (en el que Charlton marcó tres goles), el de 1970 (octavo puesto). También participó en la Eurocopa 1968, donde Inglaterra quedó tercera (de cuatro equipos participantes) y en el que Charlton marcó uno de los dos goles que marcó su selección (el otro fue de Geoff Hurst, ambos frente a la Unión Soviética), aunque Charlton ya marcó otro gol en la ronda previa frente a España. El año 1966 quedó marcado en la memoria de los ingleses y fue uno de los mejores de Charlton, que contaba por aquel entonces 28 años de edad. Junto a su hermano Jackie, que se había convertido en un bastión de la defensa inglesa, Bobby fue el motor del equipo que triunfó en su propio país y recibió la copa Jules Rimet de manos de Su Majestad la Reina Isabel II el 30 de julio de 1966. Jugó otras dos temporadas con el Manchester United y participó por última vez con el equipo en abril de 1973. Su breve estancia como jugador-entrenador de otro equipo del noroeste, el Preston North End, le demostró que el mundo de los banquillos no era para él. Posteriormente, Charlton se dedicó a los negocios con notable éxito y fundó diferentes escuelas para jóvenes futbolistas. En 1984, accedió a la Junta Directiva del Manchester United y fue invitado a formar parte de la Comisión del Fútbol de la FIFA. Desde entonces, ha trabajado para el Manchester y para Inglaterra, y ha sido reconocido como un brillante embajador del fútbol por su integridad como persona. Como dijo de él quien fuera su amigo y entrenador, Matt Busby: "Nunca ha existido un futbolista tan popular. Nadie se ha acercado tanto a la perfección como persona y como jugador". Hombre sencillo, correcto e íntegro, fue siempre un modelo de deportividad y llegó a convertirse en uno de los mejores embajadores del fútbol. En 1974 la reina Isabel II le distinguió como Comendador del Imperio Británico y en 1994 fue nombrado Sir.    

FUENTE: http://es.wikipedia.org/wiki/Bobby_Charlton               http://es.fifa.com/classicfootball/players/player=43993/bio.html