Semifinal Mundial España 1982: Alemania 3-3 Francia

Alemania sale vencedora en la tanda de penaltis, en una semifinal para la historia de los mundiales de Fútbol.

  26/03/2020

Estadio Sánchez Pizjuán, Sevilla. 8 julio de 1982. 70.000 asistentes.

ALINEACIONES:

R.F.A.: Schumacher, Kalz, Bernd Foster, K.H. Foster, Stielike, Briegel, (Rummenigge 106’), Breitner, Dremmler, Magath, (Hrubesch, 73’), Litbarski, Fischer. Entrenador: Jupp Derwall.

FRANCIA: Ettori, Bosis, Janvion, Tressor, Amorós, Giresse, Tigana, Genghini, (Battiston, 50’) (López, 57’), Platini, Six, Rocheteau. Entrenador: Michael Hidalgo.

ARBITROS: Charles Corver (Países Bajos), Bruno Galter (Suiza), Bob Valentine (Escocia).

CRÓNICA:

1º TIEMPO.

5’. Tiro de Giresse desde la frontal del área que sale rozando el palo derecho de la portería de Schumacher.

7’. Combinación entre Giresse y Platini en la frontal del área alemana que acaba cortando Stielike.

11’. Tiro de Littbarski desde la frontal del área que sale por la izquierda del marco de Ettori.

14’. Tiro libre indirecto de Dremmler que impacta en el travesaño de la meta de Ettori.

16’. Volea de Genghini desde dentro del área alemana que sale por encima de la meta francesa.

18’. GOL DE LITTBARSKI. Penetración de Breitner que habilita a Fischer en el uno contra uno enfrentando a Ettori y en el rechace marca de tiro raso Pierre Littbarski.

19’. Pase en profundidad de Genghini que despeja Dremmler acrobáticamente.

21’. Balón dividido en la frontal del área alemana que gana Platini cabeceando fuera por el lado derecho del marco de Schumacher.

27’. GOL DE PLATINI. Penalti cometido sobre Rocheteau por Bernd Foster que transforma Platini de tiro raso.

30’. Penetración de Félix Magath, triangulación con Dremmler y tiro raso de Paul Breitner.

31’. Genghini recoge el rechace de un saque de esquina y tira de volea golpeando en un jugador alemán y saliendo el balón a córner.

36’. Penetración de Briegel por el flanco izquierdo que corta Bossis ante Magath.

41’. Acción de contragolpe francés. Rocheteau enfrenta a Bernd Foster en la frontal del área alemana, cede a Platini y este tira con intención por encima del larguero de Harald Schumacher.

43’. Centro de Breinter sobre Briegel y este de espaldas sorprende con un tiro con el exterior del pie, enviando Ettori a córner.

45’. Centro desde el flanco derecho de Bernd Foster y remate a placer de Littbarski parando Ettori en dos tiempos.

2º TIEMPO

47’. Pase en profundidad de Manny Kaltz sobre Dremmler en el flanco derecho que culmina con una semi volea que sale por encima del marco de Ettori.

50’. Cambio en la selección francesa. Sale del terreno de juego Genghini y entra en su lugar Battiston.

51’. Penetración en conducción de Battiston que finaliza la acción con tiro desde la frontal que se pierde por la izquierda de la meta de Schumacher.

55’. Acción individual de Platini que finaliza con tiro alto.

57’. Battiston queda solo ante Schumacher y este lo derriba violentamente, arrollándolo. El balón sale lamiendo el poste izquierdo de la portería alemana.

58’. Cambio en la selección francesa. Sale lesionado del terreno de juego Battiston y entra López.

63’. Saque de esquina de Giresse y ante la salida falsa de Schumacher, remata a placer López, enviando el balón fuera.

68’. Tiro lejano elevado de Bossis desde una posición alejada.

70’. Triangulación por el flanco derecho de Briegel, Breitner y Dremmler quien termina tirando raso y cruzado con blocaje de Ettori.

73’. Cambio en la selección alemana. Sale Félix Magath y entra Hrubesch.

75’. Tras un rechace, Platini realiza una chilena desde la izquierda del área grande que termina saliendo alto.

78’. Penetración por la banda izquierda de Manuel Amorós quien desborda a Kaltz con caño incluido para ceder a Didier Six quien no acierta a rematar con potencia.

79’. Acción individual de Hans Peter Briegel por el flanco izquierdo, logrando penetrar en el área con peligro y cuyo centro intercepta con despeje Ettori ante la presencia de los atacantes alemanes.

80’. Robo en el flanco derecho alemán que Dremmler envía al área a través de un centro peligroso que no logran rematar ni Fischer ni Littbarski.

84’. Centro desde la izquierda de Briegel que atrapa Ettori ante la peligrosa presencia de Hrubesch.

86’. Centro sobre el área desde tres cuartos del campo por el sector derecho de Tigana que no aciertan a rematar a boca de gol ni Rocheteau ni Six.

90’. Tiro lejano de Amorós que impacta en el larguero de la portería alemana.

93’. Robo de Breitner en campo francés y tiro raso que desvía Ettori a saque de esquina. Fischer se queda a un paso de rematar el centro ante el rechace del meta francés.

TIEMPO EXTRA.

94’. Tiro de López, tras triangulación con Tigana y Giresse, que se va alto.

95’. GOL DE MARIUS TRESSOR. Remate a placer, sin marca, desde el área pequeña alemana, tras saque de falta lateral por medio de Giresse.

97’. Robo en el área francesa de Littbarski a Amorós. Ettori mal colocado logra desviar el tiro del delantero alemán.

98’. Acción individual desde el flanco izquierdo de Tigana que termina en tiro cruzado raso.

100’. Cambio en la selección alemana. Abandona el terreno de juego Briegel y entra Rummenigge.

102’. GOL DE GIRESSE tras triangulación con Rocheteau, Platini y Six.

104’, Tiro libre que lanza Platini y ataja Schumacher en dos tiempos.

105’. GOL DE RUMMENIGGE a pase de Littbarski.

107’. Combinación entre Rummenigge y Breitner que logra centrar y el balón se pasea por el área pequeña del combinado francés sin que nadie logre rematar la jugada.

108’. Littbarski, tras saque de banda, penetra en el área francesa y su tiro se pasea por todo el frente del área pequeña.

110’. GOL DE FISCHER. Centro de Littbarski desde el flanco izquierdo, Hrubesch logra colocar la pelota para que Fischer de chilena culmine la acción, empatando la contienda.

116’. Progresión de Fischer que termina tirando cruzado desde la frontal, rozando el palo derecho de la portería de Ettori.

122’. Contragolpe francés llevado individualmente por Six y culminado por Tigana con tiro raso.

Alemania venció a Francia en un histórico y polémico enfrentamiento

Partido muy igualado durante todo el primer período en el que Alemania pareció llevar el peso del encuentro, manifestando un juego más complejo desde la perspectiva de la organización funcional del equipo. Sus marcajes selectivos y la distribución de efectivos en el terreno de juego supusieron para Francia un problema a resolver, con un planteamiento más ortodoxo y una colocación de sus jugdores más tradicional. Alemania controlo el partido desde sus alternancias de juego corto y largo y con el despliegue de futbolistas por las bandas, con constantes cambios de posición y apariciones sorpresivas desde segunda línea. Francia apeló a su mayor calidad técnica y a su capacidad combinativa y de desborde, sufriendo la rigidez de los marcajes alemanes y la limitación provocada por el control exhaustivo de sus mejores jugadores por parte de los defensores germanos.

El juego creativo de Giresse y Tigana en el medio campo buscó en todo momento conectar con un aislado Rocheteau en la punta de lanza, mientras que Platini se movía entre líneas muy vigilado por Dremmler y con las ayudas en forma de cobertura de Manfred Kaltz quien adoptó una posición sorpresiva en la primera parte, actuando como central sin marca asignada, junto al líbero Uli Stielike, siendo los hermanos Foster quienes asumieron labores de marcación sobre Six, (Karl Heinz Foster), el propio Rocheteau (Bernd Foster) y Platini (Dremmler).

El centro del campo alemán, poderoso físicamente con la presencia de Briegel como escudero de Breitner, supo imponer un ritmo intenso que partía de la exigencia defensiva sobre los dos elementos dinamizadores del juego francés, Tigana, vigilado de cerca por Breitner y Giresse, de quien se ocupaba Briegel, mostrando un contraste de envergaduras curiosamente llamativo.

Un fútbol con poca incidencia por los flancos por parte del cuadro francés, solo las subidas de Amorós por el sector izquierdo tratando de conectar con Six supusieron alguna controversia en el sistema defensivo alemán. Ambos líberos tuvieron licencia para incorporarse al ataque cuando lo considerasen pertinente, mostrando criterio y fundamentos en los momentos elegidos. Tressor, hombre libre francés dominó todas las facetas del juego defensivo, mostrándose contundente en los cortes y riguroso en las ayudas defensivas y las medidas correctoras.

La delantera alemana, compuesta por Fischer y Littbarski supo dividirse el frente de ataque, quedando Félix Magath como falso extremo izquierdo, tratando de dinamizar el juego por dicho espacio.

Cambio de papeles en la continuación. Francia asume un papel más reactivo y domina el juego a través de combinaciones y acciones de ataque por los flancos, con constante presencia de Platini, Tigana y Giresse que continuamente están cambiando sus posiciones. Las incorporaciones sorpresivas de Amorós y el control y dominio del espacio de Tressor, así como los apoyos y acciones ofensivas de Bossis, facilitaron el control del juego francés.

Alemania Federal cambia su estructura defensiva. Manny Kalz deja el sector central de la defensa y ocupa su tradicional lateral derecho, asumiendo la marca directa de Six. Dremmler abandona a Platini, de quien se ocupa el central K.H. Foster y actúa directamente sobre Giresse. Tigana es vigilado de cerca por Briegel que desempeña su función en el sector izquierdo del cuadro alemán.

La salida por lesión de Battiston trastocó los planes del equipo de Hidalgo pero López supo dar sostén al centro del campo, asumiendo una posición fija de medio centro y permitiendo que sus compañeros de línea estuviesen más liberados para asumir labores ofensivas. Rocheteau, muy vigilado de cerca por Bernd Foster y con la cobertura constante de Stielike, permaneció sin ser referencia ofensiva, aunque en todo momento estuvo pendiente de realizar desmarques que facilitasen la profundidad del juego francés.

Al final del partido, con opciones para ambos conjuntos, el empate los llevaría a un tiempo extra en el que, mermados físicamente, mantendrían el duelo por todo lo alto.

Un encuentro rico en matices tácticos, con dos estilos diferenciados y una alta relevancia de la técnica individual y colectiva de ambos conjuntos.

El sistema defensivo alemán, basado en una defensa combinada supo sostener el amplio bagaje ofensivo francés, evitando la conexión de sus principales piezas de ataque, Platini, Giresse, Tigana y Rocheteau.

Ofensivamente, Alemania Federal ganó en coherencia al disponer de efectivos por ambos flancos, con presencias constantes de Briegel por la izquierda y Kaltz por la derecha que facilitaron la ubicación de sus atacantes, dinamizando la posición de Fischer y Littbarski y dando sentido a la presencia del rudo pero técnico Horst Hrubesch como delantero centro.

La prórroga tuvo dos partes diferenciadas. El primer tiempo fue una eclosión de la capacidad resolutiva francesa, que supo dominar el juego y ponerse por delante en el marcador con dos tantos de ventaja. Tras la entrada de Rummenigge, Alemania Federal cercó el marco de Ettori y se hizo clara dominadora del encuentro. A partir de ese momento el juego alemán se impuso por potencia y calidad, obligando al seleccionado francés a jugar replegado y tratar de sorprender con contragolpes selectivos. Serían Tigana, Amorós y Six los jugadores más incisivos al respecto.

El gol del empate rompió los diques de la emotividad y Alemania se lanzó sin ningún tipo de prejuicio hacia la victoria. El juego por los flancos de Littbarski y Rummenigge provocó grandes quebrantos en la defensa francesa, obligando a abarcar gran cantidad de terreno de juego en su desarrollo defensivo. El dominio en el centro del campo de Breitner, Dremmler y el aporte de Stielike situándose en la línea de centrocampistas para dar apoyo ofensivo a su equipo provocó un total acoso y una enorme dificultad para Francia a la hora de desarrollar acciones de contragolpe colectivas, cortadas constantemente por el entramado alemán situado en el centro del campo.

Finalmente, el empate hizo justicia y se jugaron el pase a la final del campeonato del mundo en la tanda de penaltis.

ANÁLISIS

ESTRUCTURA DEFENSIVA:

FORMACIÓN: 1-4-3-3, ASIMÉTRICA.

TIPO DE DEFENSA: HOMBRE A HOMBRE. Combinada en la primera parte del partido.

POSICIONAMIENTO: PLEGADO, ESPERANDO EN MEDIO CAMPO.

OBJETIVO DEFENSIVO: ROBAR EL BALÓN PARA ATACAR.

DESARROLLO:

Alemania Federal planteó dos estructuras diferenciadas en la primera y segunda parte del partido.

En el primer tiempo sorprendió con la asignación de los marcajes que obligó a jugadores específicos a actuar en espacios no habituales, al menos, no esperados de antemano.

La presencia de Manfred Kaltz en el centro de la defensa, junto a Stielike que actuó como líbero, supuso una situación extraña y sorpresiva, dado que además no tenía una marca asignada y jugó todo el primer tiempo desarrollando trabajos correctores sobre la línea de centrocampistas y la propia línea defensiva.

La asignación de marcajes fue peculiar, responsabilizando a Dremmler de ocuparse de Platini, la estrella francesa, lo que obligó al jugador del Bayern Munich a ocupar espacios por detrás de sus compañeros de línea. Bernd Foster asumiría la marca de Rocheteau, mientras que su hermano se escoraría a la banda derecha para realizar labores de marcaje sobre Didier Six, aspecto que llevó a Kaltz a abandonar su posición habitual de lateral derecho. En el medio del campo Briegel tuvo que tomar a Giresse y Breitner a Tigana, quedando liberado el centrocampista francés menos ofensivo, Genghini. A partir de aquí los aportes defensivos de los restantes miembros del equipo consistieron en acompañar a su par en situaciones esporádicas de ataque, así Magath marcó, o más bien vigiló las incursiones de Bossis, Littbarski haría lo mismo con Amorós y Fischer se encargaría de entorpecer las evoluciones de un Marius Tressor con clara tendencia ofensiva.

Stielike y Kaltz desarrollaron labores de cobertura y de aporte posicional, creando superioridades en zonas de clara incidencia ofensiva del seleccionado francés. Por momentos, la presencia en zonas no habituales de los jugadores alemanes no supuso ningún problema de reorganización posterior, dado que la coordinación y la cohesión del equipo teutón estaba muy bien trabajada. La elasticidad en los marcajes de los jugadores alejados de la jugada y el grado de concentración a la hora de buscar a cada uno de los jugadores asignados antes de que fuesen protagonistas se desarrolló con total fluidez.

En la segunda parte Jupp Derwall hizo cambios sustanciales en su desarrollo defensivo. Manfred Kaltz pasaría a ocupar, ahora sí, su posición habitual en el lateral derecho para ejercer su marca sobre Six. Dremmler dejaría de ocuparse de Platini para asumir la responsabilidad de parar a Giresse, mientras que Karl Heinz Foster marcaría de manera contundente a Michel Platini por todo el terreno de juego. Briegel, más escorado al flanco izquierdo, se encargaría de Tigana, quien cambió su posición en el terreno de juego con Giresse con respecto al primer tiempo. Bernd Foster mantuvo la marca sobre Rocheteau y Stielike tuvo referencias totalmente distintas en la segunda parte al no contar con la presencia de Kaltz en sus zonas de influencia.

El equipo alemán supo contener las acometidas y las peligrosas combinaciones del equipo francés, hasta que este culminó su proceso ofensivo en la primera parte del tiempo extra, generando el caos en la estructura de su adversario. A partir de ahí, la intensidad defensiva alemana se acrecentó, así como los niveles de riesgo asumidos, permitiendo que la ofensividad germana se viese favorecida por el incremento de robos de balón y por la capacidad que tuvieron para arrinconar al equipo francés en su propio campo.

ESTRUCTURA OFENSIVA.

DISTRIBUCIÓN ESPACIAL: 1-4-3-3 de partida, con constantes rupturas por incorporaciones de jugadores desde las líneas defensivas al ataque.

ESTILO: ALTERNANCIA DEL JUEGO CORTO Y JUEGO LARGO.

DESARROLLO:

Hubo una clara diferencia entre el juego ofensivo alemán en el primer tiempo con respecto al segundo, en parte como consecuencia de las incidencias defensivas anteriormente descritas y en parte por los impactos diferenciados que el equipo francés desarrolló en ambas partes del partido.

El juego por los flancos vino condicionado por la presencia pasiva de Magath en el flanco izquierdo, ejerciendo más labores de interior que propiamente de extremo, lo que obligó a Fischer y Littbarski a repartirse prácticamente el frente de ataque.

La presencia constante de Briegel y Kaltz en acciones ofensivas en partidos anteriores, se vio mermada en el primer tiempo por las atribuciones defensivas de ambos, Kaltz más centrado en labores correctoras y Briegel, exigido por Giresse a lo largo del primer período. A pesar de estas limitaciones, el juego alemán fue de menos a más a la hora de tener presencia en el área francesa, con un Littbarski muy dinámico y con el aporte de Fischer entre líneas, entrando en combinación con Breitner.

Los inicios de los ataques, con muchos efectivos posicionados en defensa, fueron fluidos y claros, con alternancia de combinaciones en corto, aderezadas de envíos en largo, principalmente de Stielike, buscando los desmarques de ruptura de sus jugadores más avanzados.

En el segundo tiempo, la presencia ofensiva alemana se incrementó. La reorganización defensiva benefició el ataque, al situar a Kaltz y Briegel en ambos flancos y facilitando su incorporación en acciones de ataque. La presencia de Kaltz en la derecha facilitó que Littbarski tuviese un papel más liberado, apareciendo por diferentes espacios del terreno de juego y facilitando la combinación de un juego más fluido en espacios reducidos. Los cambios de asignación defensivos permitieron a Dremmler mayor presencia ofensiva, al estar situado en posiciones más acordes a sus aportes habituales, generando con ello, mayores incidencias y combinaciones con sus compañeros cercanos, tal es el caso de Breitner. Stielike fue asumiendo poco a poco mayor valor estratégico al incorporarse a la línea de centrocampistas en cuanto tenía ocasión, generando una mayor densidad de jugadores lo que facilitaba la circulación del balón y la confianza en Breitner de poder incorporarse ofensivamente sin ningún tipo de complejos. La entrada de Hrubesch les dio una referencia añadida, aprovechando la enorme incidencia del poderoso delantero del Hamburgo.

En la prórroga, Alemania sufrió una primera parte de claro dominio francés pero tras la entrada de Rummenigge y con el marcador en contra, el equipo alemán supo cerrar a su rival, jugando con sociedades muy definidas en los flancos, Kalz y Rummenigge por la derecha y Littbarski con Fischer por la izquierda, quedando Hrubesch como clara referencia en el centro del área. Los aportes desde la defensa y el control ejercido en el centro del campo por Dremmler y Breitner dinamizaron más si cabe el juego alemán, favoreciendo sus llegadas y la conclusión del empate final.

UNO POR UNO.

SCHUMACHER. (1). 28 años. Colonia. Activo en los balones aéreos, no tuvo oportunidades de mejora en las acciones de gol francesas. Pasará a la historia de este partido su descomunal entrada a Battiston.

KALTZ (20). 29 años. Hamburgo. Con dos cometidos diferenciados. En el primer tiempo como corrector y marcador de espacios centrales supo entender su función aplicándose en las ayudas defensivas y en las salidas del balón. En el segundo tiempo, como lateral derecho tuvo mucha incidencia ofensiva por su flanco y supo frenar a su par Didier Six. Uno de los jugadores de referencia de esta selección alemana.

BERNDD FOSTER. (5). 26 años. Stuttgart. Pendiente todo el partido de Rocheteau, desarrolló sus funciones en espacios más escorados a la izquierda de la defensa alemana, persiguiendo al delantero francés por todo el terreno de juego. Seguro y contundente supo cumplir con su labor y aportar ofensivamente proporcionando continuidad al juego ofensivo de su equipo.

STIELIKE. (15). 27 años. Real Madrid. Libero a la vieja usanza. Muy pendiente de hacer coberturas y de ocupar espacios relevantes ante los ataques de la selección francesa. Muy atento al corte, por momentos excesivamente acelerado. Con carácter, supo coordinarse con sus compañeros a la hora de organizar y ordenar la defensa. Ofensivamente muy activo en la iniciación del juego aportando contenido ofensivo a medida que el partido fue avanzado.

KARL HEINZ FOSTER. (4). 23 años. Stuttgart. En el primer tiempo estuvo escorado en el flanco derecho desarrollando labores de marca sobre Six, en el segundo tiempo tomó mayor protagonismo al emparejarse con Platini, a ambos los controló defensivamente, mostrando sus inmensas dotes para la marca y su disciplina táctica. Supo entender su papel y su ratio de error fue mínimo a lo largo del partido. Cuando se le necesitó ofensivamente supo aportar su granito de arena a la causa germana. Sobrio, sin sutilezas, por momento duro, como su hermano.

DREMMLER. (6). 27 años. Bayern Múnich. Durante el primer período del partido sacrificó su funcionalidad al servicio del equipo, marcando por todo el terreno de juego a Platini. En la segunda parte tuvo mayor presencia ofensiva al ser liberado de esa carga, principalmente a nivel posicional, lo que le permitió aumentar su protagonismo en el juego ofensivo. Muy activo en el tiempo extra, no escatimó esfuerzos en las ayudas al equipo.

BREITNER (3). 30 años. Bayern Múnich. El cerebro del equipo, supo llevar las riendas del mismo y a la vez asumir sus labores defensivas. El encargado de darle el ritmo adecuado al juego de ataque de su equipo, aportando pase y conducción cuando era pertinente. Aprovechó su potente disparo para sorprender desde lejos y entendió como pocos la importancia de la intensidad ofensiva en los momentos culminantes del partido.

BRIEGEL (2). 26 años. Kaiserslautern. Un partido extraño el del centrocampista alemán. Por momentos mostró su habitual poderío físico y su enorme capacidad competitiva pero en otros momentos pareció estar ausente del partido. Mejoró su aporte ofensivo en la segunda parte, apareciendo en acciones individuales de manera sorpresiva en las zonas de definición de la juagada. Fue cambiado por RUMMENIGGE (11). 26 años. Bayern Múnich. Su entrada fue providencial. Habitual titular, problemas físicos lo mantuvieron en un segundo plano para este partido. Su presencia en el ataque alemán provocó muchos problemas en la defensa francesa, autor del gol que supuso el acicate necesario para la búsqueda del empate tras el impacto de los dos goles de diferencia franceses, entendió como pocos la situación y se echó el equipo a sus espaldas demostrando por qué era el jugador más influyente de Europa en esos momentos.

MAGATH (14). 28 años. Hamburgo. Su función en el equipo quedó opacada por la posición asumida. Sin gran presencia en el centro del campo, tampoco supo explotar sus acciones en el flanco izquierdo. Defendió con diligencia y su aporte ofensivo en este partido muy alejado de las influencias habituales y sobre todo del impacto que generaba en su club, el Hamburgo. Fue cambiado por su compañero de equipo HRUBESCH (9). 31 años. Hamburgo. Escasa incidencia en el juego ofensivo, marcó el penalti decisivo y supo ocupar su posición de delantero centro, obligando a Jambion y sobre todo a Tressor a vigilar su posición y su capacidad resolutiva.

LITTBARSKI (7). 22 años. Colonia. El gran referente de ataque en este partido. Abrió el marcador alemán y supo en todo momento moverse por todas las situaciones de ataque, apareciendo indistintamente por el centro y por los flancos para dotar al equipo de una gran diversidad ofensiva. Se entendió a la perfección con Fischer y tuvo acierto y entrega en todas sus acciones. La forma de tirar el penalti en la tanda decisiva indica la clase de personalidad futbolística de la que goza este jugador.

FISCHER (8). 32 años. Colonia. Determinante a lo largo del partido y fundamental en el tiempo extra con su gol del empate. Un incordio constante para la defensa francesa, supo acomodarse a las diferentes posiciones en las que tuvo que desempeñar sus funciones. Resolutivo en el remate y muy activo jugando de espaldas a la portería, fue uno de los artífices de la remontada en el tiempo extra.

ANÁLISIS

ESTRUCTURA DEFENSIVA.

FORMACIÓN: 1-4-4-1-1.

TIPO DE DEFENSA: HOMBRE A HOMBRE.

POSICIONAMIENTO: PLEGADO TENDIENDO A REPLEGADO.

OBJETIVO DEFENSIVO: RECUPERAR EL BALÓN PARA ATACAR. ROBO EN ZONAS DE POSICIONAMIENTO.

DESARROLLO.

Francia tiene una clara vocación de ocupar los espacios relevantes en donde se siente cómoda y estos son principalmente situando a sus jugadores en el medio campo para posteriormente ceder terreno hacia una posición replegada. Los marcajes se hacen más rígidos a partir del momento en que los adversarios invaden esa zona de posicionamiento y los emparejamientos más definidos se mantienen en la última línea defensiva, donde Janbion, claramente ejerciendo de defensa central se ocupa de Fischer por todo el frente de ataque, Amorós perseguirá a Littbarski por todo el terreno de juego y Bossis se hará cargo de un más posicional Magath. En el centro del campo es habitual ver cambios en las asignaciones entre Giresse y Tigana, teniendo atribuciones defensivas más específicas Genghini, asumiendo el control sobre Breitner.

El trabajo francés se apoya mucho en la densidad de jugadores en las zonas elegidas para defender con un aporte estelar de Marius Tressor, el líbero, que cubre la espalda a toda su línea defensiva y coordina y ordena la estructura defensiva global desde su posición. Sus intervenciones al corte o en el juego aéreo muestran su tremenda capacidad competitiva y su fuerza de intervención. Francia logra ir cerrando los espacios principales al seleccionado alemán, principalmente por la izquierda pero no es capaz de evitar que por momentos, Alemania tenga el control del juego.

Defensivamente da respuesta a la propuesta teutona, compitiendo de tú a tú en el poderoso juego aéreo alemán y sabiendo frenar las acometidas por los flancos.

En el segundo tiempo su tendencia a replegarse le obliga a trabajar muy alejados de la portería rival lo que lleva a perder posibilidades de contragolpe o, mejor dicho, a colectivizar más si cabe el juego a partir del robo de balón.

Los flancos franceses funcionan por pares, con Amorós y Six bien definidos en el sector izquierdo y Bossis, muy posicional y con un carácter más defensivo que ofensivo y Giresse/Tigana, dependiendo si hablamos del primer o segundo tiempo, abordan responsabilidades en el flanco derecho. La seguridad mostrada por sus centrales y la capacidad posicional de los diferentes medios centros que han aparecido a lo largo del partido, Genghini, Battiston y López, dotan al entramado defensivo francés de una elevada cuota de seguridad pero no logra limitar el número de finalizaciones alemanas, muchas de ellas como consecuencia de tiros lejanos.

En el tiempo extra, el entramado defensivo francés se ve condicionado por el contexto del partido. Una primera parte dominante de juego y resultado y un segundo tiempo de la prórroga en el que vivieron la angustia de verse atrincherados en el último tercio de su terreno de juego. En los momentos culminantes Alemania sacó partido de sus centros laterales, acciones que derivaron en dos de los tres goles conseguidos.

ESTRUCTURA OFENSIVA.

Si por algo se caracterizó Francia en este mundial fue por la dinamización extraordinaria de su juego ofensivo y en este partido no iba a ser menos. Un centro del campo dotado de un talento inusitado en las figuras de Tigana, Giresse y Platini, acompañados de jugadores ofensivos como Six y Rochetau y con defensores con tendencia a tener protagonismo en ataque como Amorós y Tressor, es obvio que la riqueza estratégica y táctica en el desarrollo ofensivo del juego tendría que dejarse ver.

Francia fue dominante por momentos gracias a la capacidad combinativa de sus centrocampistas, a su dominio de los desmarques de ruptura, principalmente por el flanco izquierdo y por las entradas sorpresivas de jugadores de segunda línea.

Rocheteau apareció asilado en el ataque francés, siendo la punta de lanza y principal referencia para el envío de balones en largo para aprovechar su velocidad. Platini, el verdadero metrónomo del equipo, estuvo fuertemente custodiado por los marcajes de los jugadores alemanes por lo que su incidencia en el global del juego francés no fue tan definitoria. En cambio, el papel en este partido de Tigana y Giresse fue fundamental, siendo los principales artífices del juego de asociación del seleccionado galo.

A la tendencia ofensiva de Amorós habría que sumar la conducción en velocidad de Tressor, quien por momentos provocaba el caos en la defensa alemana con sus incursiones sorpresivas.

En líneas generales Francia tuvo un estilo muy concreto a la hora de atacar, unas maneras cimentadas en la prevalencia del juego corto sobre el largo, en la capacidad de desequilibrio individual de sus jugadores más avanzados y de la capacidad de acompañar los ataques con muchos efectivos, quienes colocados de manera racionalizada en el terreno de juego, lo dotaba de una estructura global muy sólida.

En el tiempo extra tuvo su momento de epifanía al adelantarse en el marcador por dos veces y ver muy de cerca la final del mundial pero defensivamente tuvo que soportar la potencia y la insistencia sin desmayo alemana para dar paridad al partido. Por contenidos ofensivos, Francia mostró un mayor bagaje y mejores sutilezas en líneas individuales y colectivas. Por desgracia para ellos, la suerte de los penaltis les fue esquiva.

UNO POR UNO.

ETTORI. (22). 26 años. Mónaco. Portero por momentos con problemas de colocación sufrió en los balones aéreos pero supo dar respuesta con reflejos y agilidad a las exigencias de los tiros alemanes. Le faltó poner un poco de orden en las acciones a balones enviados y mostrarse más seguro. Tuvo una actuación con más claros que oscuros.

BOSSIS. (4). 26 años. Nantes. Lateral derecho con poco recorrido ofensivo en este partido. Muy bien colocado posicionalmente pudo en todo momento con sus adversarios por ese flanco, el menos acosado por el conjunto germano. Bien en el juego aéreo y bien en el corte, supo abordar sus responsabilidades sin grandes estridencias.

JANBION (5). 28 años. St. Etienne. Marcador central expeditivo y contundente. Marcó con rigidez a su par aunque por momentos tuvo despistes que resultaron decisivos. Mermado físicamente en el tiempo extra, supo contrarrestar con criterio y posición lo que no pudo aportar desde la perspectiva física. Problemas con la salida de balón, delegó en su compañero de línea todo lo que supusiese un riesgo ofensivo.

TRESSOR (8). 32 años. Bordeaux. Líbero dominante, el complemento perfecto para cerrar el espacio central de la defensa. Elegante y expeditivo en el corte, muy bien posicionado a la hora de intervenir supo ser dominante en todas las facetas del juego. Referencia de su equipo en defensa, una de las estrellas silenciosas de su selección. Master class de cómo actuar como defensa libre. Con fortaleza y suficiencia para aportar en ataque, tuvo el premio del gol.

AMORÓS (2). 20 años. Mónaco. El jugador más joven del partido no dejó entrever su bisoñez en ningún momento. Contundente y aguerrido en el marcaje a Littbarski, tuvo capacidad para entender su posición e incorporarse al ataque con peligro. Enorme despliegue físico a lo largo del partido, lo convirtieron en una opción determinante de ataque en el tiempo extra.

GENGHINI (9). 24 años. Sochaux. Medio centro más defensivo, tuvo oportunidad de llevar las riendas organizativas de su equipo. Con presencia en el primer tiempo, se fue diluyendo poco a poco a lo largo del partido. Tuvo aportes ofensivos de importancia, con finalizaciones oportunas pero poco acierto. Fue sustituido por BATTISTON (3). 25 años. St. Etienne. Tuvo poco tiempo de protagonismo aunque dejará para el recuerdo sufrir una entrada escalofriante. Una ocasión de gol relevante y la organización del juego francés en el poco tiempo que estuvo presente en el terreno de juego. Cambio por lesión, dejando su lugar a LÓPEZ (6). 29 años. St. Etienne. Tuvo poca presencia en general, muy posicionado como medio defensivo por detrás de sus compañeros de línea, sostuvo su trabajo defensivo con diligencia, no mejoró los aportes de los compañeros substituidos.

TIGANA (14). 26 años. Bordeaux. El principal dinamizador del juego desde el centro del campo. Muy activo en ambas facetas del juego, relevante en el ámbito ofensivo, sobre él recayó gran parte de la responsabilidad de la organización del juego de ataque de su equipo. Muy dinámico en las acciones individuales, fue castigado duramente por momentos, por sus adversarios.

GIRESSE (12). 29 años. Bordeaux. En la primera parte se escoró a la derecha en el segundo tiempo jugó más centrado cambiando su posición continuamente con Tigana. Más activo y con mayor incidencia en el juego en el segundo período, se incorporó con mucho peligro desde segunda línea en la finalización de las jugadas, obteniendo un gol de bellísima factura. El complemento ideal para el centro del campo, tuvo un comportamiento de menos a más.

SIX (19). 27 años. Stuttgart. Delantero que ocupó el flanco izquierdo del equipo. Totalmente controlado por sus marcadores, tuvo momentos esporádicos de protagonismo, con poco acierto en la finalización. Voluntarioso, desarrolló labores poco habituales en el sector izquierdo del seleccionado francés. No tuvo un partido para el recuerdo.

PLATINI (10). 26 años. St. Etienne. El capitán y estrella del combinado galo estuvo muy vigilado en todo momento. Con apariciones fugaces, no pudo colaborar como le hubiese gustado en la gestación del juego de su selección. Ocupó espacios entre líneas pero tuvo problemas para conectar con sus compañeros. La atención personalizada a la que fue sometido limitó mucho sus aportes en términos generales pero su mera presencia era motivo suficiente para que sus adversarios estuviesen preocupados.

ROCHETEAU (18). 27 años. P.S.G. Principal referencia ofensiva del equipo, jugador más adelantado y bien controlado en todo momento por Berndd Foster. Trabajó mucho pero sin acierto, mucho desgaste pero poco aporte eficaz en ataque. Tendencia a abandonar el centro para ocupar la banda derecha, no estuvo en los lugares definitorios en los momentos del remate. Protagonista en la acción del penalti que dio origen al primer gol de su equipo.

VIDEO DEL PARTIDO

La jugada polémica del partido. La fuerte entrada de Harald Schumacher sobre Patrick Battiston. Luego el guardameta alemán se convertiría en el héroe de su selección en la tanda de penaltis.