Final COPA EUROPA 1977: Liverpool FC 3-1 Borussia Mönchengladbach

En 1977 el Liverpool FC comenzaría el reinado de los equipos ingleses en la Copa de Europa durante los siguientes seis años. Bob Paisley fue el primer entrenador en ganar tres Copas de Europa y el primero con un mismo club

  24/04/2019

Estadio Olímpico de Roma. 25 de mayo de 1977. Asistencia: 52.000 espectadores.

ALINEACIONES:

LIVERPOOL FC: Clemence, Neal, Jones, Smith, Kennedy, Hughes, Keegan, Case, Heighway, Callaghan, Mc.Dermott. Entrenador: Bob Paisley

BORUSSIA MÖNCHENGLADBACH: Kneib, Vogts, Klinkhammer, Wittkamp, Bonhof, Wohlers, (Hannes 79’), Simonsen, Wimmer, (Kulik 24’), Stielike, Schaffer, Heyncknes. Entrenador: Udo Lattek

ARBITRORobert Wurtz (Francia)

CRÓNICA

1º TIEMPO

13’ tiro desde la frontal del área de Kennedy y despeja a córner Kneib.

22’ contragolpe del ´Gladbach dirigido por Stielike que habilita a Bonhof. Este en conducción aprovecha los movimientos de distracción de Heynckes para tirar con potencia desde la frontal del área e impactar en el poste derecho de la portería de Clemence.

28’ GOL de McDERMOTT. Pase en profundidad de Case ante el desmarque de ruptura de McDermott quien bate de tiro cruzado sobre el palo derecho a Kneib.

35’ pase largo desde la defensa del Liverpool sobre Kevin Keegan quien compite con Vogts para generar una segunda jugada hacia Heighway pero se anticipa Kneib.

39´ contraataque iniciado por Bonhof y evolucionado por Stielike y Kulik que culmina en un centro sobre Heynckes quien remata y atrapa Clemence.

40’ Smith se incorpora al ataque y en conducción, ante la falta de oposición rival, tira cerca de la frontal del área un golpeo raso y potente sobre el palo izquierdo de Kneib, que bloca sin problemas aparentes.

41’ Saque de esquina de Keegan sobre Heighway que prolonga hacia atrás y despeja desde el suelo con problemas Kneib.

2º TIEMPO

50’ GOL de SIMONSEN. Recuperación del balón del jugador danés en tres cuartos de campo, conducción y tiro cruzado desde el área grande que sorprende a Clemence.

52’ Evolución de Heynckes por el flanco derecho, centro y remate, libre de marca, de Alan Simonsen que sale rozando el palo derecho de la portería de Clemence.

54’ Centro de Bonhof desde el flanco izquierdo, error de Clemence en la salida y Simonsen no acierta a conectar el tiro a puerta vacía.

60’ Posible penalti sobre Kevin Keegan ante un derribo de Berti Vogts.

63’ Contragolpe por el sector derecho de Alan Simonsen que entrega en profundidad a Stielike en ventaja y este estrella el balón en el cuerpo de Clemence, a media salida.

64’ Tiro lejano de Hughes que sale rozando el poste derecho del marco de Kneib.

65’ GOL de TOMMI SMITH. Saque de esquina que realiza Heighway y Smith en el primer palo se impone en la disputa a Schaffer, rematando a placer.

67’ Pase entre líneas de Klinkhammer sobre Simonsen que se revuelve en la frontal, disparando con potencia muy cerca del palo derecho del marco de Clemence.

70’ Falta de Vogts sobre Keegan en la frontal. Lanzamiento de Case, raso, superando la barrera. Sin problemas para Kneib.

78’ Contragolpe llevado por Simonsen por el carril central, habilitando con ventaja a Stielike en el flanco derecho. Centro sobre Heynckes que no llega al remate. Desvío defectuoso de Clemence. Simonsen no llega a articular el tiro en el rechace con Clemence batido.

82’ Penalti de Vogts sobre Keegan en una acción de uno contra uno en la frontal del área que acaba con derribo en el área grande.

84’ GOL de NEAL al transformar el penalti de tiro raso sobre el poste derecho de Kneib.

El Liverpool de Bob Paisley conquistó el Olímpico de Roma y su primera Copa de Europa

Partido condicionado por la organización defensiva de ambos conjuntos que mediatiza los desarrollos ofensivos de los dos equipos.

Para el Liverpool FC, Kevin Keegan como delantero de referencia es la primera opción de ataque, al recibir entre líneas y buscar acciones posteriores a los movimientos de Steve Heighway o a las incorporaciones sorpresivas de Mc Dermott y Ray Kennedy. El juego del Liverpool es más combinativo que directo, siendo la búsqueda de la profundidad su principal objetivo ofensivo. No hay intercambios de posiciones, jugando con la interrelación a pares en las bandas, Neal y Case en la derecha y Joey Jones con Ray Kennedy en la izquierda. Gran movilidad de ambos delanteros, condicionados por la exigencia de un marcaje muy estrecho desarrollado por los defensas del ´Gladbach, persiguiendo a ambos por todo el terreno de juego.

El Borussia Mönchengladbach desarrolla una defensa hombre a hombre a partir de su medio campo, lo que obliga a los jugadores a aparecer en zonas no habituales en cuanto la jugada defensiva termina y la acción ofensiva comienza. Esta circunstancia provoca que muchos de los jugadores se encuentren en posiciones extrañas e implique movimientos específicos de control del juego y pases a zonas de seguridad para controlar y gestionar el balón recuperado.

El Borussia desarrolla un juego más centrado en el contragolpe, principalmente lanzado por Uli Stielike, quien desde posiciones centradas busca en la banda derecha los desmarques de ruptura de Alan Simonsen o los movimientos de su delantero más avanzado, Jupp Heynckes. El flanco izquierdo queda bajo la responsabilidad de Wimmer y posteriormente, tras la lesión de este, será Kulik quien asuma dicho papel.

El Liverpool lleva el control del juego, domina la pelota y busca desarrollar un estilo de “pass and go”, alternando con acciones profundas propiciadas principalmente por sus dos centrales, Smith y Emlin Hughes, quienes tienen como principal premisa conectar con Kevin Keegan para que este busque la segunda jugada o la acción de uno para uno con Berti Vogts, especialista en el marcaje hombre a hombre.

El Liverpool ejerce un control real del juego, con un posicionamiento más ordenado y coherente con sus objetivos.

El Borussia Mönchengladbach busca generar acciones de superioridad posicional a la hora de defender, utilizando al jugador superado por el balón, más cercano a la jugada y hacerlo intervenir para forzar situaciones de dos para uno y desde ahí proyectar su contragolpe.

Ofensivamente, destacar el papel de Bonhof, quien desde su posición defensiva, al recuperar el balón se incorpora a la línea de mediocampistas para participar en la gestión de la jugada. Será Hans Wittkamp quien se encargue de todas las acciones correctoras en la faceta defensiva, ejerciendo de líbero, igualmente responsable de la iniciación del juego desde su propia área.

Extraordinaria reanudación del partido con especial relevancia ofensiva del ‘Gladbach que se hace dueño del encuentro en los primeros minutos del segundo tiempo. Acciones veloces y verticales llevadas a cabo a través de contragolpes que nacen en el centro del campo y tienen como principales protagonistas a Simonsen, verdadero artífice de las acciones ofensivas, Stielike, inquieto y con gran movilidad a lo largo de todo el segundo tiempo y Heynckes, punta de lanza del equipo de Westfalia, provocando considerables problemas a la zaga del Liverpool.

El segundo tiempo, hasta el empate del Borussia, se caracterizó por el acoso constante del equipo alemán sobre la meta del conjunto inglés y a partir de la paridad en el marcador, el equipo de Lattek se replegó, permitiendo al Liverpool hacerse con el control del juego.

Las marcas hombre a hombre del ‘Gladbach condiciona su desarrollo ofensivo, posibilitando las acciones de contragolpe en contraposición a un juego de control más combinativo. El Liverpool porfía con sus acciones profundas sobre Keegan, principalmente desde la posición de partida de Hughes y aprovecha la gran movilidad de Heighway que lleva al lateral izquierdo Klinkhammer a jugar prácticamente de lateral derecho. Permanente disputa individual entre Vogts y Keegan quienes protagonizan uno de los duelos del partido, en el que Vogts domina en un elevado porcentaje de acciones.

El gol de Smith da alas al equipo del noroeste de Inglaterra y desde ese momento, la proactividad del juego inglés contrasta con la reactividad alemana que apuesta todo su potencial ofensivo a los contragolpes individualizados de sus jugadores más ofensivos.

El penalti cometido sobre Keegan y el posterior gol de Neal sentencia un partido que mostró en el segundo tiempo la riqueza estratégica de ambos equipos con dos propuestas futbolísticas antagónicas pero plenas de contenidos tácticos de relevancia.

ANÁLISIS

ESTRUCTURA DEFENSIVA:

FORMACIÓN: 1-4-4-2

TIPO DE DEFENSA: Zona

POSICIONAMIENTO: Plegado. Medio Campo

OBJETIVO DEFENSIVO: Robo del balón en la zona de posicionamiento

DESARROLLO:

Definición muy clara de los espacios defensivos a ocupar por cada jugador. A partir del posicionamiento, presión sobre el poseedor del balón con el objetivo de robar, con ayudas defensivas cercanas al jugador que interviene y con reducción de espacios de juego para evitar la combinación en las zonas de creación de la jugada del equipo rival.

Basculaciones escalonadas y búsqueda del repliegue en situaciones de superioridad posicional ante los contraataques rivales. La última línea defensiva no se rompe prácticamente nunca, trabajando en línea, como era costumbre en las formaciones de cuatro defensas, con dos centrales marcadores en función de la situación del delantero centro, (sin líbero específico). Smith más vinculado a acciones defensivas con alta fuerza de intervención y Hughes más centrado en la colocación, el corte y la sutileza en la ejecución de la técnica defensiva.

Callaghan desarrolla la función de medio centro que cubre las espaldas de sus centrocampistas, garantizando coberturas claras a ambos lados y certificando su papel corrector ante las acciones de despliegue específico que realizaba el ‘Gladbach en su tendencia al contragolpe.

Coordinación interlineal entre lateral e interior, fortaleciendo los flancos como baluartes defensivos de importancia. La coordinación entre Neal y Case es más eficiente que la lograda entre Jones y Kennedy, pero con los matices de que el flanco izquierdo del Borussia no era en absoluto comparable a la incidencia en el juego del flanco derecho ocupado por Allan Simonsen.

Ayudas defensivas de los delanteros, con Heighway muy activo en los repliegues, las intervenciones de dos contra uno y en el intento de cortar los contragolpes iniciados desde zona defensiva por el equipo rival.

Hughes ejerce un liderazgo que influye desde la posición a la organización defensiva global del equipo.

ESTRUCTURA OFENSIVA:

DISTRIBUCIÓN ESPACIAL: 1-4-4-2

DESARROLLO:

Desde la iniciación del juego, el equipo tiene una premisa fundamental, enviar balones entre líneas a Kevin Keegan para que este incida desde dos vertientes: 1. Darse la vuelta y encarar a su marcador. 2. Aprovechar su potencia de salto para buscar una segunda jugada de la que pueda beneficiarse Heighway o los centrocampistas que aparezcan de manera sorpresiva. Es una acción recurrente que se percibe principalmente entre Emlin Hughes y Kevin Keegan.

El juego ofensivo se caracteriza porque defiende y ejemplifica los fundamentos principales del “Pass and Go” establecido como estilo definitorio desde la época de Bill Shankly y que con Bob Paisley sigue muy vigente. El juego combinado prevalece sobre el juego directo, con el matiz de la verticalidad buscada en la acción anteriormente descrita. La continua movilidad de los dos puntas facilita el acceso del balón a zonas de influencia en la que ellos podrán buscar su superioridad técnica ante una defensa que radica en el marcaje sobre adversarios, muchas veces sin capacidad para solventar el error cometido o el desborde sufrido. Keegan tiene una guerra sin cuartel con Berti Vogts que pierde en un porcentaje muy elevado de ocasiones pero queda ejemplificada en la acción del penalti que da lugar al tercer gol, un desequilibrio a través de un regate sin respuesta correctora que termina en una acción anti reglamentaria del defensor sobre el atacante.

Excelente coordinación en la ocupación de espacios entre Keegan y Heighway que complica sobremanera la gestión defensiva del equipo alemán. Incidencia en el desarrollo de la creación del juego de Case desde el flanco derecho pero menor incidencia de la habitual de dos de los jugadores más incisivos ofensivamente como McDermott y Kennedy. En líneas generales la organización ofensiva del Liverpool generó más réditos que la propuesta del contragolpe del Borussia, definida desde un punto de partida que nace en el tipo de defensa elegido y en su implementación. La ocupación coherente de espacios le dio al equipo inglés una mayor capacidad para organizar sus desarrollos ofensivos y le facilitó la llegada a la portería rival con mayor grado de probabilidad de marcar gol.

UNO POR UNO

CLEMENCE (1) 28 años. Dubitativo en las acciones aéreas, con errores no habituales. Buena colocación bajo palos y muy atento a las acciones de uno contra uno. Stielike da fe del buen hacer de Clemence en esta suerte.

NEAL (2) 26 años. Poco participativo en ataque y bien posicionado en defensa aunque poco exigido por el ataque rival. Marca el gol de la tranquilidad.

JONES (3) 22 años. Le tocó bailar con la más fea, Allan Simonsen, que le provocó no pocos quebrantos, sobre todo en las acciones de uno para uno y en los desmarques de ruptura en el segundo tiempo. Buena proyección ofensiva.

SMITH (4) 32 años. La fuente de inspiración defensiva del equipo. Carácter y liderazgo. Autor del gol que desequilibró el partido. Serio y contundente en defensa y con criterio en ataque, con su compañero de línea, secaron al mayor peligro ofensivo alemán, Jupp Heynckes.

KENNEDY (5) 25 años. De más a menos. Muy incisivo en los primeros minutos del partido, se fue diluyendo a medida que avanzaba el mismo. No logró entrar en la dinámica de juego pero su aporte ofensivo sirvió para coordinar y cohesionar la propuesta global.

HUGHES (6) 29 años. Desde la elegancia y la sutileza supo desarrollar su cometido defensivo. El principal valedor del inicio del juego, buscando a Keegan en todo momento. Liderando desde el criterio futbolístico global.

KEEGAN (7) 26 años. La primera y más utilizada opción ofensiva del equipo. El jugador más incisivo. Se las vio con el marcador por excelencia, Berti Vogts, que supo contener su brío y su capacidad de desborde, pero tuvo su momento y lo aprovechó. Jugador diferencial del equipo.

CASE (8) 23 años. Sin estridencias supo incidir en el juego desde su banda derecha, coordinándose bien en el primer tiempo con Heighway y obligando a Bonhof a estar muy pendiente de su posición. El juego fluyó con naturalidad por su flanco.

HEIGHWAY (9) 29 años. Mucha movilidad y trabajo oscuro para sus compañeros. Sacó constantemente de su posición a su marcador, fue partícipe de las acciones ofensivas más relevantes y tuvo capacidad para llegar al área para buscar el remate.

CALLAGHAN (10) 35 años. El último miembro de la vieja guardia que se acabó coronando campeón continental, recoge el premio a toda una trayectoria y a una declaración del estilo que nace de la Boot Room, donde los grandes estrategas de Liverpool diseñaron su modelo. Cerebro y organizador del equipo, mantuvo la línea constante durante todo el partido y facilitó la organización defensiva desde una posición relevante. Levantó la primera Copa de Europa de un Liverpool que estaba gestando su leyenda.

Mc DERMOTT (11) 25 años. Autor del primer gol, llegando sorpresivamente desde atrás y rompiendo la defensa alemana. Un primer tiempo muy activo, redujo su participación en el segundo. Aportó soluciones al juego ofensivo en forma de apoyo y supo coordinar sus movimientos con los de Kevin Keegan, en una posición en la que habitualmente él es protagonista. Supo organizarse para reducir el impacto de los robos rivales y la organización de contraataques.

ANÁLISIS

ESTRUCTURA DEFENSIVA:

FORMACIÓN: 1-4-3-3

TIPO DE DEFENSA: Hombre a hombre

POSICIONAMIENTO DEFENSIVO: Replegado

OBJETIVO DEFENSIVO: Robo del balón en la zona de posicionamiento

DESARROLLO:

El Gladbach apuesta su eficiencia defensiva a la resolución de los emparejamientos defensivos de su defensa hombre a hombre y a la reutilización de los jugadores superados por la línea de balón que se encuentren cerca de la jugada para provocar situaciones de superioridad posicional. Los marcajes específicos vienen condicionados por el posicionamiento defensivo, haciéndose más rígidos a medida que el balón llega a zonas cercanas al marco alemán.

Los emparejamientos más relevantes y sobre el que centran la base de su fortaleza defensiva son.

Vogts sobre Keegan. El duelo de la noche, con un Berti Vogts que es capaz de sostener la enorme capacidad ofensiva del atacante inglés, marcando bien las acciones entre líneas y evitando ser superado en los balones aéreos, toda vez que el jugador inglés posee una gran potencia de salto, a pesar de su escasa estatura.

Klinkhammer sobre Heighway. Otro de los grandes duelos. La constante movilidad del delantero inglés, provocó que el lateral izquierdo alemán jugase constantemente en zonas no habituales.

Bonhof sobre Case. Bonhof, el jugador polivalente del equipo alemán se hizo cargo del interior derecho Case, ocupando constantemente posiciones en el flanco izquierdo de la defensa y sosteniendo con eficiencia las evoluciones del jugador inglés y las ayudas del lateral Neal.

Stielike sobre Callaghan. El bravo centrocampista alemán, protagonista ofensivo de su equipo tuvo como misión, evitar que el cerebro del Liverpool estuviese cómodo en su cometido, controlando en todo momento sus subidas al ataque y provocando que la gestión de la creación del juego inglés no fuese fluida.

Wholers sobre Mc Dermott. Trabajo de desgaste del centrocampista alemán que limitó las llegadas sorpresivas desde segunda línea del “box to box” inglés, a pesar del primer gol.

Schaffer sobre Kennedy. Con una tendencia similar a la de su compañero Wholers, Schaffer hizo un trabajo oscuro sobre el flanco derecho de su defensa conteniendo las habituales acometidas de Kennedy y haciendo coberturas y desdoblamientos con los defensores que se incorporasen al ataque.

El juego de acciones correctivas corrió a cargo del líbero Wittkamp. Simonsen cerró el flanco derecho a las subidas de Jones y Heynckess evitaba la salida cómoda de Hughes como principal baluarte ofensivo en la iniciación. Kulik, muy móvil durante el partido, cerró por momentos el flanco izquierdo y ejerció ayudas defensivas constantes en forma de superioridades de dos para uno.

ESTRUCTURA OFENSIVA:

FORMACIÓN :1-4-3-3 asimétrica. El flanco izquierdo no está específicamente ocupado

DESARROLLO:

Prevalece el contraataque sobre el ataque posicional producto de un estilo defensivo característico. El ritmo intenso tras el robo de balón marcaba la evolución de los mismos, siendo los contragolpes de carácter más individualizado que colectivo. Los protagonistas principales de los mismos han sido Simonsen y Stielike como lanzadores de la evolución ofensiva tras el robo y Jupp Heynckes, quien en su condición de jugador más adelantado, ofrecía alternativas de desmarque de ruptura o de apoyo para presentar pantallas que facilitasen la dinamización del contraataque.

En las acciones más ralentizadas, Bonhof se incorporaba a la línea de mediocampistas y Kulik centraba su posición, provocando gran densidad de jugadores en el carril central, dejando el flanco derecho para Simonsen y obviando por momentos el flanco izquierdo.

La clave de la ofensividad alemana fue su verticalidad, su constante alteración de los ritmos al robar el balón en medio campo y las llegadas sorpresivas de Stielike desde segunda línea, aportando incertidumbre a las evoluciones. Simonsen, a la postre nombrado mejor jugador de Europa ese ejercicio, dio muestras sobradas de su influencia en las acciones ofensivas de su equipo.

UNO POR UNO

KNEIB (1) 24 años. Portero sobrio, sin estridencias. Dominador del juego aéreo y muy solvente bajo palos. No tuvo opciones en los goles rivales.

VOGTS (2) 30 años. Protagonizó el duelo de la noche con Keegan, imponiéndose en líneas generales. Buen sentido del juego ofensivo, sin complicarse. Un baluarte defensivo y liderazgo desde el ejemplo.

KLINKHAMMER (3) 23 años. Jugó en posiciones no habituales durante todo el partido al perseguir por todo el terreno de juego a Heighway. Sólido en la marca, no fue superado con facilidad a pesar de la movilidad de su par. Poca presencia ofensiva.

WITTKAMP (4) 29 años. Hombre libre. Siempre atento al corte. Iniciador de las acciones ofensivas. Muy pendiente de la posición en la que terminaban sus compañeros para adoptar y ponderar la importancia de los espacios a ocupar. Un trabajo silencioso pero productivo para el equipo.

BONHOF (5) 25 años. Acabaría jugando de lateral izquierdo, asumiendo la responsabilidad de ese espacio y de los adversarios que lo ocupasen, en su caso, Case. Serio en la marca, solvente en las ayudas y diligente en la creación del juego. Pocas incursiones ofensivas condicionado por sus misiones tácticas defensivas.

WHOLERS (6) 27 años. Centrocampista de desgaste que ocupó posiciones centradas y el encargo de marcar a uno de los jugadores más dinámicos del rival, Mc Dermott. Cumplió sin estridencias, con poco aporte ofensivo.

SIMONSEN (7) 24 años. Extremo derecho. El jugador más desequilibrante ofensivamente. En el segundo tiempo, la principal baza ofensiva de su equipo. Letal en el uno para uno y con intuición para abandonar la banda y ocupar posiciones más centradas que incrementaban sus posibilidades de remate.

WIMMER (8) 32 años. Su aporte fue mínimo debido a su lesión. KULIK (12) 24 años. Se ocupó del flanco izquierdo pero su tendencia era irse al medio y asumir funciones más ofensivas. Batallador y disponible como opción de pase en la gestación de los contragolpes.

STIELIKE (9) 22 años. El verdadero motor del equipo en ambas facetas del juego, ofensiva y defensiva. Trabajo de desgaste sobre Callaghan y aporte ofensivo como primera opción para la realización del contragolpe, con mucha llegada a zonas de finalización. Carácter, liderazgo y compromiso.

SCHAFFER (10) 24 años. Gris en su trabajo ofensivo, gran compromiso en tareas defensivas, haciendo desdoblamientos y vigilancias sobre los defensores que se incorporaban al ataque. Da continuidad al juego ofensivo sin asumir grandes riesgos. Suma en el colectivo con aportes secundarios, no protagonistas.

HEYNCKES (11) 32 años. Algo desdibujado en el ataque de su equipo. Jugador relevante y determinante que en esta final no encontró su lugar. Hughes supo contenerlo desde la inteligencia y Smith desde la contundencia. En desventaja con la defensa inglesa pero con opciones de sorprender como principal opción de finalización en los contraataques.

VIDEO DEL PARTIDO

Emyln Hughes capitán del Liverpool, recoge en presencia del presidente de UEFA Artemio Franchi, la Copa de Europa tras vencer en la final celebrada en Roma 1977.