Jos Escrich.

Editorial de la Edición  95

- José Escrich. / Entrenador Nacional de Fútbol Sala Nivel 3 (RFEF). Entrenador del Levante U.D. - C.D. Dominicos.

Una sorpresa inesperada.

Quien nos diría hace unos días que el ganador de la copa tenía que ser el equipo andaluz. Seguramente hasta sus propios integrantes no hubieran pronosticado semejante sorpresa. Todo comenzó en su primer partido contra el Pozo. Primer partido de la copa y primera gran sorpresa. Jaén lejos de amilanarse y pagar la novatada fue capaz de jugar con una intensidad importante y compitió de tú a tu a todo un favorito para ganar el título.

Buena imagen la del equipo andaluz y pasó a la siguiente ronda dejando muy buena imagen y lo que es mejor, convencidos de que pueden ser capaces de ganar a cualquiera. El siguiente partido estaba encarado a que Inter Movistar fuera el rival de las semifinales, pero otra gran sorpresa fue la eliminación de los madrileños a manos de Burela que también fue capaz de jugarle muy bien a los azules y saber esperar bien su momento.

Lejos de pensar que Inter jugó un mal partido, fue la falta de finalización lo que condenó al equipo a perder. Dos penaltis con el empate a cero fue el inicio de la condena y el partido llegó a la recta final con Burela metido de lleno en el. Al final siguiente partido y siguiente sorpresa en la copa y esto nos daba un enfrentamiento en semifinales entre Jaén y Burela. Dos equipos que jugaban su primera copa y uno tendría el fabuloso premio de llegar a la grandísima final. Ya en semifinales el partido entre ambos fue muy igualado incluso dando Burela mejores sensaciones y sabiendo aprovechar también su momento dando dos golpes que parecían mortales.

Jaén se la jugó ya jugando de cinco y al final consiguió lo que parecía imposible y logró empatar a dos el partido dando paso a una tanda de penaltis emocionantísima. Cuando las cosas van de cara todo sale a pedir de boca y así le sucedió a Jaén que terminó de forma impresionante su noche y después de mucho sufrimiento final tocaba el cielo plantándose en la gran final. Nadie hubiera puesto dinero por ellos pero a base de trabajo consiguieron lo inesperado. El rival de ellos el Barcelona. El equipo catalán aprovechó su camino y se plantó en esa final, cosa a la que estaba obligado viendo que sus rivales más directos estaban por el otro lado del cuadro.

Las apuestas estaban del lado de los catalanes y Jaén que estaba eufórico no renunciaba a poner su broche de oro a tan gran torneo. Todo lo pensado salió del revés y de nuevo Jaén tomó el mando y compitió a un gran nivel tomando el mando del partido y golpeando fuerte de inicio. El Barcelona lo intentó pero ya Jaén se veía campeón y no quiso dejar escapar su gran oportunidad. Mantuvo su ritmo y fue muy sólido en la pista. Fue capaz de mantener la distancia y los golpes de los catalanes. Al final del partido llegó lo inesperado y Jaén campeón.

Final del torneo y el olivo mecánico toca la gloria. Algo inesperado y no por ello menos justo. Una muestra de cómo un equipo basado en el bloque y con espíritu ganador es capaz de conseguir cosas importantes. Le peleó cara a cara a los grandes y se plantó en la final teniendo el cuadro más difícil. Tardaremos tiempo en volver a ver una situación como esta y hay que quitarse el sombrero ante tan gran gesta.

¡¡Mis mas sincera enhorabuena!!