Jos Escrich.

Editorial de la Edición  86

- José Escrich. / Entrenador Nacional de Fútbol Sala Nivel 3 (RFEF). Entrenador del Levante U.D. - C.D. Dominicos.

El adiós de Un Grande.

Todo en la vida va pasando y al final llega el fin de las cosas. En el caso de Kike es la misma situación. Ha llegado el momento en el que el jugador ha dicho hasta aquí. Nos habíamos acostumbrado a verlo año tras año en las canchas y se nos va a hacer muy raro ver un partido de El Pozo y no ver a Kike. Incluso se nos hace extraño ver a la selección y darnos cuenta de que ya no está. Kike ha sido un jugador que ha dejado una huella imborrable. De los que dentro de muchos años recordaremos como uno de los grandes que jugó en nuestra liga. Gracias a la tecnología podremos enseñar a muchos chavales que empiezan como jugaba y como deben hacerse las cosas.

Me ha parecido un jugador que siempre que ha estado en la cancha ha sido un ejemplo de cómo hacer las cosas, un ejemplo de posicionamiento táctico, un ejemplo de la elección de cada situación, un ejemplo de ayuda al equipo, un ejemplo constante en cada una de las situaciones que da el juego y de las que no se ven y son muy importantes. Perdemos un jugador que es un espejo donde mirarse y que hace tan sencillas las cosas que parecen hasta fáciles. Una verdadera pena que este tipo de jugadores tengan que dejarnos. Los ciclos al final se terminan y Kike ha sabido hacerlo en un momento donde aún podría aportar muchas cosas a su equipo y donde no ha querido alargar su carrera deportiva y dejarlo en un momento donde aún ha sido un jugador importante. Seguro que ha sido una decisión muy difícil para él y que a buen seguro podría haber jugado alguna temporada más pero también demuestra valentía a la hora de tomar esa decisión ahora y hacerlo en un momento donde ha seguido siendo un referente.

Seguramente en su equipo no querrían que llegara este momento porque es un jugador irremplazable y donde Duda va a ser el que más va a notar esa ausencia porque para cualquier entrenador tener un jugador así en la cancha es una gran tranquilidad y una ayuda impagable. Veremos cómo gestiona El Pozo el vacío de Kike y la falta de esa prolongación del entrenador en la pista. A buen seguro que notarán ese cambio pero no les queda otra que adaptarse y volver a pelear por los títulos. Una vez terminada la liga y después de ver los últimos minutos de Kike en la pista podemos decir que El Pozo volvió a llegar a una final y no pudo con un Inter Movistar que ha demostrado ser el mejor equipo de la liga.

Primero fue campeón en la liga regular dando muestras de que era el equipo a batir y siendo un equipo muy sólido sobre todo en su campo donde no ha perdido ningún partido y siendo un equipo muy regular fuera de casa perdiendo sólo dos partidos. Una vez metidos en la lucha por el título ha hecho unos números envidiables. Ha resuelto por la vía rápida las tres eliminatorias y ningún equipo has sido capaz de ganarles. Primero a Ríos Renovables los dos partidos, luego a Marfil dos partidos y luego al Pozo los tres partidos consecutivos. Inter justo campeón y la maquina verde parece que ha vuelto a la senda de los títulos. Veremos la temporada que viene como afronta la liga y si es capaz de repetir esos números teniendo algunos cambios de jugadores en su plantilla. Un nuevo reto para los verdes está por delante.

Me gustaría felicitar a Kike por haber sido lo que ha sido y me alegra haber vivido esas enseñanzas que ha dado en las canchas de nuestro país y me alegra que además sea un grande un jugador valenciano. Kike, mucha suerte a partir de ahora y gracias por todo lo que nos has enseñado!!